El Blog de Elva Marmed Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 20.

Valencia, Junio 2009



      
        Amanda corría de un lado a otro. Quería tener la casa perfecta para la llegada de Sergio. No es que tuviera mucho que recoger. Su hermana no entendía como tenía la casa tan recogida teniendo un bebé. A ella le faltaban horas. Amanda necesitaba el orden en su vida, siempre había sido metódica, ordenada...Diego había sido el único desvío en su camino, eso sí, un desvío maravilloso del que no se arrepentía.  Los signos de la presencia de un bebé eran inevitables, el carrito estaba en medio del salón, la minicuna esperaba apoyada en una pared del salón a volver a casa de su hermana. Diego ya dormía en su cuna, en su habitación. Aún no llegaba a los dos meses pero su tamaño y, que no paraba de moverse,hacía que la minicuna fuera demasiado pequeña para él. Para Amanda lo peor de aquel traslado era tener que ir a su habitación de madrugada para darle de mamar. Afortunadamente, el verano estaba comenzando y la casa no estaba fría.

     Necesitaba ducharse. Necesitaba quitarse aquel olor a bebé. No, a bebé no, a leche materna.Sabía que eso era imposible, aquel olor era su olor actual. En realidad no sabía si todo el mundo percibía aquel olor o era cosa de ella. Bueno, de ella no, Diego lo percibía porque juraría verlo salivar nada más olerla. Echó un vistazo a su pequeño. Dormía plácidamente en su cuna. Miró la hora. Tenía tiempo de una ducha rápida y de arreglarse un poco. Era realmente placentero sentir el agua recorrer su cuerpo, el olor de las esencias de su aceite de baño. Se entretuvo desenredando su melena. Necesitaba cortársela un poco. Sí, antes de incorporarse al trabajo pasaría por la peluquería.

          Terminaba de hidratarse el cuerpo cuando escuchó los sollozos de Diego. Era increíble. ¿Cómo era posible tal conexión? ¿Cómo era posible que sólo oyendo a su hijo comenzara a salirle leche? Se puso el juego de ropa interior. Aquel sujetador era cualquier cosa menos sexy pero ¿acaso quería estarlo?
_¿Cómo pueden ser tan horrorosos los sujetadores de lactancia? ¿Volverán a servirme mis preciosos sujetadores?_dijo medio en risa saliendo rumbo a la habitación de su hijo.
_Hola, bichito, ¿ya vuelves a tener hambre?_preguntó Amanda mirando embobada a su hijo que la recibía moviendo sus manos y sus piernas sin parar._,¿cómo es posible que hayas crecido tanto en siete semanas?
 Amanda cogió a Diego para darle de mamar. Se sentó en su ya incondicional sillón mientras no podía evitar reír al ver la boca de su hijo buscando su comida.
_Cariño, vas a hacer que me entre complejo de vaca.
****

              Afortunadamente, Sergio no se había adelantado. Amanda dejó a Diego tumbado en su cama mientras ella se vestía. Amanda entraba y salía de su vestidor. Nada le convencía. No quería parecer haberse vestido para él pero tampoco quería ponerse cualquier cosa. Diego la observaba desde la cama, levantando su torso y moviendo su cabeza de un lado a otro. Le gustaban los vivos colores de la cama de su madre. 

_Nada, vaqueros y una camiseta. Ya está, ¿para qué más?  ¿Cómo está mami, Diego? ¿Estoy guapa?

Amanda terminaba de colocarse la camiseta cuando sonó el timbre. El corazón le dio un vuelco. ¿Por qué estaba tan nerviosa? La incertidumbre de no saber qué iba a pasar aquel fin de semana la ponía nerviosa. ¿Seguía Sergio sintiéndose atraído por ella?¿Intentaría algo aquel fin de semana? 

_Hola_dijo un sonriente Sergio nada más Amanda abrir la puerta con Diego en brazos.

_Hola_Saludó Amanda con una sincera sonrisa en los labios.

_Eres tan guapo como tu mamá_dijo Sergio acariciando la cabecita de Diego y besando calidamente a Amanda en los labios.

_Su mamá te da las gracias y pasa no vamos a quedarnos eternamente en la puerta.

****

 _Tenemos aproximadamente tres horas para poder cenar tranquilos antes de que vuelva a reclamarme_dijo Amanda que acababa de acostar a Diego en su cuna tras haberse quedado dormido cenando.

_Vuelvo a repetirte que estás impresionante. Nadie diría que has tenido un niño hace menos de dos meses.

_Gracias_contestó Amanda sacando del horno el pescado._.Hay una botella de vino blanco en la nevera.

_¿Las copas?_prguntó Sergio.

_Copa para ti, en ese mueble, yo no puedo beber mientras esté dando de mamar.

_¿Voy a beber solo?

_Me temo que sí.

_Bueno, no será lo mismo. Ese pescado huele muy bien pero no tanto como tú.

_Vaya, gracias, yo tengo la impresión que huelo a mamá.

_Huelas a lo que huelas lo haces muy bien.

_Gracias_contestó Amanda sirviendo los platos y dejándolos sobre la mesa._,¿cenamos?

_Sí, habrá que probar ese pescado_contestó Sergio guiñándole un ojo.

                   La cena transcurrió tranquila. Amanda se sentía cómoda, halagada con los constantes piropos de Sergio. Hacía tiempo que no se sentía tan bien, que no se sentía mujer. Era tan agradable sentirse deseada una vez más. Sergio reía de sus historias, de sus anécdotas de mamá primeriza. Sergio miró la hora.

_¿Tienes prisa?_peguntó Amanda.

_Ninguna. Sólo estaba mirando cuando Diego te reclamaría.

_Je, no tardará mucho pero a esta hora come y sigue durmiendo así que me tendrás de vuelta enseguida_dijo Amanda que acababa de terminar de fregar los platos.

_Genial porque me gustaría robarle un rato a su mamá_comentó Sergio que estaba justo detrás de ella y acababa de besarle el cuello.

_Uff...

_¿Uff...? ¿Qué quiere decir eso?_preguntó antes de volver a besarla.

_Nada_dijo Amanda dejándose llevar por el beso.

 Madrid, Junio 2009 

  El silencio reinaba en el comedor. Sólo se escuchaba las respiraciones de los cuatro comensales. Joaquín parecía estar escrutando a Teresa. Sí, tanto él como Almudena deseaban ver a su hijo feliz pero no se esperaban aquella sorpresa.

_¿Entonces, os conocéis del trabajo?_preguntó Joaquín.

_Sí, así es.

_Otra periodista más, esta casa parece estar siempre llena de ellos_comentó antes de dar un nuevo bocado a su filete.

_Sí, supongo que su hijo habrá traído a muchos compañeros de profesión a casa.

_En realidad, ahora que lo pienso no_contestó Joaquín._.Sí, pensándolo mejor sólo a Amanda_continuó bajo la atenta mirada de Alejandro y Almudena, que lo recriminaba con la mirada_, claro que han sido tantos años entrando en esta casa.

_Papá.

_Sí, Alejandro_contestó Joaquín mirándolo por encima de sus gafas.

_Nada, déjalo.

_¿Postre?_preguntó Almudena._, he hecho tarta de tres chocolates. 

_La favorita de Amanda_contestó Joaquín empeñado en sacar su nombre en la mesa.

_¡Papá!

_No, gracias, el chocolate tiene muchas calorias_contestó Teresa.

_¿De verdad, no quieres?, la tarta de mi madre es, probablemente, la más buena de todo Madrid.

_¡No seas exagerado!_Rió Almudena.

_No es exagerado, Amanda, también opina lo mismo así que al menos somos tres lo que pensamos así.

_Bueno, probaré un poquito_dijo una cohibida Teresa.

**** 

        Tras terminar el postre, como era habitual, se sentaron en el salón frente al televisor para disfrutar del café viendo una película. Alejandro encendió la tele nada más acomodarse en el sofá bajo la atenta mirada de su padre.

_French Kiss_dijo Almudena. Me encanta Meg Ryan. 

_Me gusta esta comedia.¿La has visto?_preguntó Alejandro a Teresa.

_No la recuerdo.

_Seguro que has debido de verla, está muy bien. Ya verás.

El silencio volvió a apoderarse de ellos. Nada de comentarios, nada de charlas y risas durante la película. A Alejandro le vino a la mente la última película que había visto allí con Amanda, La máscara del Zorro. No pudo evitar una sonrisa al recordar la conversación. Sí, ese había sido el día que habían dicho de tener un hijo juntos. Sí, si dentro de ¿nueve años ya? seguían solos tendrían un hijo juntos. ¿Se lo tomaría en serio Mandy? pensaba mientras veía la película ¿Seguirá en pie la idea de el hijo?¿Me buscará dentro de nueve años? De pronto sonó aquella canción y su cara cambió. Los acordes de Dream a Little Dream of Me rompieron el silencio del salón y, por algún motivo, le traía la imagen de Amanda a la mente.

              Almudena se percató de aquel cambio en su hijo. No sabía qué le había pasado pero sabía que algo había cambiado.

_Me encanta esta canción_dijo Almudena.

_Sí, es muy bonita_contestó Joaquín.

_No la conocía_comentó Teresa._.Miento, sonaba en tu coche el día que...que fuimos al cine_dijo Teresa.

_Puede ser, no lo recuerdo_Mintió Alejandro, viniéndole a la mente que aquella no era la primera vez que aquella canción le traía el recuerdo de Amanda.
****

              En el coche sólo se escuchaba la música. Aquella película lo había revuelto por dentro. No, la película no, aquella canción. ¿Por qué era incapaz de escucharla sin acordarse de ella? ¿Qué estás haciendo Alejandro?No, la quieres. No le hagas daño. pensaba de camino a casa de Teresa. Estaba de suerte un coche salía justo cuando ellos llegaban. Alejandro aparcó el coche.
_¿Subes?_preguntó Teresa.
_No, espera un momento.Tenemos que hablar.
_¿Hablar? Sube a casa y hablamos_dijo tras intentar besarlo.
_No, espera un minuto. Teresa, no estoy enamorado de ti y yo no puedo seguir adelante con algo que es una mentira.
_¿Qué?
_Lo siento.
_Si esto lo estaba viendo venir. ¿Es por la Amanda esa, no? Tu padre ha estado toda la comida nombrándola. ¿Te dejó? ¿Era tu novia?
_No, no es eso. Déjalo. No quiero hablar de eso. Entre Amanda y yo no hay nada y no va a haber nada. Es por mí y por ti, yo no te quiero_dijo antes de Teresa salir del coche de un portazo._Alejandro, sólo a ti se te ocurre liarte con alguien del trabajo_dijo antes de arrancar el coche.

Valencia, Junio 2009

                         Es esa melodía. Me encanta esta canción. Me gusta la cara de mi madre cuando la escucha y la canta para mí. Siempre baila conmigo cuando suena. Me gusta bailar con mamá. Sus ojos brillan de una manera muy especial cuando bailamos juntos. ¿Son todas las mamás tan guapas? Me gusta mucho mi mamá pero creo que le pasa algo. Hay momentos en los que sus ojos brillan de una manera especial, sí, cuando me habla de mi papá pero no sé dónde está. Éste chico no es. Me gusta pero sé que no es mi papá. A mi mamá no le brillan los ojos con él como cuando me cuenta cosas de mi padre.

_
Sergio,escúchame_dijo Amanda haciendo que Sergio se temiera lo peor.
_¿Qué me vas a decir? Alejandro, ¿verdad? Él se sigue interponiendo entre nosotros.
_Lo siento, Sergio. No puedo hacerte esto. No puedo comenzar algo contigo sin estar enamorada de ti. Te juro que lo he intentando. Me ha encantado tenerte aquí. Me has hecho disfrutar, me has hecho volver a sentirme mujer pero...
_No estás enamorada de mí sino de Alejandro_la interrumpió Sergio.
_Sí, es una jodienda pero es así. Lo siento por ti y por mí.
_Sabía que esto podía pasar pero no quería dejar pasar la oportunidad antes de dejar de intentarlo.
_Lo siento, de verdad.
_No te sientas culpable por algo que no puedes evitar. Mejor recojo mis cosas antes de que se haga más tarde para volver_dijo Sergio levantándose del sillón._.Me voy.
_No hace falta que te vayas ya.
_Tengo cuatro horas de camino. No, no te levantes. Sigue dándole de mamar a Diego_dijo acercándose a ella para darle un beso en los labios._.Sabes que puedes seguir contando conmigo. Cuídate. Diego, cuida de tu mamá, es una mujer increíble.

Madrid, Junio 2009

                 Alejandro respiró profundamente antes de ponerse en marcha. Nada más darle al contacto la voz de Elvis Costello se apoderó del coche. Hacía mucho que no escuchaba aquella canción. ¿Por qué ahora todas las canciones hablaban de la misma persona? Todas las canciones hablaban de Amanda o, al menos, para él.

          
She may be the face I can"t forget
The trace of pleasure or regret
Maybe my treasure or the price I have to pay
She may be the song that summer sings
May be the chill that autumn brings
May be a hundred different things
Within the measure of a day - See more at: http://www.allspirit.co.uk/she.html#sthash.faPaOPB4.dpuf

She may be the face I can"t forget
The trace of pleasure or regret
Maybe my treasure or the price I have to pay
She may be the song that summer sings
May be the chill that autumn brings
May be a hundred different things
Within the measure of a day - See more at: http://www.allspirit.co.uk/she.html#sthash.faPaOPB4.dpuf

 She maybe the face I can"t forget

The trace of pleasure or regret

Maybe my treasure or the price I have to pay

She maybe the song the summer sings

May be the chill tha autumn brings

or regret
Maybe my treasure or the price I have to pay
She may be the song that summer sings
May be the chill that autumn brings
May be a hundred different things
Within the measure of a day - See more at: http://www.allspirit.co.uk/she.html#sthash.faPaOPB4.dpuf

May be a hundred different things

Within the measure of the day

_¿Te podré olvidar algún día, Amanda?

Elva Marmed

She maybe the reason I survive
The why and wherefore I"m alive
The one I care for through the rough and ready years
Me, I"ll take the laughter and her tears
And make them all my souvenirs
For where she goes I"ve got to be
The meaning of my life is
She....She
Oh, she....
Lyrics Index

© Gillian Washington, 2012 : Home : Contact : Copyright Notice : Cookie & Privacy Policy

or regret
Maybe my treasure or the price I have to pay
She may be the song that summer sings
May be the chill that autumn brings
May be a hundred different things
Within the measure of a day - See more at: http://www.allspirit.co.uk/she.html#sthash.faPaOPB4.dpuf

- See more at: http://www.allspirit.co.uk/she.html#sthash.faPaOPB4.dpuf

Fuente: este post proviene de El Blog de Elva Marmed, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él ...

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitua ...

Menta y Chocolate.

Menta y Chocolate Hace unos meses me metí de lleno en un nuevo proyecto, en una nueva historia. En una historia, que capítulo a capítulo, o casi mejor decir, cucharada a cucharada, fue publicándose s ...

Recomendamos

Relacionado

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 19.

Valencia, Mayo 20009 Poco a poco, Amanda y Diego fueron acoplándose la una al otro y viceversa. Amanda comenzaba a tener claro que ahora todo giraba en torno a Diego. Su vida giraba entorno a él. Diego marcaba los tiempos. Una madre lo es las veinticuatro horas del día. No hay jornadas partidas o continuas. No hay contratos de treinta y cinco o cuarenta horas a la semana. No hay ...

general

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 3.

_¿Sigue en pie lo de hoy?_ le preguntó Sergio entrando detrás de ella en el ascensor._Ah, hola, buenos días, Sergio. Sí, sí, claro, a no ser que tú tengas algo y no puedas._No, algo muy importante debería ser para que yo anulara esa copa_contestó Sergio bajo la atenta mirada de Analia._Bueno, nos vemos luego, entonces_dijo Amanda con una sincera sonrisa saliendo del ascensor porque ya había llega ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos. Capítulo 12.

Madrid, Octubre 2008 _Alejandro, ¿ya no vas a volver a irte?_No, mamá, ya me quedo aquí. Ya Andrés ha regresado tras la baja así que aquí me tendrás hasta que me mude._Pero,¿estás seguro en eso de irte de alquiler?_Mamá, ¿no crees que ya es hora que me marche de casa? _No digo que no pero ¿por qué no esperas a encontrar una oportunidad de compra?_Mamá, ya lo tengo decidido, me voy de alquiler._Va ...

general amor blog novela ...

Nunca fuimos dos. Capítulo 13.

Valencia, Noviembre 2008. Decir lo contrario sería negar la evidencia. Sí, era agradable sentirse querida. Era agradable sentir el contacto de otro cuerpo, de otras manos recorriendo su piel, de otros labios buscando los suyos...pero,era eso, sólo eso, agradable. Agradable es la sensación de una humeante taza de café bajo el frío del invierno. Agradable es el olor de las sáb ...

general

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 2.

_De verdad que no entiendo a estos dos y a tu hijo menos. ¿Cuándo se va a dar cuenta que Amanda está enamorada de él?_le preguntó Joaquín a Almudena tras quedarse solos._No lo sé. A mí se me escapa de mi comprensión. No entiendo esta relación que tienen. Ya verás que terminarán haciéndose daño si no tiempo al tiempo._Me dan ganas de darle dos collejas a tu hijo, de verdad_dijo Joaquín levantándose ...

general

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 4.

Amanda, ¿ésta es tu manera de darle carpetazo al tema Alejandro? ¿Así es como pretendes olvidarte de él? Genial, Amanda, eres un crack. Una vez más acabas en la cama con la persona a la que quieres olvidar. La consciencia de Amanda no hacía más que darle vueltas y vueltas al tema Alejandro. La había vuelto a fastidiar. Una vez más había terminado en la cama con él. Sí, ambos disfrutaban pero ella ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 7.

Se sentí tan bien entre sus brazos. Le reconfortaba tanto sus abrazos. Allí estaba despidiéndose de su amigo. Dándole el más sincero de los abrazos. Conteniéndose las ganas de besarlo y gritarle un "Te quiero". No, por mucho que aquellas dos palabras intentaran alcanzar su aparato fonador. Ella las mantenía arrinconadas. No les permitía salir. No, sólo le faltaba soltar aquella bomba par ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 10.

MADRID, AGOSTO 2008 Nunca antes se le había hecho tan largo el trayecto de Valencia a Madrid. Estaba ansiosa por llegar al hotel. Había quedado verse allí con Alejandro. Así que los dos acudirían al hotel, el cual estaba en Navacerrada.Amanda esperaba no perderse. Había buscado la dirección en Internet y creía tener bien claro como llegar. Estaba realmente ilusionada con a ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos : Capítulo 6.

Valencia, 2008 Amanda se sintió perdida al abrir los ojos. No recordaba donde estaba. Aquella habitación no le era familiar. El olor sí. Olía a buñuelos. Buñuelos caseros. Buñuelos de calabaza hechos por su madre. El familiar y dulce aroma de los buñuelos le hizo recordar que estaba en Valencia, en casa de sus padres. Aquella casa no le era familiar. Sus padres se habían mudad ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 18.

Valencia, Mayo de 2009 Las voces cada vez las escuchaba más lejanas. Sabía que su madre y la matrona le estaban hablando pero Amanda sólo tenía oídos para aquel llanto de bebé. De su bebé. Diego lloraba. Sí, estaba escuchando a su hijo llorar mientras la matrona se lo entregaba. El universo parecía haberse parado. No había nada más. Sólo estaban su hijo y ella. Allí uno junto al otro. ...