comunidades

La respuesta es sí



Casi siempre intento tener un título ya preparado antes de empezar a redactar. Creo que es una de esas manías mías de querer tenerlo todo atado, de tener un patrón, una guía, un algo que no permita que me salga de los bordes al escribir. Hoy, en cambio, no lo voy a hacer. Hoy voy a dejar que fluya el texto, que me dé por si solo un título cuando llegue al desenlace, que se ponga la etiqueta sin que yo se la pegue en la frente antes de ni tan siquiera decirle “hola, qué tal”, que me enseñe a no pensar en un final anticipado.

Así que voy a ir línea por línea contando cada uno de los pasos, como si estuviera caminando.

bbc6885f6971c90f49ec3fa461e2b96f


Un. Dos. Tres. Comencemos. Vosotros no lo veis, pero en este momento estoy estirando los dedos de las manos y alargando el cuello hacia el cielo, a ver si este dolor de cabeza se me pasa. Alguien a quien conozco siempre dice que ese tipo de dolor se va haciendo ejercicio. Yo asiento. Y me siento. No me gusta el ejercicio, siempre lo he visto como una asignatura a aprobar y olvidar. Hasta que te acercas peligrosamente a los treinta y te planteas qué será de ti a los cincuenta y cómo estarán tus huesos cuando la menopausia golpee con sus múltiples jodiendas. Entonces es cuando pienso: mañana me apunto a pilates. Pero mañana siempre es mañana. Y al día siguiente vuelve a ser mañana.

Sigamos. Me duele la cabeza. Y no voy a bajar a correr, tengo que seguir trabajando y quiero escribir un post. Una tiene sus prioridades. Unos se curan moviendo músculos, yo me curo tecleando. Y aquí estoy, achicharrada, con un plástico vacío de las gelatinas esas formato flash que venden en Mercadona con sabor a cereza y un vaso medio lleno de agua. Siempre medio lleno, nunca medio vacío. Eso de ver océanos en pantanos más secos que una mojama, creo que es cosa de ser Acuario; dicen que somos optimistas y yo… pues me lo tengo que creer. Y vaya, aunque me arda el cerebro y esté tecleando sobre una mesa coja, en un balcón con vistas al maldito cementerio hacia un lado y hacia el otro, a un tendedero portátil más feo que el pie ese de la marca (no recuerdo cuál, pero me sale cada dos por tres en Instagram) de sandalias, soy optimista.

Aunque a veces, la vida te toca las narices, claro. Los días de bajón todo lo malo tiene buffet libre. Se planta ante ti, la negatividad digo, y empieza a chupar energía poco a poco, sonrisas, fuerzas, inspiración y sueños. A la negatividad no le caemos bien los soñadores. Por ello, como yo sé cuándo le caigo mal a alguien, le doy la espalda, le retiro el saludo, la ignoro. De primeras fastidia. Una siempre piensa que es casi maravillosa y que casi nadie puede tenerle asquete, así que cuando descubres que algo o alguien te odia, te picas. Pero entonces abres un ojo. Luego el otro. Y que le vayan dando a lo que pretende amargarte la vida. Bye bye, negatividad. 

Pero ja. Ja ja ja. Ja ja ja ja. Risa maligna. No siempre es tan fácil.

701a0ecea0fbd4a2137e7943ce002fa0


Todos tenemos días malos, hasta los que vamos de coach barato del tres al cuarto. Hasta la gente que parece que tiene una vida perfecta, os lo prometo. Por mucho filtro que haya de por medio… no cuela. Hay días que apagarías la función, que te mudarías de planeta o que saldrías a la ventana a gritarle a la gente que son escoria y que dejen de hacer ruido con esos grititos y esas risas tan enervantes, como si fueras la loca del barrio. Los días malos, creo que aunque apareciera Brad por la puerta, le diría que se fuera, que adiós, que me dejara con mi mugre interna y mi cara de perro, que se fuera a impresionar con esa pose tan sensual a otra pardilla. Y te haces preguntas. Te haces preguntas que los días buenos ni te cruzan por la mente, que a veces ni te soplan.

Preguntas como…

¿Realmente quiero esto?

¿Algún día estaré conforme?

¿En algún momento sentiré que todo está completo, sin que me falte algo o alguien?

¿Algún día dejaré de tener tantos sueños y seré una persona normal?

¿Lo estaré haciendo bien?

¿Y si me cortara el pelo?

¿Y si bajo a por Nocilla?

¿Y si me pongo un gin-tonic y a la mierda todo?

Preguntas. Preguntas que si estás dando saltos con La Casa Azul de fondo y un sonrisa marcada de oreja a oreja, no te haces. Preguntas que si estás de vacaciones tocándote las narices no te haces. Preguntas que si te están dando un masaje o tocándote el pelo no te haces. Pero claro, ni siempre puedes estar rascándotela ni siempre puedes pagar a un masajista. La música de momento sí que puedes oírla.

Qué nos queda sino.



He hecho trampa: acabo de escribir el título, no me he esperado a llegar al final, lo he sabido ahora.

La respuesta es sí.

A cada pregunta de las que me pueden pasar por la cabeza, a cada pregunta de las que te pueden pasar a ti.

La respuesta siempre será sí, como en “La mujer de verde”. 

A tiempo de ponerle un no ya estarás, ya lo verás, ya se verá.

Y lo que sea un no definitivo, multiplícalo por cero, elimínalo, adiós.

Nunca pongas un no por delante. Nunca pongas un título a algo que ni siquiera has empezado, a algo desconocido, a algo que a saber si será para tanto, o para menos, o para mucho, o para casi nada. Deja la vida fluir, como si fuera un texto. Si te sales del guión o si manchas los bordes de incoherencias, ya estarás a tiempo de borrar.

Di sí. Porque cada rato que gastas en querer ser mejor, lo consigues. Porque cada dolor de cabeza por esa llamada que no llega, por ese correo que no llega, por eso que te agobia o que te frena, es solo un paso más hacia un sí en mayúsculas, nunca hacia un no. Di sí. Di que sí lo estás haciendo bien, que es solo un día tonto por el que tienes que pasar como el que pasa por una estación en la que no se va a bajar. No te bajes, no te quedes, di sí a continuar, porque tu tren tiene muchas más estaciones en las que sí bajar, en las que sí quedarse. Y son estaciones llenas de cosas buenas, llenas de luz y paisajes para enmarcar. ¿Ah, que no me crees? No te lo tendré en cuenta, sé que lo dices porque tienes un mal día. Vuelve a leerlo mañana. Vamos. Ya verás.

Sí. La respuesta es sí. Baja a por Nocilla o bébete un gin-tonic, que mañana ya se verá, que los días malos solo duran lo que tienen que durar.

La respuesta es sí. Siempre es sí. Y cuando haya un no, haz que sea un sí. Cambia la frase, cambia la pregunta, cambia la estructura o pon exclamaciones donde ahora hay interrogantes, cambia tu vida para ser feliz. Cambia lo que quieras cambiar, pero haz que sea un sí.

Pero hazlo mañana, hoy no, hoy ya te digo yo que no acertarás.

90dc12724d2c5245053e4fc39259b877


M.

Consigue solo hoy mi libro gratis en Amazon: ow.ly/Axg0303X2yx

Archivado en: Relatos Tagged: emociones, negatividad, optimismo, sentimientos
Fuente: este post proviene de La chica de los jueves, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Día 16. El mundo, de Jimmy Fontana, sonaba esta mañana en San Isidro desde el balcón de alguien, en el edificio que queda a la izquierda de mi casa. Sentada en el sillón de mimbre pintado de blanco, c ...

Día cinco. Durante estos días de confinamiento me he dado cuenta de varias cosas. Algunas son bastante absurdas, otras tantas tienen relativa importancia y, las que dejaré para el final, creo que marc ...

No. No siempre es fácil. El amor no siempre te hace reír. En ocasiones, no fluye la comunicación, el drama llama a la puerta por un mal gesto o por una palabra desafortunada, la verdad se esconde por ...

Antes. A veces, solo a veces, me reía de tu música. Eso que escuchas parecen cánticos de catequesis para niños. Me duermo. Parece que estemos en misa. Venga va. Quítalo. Y tú, durante unos instantes, ...

Recomendamos

Relacionado

¿Nunca te has preguntado por qué el lunes está tan lejos del viernes y el viernes tan cerca del lunes? ¿O por qué "separado" se escribe todo junto y "todo junto" se escribe separado? Sí, sí, ríete pero no existe respuesta. Hay muchas preguntas que no la tienen y solo nos queda eso, reírnos. Hombre pensando Para que pases un buen rato y pienses en lo enrevesados que podemos ll ...

Tu historia del mes abuelas y nietos abuelos con nietos ...

Quiero expresar esto desde hace mucho tiempo y no me he atrevido aún por no saber si voy a poder gritarlo tan fuerte como deseo, por no saber si va a llegar esto a tus oídos algún día, el  poder pronunciar estas palabras recién salidas de mi interior frente a ti. El te quiero tanto me suena muy vacío para todo lo llena que está mi boca de palabras para narrarte, el me eres imprescindible me sabe a ...

Título: desconocido Querido diario: Esta es una reseña algo especial. Hacía tiempo que quería reseñar un buen libro con este formato en el que no revelaré ni el título, ni el autor, tampoco la portada ni tan siquiera la sinopsis. Voy a limitarme a redactar qué me ha parecido el libro para conocer la opinión de los expertos: los lectores. Para no dar ninguna pista he elegido una fotografía de un ...

música y lectura tags

¡Hola chic@s! Buenas tardes a tod@s, hoy os traigo un post un poquito diferente... Diferente porque es como un tag, ya que tendré que contestar unas preguntas, pero no es un tag en sí, si no una nominación a un premio que realizan algunas bloggers. Hace mucho, cuando empecé con el blog, si que hacía todas estas entradas pero luego lo fui abandonando poco a poco hasta el punto de que ya ignoraba lo ...

general quejas

Parte 1 - Trámites por teléfono Parte 2 - La cosa se complica (Me he esperado hasta ver algunas facturas a ver en que quedaba la cosa...) Después de tirarme todo el día llamando por teléfono, de comerme todos los minutos contratados en mi tarifa, de enviarles 10 veces el e-mail con la captura de pantalla (porque me daba error), de hablar con mi banco a ver que podía hacer y de insistir e insistir, ...

Booktag

Lily de Dear Nostalgie (si hacen clic en el nombre de su blog podrán ver su entrada e ir a darle amor en su blog) me nominó a éste booktag en el que voy a revelarles mis más sucios secretos o algo así, porque voy a contarles mis manías literarias. Espero que les guste y también se animen a contarme las suyas. Las reglas son las siguientes: Poner 10 manías o hábitos que tengas a la hora de leer, ...

Cable

Siguiendo con la serie de entrevistas que quería hacer para presentaros a gente especial, hoy voy a casa de alguien que cumple perfectamente con la filosofía de mi blog: Todo el mundo es friki de algo. Mi buen amigo Carlos. Tiene una colección simplemente impresionante. Acumula más de 2.100 juguetes de Lego. Dani: Sé que no te gusta que se sepa esta afición tuya, de hecho, mira que te conozco desd ...

general amor chick lit ...

Y bien, aquí estoy otra vez. Sí, se suponía que estaba alejada del blog, escribiendo mi nueva novela pero mi cerebro parece ir más rápido que mis dedos y una idea me vino a la mente. Además, ¿acaso pensaban que me iba a ir del todo? No, eso era imposible, lo saben ustedes y, sobre todo lo sé yo, je je je... Lo cierto es que paseando a mi Gabo II, mi queridísimo y adorado hijo canino, me vino u ...

general de la escritura y sus cosas

Escribir un blog con estrategia. En cada ocasión en la cual publiqué un post intentando sistematizar estrategias de escritura para blogueras, encontré -básicamente- dos tipos de respuestas expresadas desde la más profunda convicción: - Quienes agradecen el orden impuesto y eventualmente experimentan una sensación similar al "alivo mental" considerando que escribir un blog no tiene porque ...

general amor blog novela ...

Fran respiró profunda y pausadamente tres veces. Notaba como sus pulsaciones se aceleraban con la simple idea de imaginar a Raquel al otro lado de la puerta. Cada vez lo tenía más claro. Sí, había sido una mala idea invitar a Raquel. ¿Sería capaz de actuar con normalidad? ¿Tratarla como a una amiga? Fran, relájate, es una amiga. Sólo una amiga que viene a cenar, pensaba mientras sostenía el pomo d ...