El Espejo de Isis Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

365 Días de Filosofía: lo esencial es invisible a los ojos



En la vida hay momentos que se te graban en el alma y pasan a formar parte de esos tesoros, maravillosos, que vamos guardando en nuestro pequeño cofre de oro. Las mejores joyas no son las más valiosas sino las que más tienen que ver contigo, las que te hacen sentir hermosa, femenina... igualmente las experiencias adquieren su valor por cuanto son capaces de tocarte el alma dejando su rastro luminoso. Con esas experiencias debemos llenar nuestro cofre, que no es de oro porque sea material, sino porque el valor de lo que acumula es impagable e insustituible: nuestros mejores recuerdos.
La tarde del pasado sábado fue para mí uno de esos momentos imborrables. Pasé el fin de semana en una casa rural y a la caída de la tarde decidí recorrer los alrededores y me adentré en el campo. La hierba crecía frondosa y alta hasta casi llegar a mi cintura; el aire estaba impregnado del olor de las hierbas aromáticas que se escondían entre el follaje; un riachuelo cercano dejaba oír sus cantarinas aguas, que corrían veloces perdiéndose entre los troncos de los vetustos árboles. El aire mecía las hojas de los álamos que emulaban con su vibrar el sonido de las olas del mar y los pájaros, desde las ramas de sus hogares, despedían el día con los melodiosos sones de sus cantos. La Naturaleza se mostraba en todo su esplendor y yo, silenciosa y reverente espectadora, me dejaba extasiar por su mística belleza. Cuando los últimos rayos de sol teñían ya el cielo de púrpura y las primeras estrellas anunciaban la llegada de la Dama de la Noche, me dispuse a regresar e inicié el camino de vuelta dejando atrás aquel maravilloso paraje. Y entonces se produjo el más maravilloso espectáculo que jamás mis ojos comtemplaron alguna vez. Centenares de puntitos luminosos comenzaron a brillar y a danzar entre la hierba, sobre ella, en el aire... de repente me vi envuelta en un paisaje mágico, encantador, como si miles de pequeñas hadas danzasen a mi alrededor. Eran las luciérnagas que saludaban a la noche con su baile de luz.
Yo nunca había visto luciérnagas, como mucho sabía que brillaban en la oscuridad, pero era un conocimiento de libro, nunca lo había vivido en primera persona. Y me pareció sublime, maravilloso, excelso... ni siquiera encuentro palabras que puedan expresar con fidelidad lo que sentí en aquel momento. Disfruté de la experiencia tanto como pude y permanecí inmóvil, sólo observando, hasta que el frío y la oscuridad me hicieron regresar al calor del hogar.
He querido compartir esta experiencia, que para mí ha sido un tesoro, porque nos quejamos a veces de que en nuestras vidas no suceden cosas importantes o que no tenemos aventuras o que no tenemos experiencias mágicas o místicas... tal vez somos nosotros los que no sabemos mirar y estas experiencias pasan a nuestro lado y no las sabemos ver. Esperamos los grandes acontecimientos del futuro, que quién sabe si algún día llegarán, mientras los pequeños tesoros de nuestro cotidiano pasan sin pena ni gloria sin que los sepamos apreciar... como decía el Principito de Saint-Exupery "lo esencial es invisible para los ojos, sólo se ve con el corazón".
Fuente: este post proviene de El Espejo de Isis, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

música y lectura filosofía justicia ...

365 Días de Filosofía: los prejuicios

La noche de los viernes suele ser tiempo de ocio, de relax después del trabajo, de quedada con los amigos, de cena romántica... las posibilidades son tantas como pródiga sea tu imaginación. Yo me fui a escuchar una conferencia sobre la filosofía de los Shiva Sutras que dio el prof. José Carlos Fernández en el centro cultural de Cascais (brillante y pedagógica exposición ya que el tema en sí no es ...

música y lectura

365 Días de Filosofía: el largo camino de la vida

Desde que consigo recordar, siempre me ha gustado observar lo que sucede a mi alrededor, ya sea el paisaje, los fenómenos atmosféricos, la naturaleza... y cuando fui más mayor, las personas y su comportamiento. A ello contribuye tal vez mi carácter reservado y reflexivo, el que me guste más oír que hablar y que disfrute con los silencios y la soledad... tal vez. Pero a mis "ta y tantos" ...

música y lectura educación filosofía

365 Días de Filosofía: la educación

Imagen extraída del blog filosofeando.wordpress.com En los tiempos que vivimos se ha convertido en un hábito reducir todo lo que nos rodea a su mínima expresión: las casas, los coches, la ropa, los móviles, los salarios? y otros elementos aún más importantes: el lenguaje, los buenos modales, la cortesía, la educación... Es triste presenciar la decadencia de los valores humanos; hoy hablamos mucho ...

música y lectura desafío filosofía ...

365 Días de Filosofía: un río

Un río. Uno de tantos de los miles que recorren la Tierra. Un río. Pero este es especial, es mi río; es mío porque de él aprendí. Porque en su lenguaje de saltos y remolinos me abrió su corazón una noche de otoño, cuando con los ojos de mi alma, le sonreí. Un río nace pequeño. Brota de entre las rocas suavemente, deslizándose apenas como un hilo de agua que comienza a abrirse camino, llevando en c ...

música y lectura caverna filosofía ...

365 Días de Filosofía: la caverna de Platón

Aunque se estrenó en 1998, hoy he visto por primera vez El Show de Truman (ya sé que ha llovido desde entonces, pero soy de las que piensa que las cosas llegan cuando tienen que llegar, o sea, en el momento justo... ¡positiva que es una!), una película que traza un indiscutible paralelismo con la alegoría de la Caverna de Platón. Existen otras películas que también se centran en esta clásica teorí ...

música y lectura filosofía filósofo ...

365 Días de Filosofía: con tacones y a lo loco

Para los que piensen que reflexionar requiere unas condiciones especiales, aquí estoy yo para decirles que la única condición indispensable es una atención despierta y voluntad para concentrarnos en aquello que queremos pensar. Y si no, lean este post para verificar que se puede filosofar en los sitios más insospechados, como por ejemplo... la sala de embarque ¡de una estación de tren! Ayer realic ...

música y lectura desafío el desafío ...

365 Días de Filosofía: patriotismo

Hoy es uno de esos días en los que uno se reprocha a sí misma el ser tan ligerita a la hora de aceptar según qué cosas; desafíos por ejemplo... ejem... ejem... Ya decía una grandísima filósofa del siglo XX, Delia Steinberg Guzmán, que el arte es 90% de trabajo y 10% de inspiración. Para mí hoy, la cuota de inspiración no llega ni al 5%... Pero como no quiero rendirme antes si quiera de haber traza ...

música y lectura amor córdoba ...

365 Días de Filosofía: duende

DUENDE... Espíritu errante, ¿qué buscas por las solitarias calles de la ciudad? te veo mecido en la luna como barca de plata, al borde de las fontanas, sobre el agua que danza con el susurro dulce de tu canto. Cada noche derramas en silencio la magia de tu alma sobre esta tierra. Bañas de luz y color los jardines de casas encaladas, de patios abiertos al sol derrochas alegría en cada rincón. ...

música y lectura cine el club de los emperadores ...

365 Días de Filosofía: el club de los emperadores

Decía Azorín que "el cine tiene que producir sosiego" y yo no podría estar más de acuerdo con él. Claro que sobre gustos no hay nada escrito, como se suele decir, y cada uno tiene sus razones para ver según qué tipos de cine. A mí me gusta el cine que hace soñar, no en el sentido romántico del término, sino en un sentido bastante más práctico: vivir realidades que no están al alcance de ...

música y lectura filosofía oportunidad ...

365 Días de Filosofía: los vaivenes de la vida

Hoy en Lisboa el tiempo está en rebelión: ahora llueve, ahora hace sol, ahora cae granizo... intemperancias de la ya gastada primavera, que parece empeñada en demostrar que todavía sigue aquí y que es, por naturaleza, inestable e imprevisible. Tan imprevisible como nuestra propia existencia que no sigue la línea recta como patrón evolutivo, sino que va dando vueltas y más vueltas (quizás sería más ...