comunidades

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 4.

Imagen 0


                      Amanda, ¿ésta es tu manera de darle carpetazo al tema Alejandro? ¿Así es como  pretendes olvidarte de él? Genial, Amanda, eres un crack. Una vez más acabas en la cama con la persona a la que quieres olvidar. La consciencia de Amanda no hacía más que darle vueltas y vueltas al tema Alejandro. La había vuelto a fastidiar. Una vez más había terminado en la cama con él. Sí, ambos disfrutaban pero ella luego se quedaba mal porque sabía que él no la quería, al menos no de la forma que ella deseaba. Amanda debes acabar con esto de alguna manera. No puedes seguir así o esto va a acabar peor de lo que imaginas. Escuchó el móvil a lo lejos. ¿Dónde lo había dejado? Se levantó de la cama. Alejandro estaba en brazos de Morfeo, lo contempló dormir. Uff, no podía resistirlo. Era superior a ella. Tenía unas ganas locas de abrazarlo y besarlo. Cogió el batín de detrás de la puerta y tras pasar por el baño empezó con la búsqueda del móvil. Tras buscar y buscar recordó que no lo había sacado del bolso. Volvía a sonar cuando lo sacó del bolso. Era el número de sus padres.

 

 

_Hola, cariñet, ¿te hemos despertado?

_Bon dia, mamá, no es que no me acordaba donde había dejado el móvil y he estado buscándolo como una loca. Hasta que me he acordado que estaba dentro del bolso.

_Feliç aniversari.

_Gracias, papá_contestó Amanda a su padre que se había puesto al teléfono un momento._No, saldré esta noche. Tengo una cena con mis amigos. ¿A casa? Yo creo que el próximo finde estaré ahí_contestó Amanda mientras veía a Alejandro salir de la habitación rumbo al baño._.Sí, sí, vale, bueno, besitos.

 

            Tras terminar de hablar con sus padres Amanda comprobó que tenía varios mensajes de felicitación, entre ellos el de su hermana y uno de Sergio. Sonrió al verlo. Él era el que le convenía y no seguir enamorada de un imposible. Dejó el móvil en el salón y se dispuso a preparar el desayuno mientras escuchaba a Alejandro en la ducha. El desayuno casi estaba listo cuando Alejandro salió del baño.

 

_Feliz cumple, cumpleañera_dijo dejándole un par de besos en las mejillas como si no acabaran de pasar la noche juntos.
_Gracias, una vez más.
_Aunque ya  imaginarán  donde estoy voy a llamar a mis padres.¿Te vienes a comer?
_No, quiero tener una mañana tranquilita y descansar para esta noche.
_Bueno, pensaba que pasaríamos el día juntos.
_Quédate en casa si te apetece_contestó Amanda.
_Pero, ¿a ti te apetece o no?
_A mí me apetece un día tranquilo y relajado que a saber a qué hora terminamos esta noche.Comida ligera y tumbarme a leer o ver una peli, ¿te apetece a ti?
_Sí, pero he de ir a casa a por mi ropa.
_Pues, lo que tú quieras.
_Iré a casa, cogeré mi ropa y paso el día contigo. No voy a dejar a mi cumpleañera favorita sola el día de su cumple.
_Bien, como quieras pero solo si te apetece, nada de obligaciones.
_¡Claro que me apetece! Ya te he dicho que te echo de menos, ya no pasamos tanto tiempo juntos como antes.
_Vale, ¿no ibas a llamar a tus padres? Venga que se nos enfría el desayuno.
_Hola, mamá. Sí, en casa de Amanda. En un rato paso por ahí para coger unas cosas. Sí, ya terminada, genial. Vale, se lo digo de tu parte. Vale, de acuerdo. Hasta ahora_Alejandro dejó el móvil sobre la mesa y revolvió el café con leche._.Mi madre que mañana has de venir a casa a comer.
_¿Mañana?
_Sí,mañana domingo.
_Vale, está bien. No digo que no a una comida en casa de tus padres.

           
                            El día pasó tranquilo, eso sí, con un sinfín de llamadas telefónicas que contestar. Alejandro y ella se tumbaron en el sillón y vieron un par de películas de cine clásico, La Fiera de mi Niña  y La Costilla de Adán  fueron las elegidas. Se sentía tan bien acurrucada a su lado, disfrutando de las películas y compartiendo risas como si fuera la primera vez que veían la película. Su íntima tranquilidad sólo era rota por las múltiples llamadas de familia y amigos felicitando a Amanda por su cumpleaños. A las ocho Amanda salía de la ducha, quería vestirse tranquilamente. Había elegido un bonito vestido strapless en azul añil. Era sencillo, líneas rectas y por encima de las rodillas. Lo acompañaría con unos clásicos zapatos tipo salón de casi el mismo color, una gargantilla de plata, regalo de Alejandro de las pasadas navidades, brazalete y anillo a juego como complementos. Amanda se maquillaba en su habitación mientras Alejandro terminaba de vestirse. Amanda lo observaba disimuladamente mientras se pintaba los ojos. Ella quería aquella cotidianidad de actos. ¿Por qué no podían ser pareja si compartían todo aquello? Consideraba absurdo el no poder estar juntos, les unían tantas cosas y, sin embargo, los separaba lo más importante. Alejandro no estaba enamorado de ella.

_Estás guapísima_dijo Alejandro abrochándole la gargantilla que él le había regalado._.Tiene muy buen gusto el que te regaló esta gargantilla.
_¿Quién sería?_dijo sonriente mientras se perfumaba.
_Uhm, ¿a quién quieres conquistar? Estás rompedora. A mí ya me están dando ganas de quitarte la ropa.
_Ya, Alejandro, tú no cuentas.
_¿Por?
_Porque no cuentas. Tú y yo somos amigos, así que no vale.
_¿Por qué no?
_Pues porque no.
_No entiendo.
_¿Qué parte no entiendes?
_Que somos amigos como excusa que no vale para decir que estás de infarto así vestida.
_No, eso no es exactamente pero bueno da igual. No tengo intenciones de ir de ligoteo así que da igual lo que digas.
_Señorita González últimamente está siempre a la defensiva.

                       Nada más llegar al restaurante vieron en la puerta a Sergio hablando con Analia, Gustavo y Helena. El resto estaba ya dentro. Sergio no pudo ocultar una mirada de admiración al verla llegar con aquel modelito. Pronto sus ojos se clavaron en las manos de Alejandro que rodeaban la cintura de Amanda.

_Felicidades, guapetona_dijo Helena nada más verla dejándole un par de besos.
_Hija, los años te sientan muy bien, cada día estás más guapa_comentó Gustavo.
_Sí, toda la razón porque aún estás más guapa que ayer_comentó Sergio dejándole un par de besos.
_Ale éste es Sergio, Sergio él es Alejandro. Hola Analia.
_Felicidades, guapísima_contestó con una amplia sonrisa. Analia se acercó para besarla aprovechando para susúrrale al  oído._.Tenía razón. Lo tienes en el bote.

                Amanda le sonrió y entraron en el restaurante. El resto de amigos enseguida se levantaron para saludar a la cumpleañera mientras le cantaban el cumpleaños feliz. Amanda se sentó presidiendo la mesa, tenía a un lado a Alejandro y al otro a Sergio.Ambos parecían estar en una competición por complacerla. Amanda estaba sorprendida, ¿por qué actuaba Alejandro de aquella manera? ¿Acaso sentía celos de Sergio? No, no tenía lógica alguna. ¿Por qué iba a estar celoso Alejandro?No, serían imaginaciones de ella. Aquello sería una simple competición masculina. Cosas del género masculino, incomprensibles para el género femenino. La cena transcurrió entre risas, anécdotas contadas miles de veces fueron repetidas para las nuevas incorporaciones al grupo.

_Pili, te aburrirás de escuchar las mismas historias. Estos son unos pesados cuando tienen un par de copas encima_comentó Amanda a la nueva novia de Jose, uno de los mejores amigos de Alejandro, al que ella conocía desde su llegada a Madrid.
_Ya me estoy empezando a dar cuenta_contestó Pili entre risas.
_Ja, pues, ya verás_dijo riendo Paloma.
_Mira que te gusta meter fueguillo_rió Alejandro.
_¿Os conocéis de hace mucho?_le preguntó Sergio a Amanda.
_Yo  los conozco desde mi llegada a Madrid., once años, ellos se conocen de toda la vida_respondió Amanda.
_Sí, eras la nueva hasta la llegada de Pili_comentó Alejandro acariciándole una mano bajo la atenta mirada de Sergio.

              Amanda estaba confundida. Seguía sin entender aquel comportamiento de Alejandro. ¿Qué pretendía con aquella actitud? ¿Qué quería demostrar?

_¿Puedes venir un momento?_le preguntó Amanda levantándose de la mesa._Ahora venimos_dijo al ver que todos los miraban.

               Amanda agarró a Alejandro de la mano y se lo llevó a la puerta de la calle. Todos los miraban. No sabían que pasaba. Alejandro tampoco entendía qué le pasaba a su amiga.

_¿Y bien?_preguntó Amanda una vez en la calle.
_¿Qué?_preguntó Alejandro sin entender nada.
_¿Cómo que qué? ¿Me puedes explicar a qué estás jugando? ¿Por qué llevas toda la cena haciéndome cariñitos, acariciándome la mano?¿Acaso está pasando algo que yo no sé?

                Alejandro comenzó a reírse mientras Amanda lo miraba sin pestañear.
_¿Me vas a explicar cuál es el chiste?
_Intento darle celos a tu amiguito.
_¿Perdón?
_Necesita que lo espabilen. Ha de ponerse las pilas si quiere algo contigo o vendrá alguien y te perderá.
_Pero, pero tú definitivamente te has vuelto loco.
_No, sólo pretendo ayudarte.
_¿Ayudarme?
_A ver Mandy, ¿acaso no te has puesto ese vestidito para él?
_No.
_¿No? ¿Para quién si no?
_Para ti no desde luego, Alejandro, estás como una p... regadera. Deja de meterte en mi vida.¿Cuándo he necesitado ayuda para salir con alguien?
_Últimamente no sales con nadie.
_¿Tal vez porque no quiero?_sus ojos echaban chispas. Estaba realmente crispada con la situación.
_¿Y por qué no?
_¿Y tú?
_No estamos hablando de mí. Además ya sabes que soy  un ser libre, no quiero ataduras pero tú no eres así.
_O igual sí. Por favor, deja de jugar.
_Vale, lo siento, no pensé que te molestara. Sólo quería ayudar._dijo mirándola a los ojos._.Le pediré disculpas.
_No, Ale, déjalo. No digas nada. Ya está.Dejémoslo estar.
_¿Te gusta? Parece un buen tío.
_Ale, sólo es un amigo. El tiempo dirá pero de verdad que no me apetece tener ningún lío amoroso ahora mismo.
_¿Por qué?
_Porque no y ya está. Venga vamos a entrar. ¿Tengo tarta y velitas?_preguntó colgándose del brazo de su amigo.
_¿Crees que te iba a dejar sin pedir tu  deseo?¿Qué vas a pedir?
_¡A ti  te lo voy a contar!

                Regresaron riendo a la mesa bajo la atenta mirada de todos. Sergio le sonrió nada más sentarse. Amanda le devolvió la sonrisa con un guiño. Una vez todos en la mesa Alejandro le hizo un gesto al camarero y enseguida se apagaron las luces y llegaron con la tarta con veintinueve velas al ritmo del cumpleaños feliz. Amanda sopló las velas mientras pidió su deseo aunque sabía que no se cumpliría. Amanda hizo los honores cortando la tarta. Tenía una pinta deliciosa, Amanda conocía aquella tarta, era la tarta de tres chocolates que tanto le gustaba.

_¿La ha hecho tu madre?
_Sí, la traje esta mañana cuando fui a por la ropa.
_Está deliciosa, como siempre. No llamo a tu madre ahora porque no es hora pero ya le daré las gracias mañana.

                Tras la tarta llegó el brindis y tras de él se fueron a un local cercano, al que solían ir los fines de semana.Amanda no paraba de bailar. Estaba cansada pero se lo estaba pasando verdaderamente bien. Amanda estaba en medio de la pista bailando con las chicas cuando vio a Alejandro y Sergio hablando amigablemente mientras se tomaban una copa apoyados en la barra. De pronto, una melodía familiar comenzó a sonar. Sí, era I"ve got you under my skin. Recordó su conversación con Alejandro de la noche anterior y no pudo evitar sonreír. Lo buscó con la mirada. Sabía que aquella canción era cosa suya. Ella lo miró y le hizo un gesto con las manos, diciéndole que ella y él dentro de diez años irían al concierto. Alejandro se rió. Enseguida entendió lo que ella quería decirle y acudió al centro de la pista a bailar con su amiga.

_¿La has pedido tú, verdad?
_¿Yo? ¡Líbreme dios de ello!
_Mira que eres tonto, ¿de qué hablabas con Sergio?_preguntó mientras bailaban.
_Nada. Le he pedido disculpas por lo de antes y luego le he dado mis bendiciones.
_¿Estás de coña, verdad?
_No_rió Alejandro._.También le he dicho que si te hacía sufrir se los cortaba_continuó riendo mientras le daba una vuelta a Amanda, dejándola caer sobre su brazo.
_Alejandro Rodríguez estás como una regadera, ¿por qué lo has hecho?
_¿Porque te quiero? ¿Porque eres mi mejor amiga?
_Ya. Bueno, pues, de amiga a amigo deja de intentar liarme con la gente. ¿Hablas con los líos de Carlos o Jose? No digo de Gustavo porque está con Helena desde antes de cristo.
_Si es necesario sí_bromeó Alejandro._.Hala, mi ración de baile se ha acabado hasta tu próximo cumpleaños.
_Sí, sí, hasta que te busques una novia a la que le guste bailar.
_¿Novia yo? Quita quita, sabes que no gasto de eso_contestó mientras ambos se acercaban a la barra.
_¿No bailas?_preguntó Amanda a Sergio.
_No, no es lo mío. Tengo dos pies izquierdos.
_¿Qué os pasa a los hombres que sois unos negados para el baile?
_Preferimos contemplaros_contestó Alejandro mientras Sergio le daba la razón.
_Estoy muerta_comentó Amanda dándole un sorbo a su copa._.Creo que ésta se retira.
_Y yo.Si quieres te llevo_comentó Sergio.
_Gracias, no te diré que no. Ale, acompañas luego a Analia a su casa, vive cerca de tu casa.
_A sus órdenes. No problem.
_¿Nos vamos?_preguntó Sergio.
_Cuando quieras. Ale, te veo mañana. No sigas bebiendo.
_Sí, señorita. Nos vemos mañana.

                        Se despidieron de todos y se marcharon. Pasaban de las tres de la mañana. Sí, los tacones son muy bonitos pero los pies te los destroza, sobre todo tras bailar un par de horas con ellos. Amanda se puso la chaqueta nada más salir. Sí ya inauguraban junio pero el aire seguía fresquito a esas horas. Durante un rato caminaron en silencio.

_Mis amigos están un poco locos pero son encantadores cuando los conoces.
_Sí, ya me he dado cuenta.
_Y, Ale, Alejandro es muy protector.
_Ya, lo sé pero es muy agradable tú "no exactamente novio", ya he entendido el concepto.
_Ja ja ja, ¿qué?
_Nada, ya sé que no sois novios. No sé porqué no lo sois pero me alegro.
_¿Te alegras?
_Sí, claro, nos da oportunidades al resto.
_Ah_respondió Amanda con una sonrisa.
_Aquí está mi coche. Adelante señorita cumpleañera_comentó Sergio abriéndole la puerta.
_Gracias.
_Las que tú tienes_contestó cerrando la puerta de Amanda.

                    Amanda lo vio dando la vuelta al coche para entrar en él mientras pensaba por qué no podía enamorarse de aquel chico. Sergio era el chico que le convenía, lo tenía todo,salvo que no era Alejandro. Una vez aparcados ante la puerta de casa de Amanda,  Sergio rebuscó tras de su asiento. Cogió un pequeño paquete, que estaba escondido entre su asiento y el trasero.

_Toma, esto es para ti.
_¿Por qué?
_Ha sido tu cumpleaños. Es una tontería.
_No tenías que comprarme nada.
_Me apetecía. Anda ábrelo.
_Gracias_dijo Amanda abriendo el pequeño paquete de color rosa fucsia. Nada más quitar el papel se encontró con una pequeña cajita en el mismo color. La abrió, había un pequeño colgante plateado en forma de estrella._.Es muy bonita. Gracias_contestó acercándose para darle un par de besos. Sergio fue más rápido y sus labios se interpusieron en su camino. Amanda no esperaba aquel beso. La había cogido por sorpresa. No estaba preparada para aquella situación.
_Te acompaño a la puerta_dijo Sergio bajándose sin darle tiempo a replica.

                     Amanda cogió su pequeño bolso y bajó del coche. Él la esperaba al otro lado. Amanda le sonrió y caminaron hasta su puerta.

_Gracias por traerme, acompañarme y la estrella.
_Gracias a ti por haberme invitado. Ha estado bien a pesar de todo.
_¿A pesar de todo?
_Sí, a pesar de la primera parte de la noche en la que creía que entre Alejandro y tú había algo más.
_Ya. Bueno, hasta el lunes.
_Sí, el lunes nos vemos pero si mañana te apetece podemos vernos.
_Mañana como con los padres de Alejandro y luego he de venir a casa para planchar y hacer todas esas cosas que de lunes a viernes es imposible.
_Vale, entiendo un no.
_No, no es un no, es la verdad_contestó Amanda con una sincera sonrisa._Bueno, que descanses_dijo Amanda intentando acabar con el incómodo silencio.
_Buenas noches_dijo antes de volver a besarla._.Hasta el lunes.

                    Sergio caminó hasta el coche mientras Amanda seguía ante la puerta. Una vez dentro Amanda se despidió de él. Cerró la puerta tras comprobar que no se iría hasta no verla dentro. Llamó al ascensor. Se quitó los zapatos mientras esperaba su llegada. Le dolían los pies. Mañana nada de tacones pensó al sentir el frescor del suelo en los pies, las finas medias no servían de aislante. Recorrió la casa a oscuras. No necesitaba la luz para andar por ella. La conocía a la perfección. Dejó los zapatos junto a la cajonera de su habitación, colocó la chaqueta en el respaldó de la silla y el bolso sobre ella. Estaba cansada. Agotada, más bien. Debo estar haciéndome mayor cada vez aguanto menos pensó quitándose el vestido y las medias. Tanteó bajo su almohada hasta encontrar la camiseta. Nada más cogerla le llegó su olor, el aroma del perfume de Alejandro estaba impregnado en ella. Se puso la camiseta aspirando el olor, le reconfortaba. No tenía ganas pero sabía que debía desmaquillarse. Cogió las medias y las dejó en la cesta de la ropa sucia antes de limpiarse e hidratarse el rostro.

               Apagó la luz del baño y pasó por la cocina antes de ir a la cama. Le apetecía un buen vaso de agua fresca. Demasiado vino durante la cena pensó.

_Hora de acostarse_dijo en voz alta de camino a la cama.

Nada más acostarse buscó la almohada sobre la que había dormido Alejandro. Olía a él. Cerró los ojos y de pronto le vino a la mente los besos de Sergio. Sí, besaba bien pero ella no había sentido nada. Nada de nada. Estaba total y completa enamorada de alguien que no la amaba y no podía hacer nada para impedirlo. Sí, podría actuar con lógica pero ¿quién puede actuar con la cabeza cuando se trata de asuntos del corazón? Imposible, la lógica no podría triunfar en este tema. Volvió a cerrar los ojos y en seguida llegó al  mundo de los sueños.

                 Diez de la mañana marcaba el despertador al abrir los ojos. Había dormido de un tirón. Sed tenía sed. Sí, demasiado alcohol la noche anterior. Se levantó y fue directa a la cocina, necesitaba un buen vaso de agua. Puso la cafetera en marcha antes de meterse en la ducha. Justo comenzaba a pitar la cafetera cuando se enrollaba la toalla. Sonrió recordando el comentario del día anterior de Alejandro.

_Mierda, Amanda, deja de pensar en él_dijo en voz alta de camino a la cocina.

Apartó la cafetera del fuego.Le encantaba el olor del café recién hecho, le recordaba a casa, a su madre. Tenía ganas de ir a casa. Sí, el próximo fin de semana conduciría hasta allí. Necesitaba los mimos de sus padres. Regresó al baño para hidratarse la piel. Se puso un bonito juego de lencería y el batín. Se sirvió el café con leche y lo llevó al salón. Lo tomaría viendo la tele. Nada más entrar en el salón sus ojos fueron a parar al gran ramo de rosas azules. Su aroma invadía el salón. ¿Cómo no enamorarse de él si tenía esos detalles?
 * * *

 

_Bonito colgante, no te lo había visto_dijo Alejandro al darle un par de besos de saludo.

_Lógico, es nuevo.

_¿Un regalo?

_Sí. Hola, Joaquín.

_Hola, guapísima. Feliz cumpleaños_contestó Joaquín tras darle un par de besos.

_Almudena, gracias por la tarta, estaba deliciosa_comentó al verla.

_Gracias, cariño, felicidades_dijo mientras la abrazaba._.Bonita estrella.

_Sí, eso le decía yo.

_Sí, sí que es bonita. Un regalo de cumpleaños de un amigo.

_Buen gusto, Alejandro.

_No, no se la he regalado yo, mamá.

_No, Ale, me ha regalado un precioso ramo de rosas azules y tres días en un hotelito con spa, claro que tiene truco_dijo sonriendo._.He de aguantarlo los tres días.

 

                 De pronto Amanda se quedó mirando el cuello de Alejandro. No sabía si veía bien o sus ojos la engañaban. No, no estaba equivocada, aquello era un chupetón. Pero,¿con quién demonios había estado? Su humor cambió de pronto. Le dolía en el alma el hecho de imaginárselo con otra chica. Estaba claro que necesitaba un cambio. Necesitaba borrarlo de su mente pero ¿cómo lo hacía? Ya no podía soportar más aquella situación. Durante la comida sus ojos no dejaban de posarse en el cuello de Alejandro.Él terminó por darse cuenta. Afortunadamente sus padres no se percataron de lo que le pasaba.

 

_Bueno, me voy. Hoy me toca planchar. Muchas gracias por la comida, como siempre estaba deliciosa.

_¿Ya te vas?_preguntó Almudena.

_Sí, ayer no hice nada en casa y hoy he de ponerme las pilas, entre semana no tengo tiempo de nada.

_Te acompaño al coche_dijo Alejandro.

_Nena, cuando llegaste a esta casa con dieciocho años eras muy bonita pero ahora eres una mujer guapísima_dijo sinceramente Joaquín dándole un abrazo en la puerta.

_Gracias, Joaquín.

_Hala, ya está aquí el ascensor. Ahora subo.

_Hasta luego_dijo Amanda una vez dentro.

_¿No vas a preguntar nada?_preguntó Alejandro nada más cerrarse la puerta del ascensor.

_¿Qué tengo que preguntarte?

_Lo sabes perfectamente. No has dejado de mirar mi cuello durante la comida.

_Eres mayorcito, sabrás lo que haces y con quién. 

_¿Estás enfadada?

_No, ¿por qué iba a estarlo?

_No lo sé. Bebí demasiado, Mandy.

_Alejandro, no has de justificarte conmigo.

_Lo sé pero necesitaba decírtelo.

_¿Por qué?_preguntó entre indignada y cabreada.

_No lo sé pero necesitaba hacerlo. Es que me lié con

_Ale, de verdad, no necesito saberlo.

_Pero necesito decírtelo. Me lié con Analia.

 

                             Los ojos de Amanda reflejaban su estupor. Aquello sí que no lo soportaba. Se había liado con su mejor amiga pero ¿por qué le tocaba vivir a ella esta situación?¿Así iba a comenzar los veintinueve? Pues, mejor imposible. Esto era lo que le faltaba.

 

_Analia_vocalizó caminando hacia su coche.

_Lo siento.

_¿Por qué me pides perdón? Sabréis vosotros lo que hacéis. Ahora no me vengáis a contar vuestros problemas no quiero estar en medio.

_No, no. No va a volver a pasar. Si ni siquiera me gusta.

_Ale, no me jodas. ¡Es mi mejor amiga! Y encima compañera de trabajo. No quiero saber nada más. Gracias por acompañarme.Ya te puedes ir. 

_Estás enfadada, lo sabía.

_¿Lo sabías? Ale, déjalo. No quiero saber nada más. ¡Qué  tengas buena tarde!_dijo entrando en el coche y poniéndolo en marcha.

Elva Marmed

          

            

 

 

Fuente: este post proviene de El Blog de Elva Marmed, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él ...

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitua ...

Menta y Chocolate.

Menta y Chocolate Hace unos meses me metí de lleno en un nuevo proyecto, en una nueva historia. En una historia, que capítulo a capítulo, o casi mejor decir, cucharada a cucharada, fue publicándose s ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 10.

MADRID, AGOSTO 2008 Nunca antes se le había hecho tan largo el trayecto de Valencia a Madrid. Estaba ansiosa por llegar al hotel. Había quedado verse allí con Alejandro. Así que los dos acudirían al hotel, el cual estaba en Navacerrada.Amanda esperaba no perderse. Había buscado la dirección en Internet y creía tener bien claro como llegar. Estaba realmente ilusionada con a ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos. Capítulo 12.

Madrid, Octubre 2008 _Alejandro, ¿ya no vas a volver a irte?_No, mamá, ya me quedo aquí. Ya Andrés ha regresado tras la baja así que aquí me tendrás hasta que me mude._Pero,¿estás seguro en eso de irte de alquiler?_Mamá, ¿no crees que ya es hora que me marche de casa? _No digo que no pero ¿por qué no esperas a encontrar una oportunidad de compra?_Mamá, ya lo tengo decidido, me voy de alquiler._Va ...

música y lectura amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 9.

El calor cada vez comenzaba a ser más insoportable. El aire olía diferente. El ambiente era diferente. En el trabajo se notaba que todos trabajaban más alegres porque las vacaciones llamaban a la puerta. Los más adelantados ya las habían disfrutado, otros estaban de lleno metidas en ellas y luego estaban los que como Amanda aún no las habían empezado, pero las esperaban como agua de mayo. Amanda l ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 20.

Valencia, Junio 2009 Amanda corría de un lado a otro. Quería tener la casa perfecta para la llegada de Sergio. No es que tuviera mucho que recoger. Su hermana no entendía como tenía la casa tan recogida teniendo un bebé. A ella le faltaban horas. Amanda necesitaba el orden en su vida, siempre había sido metódica, ordenada...Diego había sido el único desvío en su camino, eso sí, un d ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 7.

Se sentí tan bien entre sus brazos. Le reconfortaba tanto sus abrazos. Allí estaba despidiéndose de su amigo. Dándole el más sincero de los abrazos. Conteniéndose las ganas de besarlo y gritarle un "Te quiero". No, por mucho que aquellas dos palabras intentaran alcanzar su aparato fonador. Ella las mantenía arrinconadas. No les permitía salir. No, sólo le faltaba soltar aquella bomba par ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 6.

Valencia, 2008 Amanda se sintió perdida al abrir los ojos. No recordaba donde estaba. Aquella habitación no le era familiar. El olor sí. Olía a buñuelos. Buñuelos caseros. Buñuelos de calabaza hechos por su madre. El familiar y dulce aroma de los buñuelos le hizo recordar que estaba en Valencia, en casa de sus padres. Aquella casa no le era familiar. Sus padres se habían mudad ...

general

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 1.

PRIMERA PARTE : "I"ve got you under my skin" MADRID, MAYO 2008... He metido la pata. Esta vez la he metido hasta el fondo. Sólo a mí se me ocurre enamorarme de él. Amanda, cada día estás más tonta. Parece mentira que a estas alturas de la vida no hayas aprendido la lección. Amanda,ya no eres una niña. La próxima semana cumples veintinueve años. ¿Y qué has aprendi ...

general

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 2.

_De verdad que no entiendo a estos dos y a tu hijo menos. ¿Cuándo se va a dar cuenta que Amanda está enamorada de él?_le preguntó Joaquín a Almudena tras quedarse solos._No lo sé. A mí se me escapa de mi comprensión. No entiendo esta relación que tienen. Ya verás que terminarán haciéndose daño si no tiempo al tiempo._Me dan ganas de darle dos collejas a tu hijo, de verdad_dijo Joaquín levantándose ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 19.

Valencia, Mayo 20009 Poco a poco, Amanda y Diego fueron acoplándose la una al otro y viceversa. Amanda comenzaba a tener claro que ahora todo giraba en torno a Diego. Su vida giraba entorno a él. Diego marcaba los tiempos. Una madre lo es las veinticuatro horas del día. No hay jornadas partidas o continuas. No hay contratos de treinta y cinco o cuarenta horas a la semana. No hay ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 11.

Segunda Parte: Something Stupid Valencia, Octubre 2008... Parecía estar cogiendo forma. Aquel empezaba a ser el piso que se había imaginado. Nunca le estaría del todo agradecida a su hermana, que estaba allí al pie del cañón, ayudándola con los últimos detalles a pesar de sus veintidós semanas de embarazo. Ya comenzaba a notársele la barriga aunque Amanda a veces pensaba dónde demo ...