comunidades

Atravesando las llamas

Besó la frente de su pequeño con suavidad, sin querer despertarlo. Parecía mentira pensar que poco más de cinco meses atrás había salido de su interior, en un parto algo complicado. Había perdido mucha sangre y le había causado anemia férrica, pero Eliane aguantaba como hacía siempre, guardándolo todo en su interior mientras mantenía la sonrisa en los labios. Salió del cuarto tras observarlo unos instantes más y cerró la puerta cuidadosamente. Su madre se hacía cargo del pequeño encantada, pero le preocupaba que su hija tuviera que verse relegada a la vida que ella había tenido años atrás. Se había hecho un hueco en la Casa Lyttelton para que después le arrebataran todo. ¿Acaso había sido tan malo hacer bien su trabajo?

—Ten cuidado, ¿vale?

—Siempre lo tengo, mamá —sonrió, acomodándose las dagas en el cinto.

Se aproximó a la posada del pueblo y pidió algo de queso troceado para llevarse. Se sentó en el exterior, sobre unas cajas de madera. La tarde era agradable con una ligera brisa que mecía las hojas de los árboles en un leve susurro, y eso era lo que buscaba ella. Miraba a las gentes ir y venir, pendiente de si lo que les escuchaba podía interesarle, mientras comía los tacos de queso sin apenas saborearlo. Cerca de ella había un hombre delgado y aspecto demacrado pidiendo limosna al que se le acercó otro bastante alto. No les prestó atención y siguió observando al gentío hasta que un olor hizo que su corazón se acelerara. ¡Humo! Alzó la vista y buscó de dónde provenía, viendo una columna que se alzaba imponente y oscura en la parte trasera del pueblo, cerca de los barrios bajos del mismo. A medida que los minutos pasaban, la columna crecía en densidad y la gente comenzaba a comentar lo que estaba sucediendo. Parecía provenir de las granjas, y así lo confirmaron las gentes que llegaban al pueblo. Los rumores iban y venían, pero ahora eran lo de menos. La gente ya pasaba hambre como para que las granjas se echaran a perder. Sus pasos se dirigieron raudos hacia el origen del fuego.

Cuando llegó al lugar pudo ver que la mina cercana también estaba en llamas. ¿Cómo había podido pasar aquello? Se acercó a las gentes que habían llevado material para apagar el fuego, aunque dudaba que fuera suficiente.

—¡Hay gente dentro! —gritó una mujer.

—¡La mina está ardiendo, y la granja de más allá también!

Las llamas lamían con ansia la madera, devorándola lentamente. La gente no saber cómo actuar, y aunque a ella no le gustaba dar órdenes parecía que iba a tener que organizarles. La prioridad era salvar a quien estuviera atrapado dentro de los edificios y la mina y después se centrarían todos en apagar las llamas. Un joven llegó, y poco después el hombre delgaducho junto al grandullón.

Oe, piba. ¿Etás a cargo o qué? ¿Qué ha pasáo? —preguntó el hombre que, si no llegaba a los dos metros de altura, se quedaba muy cerca. Las preguntas era mejor hacerlas después. El tiempo corría en su contra. Se dirigieron al pozo cercano mientras el delgaducho y el otro hombre se aproximaban a la granja. El tipo alto se quitó la camisa y la empapó en un cubo de agua tras llenarlo en el pozo. Ella, por su parte, hizo lo mismo con un pañuelo de tela que sacó del bolsillo derecho de su pantalón y se humedeció la parte de los brazos que no cubría su armadura de verdes colores.

—Será mejor repartirnos —le dijo—. ¡Por aquí!

Guió al hombre hacia la mina, de la cual salía humo. Se detuvieron frente a la entrada. Eliane esperaba no tener que entrar, que lo hiciera él en su lugar. No quería arriesgarse si otros lo hacían por ella, pero tampoco quería dejar a los mineros que allí dentro hubiera a su suerte. Rezaba para que no hubiera explosivos dentro, además.

—Por cierto, soy Asmodeo... si eso.

—...Jane —contestó secamente tras pensar en qué nombre usar.

Al ver que Asmodeo no tomaba la iniciativa, se adentró en la mina, cubriéndose nariz y boca con el pañuelo húmedo. El aire caliente parecía hacer arder su garganta y pecho cada vez que respiraba, oliendo a lo que podrían ser productos químicos. Le extrañaba tal olor, pero prefería centrar su atención en lo que debía en aquel momento. Seguida por el grandullón, se fue adentrando, buscando entre las llamas que se aproximaban con lentitud hacia un carro de explosivos.

—¡A-ayuda...! ¡Estoy atrapado!

Se guió por la voz del hombre entre el crepitar de las llamas y dio con él. Estaba atrapado bajo una vagoneta. Creyendo no poder con ello, le pidió a Asmodeo que la levantara solo, pero al no poder le ayudó y entre ambos lo consiguieron. El minero se arrastró por el suelo y ambos dejaron caer la carretilla. Las papilas gustativas de la mujer se impregnaron de un sabor ácido y desagradable. No sabía qué era aquello, pero tenían que salir de allí cuanto antes. Asmodeo ayudó al minero a ponerse en pie, con las piernas destrozadas, y empezó a recorrer el camino de vuelta al exterior. Eliane, por su parte, se detuvo al escuchar más gritos de auxilio. Varios hombres se hallaban atrapados por un muro de fuego.
—¡Saltad! ¡Esto está a punto de estallar, así que saltadlas si queréis vivir! —les instó.

Armándose de valor, hicieron caso a sus palabras y atravesaron las llamas. La siguieron corriendo hacia el exterior, donde tosiendo y con la garganta al rojo vivo luchaba por llenar sus pulmones de nuevo de aire limpio. Sin embargo, aún no estaban fuera de peligro. Debían apartarse, pues el carro de explosivos podría estallar en cualquier momento. Poco después de hacerlo, un estruendo hizo retumbar incluso el suelo y la metralla salió disparada. Eliane se cubrió la cabeza con las manos y se percató de las quemaduras leves en sus brazos. No las había visto hasta aquel momento, pero entendía porqué sentía un dolor agudo en ellos. Asmodeo, por su parte, había sufrido quemaduras mucho más graves. Decidieron volver, y tras reunirse con el grupo y saber que no se había podido hacer nada por la otra granja, se dirigió de nuevo hacia el pueblo.

En la capilla de Villadorada atendieron sus heridas y las vendaron. Se quedó allí, sentada en uno de los bancos, mirándose las vendas de los brazos. No quería haberse arriesgado tanto. Si a ella le ocurría algo, ¿qué sería de Lucien? No podía permitirlo, y mucho menos por nada. Lord Arthur Lyttelton recordaría el día en que la subestimó. Le había quitado cuanto tenía por considerarla una amenaza, había dejado a la leona hambrienta. Ahora debía ir con pies de plomo, conseguir algo estable y, sobre todo, seguro. Quería volver de una pieza a casa con su familia, con su pequeño cachorro.

Fuente: este post proviene de Blog de Alherya, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Si el despido de los directores Christopher Miller y Phil Llord no causaron suficiente revuelo, la nueva noticia es que Anthony Ingruber podría sustituir a Alden Ehrenreich en el papel principal de la ...

Mass Effect Andromeda es el cuarto título de la famosa saga de Bioware. Desde que saliera el esperado tráiler en la E3, hemos tenido una cantidad de memes para aburrir sobre fallos de animación. Cora ...

Muy bien, hemos dado con un servidor o una partida en la que queremos participar. ¿Pero cómo hacemos nuestro personaje? Para muchos la respuesta varía: los hace semejantes a sí mismos o improvisa sobr ...

He aquí un consejo para la siguiente No dejes que te arrastre a la oscuridad No le cuentes todos tus secretos Te dejará con el corazón roto Dirá lo mucho que te quiere para tenerte cerca y cuando esté ...

Recomendamos

Relacionado

Eliane Talbot Relatos cortos

— ¿Te han curao? La voz de Asmodeo captó su atención y la despertó de su ensimismamiento, sentándose junto a ella. Aquella forma de hablar estaba lejos de sorprenderla. Había tratado toda su vida con gente cuya educación había sido la calle, al igual que había tratado con gente adinerada desde que decidiera asentarse en Ventormenta y servir a la Casa Lyttelton. Una mujer de cabellos cortos y negro ...

EGC El Graznido Carmesí Eliane Talbot ...

El Graznido Carmesí es la recopilación de relatos donde se narran las aventuras de uno de mis personajes en un servidor de rol privado. Su protagonista es Eliane Talbot, personaje originario del servidor oficial de World of Warcraft de Los Errantes cuya historia fue adaptada a los hechos del servidor Rol Errante. Sufrió diversos cambios y los nombres, para evitar cualquier tipo de problema con nin ...

Eliane Talbot Relatos cortos

Mary Ann había sido una buena madre, o al menos lo mejor que su condición le permitió. Eliane la miraba desde la cama, amamantando al pequeño de dorados cabellos. Su progenitora había decidido volver a su antigua vida con tal de ayudar con los gastos cuando ella pudiera quedarse con el pequeño. No quería oír la opinión de su hija, y sabía bien qué significaba aquello. Más de una vez se había queda ...

Relatos cortos

Nacida en alta mar, cerca de las costas de Tanaris a bordo de El Valeroso, un navío mercante que perdió el rumbo durante una copiosa tormenta. Una de las tantas historias que la joven cuenta sobre su origen es que su madre se enamoró de un apuesto marinero, que le entregó su cuerpo y que jamás le volvió a ver. Una de tantas, y la que más le gustaba, aunque jamás tenía forma de saber si era cierta ...

Las llamas del incendio Mike Lightwood Querido diario: Quiero dar las gracias a Plataforma Neo por este ejemplar. Sinopsis: Han pasado dos años desde que Óscar escapó del infierno en el que se había convertido su vida, renaciendo de sus cenizas para arder con su propio fuego. Pero, cuando los fantasmas del pasado regresan para atormentarlo, a veces las llamas se desbocan hasta convertirse en u ...

Earthus aproximación caminantes. ...

Caronte se despertó sobresaltada. Megan golpeaba en el cristal de la ventanilla del Hummvy, junto a ella estaba Rut. Se había encerrado en el interior del vehículo para dormir. Necesitaba descansar y no se fiaba de su segunda. A decir verdad ya no creía confiar en nadie. Todas se mostraban distantes y extrañas con ella. No podía culparlas, su enigmático comportamiento no ayudaba. Si todo seguía ig ...

arte Natalie Dormer Tudor ...

Uno de los dibujos que hice recientemente fue el de uno de mis personajes de rol en World of Warcraft, Lady Eliane Talbot. Fue otro de esos tantos que empecé a hacer por el mero hecho de practicar anatomía, pero que vi que me podía servir para hacer un dibujo y así fue. Cogí referencias de Natalie Dormer (actriz que interpretó a Ana Bolena en la serie de HBO Los Tudor, personaje al que se asemeja ...

Alherya arte Eliane Talbot ...

El año pasado mostré cómo hice las líneas de Lady Eliane Talbot, uno de mis personajes en World of Warcraft. Esta vez decidí darle color y aquí están los procesos de ello. Lo primero de todo era hacer el contorno del dibujo más grueso y elegir los colores básicos. Si bien su tez es algo oscura, quería crear más contraste entre el pelo oscuro y el color del vestido, un rojo un tanto oscuro acorde c ...

Alherya Literatura Relatos cortos

Habían llegado rumores extraños de la ciudad al pueblo de refugiados del condado. Se decía que la Legión Ardiente iba a regresar y eso había encogido de miedo los corazones de la gente. Lo habían pasado muy mal a lo largo de su vida hasta que Lord Adkins Landcaster apareciera junto a su séquito y les diera un hogar y un trabajo dignos. Lady Eliane había enviado a algunos hombres a calmar los ánimo ...

Earthus aproximación descargar libros gratis ...

Desde que dejaron atrás la mina, que eufemismo, en realidad habían salido huyendo como ratas, no se había atrevido a detenerse. Había abandonado a parte de su Unidad. En otros tiempos sacudió la cabeza, polvo y tierra cayeron sobre sus hombros llegando hasta sus piernas. Observó entonces los pantalones. Llevaba costras de sangre y otros restos humanos adheridos. Inhaló con discreción; el interior ...