comunidades

Un chico afortunado. Capítulo 2.


         


          

      Antonio recibió a Alicia con una sincera sonrisa ofreciéndole su brazo mientras observaba a aquel chico, desconocido para él, que no quitaba ojo a Alicia. ¿Sería un antiguo novio? Ya le contaría ella. Los había visto charlar amistosamente mientras jugueteaban con sus manos. Era obvio que había confianza entre ellos o, al menos, había existido en algún momento. Se alejaron paseando por la avenida. Descartaron los bares de la zona porque estaban llenos. Caminaron un par de manzanas hasta dar con un bar que no estaba tan lleno. Se sentaron en una mesa cercana a la barra. Nada más sentarse el camarero les tomó nota. Antonio dejó su chaqueta en la silla y se aflojó la corbata. Antes de sentarse sacó unos documentos de su maletín y los dejó en la mesa.

_Ya vuelves a estar soltera_ le dijo pasándole los documentos a Alicia.

_¡Esto hay que celebrarlo!_ dijo risueña Alicia _ gracias, Antonio, ¡no vuelvo a cometer una locura de éstas en la vida!_

_Bueno, ya sabes donde tienes un abogado_ bromeó Antonio _como no hay hombres en España vas y te casas con un neoyorkino..._

_¡Qué le vamos a hacer! El corazón no entiende de nacionalidades...y tampoco me voy a quejar que gracias al loco neoyorkino he conseguido dar un paso importante en mi carrera..._

_Eras buena fotógrafa antes del señor egocéntrico..._

_Gracias, Antonio, pero en este mundo o tienes padrino o no eres nadie y bueno..._ dijo sin poder evitar la risa _...señor egocéntrico....bueno, tal vez un poquito pero es genial en su trabajo y ufff...está como le da la gana, eso sí como pareja un desastre....hacía más caso a sus fotos que a mí y ....bueno... ya da igual, pasé un buen año a su lado_ dijo antes de darle un nuevo sorbo a su copa.

_¿Y ahora, cómo está tu corazón?_ preguntó una vez que el camarero les dejó las copas.

_Bien, ¿qué pregunta es esa?_

_Te he visto haciendo manitas_ dijo Antonio con una sonrisa pícara.

_¿Haciendo manitas?_ preguntó Alicia sin poder evitar soltar una carcajada_ ¿Lo dices por Gonzalo? Es un viejo amigo,  hacía mucho que no nos veíamos..._

_Me suena su nombre..._

_Claro se lo habrás oído alguna vez a tu querido amigo, Andrés lo conoce...._

_Pero...¿fuisteis novios?_

_No, ¿por qué?_

_No, por nada. No lo seríais porque no quisiste porque a ese chico le gustas..._

_¡No digas tonterías! Gonzalo y yo siempre fuimos amigos, la mejor pareja para bailar que he tenido en mi vida pero nunca hubo nada más entre nosotros. De hecho, se casó con la chica con la que salía la última vez que nos vimos..._

_Pues ahora mismo le hubiera sido infiel te lo digo yo_

_Mira que eres tonto_ dijo una divertida Alicia _de todos modos, no hubiese sido infiel porque se ha divorciado_

_¡Qué casualidad!_

_Sí, cierto_

             Las risas de Alicia resonaban por el bar escuchando las historias que le contaba Antonio. Era increíble escuchar los motivos por los que se divorcia la gente. Se reía con las historias pero a la vez le resultaba triste pensar en lo fácil que era dejar de querer a una persona. Ver como había personas que le destrozaban la vida a aquellos con los que un día habían decidido compartir la suya. El señor egocéntrico, como lo llamaba Antonio, Brian, y ella no habían logrado ni vivir un año juntos.Fracasaron como pareja cuando deberían haber estado disfrutando de las mieles de su relación. Los unía la pasión por la fotografía. Sus caracteres abiertos y desenfadados. Sus ganas de vivir y de plasmar todo lo que veían pero no debieron haberse casado nunca.

        La locura de una noche. Unas copas de más en una salida y terminaron jurándose amor eterno y casándose un tiempo más tarde. Las primeras semanas vivieron encantados el uno con el otro. Al par de meses ya comenzaron a chocar. Brian ponía su trabajo por encima de todo. En realidad, había cometido bigamia al casarse con Alicia porque ya estaba casado. Casado con su trabajo. Amaba la fotografía sobre todas las cosas y Alicia había sido un espejismo en el camino. Compartían el amor por la fotografía. Él la había ayudado a comenzar a hacerse un nombre. Y gracias a él había montado alguna exposición con éxito.  Las revistas comenzaban a llamarla para hacer reportajes fotográficos y empezaba a permitirse el lujo de decir sí o no.

      No, no podía decir que su matrimonio había sido una mala experiencia. Lo habían pasado bien juntos. Habían disfrutado de buenos momentos y ambos habían ganado más de lo que habían perdido. Terminar como amigos era todo un éxito viendo las locuras que comete la gente por lo que Antonio le estaba contando.

_Bueno, entonces ya te quedas en España, ¿no?_

_Sí, aquí me quedo. Echaba de menos estar en casa, he disfrutado mucho de mi experiencia americana, me ha aportado mucho..._

_Incluyendo un marido y un divorcio..._ bromeó Antonio.

_Sí, incluyendo eso pero me ha dado más cosas buenas que malas...si ahora tengo trabajo aquí es por haberme ido_ contestó dándole un sorbo a su copa _ a ti te han ido las cosas muy bien en mi ausencia_

_No me puedo quejar de como me va en el terreno profesional_ asintió Antonio _¿pedimos otra?_

_Hala, venga, celebremos que soy oficialmente soltera_ bromeó Alicia.

        Antonio llamó al camarero y pidió un par de gin tonics. Se encontraba muy bien al lado de la hermana pequeña de su mejor amigo. Siempre se había sentido atraído por ella pero un estúpido código ético le decía que no podía liarse con la hermana de un amigo. Cierto que tampoco había intentado nunca tener nada con ella. Ni siquiera le había comentado a Andrés nada sobre esa atracción que sentía por su hermana pequeña. Aún estando separados por el océano siempre había estado al día de su vida porque Andrés le contaba todas las locuras de su hermana. Andrés puso el grito en el cielo cuando Alicia le dijo que se casaba. Antonio al enterarse de boca de Andrés sintió que ya la había perdido para siempre. Sin embargo, celebró como el que más su divorcio . Al regresar Alicia y  enterarse que estaba  liada con el papeleo  del divorcio en la embajada se ofreció de inmediato a llevarle todo.

     Y ahora estaba allí sentado con ella. Brindado con ella por su divorcio. Aquella era la primera vez que salían solos. Nunca antes habían salido ellos dos solos. Alguna vez habían ido juntos al cine pero siempre con Andrés. Se sentía feliz de estar con ella allí aún sabiendo que no había nada, que para ella sólo era el mejor amigo de su hermano. Le daba vueltas a la cabeza para retenerla y poder seguir disfrutando de su compañía.

_¿Te apetece ir a cenar o tienes planes?_ preguntó Alicia _Eh, Antonio...hablo contigo..._

_Perdona...me has pillado despistado...no no tengo planes..._ dijo sin salir de su asombro. Aquella invitación le había pillado por sorpresa.

_Pues, venga. Te invito es lo mínimo que puedo hacer por haberte ocupado de todo el papeleo sin cobrarme un céntimo. Ya te sacaré las fotos cuando te cases_ dijo sonriente.

_¿De mi boda?_ preguntó un divertido Antonio _eso quiere decir que no cobraré nunca_ continuó.

_¡Y tú qué sabes! ¿Qué pasa con las mujeres? ¿Están ciegas?_

_Igual se enamoran de neoyorkinos_ dijo sin pensar Antonio ante los atónitos ojos de Alicia _ por poner un ejemplo_

_¡Ah!_ acertó a decir Alicia _ufff....ya pensaba que te gustaba..._dijo

_No....bueno...no quiero decir que no me gustes...a ver que me estoy liando..._dijo Antonio sin saber cómo salir de dónde se había metido _...obviamente eres guapa...muy guapa...._

_Gracias_ contestó Alicia.

_pero tú eres la hermana de Andrés_

_¿Y?_ preguntó Alicia _¿Qué tiene que ver mi hermano en esto?_

_pues que nunca saldría con la hermana de un amigo_

_No entiendo...¿quieres decir que en el remoto caso que te gustara pasarías de mí por un "código ético" no escrito?_

_Más o menos_

_¡Y las mujeres somos complicadas! ¡Hay que joderse!_ dijo sin poder evitar una carcajada._Anda vamos que te invito a cenar, señor código ético_

_Vale pero a las copas invito yo_ dijo levantándose y poniéndose la chaqueta_

         Nada más salir del bar Alicia se colgó del brazo de Antonio. Comenzaba a refrescar y ella no había cogido chaqueta. Antonio no pudo evitar sonreír al sentir el brazo de Alicia colgarse del suyo. Se sentía tan bien junto a aquella chica. ¿Qué tenía que la hacía irresistible? No era el físico, que lo tenía, era ella en sí, todo lo que transmitía en una simple mirada y en su sonrisa. Escucharla hablar era una delicia, tenía una voz tan melódica, ahora tenía un acento peculiar tras haber pasado casi siete años en Estados Unidos. Antonio caminaba ensimismado, se dejaba llevar por ella mientras la escuchaba hablar y hablar.

_¿Este sitio sigue estando tan bien como antes?_ preguntó Alicia delante de un restaurante al que solía ir años atrás.

_Sí, sigue igual_ contestó Antonio saliendo de su ensoñación.

_¿Te apetece cenar aquí? _le preguntó Alicia.

_Tú mandas_

_Vale, pues, aquí entonces...aquí solía venir con mis amigos antes de mi aventura americana_

_No hay nada más que decir entonces_

             El restaurante estaba bastante concurrido pero consiguieron una mesa para dos al fondo del local. Alicia no pudo evitar una sincera e inmensa sonrisa al volver a encontrarse con Gonzalo en una de las mesas.

(...)
    

Elva Marmed

Fuente: este post proviene de El Blog de Elva Marmed, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él ...

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitua ...

Menta y Chocolate Hace unos meses me metí de lleno en un nuevo proyecto, en una nueva historia. En una historia, que capítulo a capítulo, o casi mejor decir, cucharada a cucharada, fue publicándose s ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general

_Alicia, ¿cuándo te vuelves a ir de viaje?_le preguntó su madre mientras servía el café._Mamá, la verdad es que no sé qué decirte, imagino que dentro de un par de semanas.¿Por qué?_No, por saberlo.Pero, ¿en Navidad no viajas, no?_No_contestó Alicia mientras le dedicaba una mirada a Antonio, el cual le acariciaba la rodilla por debajo de la mesa._Bueno, pareja, ¿os apetece ir al cine esta noche con ...

general

Nada más llegar al despacho puso en marcha su plan. Tras reunirse con su jefe directo y tener su aprobación Antonio llamó a Andrés, necesitaba su ayuda para seguir adelante con lo que se había propuesto.Andrés estaba eufórico con la idea de su amigo "ya era hora que te pusieras las pilas, colega" le dijo nada más terminar Antonio de contarle lo que había pensando. "Mi hermana va a a ...

general

Los días pasaron rápidos. Las horas se les iban entre los dedos. Definitivamente, aquel viaje les había hecho enanomarse de las islas y de ellos. Antonio tenía claro a estas alturas que Alicia era más que un amor platónico, más que el eterno amor de la adolescencia. Ya no era un amor imposible. Ahora estaban juntos. Alicia le sonreía mientras le volvía a sacar una foto en medio de la Plaza del Cri ...

general

La lluvia repiqueteaba en la ventana. Apenas entraba un poco de claridad en la habitación. Alicia seguía profundamente dormida cuando Antonio comenzó a abrir los ojos, el estruendo de un trueno lo había despertado. Nada más abrir los ojos sonrió. Sí, ya empezaba a ser habitual despertar a su lado. Despertar y notar el calor de su cuerpo junto al de él pero aquella era la primera vez tras la vuelta ...

general

Alicia vio abrirse la ventana. Allí estaba Antonio llevando como único atuendo unos holgados pantalones azules, lo observó detenidamente mientras él se encendía un cigarrillo. Hacía mucho que no lo veía fumar, de hecho, pensaba que ya no fumaba. No podía apartar la vista de él. De su torso. Obviamente, en estos ocho años había cambiado mucho. Ya no era el chico delgado y sin músculos al que record ...

general

Alicia no tuvo tiempo de encender la luz de la habitación. La única luz que los iluminaba era la luna colándose tímidamente por la ventana. Antonio no podía separar sus labios de los de ella. Hacía tanto tiempo que deseaba la llegada de aquel momento, había llegado a creer que nunca vería cumplido su sueño. Cuando Alicia decidió marcharse a Nueva York vio alejarse junto a ella sus esperanzas de es ...

general

_¿Cómo que te vuelves a ir?_Preguntó Lali nada más escuchar la palabra viaje._Pero, hija mía, si apenas acabas de deshacer las maletas. _No, mami, pero sólo me voy por unos días. Me han contratado para realizar una serie de artículos sobre distintas ciudades españolas y comienzo esta semana. Aún no tengo claro cuando me voy, el lunes me darán toda la información pero comienzo con Canarias, así que ...

general

Antonio la estrechó entre sus brazos mientras ella le pasaba los suyos por el cuello para besarlo. Nada más besarlo percibió el sabor del tabaco. No había duda alguna. Antonio había estado fumando. A Alicia le invadió la ternura al imaginar la noche que había pasado Antonio.Sí, él decía estar seguro de los sentimientos de ella. Ella sabía que tenía su plena confianza pero, era humano,y ahora se e ...

general

Hasta el jueves estaría en Madrid. El jueves volaría bien temprano rumbo a Gran Canaria, donde estaría hasta el martes por la mañana que cogería el barco rumbo a Tenerife. Le habían dado a elegir entre barco o avión y había preferido el barco y así tomar fotos del océano. Ahora sólo faltaba esperar y desear que el tiempo acompañara y no fuera a marearse en el corto trayecto. Según había entendido ...

general

Alicia no dejaba de sacar fotos aquí y allá. Se enamoró de la plaza de Santa Ana flanqueada por los cuatro costados por impresionantes edificios, las Casas Consistoriales, el Palacio del Obispo y la Catedral de Santa Ana, mandada a construir tras la conquista de Canarias por los Reyes Católicos. La catedral, fiel reflejo de los distintos estilos arquitectónicos presentes en los casi cuatro siglos ...