comunidades

365 Días de Filosofía: el derecho a pensar



Esta frase, atribuida a la gran filósofa, astrónoma y matemática Hipatia de Alejandría, refleja el sentimiento de muchos que, como yo, creemos que la mejor y mayor forma de libertad es la del pensamiento.Aunque también nos dice otras cosas, igualmente importantes, como la necesidad de mantenernos siempre curiosos, activos, en movimiento, en concordancia con el ritmo de la Naturaleza que es el ritmo de la Vida.
Decía el filósofo Jorge Ángel Livraga que el ser humano muere cuando muere su capacidad de soñar; y entiendo yo esta capacidad no como la ensoñación fantasiosa y gratuita que nos lleva por caminos inaccesibles porque está totalmente alejada de lo que somos en realidad, es estúpido soñar con medir 1"80 si en realidad mides 1"68. Eso no es soñar, es fantasear y muy dificilmente podrás plasmar alguna vez ese "sueño". No, para mí la capacidad de soñar tiene que ver con una actitud de querer mejorar, de superar nuestros propios límites -conociendo bien nuestras limitaciones- a fuerza de voluntad y constancia. De desear ardientemente plasmar una idea, un sentimiento, un anhelo y luchar con todo nuestro ser para conseguirlo. Y si las intemperancias de la vida y de lo cotidiano dictan sentencia en contra y resulta del todo imposible plasmarlo, matar ese sueño con la satisfacción del que lo ha dado todo y ha crecido además por el camino, pero no para lamentarse por su aparente fracaso, sino para lanzarse a la conquista de otro nuevo que le lleve por otros caminos de superación y aprendizaje. Y todo esto no se puede hacer sin reflexionar y sin errar, sin aprender de esos errores y volver a reflexionar.
Se nos ha educado en la idea de que errar es malo, es de mediocres y de que tenemos que ser perfectos "haciendo las cosas bien". Pero el camino hacia la perfección es tortuoso por naturaleza y el error forma parte de ese proceso. ¿Cuántos bocetos, tentativas o pruebas tiene que hacer el artista antes de plasmar su obra en el lienzo, en el barro o en el mármol? ¿Cuántas hojas no tiene que arrancar el escritor antes de dar por terminado su discurso? ¿Cuántas pruebas tiene que hacer el científico antes de llegar a una conclusión sobre sus investigaciones? El error es parte indispensable del proceso de aprendizaje y nunca podremos tener una minima noción de lo que somos realmente si no aceptamos y aprendemos de nuestros errores.
Claro que tampoco hay que hacer culto del error, hay que aprender de ellos no repetirlos incansablemente. Porque repetir siempre los mismos errores manifiesta un déficit de atención, de conciencia y, en definitiva, refleja una actitud de abandono interior. El mayor deseo del ser humano debería ser conocerse mejor a sí mismo, mantener despierta la innata curiosidad con la que nacemos y que nos ayuda a establecernos en el mundo. Un niño es curioso y todo le llama la atención y así va aprendiendo de la vida y de sí mismo. Cuando crecemos parece que esa curiosidad se va apagando hasta casi desaparecer; pero cuantos más deseos tenemos de conocer, de aprender, de avanzar... más vivos estamos. Tal vez este fuese el secreto de la eterna juventud de la que hablaban los antiguos. Porque ser joven no es tener menos arrugas, menos años y menos achaques... eso es la juventud del cuerpo. La del alma no conoce la edad porque no se rige por el tiempo físico y una saludable curiosidad, que nos impulse hacia arriba y hacia adelante, nos mantiene no sólo jóvenes sino vivos.
En definitiva y como decía Hipatia, es mejor pensar un poco aunque sea erróneamente, que no pensar nada en absoluto dejándonos llevar por las corrientes de las opiniones, sin rumbo, sin meta y sin finalidad.
Fuente: este post proviene de El Espejo de Isis, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

música y lectura camino desafío ...

Según la RAE (Real Academia de la Lengua Española) la palabra "desafío" significa: (De des- y afiar). 1. tr. Retar, provocar a singular combate, batalla o pelea. 2. tr. Contender, competir con alguien en cosas que requieren fuerza, agilidad o destreza. 3. tr. Afrontar el enojo o la enemistad de alguien contrariándolo en sus deseos o acciones. 4. tr. Enfrentarse a las dificultades co ...

música y lectura dia de la mujer filosofía

Hoy he celebrado el Día de la Mujer asistiendo a una actividad en el Centro Atenea, en Córdoba. Un grupo de mujeres interesadas por la cultura han organizado un recital de poesía y danza para conmemorar esta fecha y tengo que decir que les ha salido perfecta. Las poetisas han recitado con mucho sentimento, las músicas que acompañaban los poemas armonizaban perfectamente con los versos y se creó un ...

música y lectura filosofía liberación

?La liberación no viene del cielo ni de las profundidades? afirma la filosofía sankhya. ?O sea, ni desde arriba ni desde abajo. Viene del corazón?. Con estas palabras José Carlos Fernández, Director de Nova Acrópole en Portugal y profesor de Religiones Comparadas en Lisboa, materia a la que asisto siguiendo el programa de estudios de Nova Acrópole, explica esta máxima. Confieso que me impactó la e ...

música y lectura filosofía filósofo ...

Más bello que el silencio? ?Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir?? al son de las guitarras de mi grupo musical favorito, esta frase impregnó el alma de mis tiernos quince años. A pesar del tiempo transcurrido desde entonces, nunca he olvidado la enseñanza que encierran estas pocas palabras. Y cuando soy testigo de la incontinencia verbal de algunas personas, q ...

música y lectura desafío el desafío ...

Hoy es uno de esos días en los que uno se reprocha a sí misma el ser tan ligerita a la hora de aceptar según qué cosas; desafíos por ejemplo... ejem... ejem... Ya decía una grandísima filósofa del siglo XX, Delia Steinberg Guzmán, que el arte es 90% de trabajo y 10% de inspiración. Para mí hoy, la cuota de inspiración no llega ni al 5%... Pero como no quiero rendirme antes si quiera de haber traza ...

música y lectura amor córdoba ...

DUENDE... Espíritu errante, ¿qué buscas por las solitarias calles de la ciudad? te veo mecido en la luna como barca de plata, al borde de las fontanas, sobre el agua que danza con el susurro dulce de tu canto. Cada noche derramas en silencio la magia de tu alma sobre esta tierra. Bañas de luz y color los jardines de casas encaladas, de patios abiertos al sol derrochas alegría en cada rincón. ...

música y lectura cine el club de los emperadores ...

Decía Azorín que "el cine tiene que producir sosiego" y yo no podría estar más de acuerdo con él. Claro que sobre gustos no hay nada escrito, como se suele decir, y cada uno tiene sus razones para ver según qué tipos de cine. A mí me gusta el cine que hace soñar, no en el sentido romántico del término, sino en un sentido bastante más práctico: vivir realidades que no están al alcance de ...

música y lectura filosofía soledad ...

Prisas, gente, stress, ¡rápido, rápido, que se nos va el tiempo!. Tiempo, tiempo... ¿para qué?, ¿para perderlo en conversaciones futiles, en vanos parloteos que no llevan a ningún sitio?. ¿Para ahogar la propia insatisfacción en litros de alcohol, en toneladas de citas frágiles, como las huellas en la arena que tan pronto pasa la ola, perecen?. ?No tenemos poco tiempo, es que hemos perdido mucho?[ ...

música y lectura filosofía semana santa ...

Soy de una tierra que respeta y vive la tradiciones, cada vez más adaptadas a los nuevos tiempos y a las nuevas exigencias de la sociedad moderna. Claro que así la tradición comienza a adulterarse y pasadas algunas generaciones, lo que antaño eran ritos más o menos fieles a las creencias que les dieron origen, terminan siendo folklore puro y duro con escasas reminiscencias de aquello que algún día ...

música y lectura desafío filosofía ...

Un río. Uno de tantos de los miles que recorren la Tierra. Un río. Pero este es especial, es mi río; es mío porque de él aprendí. Porque en su lenguaje de saltos y remolinos me abrió su corazón una noche de otoño, cuando con los ojos de mi alma, le sonreí. Un río nace pequeño. Brota de entre las rocas suavemente, deslizándose apenas como un hilo de agua que comienza a abrirse camino, llevando en c ...