La Musa y el Espíritu Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Crítica: Sueño profundo. Banana Yoshimoto.



Sueño profundo

Banana Yoshimoto

Tusquets Editores

Sigo sumergiendo, bueno lo cierto es que lo hago de vez en cuando, en la literatura japonesa. Ya lo hice con Renacimiento de Kenzaburo Oé, con Kappa de Ryunosuke Akutagawa o con una multitud de libros de Haruki Murakami. Ahora esta incursión viene en femenino, de la mano de Banana Yoshimoto y sus tres protagonistas.

Sueño profundo se compone de tres relatos. El primero de ellos, homónimo al título del libro, cuenta la historia de Terako, una joven que vive inmersa en un sueño profundo, le encanta dormir y cuando lo hace, es de una manera tan profunda que el tiempo a su alrededor se detiene. El segundo de ellos, La noche y los viajeros de la noche, tiene como protagonista a otra joven, Shibami, que se sumerge en ciertos recuerdos de su hermano empapándose de dolor. Y, finalmente, el tercer relato, Una experiencia, un hecho catastrófico sorprende a la protagonista de la historia haciéndola rememorar.

El recuerdo podría ser el hilo conductor de los tres relatos con los que Banana Yoshimoto nos sorprende en Sueño Profundo. Las tres historias se basan en los recuerdos constantes de nuestras protagonistas.

Personalmente, La noche y los viajeros de la noche, ha sido mi relato favorito, de una belleza incalculable, un realismo impresionante y un dolor que inunda todo tu ser. El libro de una sencillez sobrecogedora muestra a una autora que se está convirtiendo en imprescindible para los fans (no sé si considerarme fan o no) de la literatura japonesa. El libro me ha abierto el apetito para leer mucho más de Banana Yoshimoto. Recomendable.

Fuente: este post proviene de La Musa y el Espíritu, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Un adiós, un hasta luego

Desde hace más de un año no escribo por estos lares. Ya en las últimas entradas se observa un espacio temporal que cada vez se iba haciendo más grande hasta llegar hasta aquí. Este blog me ha aportado ...

Recomendamos