Blog de Alherya Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

El Filo Presto

Mary Ann había sido una buena madre, o al menos lo mejor que su condición le permitió. Eliane la miraba desde la cama, amamantando al pequeño de dorados cabellos. Su progenitora había decidido volver a su antigua vida con tal de ayudar con los gastos cuando ella pudiera quedarse con el pequeño. No quería oír la opinión de su hija, y sabía bien qué significaba aquello. Más de una vez se había quedado en la habitación, tras un biombo, mientras satisfacía a algún cliente. No quería que pasara lo mismo con su hijo, pero tampoco se podía permitir pagar a una mujer que atendiera sus necesidades. Ya no. Habían discutido después de que ella volviera tras pasar la mañana fuera y no tenía ganas de más. Notó un pequeño tirón en el pecho, y al bajar la mirada vio a Lucien dormido. Era la viva imagen de James, para desgracia de ella y fortuna de él. Se trataba de un hombre alto y atractivo. Muy atractivo. Sus pómulos altos y aquella barbilla recia que siempre llevaba afeitada habían hecho que muchas mujeres se giraran para verle, aun cuando Eliane caminaba con él de la mano. No le importaba. Cuando la miraba con aquellos ojos verdes y decía que era la única para quien tenía ojos, ella le creía. Lo había hecho durante mucho tiempo, y tal vez en aquellos días era cierto. Después... Sólo la Luz lo sabía.
—¿Cómo va lo de buscar algo más estable?
La voz de su madre la despertó de su ensimismamiento y se puso en pie, dejando a Lucien con suavidad sobre la cuna.
—Te lo diré cuando vuelva. He hecho algún contacto, veré qué saco.
Se cambió de ropa y se puso un cómodo vestido blanco sencillo, ignorando mejores galas que aguardaban a ser portadas en mejores ocasiones. Había más probabilidades de vender si uno de los dos tenía una imagen más limpia y arreglada, aunque sentía más seguridad portando armadura.

Llamó a la puerta del dormitorio de Asmodeo en la posada y entró al oír su voz. Estaba sentado en la cama con los vendajes cambiados. Tenía mejor aspecto. Sus rubios cabellos parecían indomables y sus labios se convirtieron en una sonrisa cuando sus azules ojos recorrieron todo su cuerpo.
—Hoy tás muy guapa.
Se sentó junto a él en la cama con una pierna en el colchón para mirarle de frente, y él no tardó en hacer una de sus picantes bromas, pero Eliane se centró en lo que le interesaba. Quería hablar de negocios, así que el hombretón se puso en pie para dirigirse al final de la cama y sacar de debajo de la misma un cofre alargado. Incluso así, vendado, no parecía vulnerable como le habían parecido otros hombres. Tal vez se debiera a su tamaño en conjunto, el cual le daba una estúpida sensación de seguridad y protección. Comenzó a sacar algunos fardos de pieles pequeños y luego otro más grande. Unos eran de conejo, de liebre y luego de ciervo. Mientras le decía los precios a los que los venderían, la mujer se puso a hacer cálculos mentalmente. Necesitarían vender bastantes pieles para que a ella le fuera suficiente. Al ver su preocupación, se acercó a ella y se sentó de nuevo a su lado tras guardar de nuevo las pieles.
—Cuando cazamo un conejito o ciervo, hay carne que queda. ¿Deseas que te demo un poco?
—La comida es lo de menos —le sonrió con amabilidad, agradeciendo su oferta—. Es la menor de mis preocupaciones, como te dije.
—¿Qué necesitas, Eli?
Lo que necesitaba estaba muy lejos de su alcance y ni siquiera ella sabía qué era. Ahorrar dinero para volver a ganarse un nombre y acabar con Lord Arthur, sí, ¿pero cómo? Ojalá tuviera más idea de cómo hacerlo. Aunque aquel hombre era un ser cruel que incluso había asesinado a alguno de sus sirvientes, ¿qué podía hacer ella sin pruebas? ¿Cómo actuaría la justicia? Tal vez comprando tierras y adquiriendo poder fuera suficiente, ¿pero cómo? Ni vendiendo pieles el resto de su vida se acercaría a lo que necesitaba para algo así. Tampoco tenía ya a nadie de confianza con quien compartir aquellos pensamientos y que pudiera ayudarle. ¿Aquel hombretón de ojos azules? No parecía ser un hombre que entendiera de aquellas cosas, ni siquiera un hombre con ambición alguna. Él quería regresar a su hogar, a Páramos de Poniente, aquella seca tierra donde la gente se moría de hambre y donde residían los Defias, con quienes quería acabar. No, sus caminos terminarían separándose tarde o temprano.
—¿Qué hacemo, vamo a venderlas?
Asmodeo se dirigió al armario para cambiarse de ropa, quedando desnudo por unos instantes. Aunque Eliane iba a apartar la mirada por cortesía, no pudo evitar ver el tatuaje que portaba en uno de los glúteos.
—¿Acaso no tenías más cuerpo para tatuarte? —sonrió de medio lado.
El hombre no tardó en ponerse unos pantalones y su semblante se volvió serio. Ella había reconocido el tatuaje, conocía bien aquel dibujo y a qué pertenecía, pero no le dio importancia. Todo el mundo tenía sus secretos y un pasado, un pasado que no siempre era fácil recordar. Salieron de allí con varios fardos de pieles y se dirigieron al centro de Villadorada.

Bromearon durante el camino, haciendo que Eliane se preguntara si le atraía. Era evidente que se había fijado en ella, pero tenía dudas tras el embarazo y dar a luz. Se veía distinta en el espejo. Su cuerpo había cambiado, y a muchos hombres les parecían poco atractivas las madres. Ella, que tanto había cuidado siempre su aspecto y que le gustaba tener las miradas puestas en ella, ¿era ahora invisible para los hombres? Entraron en la posada del centro del pueblo. Había gente tomando algo, conversando, algunos incluso cenando. Se plantaron cerca de la entrada, dejando paso, y Asmodeo alzó la voz para hacerse oír. Intentaba llamar la atención de interesados en pieles y algunos ojos se posaron en ellos. Un par de hombres se aproximaron y uno de ellos quiso ver la calidad de las pieles y sus precios. Discutieron un tanto respecto a esto último. Aquel larguirucho de cabello oscuro quería comprar dos piezas casi por el precio de una hasta que decidió llevarse veinte pieles de liebre por cincuenta monedas de cobre. Asmodeo se lo pensó, por lo que Eliane guardó silencio y torció el gesto cuando el grandullón aceptó. Acababan de perder dinero con aquella venta y se quedó con la cara de aquel hombre, Joshep, para evitar tratos con él en el futuro. Si quería algo más de ellos, la próxima vez lidiaría con ella. El otro interesado deseaba las pieles para hacer experimentos de transmutación, por lo que pudo oírle comentar con Gael, el otro hombre que había ayudado el día anterior con el incendio de una de las granjas. No tenía tanto poder adquisitivo, por lo que se llevó tan solo un par de pieles. No obstante, no tardaron tanto con él como con Joshep, lo cual Eliane agradecía. Cuando estaban a punto de terminar con él, un enano entró y se colocó al lado de ella con una disculpa que la dejó a cuadros.
Aversus moza, con sus permisiones que me adelanto. ¡Cagüenlastetasunacabra! ¿Qué sus hacéis por aquí, Don Asmodeo?
La mirada de la mujer observaba a enano y grandullón por igual. Aquel hablar le parecía de lo más extraño y se perdía con las expresiones de aquel hombre. Intentaba seguir el ritmo de la conversación, pero apenas le entendía. Tras salir de allí se dirigieron al Filo Presto, una hererría cercana donde el enano, Yorgevin, trabajaba. Llamó a su patrón, el dueño del lugar, y el hombre entrado en edad se acercó con los cabellos llenos de sudor. Asmodeo deseaba saber si necesitaban a alguien que pudiera vender el material fabricado en la herrería yendo casa por casa, pero al patrón aquello no le gustaba. Eliane intentó convencerle de que mala idea no sería, y de que la parte que ellos se llevarían sería pequeña.
—Yo lo siento, chica —dijo el patrón—. De verdad que pareces buena en esto, pero no creo que un hombre se sienta bien comprando en una posada o en la puerta de su casa una espada de una mujer.
Aquello no le gustó. Sabía que había hombres a quienes les parecía un insulto que una mujer empuñara un arma, pero durante demasiado había aguantado a Lord Arthur diciéndole que el sitio de una mujer estaba en casa para cuidar de un hombre y sus hijos. Dejó que Asmodeo hablara con ella y finalmente llegaron a un acuerdo. Ella se encargaría de repartir los encargos que la herrería tuviera, pero ninguno que tuviera nada que ver con armas.
—Las mujeres prefieren tratar con mujeres.
Empezaría al día siguiente, por lo que no debía tardar en irse a dormir. No obstante, Asmodeo se fue primero. Estaba cansado y necesitaba reposar, así que se quedó hablando un rato con Yorgevin. El pobre enano se encontraba solo, y Eliane pronto deseó haber marchado con Asmodeo de regreso al barrio bajo del pueblo.
—Dígame usté, Doña Eliane, y perdóneme si uno se llegara a pasar de atrevimientos. ¿Pos no está usté en necesitencia de varón? ¿No quisiera usté a un Yorgevin para la hacienda suya?
Tras el educado rechazo de la mujer, decidió despedirse de ella irse a dormir. Aquella noche Eliane había conseguido al menos un trabajo estable que combinaría con la venta de pieles y los espectáculos con Asmodeo. Se quedó con aquella buena noticia y con los comentarios que el grandullón soltaba sin más de ella, haciendo que por unos instantes se olvidara de sus absurdas inseguridades. Se la comía con los ojos, y ya no había duda de ello. Le gustaba aquella sensación de protección que desprendía e intentó retenerla en su mente mientras se dormía.

Fuente: este post proviene de Blog de Alherya, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cambios en Han Solo

Si el despido de los directores Christopher Miller y Phil Llord no causaron suficiente revuelo, la nueva noticia es que Anthony Ingruber podría sustituir a Alden Ehrenreich en el papel principal de la ...

Mass Effect Andromeda

Mass Effect Andromeda es el cuarto título de la famosa saga de Bioware. Desde que saliera el esperado tráiler en la E3, hemos tenido una cantidad de memes para aburrir sobre fallos de animación. Cora ...

Rol: Cómo crear un personaje

Muy bien, hemos dado con un servidor o una partida en la que queremos participar. ¿Pero cómo hacemos nuestro personaje? Para muchos la respuesta varía: los hace semejantes a sí mismos o improvisa sobr ...

[VM] Run - Nicole Scherzinger

He aquí un consejo para la siguiente No dejes que te arrastre a la oscuridad No le cuentes todos tus secretos Te dejará con el corazón roto Dirá lo mucho que te quiere para tenerte cerca y cuando esté ...

Recomendamos

Relacionado

Eliane Talbot Relatos cortos

Atravesando las llamas

Besó la frente de su pequeño con suavidad, sin querer despertarlo. Parecía mentira pensar que poco más de cinco meses atrás había salido de su interior, en un parto algo complicado. Había perdido mucha sangre y le había causado anemia férrica, pero Eliane aguantaba como hacía siempre, guardándolo todo en su interior mientras mantenía la sonrisa en los labios. Salió del cuarto tras observarlo unos ...

Eliane Talbot Relatos cortos

Un nuevo comienzo

— ¿Te han curao? La voz de Asmodeo captó su atención y la despertó de su ensimismamiento, sentándose junto a ella. Aquella forma de hablar estaba lejos de sorprenderla. Había tratado toda su vida con gente cuya educación había sido la calle, al igual que había tratado con gente adinerada desde que decidiera asentarse en Ventormenta y servir a la Casa Lyttelton. Una mujer de cabellos cortos y negro ...

Alherya Literatura Relatos cortos

¡Demonios! (I)

Habían llegado rumores extraños de la ciudad al pueblo de refugiados del condado. Se decía que la Legión Ardiente iba a regresar y eso había encogido de miedo los corazones de la gente. Lo habían pasado muy mal a lo largo de su vida hasta que Lord Adkins Landcaster apareciera junto a su séquito y les diera un hogar y un trabajo dignos. Lady Eliane había enviado a algunos hombres a calmar los ánimo ...

Relatos cortos

Historia de Eliane Talbot

Nacida en alta mar, cerca de las costas de Tanaris a bordo de El Valeroso, un navío mercante que perdió el rumbo durante una copiosa tormenta. Una de las tantas historias que la joven cuenta sobre su origen es que su madre se enamoró de un apuesto marinero, que le entregó su cuerpo y que jamás le volvió a ver. Una de tantas, y la que más le gustaba, aunque jamás tenía forma de saber si era cierta ...

EGC El Graznido Carmesí Eliane Talbot ...

El Graznido Carmesí

El Graznido Carmesí es la recopilación de relatos donde se narran las aventuras de uno de mis personajes en un servidor de rol privado. Su protagonista es Eliane Talbot, personaje originario del servidor oficial de World of Warcraft de Los Errantes cuya historia fue adaptada a los hechos del servidor Rol Errante. Sufrió diversos cambios y los nombres, para evitar cualquier tipo de problema con nin ...

Cuervo Rojo Relatos cortos

La última melodía

Las estrellas cubrían el manto celestial, iluminado por la Dama Blanca y la Niña Azul. El campamento lo habían levantado miembros del Ejército Imperial, algunos del Cuervo Rojo y otros voluntarios. Aquella avanzadilla iba a marcar la diferencia, al menos en teoría. Si los gnolls atacaban Villadorada, ellos estaban en medio para detenerlos. Tras las horas levantando los muros y las tiendas para dor ...

campos de concentración El hombre en busca de sentido Ensayo ...

Reseña: El hombre en busca de sentido - Viktor Frankl

Sinopsis: En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades s ...

Alherya Literatura Relatos cortos ...

El regreso (II)

El viaje había sido corto. No estaba muy lejos de Lordanel cuando había hablado con Thelandria, por lo que tomó el primer barco que partía rumbo a Teldrassil. La brisa marina le levantó el ánimo, aunque los recuerdos que traían consigo fueran amargos. Su corazón se encogía conforme se aproximaban a las raíces del gigantesco árbol. Hacía meses que no veía a Erglath y tenía ganas de abrazarle y ver ...

Blog Ilusión Pedagógica ilusión pedagógica ...

Ilusión Pedagógica X

X Así es. Todo sigue su camino. Pensaba mientras veía derramarse el agua de un vaso de tubo por la barra del bar. ¿Había sido un accidente? Tal vez, una imprudencia dejar aquel niño tan pequeño ir sólo a tomar aquel vaso de agua. Por otra parte, el vidrio relleno de líquido estaba a una altura relativa considerable para aquel pequeño. La suerte es que el vaso ni tan siquiera el agua cayó encima de ...

Cuentos de miedo

Cuentos de TERROR – LA MARCA MALDITA

Cuentos de TERROR – LA MARCA MALDITA Cuentos de Terror: Había una vez una mujer muy bella, todos la envidiaban por tal deslumbre que radiaba al caminar cuando salía de casa, un día un joven apuesto hombre la visitó en su humilde hogar… ¡Ding– Dong! – Tocaron a la puerta ¿Quién es? – Dijo la bella mujer Yo. Tu futuro marido. – Contestó con un suave murmullo. ¿Qué? R ...