Blog de Alherya Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Un nuevo comienzo

— ¿Te han curao?
La voz de Asmodeo captó su atención y la despertó de su ensimismamiento, sentándose junto a ella. Aquella forma de hablar estaba lejos de sorprenderla. Había tratado toda su vida con gente cuya educación había sido la calle, al igual que había tratado con gente adinerada desde que decidiera asentarse en Ventormenta y servir a la Casa Lyttelton. Una mujer de cabellos cortos y negros entró en la capilla.
—Ahora tás como una de esas... señorona con el corsé.
Si bien estando al servicio de la casa noble de Lord Arthur había llevado una vida con algunos lujos que echaba de menos, aquellas prendas del demonio no estaban entre ellas. Sin duda realzaban la figura, pero era incómodo llevarlos durante tantas horas y a veces se hacía difícil incluso respirar. Le había pasado durante largo tiempo, y aun si se pusiera uno ahora seguiría quitándole la respiración. Aquello le recordó a la mina. ¿Qué era aquel sabor que había notado en la boca? Además, las llamas parecían crecer de forma antinatural. Jamás había visto el fuego comportarse así. Estaba claro que los incendios habían sido provocados, pero quién y porqué eran misterios no resueltos. Sin embargo, a ella no le incumbía. La guardia se encargaría de hallar las respuestas a tales preguntas.
Pos... Yo necesito una birra. Pa saná má rápido estas heridas.
Si invitaba él, no le decía que no a una cerveza fresca. Así podría conocerle un poco mejor y ver si podía sacarle algo de información que le fuera útil de algún modo, además de que nunca estaba de más tener contactos. Si conocía a alguien que necesitara a una persona con alguna de sus habilidades, se encargaría de que fuera a ella a quien cogieran. Por ahora no necesitaba mucha cosa. Con que pudiera ahorrar una temporada para luego buscar algo mejor le bastaba. Recorrieron las calles de Villadorada hasta llegar a la posada del barrio bajo, en el exterior de las murallas del pueblo. No conocía a nadie que ofertara algo seguro, independientemente de si era o no legal. Se sentaron en la mesa cercana a la barra y dejó que el grandullón pidiera dos jarras, anotándolas a su cuenta.
—¿Sabes tocar un instrumento, o bailar o algo?
Aunque había intentado aprender a tocar algunos instrumentos, jamás había tenido el tiempo que aquello requería. No obstante, le gustaba bailar. En el campamento del Gran Jon lo había hecho infinidad de veces al ritmo del nay, los darbukas o los bendires. Disfrutaba sintiéndose libre, no como en los bailes de las cortes que había tenido que aprender. Asmodeo estaba organizando algo, aunque no fue muy concreto, y buscaba a gente con algún talento artístico. Le aseguraba que se encargaría de buscarle otra cosa, pero que ese podría ser un trabajo. No obstante, aquello no bastaba. Era seguro, sí, pero no estable. Dependían de lo que la gente les diera, si es que les daban algo. Haciendo la calle se sacaría más que con aquello, pero era algo que no estaba dispuesta a hacer si no era extremadamente necesario. Era evidente que estaba incómodo. No por la conversación, sino porque no dejaba de golpearse las rodillas contra la mesa y por lo pequeña que era la silla para él. Aunque en un principio había rechazado acompañarle a la habitación que tenía alquilada, finalmente accedió con tal de no oírle quejarse más.

El cuarto, para su sorpresa, estaba muy ordenado y la ropa perfectamente doblada. No era algo que esperase de un hombre tan ordinario como él. Una cama de paja más pequeña que él, un armario y una mesa con dos sillas. Era bastante sencillo, pero seguramente todo cuanto él necesitaba. Asmodeo se sentó en el lateral de la cama y Eliane en una silla, colocándola para poder mirarle de frente. El trabajo que le comentó esta vez era algo más estable, algo por lo que podría empezar. Tenía unos ahorros con los que podría tirar unos meses más, pero no demasiados. Aunque vender las pieles que la madre de Asmodeo conseguía no iba a dar para mucho, era algo que sumado a bailar podría servir. No parecía que el panorama estuviera para algo mucho mejor, pero debía conseguir cualquier cosa que le aportara más beneficios. Él, además, talaba árboles a quienes lo necesitaran y preparaba la leña para vender. A Eliane no se le daba mal la gente y creía poder vender más de lo que él lograra por su cuenta. Era una forma de comenzar de nuevo, y por suerte esta vez no estaba sola. Tenía a su hijo y a su madre, y si bien tenía que ganar lo suficiente para mantenerles era algo que hacía con gusto. Lo que no sabía era si podría llevar un empleo con el cansancio que suponían los primeros meses de vida de su hijo. Últimamente dormía bien, pero aún recordaba con cierta amargura el no pegar ojo o el quedarse dormida mientras le daba el pecho. Muchas veces también se despertaba llorando, preguntándose dónde estaría su esposo. Negó para sí con la cabeza, pensando en todo aquello y en la conversación con Asmodeo. Debía deshacerse de aquellos recuerdos que llenaban su ser de tristeza y pensar en el futuro y en lo que le deparaba. Si movía bien sus fichas, le haría un jaque mate a Lord Arthur que le sabría a gloria hasta el día de su muerte. Los inicios eran siempre duros, pero su piel estaba ya curtida de muchas batallas.
Aquella noche no pudo dormir. El lacerante dolor de las heridas la mantenían despierta, y por ello volvió a la posada del barrio bajo de Villadorada. Llamó a la puerta del grandullón un par de veces hasta que abrió. Allí, sentada en su cama, las horas pasaban rápidas. Había echado de menos reír tanto como lo había hecho aquella madrugada, el olvidarse de los protocolos y la etiqueta. Dejó que tonteara con ella, que incluso la abrazara. Su cabeza, por una vez, se alejaba del deseo de la venganza. Por una vez se olvidó de James, de Lord Arthur, de William... pero no de Enthelion. Él había sido como un bálsamo para sus heridas. Aunque en público ambos habían representado sus papeles, Eliane se las había ingeniado para encontrarse con él más de una vez a solas, muchas de ellas en el dormitorio de él. Era el único en quien había confiado. Ahora extrañaba su voz, su tacto... incluso los besos que había depositado sobre su desnuda piel en más de una ocasión. No dejó que Asmodeo viera nostalgia en ella. Había seguido sus bromas y tonteos, y por una vez en mucho tiempo se estaba divirtiendo. Si iba a empezar de cero, era necesario que guardara aquellos recuerdos bajo llave.

Fuente: este post proviene de Blog de Alherya, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cambios en Han Solo

Si el despido de los directores Christopher Miller y Phil Llord no causaron suficiente revuelo, la nueva noticia es que Anthony Ingruber podría sustituir a Alden Ehrenreich en el papel principal de la ...

Mass Effect Andromeda

Mass Effect Andromeda es el cuarto título de la famosa saga de Bioware. Desde que saliera el esperado tráiler en la E3, hemos tenido una cantidad de memes para aburrir sobre fallos de animación. Cora ...

Rol: Cómo crear un personaje

Muy bien, hemos dado con un servidor o una partida en la que queremos participar. ¿Pero cómo hacemos nuestro personaje? Para muchos la respuesta varía: los hace semejantes a sí mismos o improvisa sobr ...

[VM] Run - Nicole Scherzinger

He aquí un consejo para la siguiente No dejes que te arrastre a la oscuridad No le cuentes todos tus secretos Te dejará con el corazón roto Dirá lo mucho que te quiere para tenerte cerca y cuando esté ...

Recomendamos

Relacionado

Eliane Talbot Relatos cortos

El Filo Presto

Mary Ann había sido una buena madre, o al menos lo mejor que su condición le permitió. Eliane la miraba desde la cama, amamantando al pequeño de dorados cabellos. Su progenitora había decidido volver a su antigua vida con tal de ayudar con los gastos cuando ella pudiera quedarse con el pequeño. No quería oír la opinión de su hija, y sabía bien qué significaba aquello. Más de una vez se había queda ...

Literatura Relatos cortos World of Warcraft

El regalo de un padre

El sabor de la cerveza bajaba ahora por su garganta, vaciando la jarra. Estaba en el piso superior de la taberna del casco antiguo de la ciudad, sentada frente a Enthelion. Aquella noche no estaba de humor y él lograba apaciguarla. Sus encuentros eran cada vez más habituales y frecuentes. —Sois fácil de contentar —comentó el hombre de pelo pajizo—. Estabilidad, un sueldo, salir de una pieza... Muy ...

Alherya Literatura Relatos cortos

¡Demonios! (I)

Habían llegado rumores extraños de la ciudad al pueblo de refugiados del condado. Se decía que la Legión Ardiente iba a regresar y eso había encogido de miedo los corazones de la gente. Lo habían pasado muy mal a lo largo de su vida hasta que Lord Adkins Landcaster apareciera junto a su séquito y les diera un hogar y un trabajo dignos. Lady Eliane había enviado a algunos hombres a calmar los ánimo ...

instantes de una historia

Capítulo 38: Sentada frente a él

La miraba fijamente mientras que ella le contaba su historia, una historia de violencia. Allí sentada frente a él, en el restaurante de su amigo, no pudo evitar comparar lo que ella estaba contando con lo que había pasado con Chloé. Pero él amaba a su mujer, jamás le habría hecho daño. No, él no era como ese impresentable del que ella estaba hablando, él nunca habría tratado así a Chloé. Pero am ...

RETO DE ESCRITURA 2019

PRIMER RELATO: PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

Fotografía: Kaboompics.com Usualmente la llegada de un nuevo año daba un nuevo inicio en la vida de Ella. Esta vez quería proponerse hacer cosas nuevas, más allá de afinar sus muslos o marcar su abdomen; ya en ese punto Ella había hecho las paces con su peso y sus grasas localizadas. Era un asunto más íntimo, mas subjetivo. Lo primero que hizo fue repasar como había sido su año anterior y se dio ...

lectura lecturas libro ...

Destino: un Nuevo Comienzo - Katy Colins

Buenos dias, hoy vamos a conocer a Georgia a quien parece que la vida no para de dar un palo tras otro. Destino: un Nuevo Comienzo - Katy Colins Sinopsis ¿Qué ocurriría si tuvieras una segunda oportunidad… para encontrarte a ti misma? En lugar de avanzar hacia el altar rumbo a la felicidad nupcial, Georgia pasó su gran día preguntándose dónde se estropeó todo Forzada por su amiga Marie a hacer un ...

Alherya Literatura Relatos cortos ...

El regreso (II)

El viaje había sido corto. No estaba muy lejos de Lordanel cuando había hablado con Thelandria, por lo que tomó el primer barco que partía rumbo a Teldrassil. La brisa marina le levantó el ánimo, aunque los recuerdos que traían consigo fueran amargos. Su corazón se encogía conforme se aproximaban a las raíces del gigantesco árbol. Hacía meses que no veía a Erglath y tenía ganas de abrazarle y ver ...

instantes de una historia

Capítulo 42: En el Metropolitain de Abbesses

Lo que veían sus ojos no lo asimilaba su mente. Quizás no había sido tan buena idea haberse ido del café a toda prisa antes de que él la detuviera. Eric... Eric... Eric... y... esa mujer del sombrero a la que había seguido hasta aquella tienda. Entonces se dio cuenta, Eric no quería que entrara a esa tienda, que la viera. Una mujer alta y delgada de cabello rubio y unos ojos enormes grisáceos que ...

Earthus aproximación caminantes. ...

Fiebre amarilla

Caronte se despertó sobresaltada. Megan golpeaba en el cristal de la ventanilla del Hummvy, junto a ella estaba Rut. Se había encerrado en el interior del vehículo para dormir. Necesitaba descansar y no se fiaba de su segunda. A decir verdad ya no creía confiar en nadie. Todas se mostraban distantes y extrañas con ella. No podía culparlas, su enigmático comportamiento no ayudaba. Si todo seguía ig ...

instantes de una historia

Capítulo 33: Le Marais

Mientras esperaba a que su jefe saliera del hotel donde se había visto por última vez a Chloé antes de que desapareciera, revisó los últimos mensajes de WhatsApp que había recibido en el desayuno y no había querido mirar en ese momento. La duda de que él estuviera en París le ponía cada vez más nerviosa. Su jefe salió por la puerta del hotel muy serio y ella le preguntó: — ¿Has averiguado algo? — ...