comunidades

365 Días de Filosofía: soledad





Prisas, gente, stress, ¡rápido, rápido, que se nos va el tiempo!. Tiempo, tiempo... ¿para qué?, ¿para perderlo en conversaciones futiles, en vanos parloteos que no llevan a ningún sitio?. ¿Para ahogar la propia insatisfacción en litros de alcohol, en toneladas de citas frágiles, como las huellas en la arena que tan pronto pasa la ola, perecen?. ?No tenemos poco tiempo, es que hemos perdido mucho?[1], decía Séneca. Y así, buscando el tiempo perdido, corremos de un lado para otro afanados en mil ocupaciones, atendemos un sinfín de compromisos, llenamos la mente con tantos quehaceres cotidianos que poco o ningún hueco nos queda (o dejamos) para la reflexión. Y es que, en realidad, nos da miedo hablar de las cosas esenciales, de lo importante; prohibimos tácitamente palabras como Dios, Alma o Espíritu; no son propias del hombre moderno, dicen, al que le sobran ya ese tipo de cosas, porque ?no las necesita?. Todo va bien, no hay que complicar, somos ?modernos?.

El hombre moderno... Un hombre que agoniza en un mundo enmascarado, cubierto de formas multicolores de ilusión. Un hombre enredado en su propia trampa de vanidad; un hombre que se ufana de sus posesiones pero que no posee nada más que ignorancia, hija que es de su escepticismo. El hombre, más que nunca necesita reflexionar, que es además lo propio de su condición humana. Y esta reflexión no ha de venir entre alborotos y bullicios, sino en una sana y justa soledad.

                Soledad, una palabra que parece maldita, aborrecida por las masas, repudiada de tan temida su presencia. Sin embargo, es necesaria. El hombre necesita meditar en soledad para aprender a vencer el miedo, para mirar frente a frente su verdadero rostro, para conocer los motores ocultos que lo mueven; para conocer su destino, de dónde viene y a dónde va.

                La soledad es como el aire; sin aire no podemos respirar, sin soledad no podemos ser hombres. En ella hallamos cobijo y consuelo cuando el dolor llama a nuestra puerta; a ella acude el poeta cuando de su alma han de brotar los versos más hermosos. Cuando queremos comulgar con el Universo, cuando buscamos a Dios en las estrellas, cuando queremos fundirnos con la Naturaleza en un abrazo que no tenga fin... La soledad es la Señora de los grandes Ideales y es la Madre de todos los idealistas. Compañera infatigable del silencio, la soledad es una grata medicina para el alma.

                Hay, sin embargo, otro tipo de soledad, la que nos impone la vida. Y esa es la que pesa. Esa es la que hace interminables las horas, los días, los meses... esa es la que nos roba el aliento, la que nos hiela la sangre en nuestras venas, la que silencia nuestros cantares. La que nos sume en un océano de inercia y nos arrastra por la vida como la corriente en el mar. Así la soledad nos engulle y devora poco a poco nuestra esperanza. Mas el hombre, en aras de su voluntad, logrará superar esta prueba de la Vida. La soledad no es un castigo. Si el hombre nace y muere solo, entonces la soledad es un preciosísimo instrumento para abordar el viaje a que todos, antes o después, estamos destinados. Un viaje hasta lo más recóndito de nuestro Ser, que nos llevará a encontrar los gérmenes de lo que somos, en potencia o en acto; a nuestras causas primeras que llevan implícitas desde el pasado nuestro futuro. Un viaje interior que nos llevará a través de nuestra personalidad, de foco en foco, para conocerla y transformarla, para abrir un camino de fuego en busca del Morador Silencioso que espera, desde el fondo de su cueva, al Hombre que lo ha de llevar del reino de las Sombras al mundo de la Luz.



[1] Sobre la brevedad de la vida, 1, 3.

Fuente: este post proviene de El Espejo de Isis, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

música y lectura filosofía filósofo ...

365 Días de Filosofía: el silencio

Más bello que el silencio? ?Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir?? al son de las guitarras de mi grupo musical favorito, esta frase impregnó el alma de mis tiernos quince años. A pesar del tiempo transcurrido desde entonces, nunca he olvidado la enseñanza que encierran estas pocas palabras. Y cuando soy testigo de la incontinencia verbal de algunas personas, q ...

música y lectura educación filosofía

365 Días de Filosofía: la educación

Imagen extraída del blog filosofeando.wordpress.com En los tiempos que vivimos se ha convertido en un hábito reducir todo lo que nos rodea a su mínima expresión: las casas, los coches, la ropa, los móviles, los salarios? y otros elementos aún más importantes: el lenguaje, los buenos modales, la cortesía, la educación... Es triste presenciar la decadencia de los valores humanos; hoy hablamos mucho ...

música y lectura amor córdoba ...

365 Días de Filosofía: duende

DUENDE... Espíritu errante, ¿qué buscas por las solitarias calles de la ciudad? te veo mecido en la luna como barca de plata, al borde de las fontanas, sobre el agua que danza con el susurro dulce de tu canto. Cada noche derramas en silencio la magia de tu alma sobre esta tierra. Bañas de luz y color los jardines de casas encaladas, de patios abiertos al sol derrochas alegría en cada rincón. ...

música y lectura desafío filosofía ...

365 Días de Filosofía: un río

Un río. Uno de tantos de los miles que recorren la Tierra. Un río. Pero este es especial, es mi río; es mío porque de él aprendí. Porque en su lenguaje de saltos y remolinos me abrió su corazón una noche de otoño, cuando con los ojos de mi alma, le sonreí. Un río nace pequeño. Brota de entre las rocas suavemente, deslizándose apenas como un hilo de agua que comienza a abrirse camino, llevando en c ...

música y lectura agua amado nervo ...

365 días de Filosofía: La hermana agua

En repetidas ocasiones he oído decir que ante los embates de la vida, hay que ser como el agua. Ella puede ser cantarina o silenciosa, delicada o fuerte y poderosa, puede bañar o puede arrasar... pero siempre, siempre sigue su camino. Puede dar mil rodeos o fluir en línea recta, pero siempre desemboca en el mar, su destino, su objetivo. Mil obstáculos salen a su paso, pero ella los contorna de mil ...

música y lectura filosofía ideografía ...

365 Días de Filosofía: Simbolismo e Ideografía

A través del laberinto de ideas con que el filósofo se encuentra en la búsqueda de la Sabiduría, existe un hilo de plata que hilvana las verdades eternas. Como Ariadna que ofrece a Teseo su alma para vencer al minotauro, los Maestros tienden hacia el hombre una escalera para subir más rápidamente a la cumbre de nuestras propias posibilidades, para tener acceso, aunque limitado, al Gran Misterio qu ...

música y lectura desafío el desafío ...

365 Días de Filosofía: patriotismo

Hoy es uno de esos días en los que uno se reprocha a sí misma el ser tan ligerita a la hora de aceptar según qué cosas; desafíos por ejemplo... ejem... ejem... Ya decía una grandísima filósofa del siglo XX, Delia Steinberg Guzmán, que el arte es 90% de trabajo y 10% de inspiración. Para mí hoy, la cuota de inspiración no llega ni al 5%... Pero como no quiero rendirme antes si quiera de haber traza ...

música y lectura apatía bob marley ...

365 Días de Filosofía: la vida que pasa

«Nos pasamos la vida esperando que pase algo y lo único que pasa, es la vida» Me encontré esta frase por internet, como muchas de las que pululan por ahí. Me gustó, me hizo reflexionar... y busqué el autor. Dicen que es de Bob Marley y pertenece a un texto más largo que se puede encontrar en la foto que encabeza esta entrada. Me hizo reflexionar, sí...porque una de las enfermedades del alma es la ...

música y lectura apariencias autenticidad ...

365 días de Filosofía: las apariencias

Ayer disfruté de un nuevo capítulo de los "Los misterios de Laura". Me encanta esta serie blanca, sin pretensiones, muy bien dirigida y magníficamente interpretada. Claro que algunos guiones parecen sacados de algunos libros de Agatha Christie; ellos dirán que "inspirados"... bueno, a mi me parecen más "calcados", pero dejémoslo ahí... lo cierto es que al no empeñarse ...

música y lectura cine el club de los emperadores ...

365 Días de Filosofía: el club de los emperadores

Decía Azorín que "el cine tiene que producir sosiego" y yo no podría estar más de acuerdo con él. Claro que sobre gustos no hay nada escrito, como se suele decir, y cada uno tiene sus razones para ver según qué tipos de cine. A mí me gusta el cine que hace soñar, no en el sentido romántico del término, sino en un sentido bastante más práctico: vivir realidades que no están al alcance de ...