Entretenimiento

El Espejo de Isis Idea guardada -2 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

365 Días de Filosofía: agua pasada no mueve molino



A medida que pasa el tiempo, vamos acumulando años y también experiencias. Momentos vividos que van dejando su huella como va dejando su rastro el caracol. Tal vez por eso para los antiguos fuese símbolo del tiempo, además de por la forma espiralada de su caparazón, que nos recuerda la ciclicidad de todo cuanto en la materia se expresa. Es también lento el caracol, como lentos somos los seres humanos cuando de cribar experiencias se trata. Acumulamos, acumulamos, acumulamos... y cargamos un pesado fardo de los resíduos que esas mismas experiencias van dejando. En el tarot (no me pregunten en cuál) existe una carta que simboliza esto precisamente.Un hombre carga un pesado saco y avanza penosamente hacia su destino; el fardo son los restos de las experiencias que hemos vivido y cargamos con ellos porque no hemos sido capaces de discernir entre lo que es válido (la experiencia en sí) y lo que ya no sirve (los hábitos que nos ayudaron en su momento).
Creo que hay un momento en la vida en que vale la pena volver la vista atrás y hacer balance. Ver el camino recorrido, el que queda por recorrer (aunque esto siempre es incierto pues no sabemos cuál será nuestra parada final) y sopesar si hay que corregir el rumbo. Claro que esto implica un cierto valor ya que corremos el riesgo de quedar atrapados por el pasado, por todo aquello que "pudo ser pero no fue", por la sombra alargada de nuestros fracasos... pero también supone un reencuentro con aquellas vivencias que nos llenaron el alma, con paisajes de nuestra vida que nos hicieron elevarnos al mismísimo cielo o con el regustito de las decisiones acertadas. Hay que tener valor, sí y también conciencia de que esta parada en el camino no puede verse influida por las emociones, porque son ellas las que van llenando nuestro fardo, cargándolo con tristezas, nostalgias, lamentos y mucha, mucha negatividad.
Si nos consideramos peregrinos de la vida, conviene aligerar la carga cada cierto tiempo. Sólo el que camina mucho sabe lo importante de no llevar más de lo necesario puesto que todo "pesa". Existe un cuento zen que explica esta idea de manera sublime. Dice así:
Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo. Así que un monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla.

El otro monje estaba furioso.
No dijo nada pero hervía por dentro.
Eso estaba prohibido.
Un monje budista no debía tocar una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.

Recorrieron varias leguas.
Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo:

-Tendré que decírselo al maestro.
Tendré que informar acerca de esto.
Está prohibido.

-¿De qué estás hablando? ¿Qué está prohibido? -le dijo el otro.

-¿Te has olvidado? Llevaste a esta hermosa mujer sobre tus hombros -dijo el que estaba enojado.

El otro monje se rió y luego dijo:
-Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchas leguas atrás. Tú todavía la estás cargando...
¡Buena caminada!
Fuente: este post proviene de El Espejo de Isis, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

música y lectura agua amado nervo ...

365 días de Filosofía: La hermana agua

En repetidas ocasiones he oído decir que ante los embates de la vida, hay que ser como el agua. Ella puede ser cantarina o silenciosa, delicada o fuerte y poderosa, puede bañar o puede arrasar... pero siempre, siempre sigue su camino. Puede dar mil rodeos o fluir en línea recta, pero siempre desemboca en el mar, su destino, su objetivo. Mil obstáculos salen a su paso, pero ella los contorna de mil ...

música y lectura filosofía soledad ...

365 Días de Filosofía: soledad

Prisas, gente, stress, ¡rápido, rápido, que se nos va el tiempo!. Tiempo, tiempo... ¿para qué?, ¿para perderlo en conversaciones futiles, en vanos parloteos que no llevan a ningún sitio?. ¿Para ahogar la propia insatisfacción en litros de alcohol, en toneladas de citas frágiles, como las huellas en la arena que tan pronto pasa la ola, perecen?. ?No tenemos poco tiempo, es que hemos perdido mucho?[ ...

música y lectura educación filosofía

365 Días de Filosofía: la educación

Imagen extraída del blog filosofeando.wordpress.com En los tiempos que vivimos se ha convertido en un hábito reducir todo lo que nos rodea a su mínima expresión: las casas, los coches, la ropa, los móviles, los salarios? y otros elementos aún más importantes: el lenguaje, los buenos modales, la cortesía, la educación... Es triste presenciar la decadencia de los valores humanos; hoy hablamos mucho ...

música y lectura apariencias autenticidad ...

365 días de Filosofía: las apariencias

Ayer disfruté de un nuevo capítulo de los "Los misterios de Laura". Me encanta esta serie blanca, sin pretensiones, muy bien dirigida y magníficamente interpretada. Claro que algunos guiones parecen sacados de algunos libros de Agatha Christie; ellos dirán que "inspirados"... bueno, a mi me parecen más "calcados", pero dejémoslo ahí... lo cierto es que al no empeñarse ...

filosofía giordano bruno italia ...

365 Días de Filosofía: rosas blancas para Giordano

Roma es conocida como la ciudad eterna, no sabemos si por su longevidad (según las leyendas fue fundada hacia el siglo X y VII a. C.) o porque fue capital de uno de los mayores imperios de la Historia conocida. Por su extensión en el tiempo y en la geografía y por cómo influyó en el desarrollo de la humanidad, se podría decir que el Imperio Romano es verdaderamente eterno pues todavía usamos costu ...

música y lectura vida hiedra ...

365 Días de Filosofía: la huella del misterio en lo cotidiano

Hay veces en que el misterio se asoma a nuestra ventana cuando menos lo imaginamos. Por la calle, en una conversación, en el vuelo de un pájaro, en el brillo de una estrella... Sólo podemos verlo si estamos atentos, si vemos en lugar de mirar, si escuchamos en lugar de oír... tal vez así se expresaría El Principito. El misterio, aunque me gustaría llamarlo mejor la Naturaleza, con sus secretos vel ...

música y lectura

365 Días de Filosofía: el largo camino de la vida

Desde que consigo recordar, siempre me ha gustado observar lo que sucede a mi alrededor, ya sea el paisaje, los fenómenos atmosféricos, la naturaleza... y cuando fui más mayor, las personas y su comportamiento. A ello contribuye tal vez mi carácter reservado y reflexivo, el que me guste más oír que hablar y que disfrute con los silencios y la soledad... tal vez. Pero a mis "ta y tantos" ...

música y lectura filosofía fraternidad ...

365 Días de Filosofía: la tolerancia, un camino para la fraternidad.

Hay días en que por mucho que quiera las horas me vienen cortas para sentarme un ratito, reflexionar y escribir una entrada, por pequeña que sea. Hoy es uno de esos días, gris y lluvioso que invita a la meditación en realidad, pero... ¡con muchas cosas por hacer! Por eso voy a echar mano de mis antiguos escritos y rescatar un trabajo que realicé hace algunos años sobre la tolerancia. Espero que le ...

música y lectura filosofía semana santa ...

365 Días de Filosofía: el valor de las tradiciones

Soy de una tierra que respeta y vive la tradiciones, cada vez más adaptadas a los nuevos tiempos y a las nuevas exigencias de la sociedad moderna. Claro que así la tradición comienza a adulterarse y pasadas algunas generaciones, lo que antaño eran ritos más o menos fieles a las creencias que les dieron origen, terminan siendo folklore puro y duro con escasas reminiscencias de aquello que algún día ...

música y lectura filosofía oportunidad ...

365 Días de Filosofía: los vaivenes de la vida

Hoy en Lisboa el tiempo está en rebelión: ahora llueve, ahora hace sol, ahora cae granizo... intemperancias de la ya gastada primavera, que parece empeñada en demostrar que todavía sigue aquí y que es, por naturaleza, inestable e imprevisible. Tan imprevisible como nuestra propia existencia que no sigue la línea recta como patrón evolutivo, sino que va dando vueltas y más vueltas (quizás sería más ...