El Blog de Elva Marmed Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Un Chico Afortunado : Capítulo 17.



               No tuvieron que hacer cola para facturar las maletas. Nada más llegar los atendieron. Pidieron los asientos juntos y se encaminaron rumbo al control de pasajeros. Ambos odiaban esa parte del recorrido especialmente Alicia ,que iba cargada con el equipo de fotografía. Tras dejar todo en las bandejas, pasar por el control y volver a ponerse cinturones, botas y chaquetas comprobar que la puerta de embarque seguía sin estar asignada fueron a tomar un café. Ambos estaban sin desayunar y necesitaban una buena dosis de cafeína.

_Verdaderamente me has sorprendido_comentó Alicia tras darle un sorbo a su humeante café con leche.

_Espero que gratamente_comentó Antonio mirándola fijamente a los ojos._¿Cómo puedes beber esto si está ardiendo?

_Me gusta calentito_dijo Alicia_y sí muy gratamente, ¿por qué no me lo habías dicho?

_El otro día me dijiste que te sorprendiera y bueno ¿lo he conseguido, no?

_¡Y tanto! Me alegra que vengas conmigo. La parte que menos me gusta de mi trabajo es viajar sola.

_¿Eso quiere decir que te hubiese dado igual que fuera yo o digamos ...

_Gonzalo_ concluyó Alicia ante los atentos ojos de Antonio._Creo que no.

_Vaya_ contestó Antonio sintiendo una punzada de alegría. Igual sí estaba logrando lo que quería. Igual su táctica estaba dando sus frutos. Antonio acercó su mano a la de Alicia y la acarició. Ambos las apartaron rapidamente porque notaron una descarga con el simple contacto de la piel.

_Uau, ¿tú has notado eso?_preguntó Antonio.

_¡Y tanto! _contestó sacudiento su mano antes de tomarse el último sorbo de café con leche._Cualquier día provocamos un cortocircuito.

_Uhm, me gusta la idea.

            Alicia notó que el rubor le inundaba las mejillas. Ella había hecho un comentario inocente, sin pensar en nada, pero la respuesta de Antonio no lo era. Antonio no pudo evitar la risa al ver como Alicia se ponía del color de su blusa. 

_Te veo en la puerta de embarque que necesito pasar por el baño_dijo Alicia levantándose y cogiendo sus cosas.

_Vale.

              Alicia pasó a su asiento. Sentándose junto a la ventanilla mientras Antonio se sentaba a su lado. Sólo se veía la lluvia al otro lado del cristal. Esperaba que Gran Canaria no los recibiera con un cielo gris y lluvioso. Esperaba que las islas los recibieran dando por cierto el apelativo de Islas Afortunadas, de su seguro de sol y cálidas temperaturas. Alicia respiró profundamente tras abrocharse el cinturón de seguridad. De pronto se sintió invadida por los nervios. No por el viaje. Nunca le había dado miedo volar. Siempre se había sentido segura en los aviones. Los nervios eran por la incertidumbre de lo que le deparaba aquel viaje. Aquel cambio de sentido en su viaje. Ya no era una simple viaje de trabajo. Ya no era un viaje de buscar lugares y tomar fotos. No era un sencillo viaje para escribir un artículo para la revista. Era mucho más que eso y sintió que los nervios se apoderaban de ella.

             Antonio miró a Alicia de reojo. Estaba más nervioso de lo que quería y aparentaba. Sí, la había sorprendido. Sí, había dicho claramente que lo prefería a él pero seguía sintiendo terror. Tenía miedo a que ella no sintiera lo mismo que él. Él no quería unas vacaciones con una amiga especial, él la quería a ella. No quería una amiga. Sabía que ya no había marcha atrás, a partir de ahora o era todo o nada. Él ni quería ni podía conformarse con la mitad del vaso. No quería medias tintas. Ya no podía conformarse siendo su amigo.

_Bueno, dos hora y veinte minutos nos separa de nuestro destino, lo bueno, es que ganamos una hora en el camino_comentó Alicia mientras el avión tomaba pista.

_No me acordaba de la hora que ganamos_dijo Antonio clavando sus pupilas en las de ella. Necesita averiguar sus pensamientos, sus sentimientos, sus deseos.

_Y bien, imagino que nos quedamos en el mismo hotel.

_Sí, el mismo hotel.

_Ya no sé si preguntar si en la misma habitación.

            El silencio se hizo entre ellos mientras la azafata explicaba como abrocharse el cinturón de seguridad y ponerse las mascarillas justo junto a ellos. Ambos prestaron atención como si nunca hubiesen visto las explicaciones, como si de verdad les interesara saber dónde estaba el chaleco salvavidas. La azafata recogió sus utensilios y fue a sentarse justo antes que el avión comenzara a ganar velocidad y notaran como las ruedas no tocaban la tierra. Alicia miró por la ventanilla. No hacía mucho que había sobre volado Madrid.¿Cómo era posible que hubiesen pasado tantas cosas en un mes? Nunca se hubiese imaginado todo lo que le iba a pasar a la vuelta de su larga estancia en Nueva York. ¿Quién le iba a decir que iba a tener a dos hombres luchando  por ella? ¿Cómo iba ella a imaginarse que Gonzalo y Antonio quisieran de ella algo más que su amistad?

_No, no compartimos habitación_ dijo Antonio mientras Alicia se giraba hacia él._A no ser que te dé miedo dormir sola_continuó diciendo intentando bromear._ Y creo que éste va a dormir un poco o, al menos, ,lo voy a intentar porque anoche no pegué ojo.

_¿Pensando en el vuelo?

_No precisamente_contestó acariciándole la mano derecha.

            Alicia no dijo nada. Sabía de lo que hablaba. No hacía falta dar explicaciones. Lo observó acomodarse en su butaca y cerrar los ojos. Ella rebuscó en su bolso hasta encontrar su libro electrónico. Leería un rato mientras su compañero dormía. Encendió el libro y eligió lectura. Las letras de la primera página se entremezclaban. Parecía que se movieran entre líneas con intención de crear otras palabras. Nada. No podía concentrarse en la lectura. Miró a Antonio. Parecía estar durmiendo placidamente. Se detuvo a contemplarlo. _¿Cómo era posible que nunca antes se hubiese sentido atraída por él? Igual yo también me censuraba a mí misma con algún tipo de código de honor, de no liarse con los amigos de tu hermano_ pensó sin poder evitar esbozar una sonrisa. Alicia no pudo reprimir el impulso de pasar sus dedos por el pelo de Antonio. Apagó el libro. No estaba escrito que leyera. Se acurrucó junto a Antonio. Apoyó la cabeza sobre su brazo y cerró los ojos.

        Antonio notó la calidez del cuerpo de Alicia apoyado sobre su brazo. El afrutado aroma de su pelo lo despertó. Sacó el brazo de debajo de la cabeza de Alicia, acomodó la cabeza de ella sobre su pecho y pasó el brazo por encima de sus hombros para poder abrazarla. Alicia sintió el brazo de Antonio y se acurrucó mejor mientras se agarraba a los dedos de él notó un cálido beso en su cabeza. Cerraron los ojos.Durmiendo durante todo el trayecto.

            Alicia y Antonio abrieron los ojos al escuchar la voz del capitán comentando que en breve llegarían al aeropuerto de Gran Canaria. Alicia vio que el cielo les regalaba un bonito y limpio color azul. Su mano seguía aferrada a la de Antonio. Le apetecía quedarse en la misma posición pero debía colocarse bien antes de aterrizar, tal y como mostraba la señal luminosa, y la voz de la azafata por megafonía. Una vez incorporados en sus asientos ambos cruzaron sus miradas. Se sentían relajados. Ambos habían dormido como hacía tiempo no lo hacían.

_Buenos días_ le susurró Antonio al oído tras besarla calidamente en los labios.

Elva Marmed

          

            

Fuente: este post proviene de El Blog de Elva Marmed, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él ...

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitua ...

Menta y Chocolate.

Menta y Chocolate Hace unos meses me metí de lleno en un nuevo proyecto, en una nueva historia. En una historia, que capítulo a capítulo, o casi mejor decir, cucharada a cucharada, fue publicándose s ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 20.

Alicia no tuvo tiempo de encender la luz de la habitación. La única luz que los iluminaba era la luna colándose tímidamente por la ventana. Antonio no podía separar sus labios de los de ella. Hacía tanto tiempo que deseaba la llegada de aquel momento, había llegado a creer que nunca vería cumplido su sueño. Cuando Alicia decidió marcharse a Nueva York vio alejarse junto a ella sus esperanzas de es ...

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 25.

La lluvia repiqueteaba en la ventana. Apenas entraba un poco de claridad en la habitación. Alicia seguía profundamente dormida cuando Antonio comenzó a abrir los ojos, el estruendo de un trueno lo había despertado. Nada más abrir los ojos sonrió. Sí, ya empezaba a ser habitual despertar a su lado. Despertar y notar el calor de su cuerpo junto al de él pero aquella era la primera vez tras la vuelta ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 12.

_¿Cómo que te vuelves a ir?_Preguntó Lali nada más escuchar la palabra viaje._Pero, hija mía, si apenas acabas de deshacer las maletas. _No, mami, pero sólo me voy por unos días. Me han contratado para realizar una serie de artículos sobre distintas ciudades españolas y comienzo esta semana. Aún no tengo claro cuando me voy, el lunes me darán toda la información pero comienzo con Canarias, así que ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 24.

_Alicia, ¿cuándo te vuelves a ir de viaje?_le preguntó su madre mientras servía el café._Mamá, la verdad es que no sé qué decirte, imagino que dentro de un par de semanas.¿Por qué?_No, por saberlo.Pero, ¿en Navidad no viajas, no?_No_contestó Alicia mientras le dedicaba una mirada a Antonio, el cual le acariciaba la rodilla por debajo de la mesa._Bueno, pareja, ¿os apetece ir al cine esta noche con ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 22.

No había querido salir. No le apetecía. Enrique había insistido e insistido pero Gonzalo no tenía ganas. La moral la tenía por los suelos. No sabía qué estaba pasando en Gran Canaria. No estaba seguro si Antonio le había ganado el partido o si todavía estaban en el segundo tiempo o, al menos, tenía derecho a prórroga o a penalties. Él se había adelantado en el marcador, jugaba con ventaja pero ¿q ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 7.

Alicia vio abrirse la ventana. Allí estaba Antonio llevando como único atuendo unos holgados pantalones azules, lo observó detenidamente mientras él se encendía un cigarrillo. Hacía mucho que no lo veía fumar, de hecho, pensaba que ya no fumaba. No podía apartar la vista de él. De su torso. Obviamente, en estos ocho años había cambiado mucho. Ya no era el chico delgado y sin músculos al que record ...

general

Un Chico Afortunado: Capítulo 19.

Alicia no dejaba de sacar fotos aquí y allá. Se enamoró de la plaza de Santa Ana flanqueada por los cuatro costados por impresionantes edificios, las Casas Consistoriales, el Palacio del Obispo y la Catedral de Santa Ana, mandada a construir tras la conquista de Canarias por los Reyes Católicos. La catedral, fiel reflejo de los distintos estilos arquitectónicos presentes en los casi cuatro siglos ...

general

Un Chico Afortunado. Capítulo 23.

Los días pasaron rápidos. Las horas se les iban entre los dedos. Definitivamente, aquel viaje les había hecho enanomarse de las islas y de ellos. Antonio tenía claro a estas alturas que Alicia era más que un amor platónico, más que el eterno amor de la adolescencia. Ya no era un amor imposible. Ahora estaban juntos. Alicia le sonreía mientras le volvía a sacar una foto en medio de la Plaza del Cri ...

general

Un Chico Afortunado : Capítulo 11.

Aquella mirada le quemaba. Le dolía. ¿Cuánto tiempo podría seguir con aquella situación? ¿Cuánto tiempo iban a ser capaces de aguantar Antonio y Gonzalo a que ella se decidiera? Alicia se quedó colgada en la mirada de Antonio. Andrés los miraba de reojo mientras aparcaba el coche frente a la casa de sus padres. Hasta allí les llegaba los ladridos de alegría de Rubens que ya había percibido su lleg ...

general

Un chico afortunado: Capítulo 5.

Antonio no podía dejar de observarla mientras Alicia hablaba y hablaba por teléfono. Ella pareció sentir la mirada de su ahora vecino y se giró para dedicarle una sincera sonrisa. Antonio tenía la impresión de estar espiándola, escuchando una conversación que no le correspondía escuchar. Oírla hablar con aquella espontaneidad con Gonzalo lo mataba por dentro. Sentía que ya no iba a poder aguantar ...