El Blog de Elva Marmed Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Un Chico Afortunado : Capítulo 17.



               No tuvieron que hacer cola para facturar las maletas. Nada más llegar los atendieron. Pidieron los asientos juntos y se encaminaron rumbo al control de pasajeros. Ambos odiaban esa parte del recorrido especialmente Alicia ,que iba cargada con el equipo de fotografía. Tras dejar todo en las bandejas, pasar por el control y volver a ponerse cinturones, botas y chaquetas comprobar que la puerta de embarque seguía sin estar asignada fueron a tomar un café. Ambos estaban sin desayunar y necesitaban una buena dosis de cafeína.

_Verdaderamente me has sorprendido_comentó Alicia tras darle un sorbo a su humeante café con leche.

_Espero que gratamente_comentó Antonio mirándola fijamente a los ojos._¿Cómo puedes beber esto si está ardiendo?

_Me gusta calentito_dijo Alicia_y sí muy gratamente, ¿por qué no me lo habías dicho?

_El otro día me dijiste que te sorprendiera y bueno ¿lo he conseguido, no?

_¡Y tanto! Me alegra que vengas conmigo. La parte que menos me gusta de mi trabajo es viajar sola.

_¿Eso quiere decir que te hubiese dado igual que fuera yo o digamos ...

_Gonzalo_ concluyó Alicia ante los atentos ojos de Antonio._Creo que no.

_Vaya_ contestó Antonio sintiendo una punzada de alegría. Igual sí estaba logrando lo que quería. Igual su táctica estaba dando sus frutos. Antonio acercó su mano a la de Alicia y la acarició. Ambos las apartaron rapidamente porque notaron una descarga con el simple contacto de la piel.

_Uau, ¿tú has notado eso?_preguntó Antonio.

_¡Y tanto! _contestó sacudiento su mano antes de tomarse el último sorbo de café con leche._Cualquier día provocamos un cortocircuito.

_Uhm, me gusta la idea.

            Alicia notó que el rubor le inundaba las mejillas. Ella había hecho un comentario inocente, sin pensar en nada, pero la respuesta de Antonio no lo era. Antonio no pudo evitar la risa al ver como Alicia se ponía del color de su blusa. 

_Te veo en la puerta de embarque que necesito pasar por el baño_dijo Alicia levantándose y cogiendo sus cosas.

_Vale.

              Alicia pasó a su asiento. Sentándose junto a la ventanilla mientras Antonio se sentaba a su lado. Sólo se veía la lluvia al otro lado del cristal. Esperaba que Gran Canaria no los recibiera con un cielo gris y lluvioso. Esperaba que las islas los recibieran dando por cierto el apelativo de Islas Afortunadas, de su seguro de sol y cálidas temperaturas. Alicia respiró profundamente tras abrocharse el cinturón de seguridad. De pronto se sintió invadida por los nervios. No por el viaje. Nunca le había dado miedo volar. Siempre se había sentido segura en los aviones. Los nervios eran por la incertidumbre de lo que le deparaba aquel viaje. Aquel cambio de sentido en su viaje. Ya no era una simple viaje de trabajo. Ya no era un viaje de buscar lugares y tomar fotos. No era un sencillo viaje para escribir un artículo para la revista. Era mucho más que eso y sintió que los nervios se apoderaban de ella.

             Antonio miró a Alicia de reojo. Estaba más nervioso de lo que quería y aparentaba. Sí, la había sorprendido. Sí, había dicho claramente que lo prefería a él pero seguía sintiendo terror. Tenía miedo a que ella no sintiera lo mismo que él. Él no quería unas vacaciones con una amiga especial, él la quería a ella. No quería una amiga. Sabía que ya no había marcha atrás, a partir de ahora o era todo o nada. Él ni quería ni podía conformarse con la mitad del vaso. No quería medias tintas. Ya no podía conformarse siendo su amigo.

_Bueno, dos hora y veinte minutos nos separa de nuestro destino, lo bueno, es que ganamos una hora en el camino_comentó Alicia mientras el avión tomaba pista.

_No me acordaba de la hora que ganamos_dijo Antonio clavando sus pupilas en las de ella. Necesita averiguar sus pensamientos, sus sentimientos, sus deseos.

_Y bien, imagino que nos quedamos en el mismo hotel.

_Sí, el mismo hotel.

_Ya no sé si preguntar si en la misma habitación.

            El silencio se hizo entre ellos mientras la azafata explicaba como abrocharse el cinturón de seguridad y ponerse las mascarillas justo junto a ellos. Ambos prestaron atención como si nunca hubiesen visto las explicaciones, como si de verdad les interesara saber dónde estaba el chaleco salvavidas. La azafata recogió sus utensilios y fue a sentarse justo antes que el avión comenzara a ganar velocidad y notaran como las ruedas no tocaban la tierra. Alicia miró por la ventanilla. No hacía mucho que había sobre volado Madrid.¿Cómo era posible que hubiesen pasado tantas cosas en un mes? Nunca se hubiese imaginado todo lo que le iba a pasar a la vuelta de su larga estancia en Nueva York. ¿Quién le iba a decir que iba a tener a dos hombres luchando  por ella? ¿Cómo iba ella a imaginarse que Gonzalo y Antonio quisieran de ella algo más que su amistad?

_No, no compartimos habitación_ dijo Antonio mientras Alicia se giraba hacia él._A no ser que te dé miedo dormir sola_continuó diciendo intentando bromear._ Y creo que éste va a dormir un poco o, al menos, ,lo voy a intentar porque anoche no pegué ojo.

_¿Pensando en el vuelo?

_No precisamente_contestó acariciándole la mano derecha.

            Alicia no dijo nada. Sabía de lo que hablaba. No hacía falta dar explicaciones. Lo observó acomodarse en su butaca y cerrar los ojos. Ella rebuscó en su bolso hasta encontrar su libro electrónico. Leería un rato mientras su compañero dormía. Encendió el libro y eligió lectura. Las letras de la primera página se entremezclaban. Parecía que se movieran entre líneas con intención de crear otras palabras. Nada. No podía concentrarse en la lectura. Miró a Antonio. Parecía estar durmiendo placidamente. Se detuvo a contemplarlo. _¿Cómo era posible que nunca antes se hubiese sentido atraída por él? Igual yo también me censuraba a mí misma con algún tipo de código de honor, de no liarse con los amigos de tu hermano_ pensó sin poder evitar esbozar una sonrisa. Alicia no pudo reprimir el impulso de pasar sus dedos por el pelo de Antonio. Apagó el libro. No estaba escrito que leyera. Se acurrucó junto a Antonio. Apoyó la cabeza sobre su brazo y cerró los ojos.

        Antonio notó la calidez del cuerpo de Alicia apoyado sobre su brazo. El afrutado aroma de su pelo lo despertó. Sacó el brazo de debajo de la cabeza de Alicia, acomodó la cabeza de ella sobre su pecho y pasó el brazo por encima de sus hombros para poder abrazarla. Alicia sintió el brazo de Antonio y se acurrucó mejor mientras se agarraba a los dedos de él notó un cálido beso en su cabeza. Cerraron los ojos.Durmiendo durante todo el trayecto.

            Alicia y Antonio abrieron los ojos al escuchar la voz del capitán comentando que en breve llegarían al aeropuerto de Gran Canaria. Alicia vio que el cielo les regalaba un bonito y limpio color azul. Su mano seguía aferrada a la de Antonio. Le apetecía quedarse en la misma posición pero debía colocarse bien antes de aterrizar, tal y como mostraba la señal luminosa, y la voz de la azafata por megafonía. Una vez incorporados en sus asientos ambos cruzaron sus miradas. Se sentían relajados. Ambos habían dormido como hacía tiempo no lo hacían.

_Buenos días_ le susurró Antonio al oído tras besarla calidamente en los labios.

Elva Marmed

          

            

Fuente: este post proviene de El Blog de Elva Marmed, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él ...

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitua ...

Menta y Chocolate.

Menta y Chocolate Hace unos meses me metí de lleno en un nuevo proyecto, en una nueva historia. En una historia, que capítulo a capítulo, o casi mejor decir, cucharada a cucharada, fue publicándose s ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 10.

Nada más abrir los ojos Gonzalo recordó la noche anterior. Se acercó a Alicia, que aún dormía plácidamente, para apartarle los mechones de pelo que le tapaban la cara. Le parecía increíble haber amanecido en su cama. Ni en un millón de años se le hubiese pasado por la cabeza ,que tras la cena con Beatriz y Enrique, ellos terminarían así la noche. Gonzalo pasó con delicadeza sus dedos por los hom ...

general

Un chico afortunado. Capítulo 2.

Antonio recibió a Alicia con una sincera sonrisa ofreciéndole su brazo mientras observaba a aquel chico, desconocido para él, que no quitaba ojo a Alicia. ¿Sería un antiguo novio? Ya le contaría ella. Los había visto charlar amistosamente mientras jugueteaban con sus manos. Era obvio que había confianza entre ellos o, al menos, había existido en algún momento. Se alejaron paseando por la avenida. ...

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 25.

La lluvia repiqueteaba en la ventana. Apenas entraba un poco de claridad en la habitación. Alicia seguía profundamente dormida cuando Antonio comenzó a abrir los ojos, el estruendo de un trueno lo había despertado. Nada más abrir los ojos sonrió. Sí, ya empezaba a ser habitual despertar a su lado. Despertar y notar el calor de su cuerpo junto al de él pero aquella era la primera vez tras la vuelta ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 8.

Sus ojos se abrieron. Sin darse cuenta se había quedado dormida en el sillón al marcharse Antonio. Se levantó, apagó las luces y se fue a la cama pasando antes por el baño. Nada más ponerse la camiseta, que utilizaba de pijama, y apoyar la cabeza en la almohada sus ojos volvieron a cerrarse. Estaba verdaderamente cansada. La noche anterior apenas había dormido y llevaba unos días con el trajín de ...

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 9.

La cara de Antonio era un verdadero poema. Justo había visto a Alicia cuando Gonzalo la besaba. Juan y Andrés no le quitaban ojo de encima.Ya era mala suerte haber elegido el mismo bar. ¿Cuántos bares podía haber en Madrid? ¿Diez mil? ¿Quince mil? Ya era casualidad que fueran a parar al mismo bar. Claro que teniendo en cuenta que habían cenado por la zona no era complicado encontrarse. Pero coinc ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 29.

Alicia era un verdadero manojo de nervios. Aquella exposición significaba mucho para ella. Sabía que si estaba allí era por su valía. Si Brian había querido compartir protagonismo con ella era porque creía en ella. Ella tenía claro que en parte Antonio tenía razón cuando lo llamaba Mr Egocentrista. Sonrió con el pensamiento. Sí, Brian lo era. A veces se creía el ombligo del mundo, por eso, aquella ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 13.

La voz de Sergio Dalma sonaba por toda la casa mientras Alicia se peleaba con el taladro. Aprovechando que se había cruzado con Antonio ,cuando ambos regresaban de correr, le había pedido el taladro para aprovechar la mañana colocando las fotos. Antonio se había ofrecido a ayudarla tras la comida con sus hermanos pero ella estaba decidida a hacerlo por ella misma. No era la primera vez que manejab ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 30.

Sí, el tiempo parecía colarse entre los dedos. Los últimos meses habían pasado rápidos. Nueve meses llevaba en Madrid. ¿Cómo era posible haber vivido tanto en tan poco tiempo? La revista estaba encantada con sus reportajes. No había parado de viajar por España. Viajes cortos, de tres días fuera y vuelta a casa por dos semanas. Algún viaje había hecho coincidir con fin de semana y así Antonio había ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 18.

Una hora más tarde Alicia y Antonio salían del aeropuerto. Antonio se había sorprendido gratamente con la organización de Alicia, la cual traía preparado el smartphone con las direcciones del hotel y de todos los sitios que quería visitar en los siguientes días. Las indicaciones del móvil apenas les eran necesarias, la autovia indicaba perfectamente el camino a seguir. Bien diferente sería una vez ...

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 20.

Alicia no tuvo tiempo de encender la luz de la habitación. La única luz que los iluminaba era la luna colándose tímidamente por la ventana. Antonio no podía separar sus labios de los de ella. Hacía tanto tiempo que deseaba la llegada de aquel momento, había llegado a creer que nunca vería cumplido su sueño. Cuando Alicia decidió marcharse a Nueva York vio alejarse junto a ella sus esperanzas de es ...