comunidades

Un Chico Afortunado : Capítulo 24.



 _Alicia, ¿cuándo te vuelves a ir de viaje?_le preguntó su madre mientras servía el café.

_Mamá, la verdad es que no sé qué decirte, imagino que dentro de un par de semanas.¿Por qué?

_No, por saberlo.Pero, ¿en Navidad no viajas, no?

_No_contestó Alicia mientras le dedicaba una mirada a Antonio, el cual le acariciaba la rodilla por debajo de la mesa.

_Bueno, pareja, ¿os apetece ir al cine esta noche con nosotros?_preguntó Andrés mirando a Alicia y Antonio.

_Pues, la verdad, no sé que decirte porque, la verdad, es que estoy rota. ¿A ti te apetece?_preguntó Alicia a Antonio bajo la atenta mirada de toda su familia.

_Creo que me quedaría dormido. Es que no hemos parado en estos diez días.

_Ya, ya, no habéis parado.Nada, nada, si lo entiendo, que queréis estar solos_comentó burlón Andrés.

_Mira que eres tonto, hermanito.

             Si Andrés estaba encantado con aquella relación, los padres de Alicia  aún lo estaban más. Siempre habían mirado a Antonio  con buenos ojos, lo habían visto crecer, casi casi desde que tenía pañales. Pero, sobre todo les gustaba la idea porque la cara de felicidad de su hija era más que evidente y eso era lo que les importaba. Nunca se habían metido en las relaciones de sus hijos. A ellos, como padres, les tocaba aceptarlas, les gustara más o menos. Una hora más tarde, Antonio y Alicia salían de casa de los padres de ella. Casi eran las seis de la tarde, la oscuridad comenzaba a adueñarse del cielo y aún tenían las maletas por abrir. El trayecto en coche se hizo largo, se vieron en vueltos en medio de un atasco. Madrid los había recibido con los brazos abiertos.

_Creía que no llegaríamos nunca_dijo Alicia entrando en el ascensor.
_Vaya, pensaba que te gustaba la compañía.
_Eso era lo único bueno_comentó Alicia antes de besarlo._¿Te apetece cena y película tranquilitos en casa?
_¿En cuál de ellas?_preguntó Antonio abriendo la puerta del ascensor.
_¿En la mía?
_Vale, voy a abrir la maleta, sacar ropa y luego subo. ¿Pedimos la cena a algún sitio?
_Sí, Antonio_dijo Alicia antes de cerrar la puerta del ascensor._¿Subes el pijama?_preguntó mientras él le dedicaba una amplia sonrisa.

                       Eso era lo peor de viajar. Deshacer las maletas. Ordenar ropa. Lavar ropa. Alicia dejó preparada la lavadora para hacer un lavado al día siguiente y guardó las pocas cosas, que no iban a ser lavadas, en su amplio armario. Sacó la cámara de la mochila y dio un vistazo rápido a las fotos en el ordenador. Sí, verdaderamente,tenía fotos muy bonitas. No pudo evitar sonreír al visionar una foto de Antonio enseñándole la lengua delante de la Catedral el  primer día de viaje.

_¿Quién me iba a decir a mí que terminaríamos juntos Antoñito?_dijo en voz alta mientras el móvil sonaba en el salón. Miró el número. Gonzalo. Respiró profundamente antes de contestar _Hola, Gonzalo, ¿qué tal? Aquí deshaciendo las maletas, si no me gusta hacerla menos esto. Muy bien. La verdad es que te recomiendo ir. Te encantarán. No, hoy me quedo en casa. Estoy muerta. No hemos parado en los diez días. Madrugando y  trasnochando para aprovechar el día. ¿Mañana? Gonzalo, mejor nos vemos la semana que viene, ¿te parece? ¿Comemos juntos el lunes? ¿Puedes? Vale,me acerco hasta tu oficina. Gonzalo, por cierto, ¿cuándo se casan estos? El sábado catorce, bien, no es para organizarme un poco, quiero ver cuando tengo el próximo viaje y que no me coincida. Un minuto, Gonzalo,que me llaman a la puerta.
_Preciosa, ya te echaba de menos_dijo Antonio nada más verla. Iba a besarla cuando se dio cuenta que estaba al teléfono.
_Ya estoy aquí, ¿qué te decía?_Preguntó Alicia a sabiendas que Gonzalo había escuchado a Antonio._.Bueno, pues,eso que no estaba segura del día y como soy la fotógrafa o ¿han cambiado de opinión?_preguntó Alicia intentando ser lo más natural y espontánea posible._. Entonces, nos vemos el lunes, te espero en la puerta de tu oficina. Sí, a las dos, vale, cualquier cambio me avisas. Bye_Alicia dejó el móvil sobre la mesa y se acercó a Antonio,que había salido a la terraza para dejarle intimidad._Hace frío_dijo pasándole los brazos alrededor de la cintura_. Antonio, ¿sabes que no me importa que estés delante mientras hablo, verdad?
_Lo sé_contestó abrazándola y besándola.
_El lunes como con Gonzalo, ¿te importa?
_No, ¿por qué debía importarme? ¿Las cosas ya están claras, no?
_Transparentes_dijo volviéndolo a besar.
_Bueno, pues, pondré un par de pegatinas no vaya a ser que por la transparencia no se vean y tropecemos_bromeó Antonio.
_¿Has traído el pijama?
_Pero, ¿me va a ser falta? Porque si es así me voy a dormir a mi cama_dijo entre risas.
_¡Qué tontito es mi chico!
_Repítelo.
_¿Qué eres tonto? No, no, no_dijo Alicia al ver que Antonio le iba a hacer cosquillas._Ven que voy a apagar el ordenador. Estaba haciendo un visionado rápido de las fotos_Comentó arrastrándolo de la manga de la camiseta.
_A ese lo conozco yo_dijo Antonio al verse en la pantalla del Mac.
_¿Lo conoces?
_Sí, su cara me suena de algo.

                     Alicia cerró la puerta de la terraza nada más regresar al salón. El aire soplaba frío y la casa se estaba enfriando. Antonio la observaba mientras hablaba con el restaurante para hacer el pedido, al final, habían optado por comida china. Alicia puso el mantel en la mesa del salón. Comerían sentados sobre un par de cojines encima de la alfombra del salón. Sacó un par de copas, una de las botellas de vino,que habían comprado en el viaje, cediéndole el honor de abrirla a Antonio porque lo de ella no era el sacacorchos. Media hora más tarde el repartidor llamaba a la puerta y un par de minutos después ellos se sentaban a comer.

_Oye, se te da muy bien lo de los palillos.
_Sí, es que me enseñó Brian.
_¿Y qué más te enseñó el neoyorkino?_ preguntó Antonio dándole un sorbo al vino._.Déjalo, mejor no me lo cuentes_bromeó.
_Mira que eres tontito, ¿quién le ha pegado la tontería a quién? ¿Tú a Andrés o él a ti?_dijo riendo Alicia.
_Buena, pregunta pero no tengo respuesta.

                Alicia y Antonio disfrutaban de su primera cena romántica y relajada tras la vuelta a casa. Gonzalo no tenía tan buena noche. Había oído el comentario de Antonio al llegar a casa de Alicia y ahora estaba seguro que ya estaba todo perdido. Si existía una remota posibilidad que hubiesen ido y vuelto del viaje única y exclusivamente como amigos, ahora sabía que no era así. Tenía claro que estaban juntos y él que se había adelantado semanas atrás había perdido el partido y la liga. Enrique le había insistido para salir pero él había dicho que no. Sólo le apetecía quedarse en casa. Se sobresaltó al escuchar el timbre. No esperaba a nadie.

_¿Qué haces aquí?
_¿Crees que te iba a dejar solo? Anda si no quieres salir no salimos pero no te dejo solo_dijo Enrique, el cual venía cargado con una pizza y latas de cervezas.
_Enrique, hoy no soy una buena compañía_dijo cerrando la puerta.
_¿Qué ha pasado?
_¿Qué ha pasado? Nada, que no va a pasar nada. Sencillamente, he perdido. Se esfumó cualquier posibilidad de estar con Alicia.
_¿Estás seguro?
_¿Escuchar al otro lado del teléfono a Antonio decir "preciosa, ya te echaba de menos" mientras hablaba con Alicia te parece prueba suficiente?
_No.
_¿No?
_Bueno, vale, está bien. Pero, Alicia no es la única mujer en el mundo.
_No, pero es de la que yo estoy enamorado, el resto me da igual.

   Elva Marmed
         

Fuente: este post proviene de El Blog de Elva Marmed, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él ...

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitua ...

Menta y Chocolate.

Menta y Chocolate Hace unos meses me metí de lleno en un nuevo proyecto, en una nueva historia. En una historia, que capítulo a capítulo, o casi mejor decir, cucharada a cucharada, fue publicándose s ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 26.

Les tocó correr hasta casa para no mojarse. Misión imposible. Llegaron al portal calados hasta los huesos. Entraron en el ascensor escurriendo agua por todas partes. Alicia llevaba los pelos completamente pegados en la cara. Ambos no podían parar de reírse de verse completamente mojados. Alejandro se paró en el tercer piso. Entraría en casa para cambiarse y coger la ropa para el día siguiente. Dor ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 8.

Sus ojos se abrieron. Sin darse cuenta se había quedado dormida en el sillón al marcharse Antonio. Se levantó, apagó las luces y se fue a la cama pasando antes por el baño. Nada más ponerse la camiseta, que utilizaba de pijama, y apoyar la cabeza en la almohada sus ojos volvieron a cerrarse. Estaba verdaderamente cansada. La noche anterior apenas había dormido y llevaba unos días con el trajín de ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 14.

Hasta el jueves estaría en Madrid. El jueves volaría bien temprano rumbo a Gran Canaria, donde estaría hasta el martes por la mañana que cogería el barco rumbo a Tenerife. Le habían dado a elegir entre barco o avión y había preferido el barco y así tomar fotos del océano. Ahora sólo faltaba esperar y desear que el tiempo acompañara y no fuera a marearse en el corto trayecto. Según había entendido ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 10.

Nada más abrir los ojos Gonzalo recordó la noche anterior. Se acercó a Alicia, que aún dormía plácidamente, para apartarle los mechones de pelo que le tapaban la cara. Le parecía increíble haber amanecido en su cama. Ni en un millón de años se le hubiese pasado por la cabeza ,que tras la cena con Beatriz y Enrique, ellos terminarían así la noche. Gonzalo pasó con delicadeza sus dedos por los hom ...

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 9.

La cara de Antonio era un verdadero poema. Justo había visto a Alicia cuando Gonzalo la besaba. Juan y Andrés no le quitaban ojo de encima.Ya era mala suerte haber elegido el mismo bar. ¿Cuántos bares podía haber en Madrid? ¿Diez mil? ¿Quince mil? Ya era casualidad que fueran a parar al mismo bar. Claro que teniendo en cuenta que habían cenado por la zona no era complicado encontrarse. Pero coinc ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 27.

Alicia se miró al espejo. No era la primera vez que lucía aquel vestido pero sí la primera vez que se lo ponía en España. Dio un par de vueltas delante del espejo sin percatarse que Antonio la observaba entre divertido y obnibulado desde la puerta de la habitación. Aquel vestido había sido un regalo de Brian para acudir a una fiesta que daban en su honor en una galería. Era realmente bonito y el ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 13.

La voz de Sergio Dalma sonaba por toda la casa mientras Alicia se peleaba con el taladro. Aprovechando que se había cruzado con Antonio ,cuando ambos regresaban de correr, le había pedido el taladro para aprovechar la mañana colocando las fotos. Antonio se había ofrecido a ayudarla tras la comida con sus hermanos pero ella estaba decidida a hacerlo por ella misma. No era la primera vez que manejab ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 28.

Antonio la estrechó entre sus brazos mientras ella le pasaba los suyos por el cuello para besarlo. Nada más besarlo percibió el sabor del tabaco. No había duda alguna. Antonio había estado fumando. A Alicia le invadió la ternura al imaginar la noche que había pasado Antonio.Sí, él decía estar seguro de los sentimientos de ella. Ella sabía que tenía su plena confianza pero, era humano,y ahora se e ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 11.

Aquella mirada le quemaba. Le dolía. ¿Cuánto tiempo podría seguir con aquella situación? ¿Cuánto tiempo iban a ser capaces de aguantar Antonio y Gonzalo a que ella se decidiera? Alicia se quedó colgada en la mirada de Antonio. Andrés los miraba de reojo mientras aparcaba el coche frente a la casa de sus padres. Hasta allí les llegaba los ladridos de alegría de Rubens que ya había percibido su lleg ...

general

Un chico afortunado : capítulo 3.

Era increíble. Ocho años sin verse y, en menos de tres horas ,era la segunda vez que coincidían. Alicía vio a Gonzalo y a Enrique nada más entrar en el pequeño restaurante. Años atrás habían compartido mesa en ese mismo lugar muchísimos viernes noche, como aquél. Su rostro se iluminó nada más descubrirlos al fondo del bar. Le hacía tanta ilusión volver a encontrarse con sus viejos amigos. Gonzaló ...