comunidades

Un Chico Afortunado. Capítulo 23.



                          Los días pasaron rápidos. Las horas se les iban entre los dedos. Definitivamente, aquel viaje les había hecho enanomarse de las islas y de ellos. Antonio tenía claro a estas alturas que Alicia era más que un amor platónico, más que el eterno amor de la adolescencia. Ya no era un amor imposible. Ahora estaban juntos. Alicia le sonreía mientras le volvía a sacar una foto en medio de la Plaza del Cristo en La Laguna. Aquel era su última noche en Tenerife, en Canarias, y tras casi diez días de viaje no eran capaces de decir qué les había gustado más. Les había impresionado los claros cambios climáticos y paisajísticos de las islas. Era un verdadero continente en miniatura. Aquella misma mañana habían disfrutado de un tiempo cálido y soleado en Las Américas y notaron el impresionante bajón de temperatura al subir al Teide. Sin embargo, les impresionaba más el contraste entre la capital y San Cristóbal de La Laguna, estando a tan pocos kilómetros de distancia la diferencia era abismal. Aquella pequeña ciudad universitaria les había enamorado, por algo la UNESCO la había declarado Patrimonio de la Humanidad. 


                Pasearon por sus bulliciosas e históricas calles llenas de estudiantes universitarios. Alicia no dejaba descansar su cámara. ¿Cuántas fotos había sacado en aquel viaje? Tenía material más que de sobra, sin contar las fotos personales, tendría que hacer una criba muy selectiva para elegir las fotos definitivas para el reportaje.

_Mañana de vuelta a la realidad_dijo Antonio una vez sentados en un bar disfrutando de un barraquito._.Me gusta esta combinación de café.

_Sí, está bueno y sí se acaba el viaje.

_No tengo ganas de volver.

_¿Quieres quedarte?

_No me importaría_comentó Antonio_pero si no tengo ganas de volver es porque no sé si me acostumbraré a no estar contigo las veinticuatro horas del día_dijo acercándose para besarla.

_¿Aún no estás saturado de mí?

_Nunca. ¿Tú de mí sí?_dijo Antonio levantando la ceja izquierda.

_Ufff...muchísimo_bromeó Alicia antes de volver a besarlo._Supongo que una vez en Madrid descubriremos si esto es real.
_¿Cómo que si esto es real? ¿Acaso lo dudas?
_No, para nada. Te quiero,de eso estoy segura_dijo ante la atenta mirada de Antonio._. Pero aquí estamos encandilados por el viaje, las circunstancias. Ahora hemos de vernos en la realidad de cada día.
_Me costará volver a dormir solo en mi cama.
_Eso tiene solución.
_Sí_dijo acercándose y volviéndola a besar._¿Te quedarás conmigo?
_No, pensaba en regalarte un peluche_contestó entre risas.
_¡Serás bruja! ¿Te quedarás conmigo?
_¿Tú que crees?_preguntó antes de besarlo._O tú conmigo.

               Una vez fuera del bar pasearon tranquilamente hasta llegar al coche. Querían aprovechar aquella última noche.Sí, notaban el cansancio acumulado de los madrugones, de las palizas en coche, de aprovechar hasta la última hora del día pero no querían retirarse temprano. Querían disfrutar de aquellas últimas horas antes de salir hacia Madrid. Antonio había reservado mesa en el restaurante del hotel, el Mencey, sin duda de los mejores hoteles de la isla.Así que subirían a ducharse y cambiarse para disfrutar de la velada. Ambos prepararon sus maletas, dejando fuera sólo la ropa para el día siguiente y tras una larga ducha compartida, se vistieron rápidamente para no llegar tarde a su reserva.

           El móvil de Alicia comenzó a sonar nada más sentarse a la mesa. Miró la pantalla. Era su hermano Andrés.

_Hola, sí, acabamos de bajar a cenar. Tu amigo me ha invitado a una romántica cena en el restaurante del hotel, que es de lo mejorcito de la isla_comentó al teléfono mientras notaba los dedos de Antonio jugando con los suyos. Alicia le sonrió._.Dime. Sí, si todo va en hora llegamos ahí a las doce. ¿A casa de mamá? ¿Mañana? Ya, vale,ya ya imagino. Mañana tenemos comida en casa de mis padres_le dijo Alicia a Antonio que ya lo imaginaba._.Pero, yo necesito ir antes por mi casa para dejar todo. No es que no es plan de ir cargando con las maletas. Andrés, no pasa nada si estás liado nosotros vamos a casa por nuestra cuento, ya vemos si pillamos metro o  taxi. No te preocupes. Nos vemos en casa de mamá. No, seguro. Vale,vale, un besito. Nos vemos mañana_Alicia guardó el móvil._Andrés, que no sabe si mañana puede ir al  aeropuerto.
_No hay problema.
_Eso le he dicho yo. Mañana tenemos comida en casa de mis padres. ¿Estás preparado para pasar por la inquisición?_bromeó Alicia._Bueno, estarán encantados, como si lo viera, a mis padres siempre les has gustado.
_Ya siempre le he gustado a toda tu familia, tú eras la única que pasabas de mí_dijo risueño.
_Mira que eres tonto.

                  La cena inolvidable, como el viaje. Sí, verdaderamente, se habían ganado una buena crítica en su artículo.En realidad, todo en aquel viaje eran alabanzas. Ambos tenían ganas de volver a las islas y conocer el resto, sin duda, algo que les quedaría pendiente y harían sin lugar a dudas. Al terminar de cenar se acercaron al bar a tomar una última copa. Ambos querían estirar la noche, sentían que aquel viaje era su comienzo, su inicio como pareja. Sin duda alguna,lo recordarían siempre como uno de los mejores viajes de su vida, de su vida en común. ¿Qué les depararía el destino tras coger el avión y regresar a Madrid? Alicia no creía en el destino, estaba seguro que tenías que labrartelo tú mismo y con cada paso dado, cada decisión tomada te llevaría a uno u otro lado, y ella estaba encantada con el rumbo que el suyo estaba tomando. Una pareja bailaba al fondo del bar, tenían toda la pinta de estar en su viaje de novios. Alicia dejó su copa sobre la mesa, le quitó a Antonio la suya y lo invitó a levantarse y bailar con ella.Algo que no habían hecho hasta el momento. Alicia se sorprendió gratamente, no era Gonzalo, pero bailaba muy bien. Seguía el ritmo de la música perfectamente y sobre todo a ella le encantaba estar entre sus brazos.

* * *

              En hora. Justo a su hora el avión levantaba vuelo rumbo a la capital de España. Alicia vio como la isla se hacía cada vez más pequeña bajo sus pies mientras notaba la cálida mano de Antonio sobre la de ella. Se recostó sobre su hombro tras dejarle un cálido beso en los labios y se durmió durante las dos horas y media de vuelo. Antonio la despertó cuando avisaban que en breve tomarían tierra. Alicia le sonrió mientras notaba la profunda mirada de Antonio sobre ella. Sí, aquel era su chico, ¿quién le iba a decir que aquel viaje fuera mucho más que su comienzo como reportera de viajes?

_¿En qué estás pensando?_preguntó Antonio.

_En lo mucho  que le debo a este trabajo, a este viaje, a las islas y a tu osadía y atrevimiento_terminó diciendo Alicia con una amplia sonrisa.

_Y yo_contestó acercándose a ella para besarla.

Fuente: este post proviene de El Blog de Elva Marmed, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él ...

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitua ...

Menta y Chocolate.

Menta y Chocolate Hace unos meses me metí de lleno en un nuevo proyecto, en una nueva historia. En una historia, que capítulo a capítulo, o casi mejor decir, cucharada a cucharada, fue publicándose s ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 28.

Antonio la estrechó entre sus brazos mientras ella le pasaba los suyos por el cuello para besarlo. Nada más besarlo percibió el sabor del tabaco. No había duda alguna. Antonio había estado fumando. A Alicia le invadió la ternura al imaginar la noche que había pasado Antonio.Sí, él decía estar seguro de los sentimientos de ella. Ella sabía que tenía su plena confianza pero, era humano,y ahora se e ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 17.

No tuvieron que hacer cola para facturar las maletas. Nada más llegar los atendieron. Pidieron los asientos juntos y se encaminaron rumbo al control de pasajeros. Ambos odiaban esa parte del recorrido especialmente Alicia ,que iba cargada con el equipo de fotografía. Tras dejar todo en las bandejas, pasar por el control y volver a ponerse cinturones, botas y chaquetas comprobar que la puerta de em ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 26.

Les tocó correr hasta casa para no mojarse. Misión imposible. Llegaron al portal calados hasta los huesos. Entraron en el ascensor escurriendo agua por todas partes. Alicia llevaba los pelos completamente pegados en la cara. Ambos no podían parar de reírse de verse completamente mojados. Alejandro se paró en el tercer piso. Entraría en casa para cambiarse y coger la ropa para el día siguiente. Dor ...

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 25.

La lluvia repiqueteaba en la ventana. Apenas entraba un poco de claridad en la habitación. Alicia seguía profundamente dormida cuando Antonio comenzó a abrir los ojos, el estruendo de un trueno lo había despertado. Nada más abrir los ojos sonrió. Sí, ya empezaba a ser habitual despertar a su lado. Despertar y notar el calor de su cuerpo junto al de él pero aquella era la primera vez tras la vuelta ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 13.

La voz de Sergio Dalma sonaba por toda la casa mientras Alicia se peleaba con el taladro. Aprovechando que se había cruzado con Antonio ,cuando ambos regresaban de correr, le había pedido el taladro para aprovechar la mañana colocando las fotos. Antonio se había ofrecido a ayudarla tras la comida con sus hermanos pero ella estaba decidida a hacerlo por ella misma. No era la primera vez que manejab ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 24.

_Alicia, ¿cuándo te vuelves a ir de viaje?_le preguntó su madre mientras servía el café._Mamá, la verdad es que no sé qué decirte, imagino que dentro de un par de semanas.¿Por qué?_No, por saberlo.Pero, ¿en Navidad no viajas, no?_No_contestó Alicia mientras le dedicaba una mirada a Antonio, el cual le acariciaba la rodilla por debajo de la mesa._Bueno, pareja, ¿os apetece ir al cine esta noche con ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 12.

_¿Cómo que te vuelves a ir?_Preguntó Lali nada más escuchar la palabra viaje._Pero, hija mía, si apenas acabas de deshacer las maletas. _No, mami, pero sólo me voy por unos días. Me han contratado para realizar una serie de artículos sobre distintas ciudades españolas y comienzo esta semana. Aún no tengo claro cuando me voy, el lunes me darán toda la información pero comienzo con Canarias, así que ...

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 20.

Alicia no tuvo tiempo de encender la luz de la habitación. La única luz que los iluminaba era la luna colándose tímidamente por la ventana. Antonio no podía separar sus labios de los de ella. Hacía tanto tiempo que deseaba la llegada de aquel momento, había llegado a creer que nunca vería cumplido su sueño. Cuando Alicia decidió marcharse a Nueva York vio alejarse junto a ella sus esperanzas de es ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 21.

Verdaderamente la isla era un cúmulo de microclimas y de diversidad paisajística, camino del sur de la isla descubrieron que nada tenía que ver con la temperatura y el paisaje de el día anterior. Habían pasado del clima continental al subtropical.El cielo azul y un radiante sol los acompañaba durante todo el trayecto junto a la música, que sonaba en el coche, mezclándose con las voces y las risas ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 14.

Hasta el jueves estaría en Madrid. El jueves volaría bien temprano rumbo a Gran Canaria, donde estaría hasta el martes por la mañana que cogería el barco rumbo a Tenerife. Le habían dado a elegir entre barco o avión y había preferido el barco y así tomar fotos del océano. Ahora sólo faltaba esperar y desear que el tiempo acompañara y no fuera a marearse en el corto trayecto. Según había entendido ...