WomanToSantiago Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Etapa 1 del Camino Lebaniego: de San Vicente de la Barquera a Quintanilla

Tras más de 200 kilómetros de caminata por el Camino del Norte, por fin nos encontrábamos frente a San Vicente de la Barquera, dispuestos a afrontar la etapa 1 del Camino Lebaniego y comenzar esta aventura.

foto de las vistas de san vicente


Primera étapa del Camino Lebaniego: prólogo

Es pleno año jubilar para los peregrinos que se dirigen a Santo Toribio en lugar de a Santiago de Compostela.

A pesar de ello, pocos fueron los peregrinos del albergue de San Vicente que tenían en mente proseguir por la alternativa lebaniega.

paisaje marinero


playa


fachada del albergue de peregrinos
Albergue de peregrinos de San Vicente de la Barquera

Una pareja muy joven de romeros alemanes y un trío de mujeres mucho más maduras, fue nuestra primera y única compañía en los primeros pasos hacia Santa Toribio.

La Puerta del Perdón del monasterio nos esperaba a todos abierta por ser año jubilar. Aquí la reliquia no es la tumba del apóstol, sino el segmento de la cruz de Cristo más grande que se conserva en el mundo.


Te contamos la Etapa 1 del Camino Lebaniego #CaminoLebaniego #AñoJubilar2017 #DestinoLiébana
Click Para Twittear

De nuevo, un camino más virgen ante nuestros ojos, donde a buen seguro el trato que se nos dispensará será más acorde con el sano espíritu original del peregrino.

Siempre la novedad del viajero resulta más fresca cuando el lugar que se visita es ajeno a las modas de masas. Esto nos resultó incentivador a la vez de excitante.

Reminiscencias del Camino de Invierno

La última vez que tuvimos una sensación parecida, fue hace más de cinco años cuando decidimos tomar el Camino de Invierno, como alternativa al Camino Francés, ante la fortaleza templaria de Ponferrada.

No pocos peregrinos del Camino Francés nos alertaron en aquel momento de nuestro error al tomar una alternativa al Cebreiro, aunque persistimos en un empeño que nunca nos defraudó.

Tampoco el Camino Lebaniego nos defraudaría. Muy al contrario, nos cautivó con sus virtudes y aún defectos de juventud como camino de peregrinación.

foto de flecha y cruz del camino


Saliendo de San Vicente en busca del río Nansa

Día lluvioso desde el mismo principio de etapa. Finas gotas nos alcanzaban, suficientes para refrescar un ambiente de cielos plomizos, donde el sol se escondía pero su calor se acumulaba.

Pequeño pero agradecido bochorno para comenzar. Da gusto andar durante el estío bajo este suave manto de lluvia fina que en nada entorpece tu andar.

peregrina con abrigo rojo caminando sola


Enseguida ese frescor se multiplicó al introducirnos en las umbrías del boscoso valle que el río Nansa había esculpido durante su dilatadísima vida.

Enseguida reconocí las hileras de avellanos que protegían la exigua vereda por la que transitábamos. De esa madera están hechos los mejores bordones para peregrinos de casta.

La luz de comienzo tenue, empezó a oscurecerse aún más al penetrar en la espesura de un bosque que se nos antojaba impenetrable.

camino atravesando el bosque


Senda fluvial del río Nansa

El ruido del agua siempre nos acompañó durante casi toda la jornada, aunque en este tramo reconvertido ahora en paseo fluvial, era aún mucho más patente por la constante cercanía del cauce.

Casi lo podías tocar una y otra vez con la suela de las embarradas botas.

Absolutamente recomendable disfrutar de este espectacular paseo por la senda fluvial del río Nansa, se decida o no hacer el Camino Lebaniego.

noelia en un arroyo
Senda fluvial del Río Nansa

Los pasos complicados por el desnivel o la frondosidad de la vegetación, fueron salvados por sendas escaleras de madera colocadas muy oportunamente, diría casi con cariño.

Nosotros las agradecimos y mucho, pues la noche anterior estuvo lloviendo con generosidad, y el suelo estaba  demasiado embarrado en tramos con pendiente.

Y aquí ya se sabe, de perdidos al río, pero también de resbalón al río seguro.

peregrina apoya en un puente con río debajo


Tanto era así, que una vaca que pasaba cerca de nosotros, se resbaló a nuestro paso, y estuvo a punto de pagar su enfado con el poncho rojo que cubría nuestra mochila y cuerpo.

Tras el susto, decidimos ese día no comer carne de novilla cántabra, como agradecimiento por salir de una pieza de aquel entuerto.

Y eso que en días anteriores tuvimos la suerte de probarla, ¡está realmente buenísima! Muy recomendable para los carnívoros, y los menos también, si se acompaña con unos pimientos fritos.

Las bocanadas de aire puro y fresco se sucedían, creando una sensación en nuestros pulmones de absoluta comunión con el ambiente.

manantiales


Del río Nansa a Quintanilla

La senda fluvial más o menos acaba a los 7 kilómetros desde su inicio en Muñorrodero, muy plácido a pesar de la humedad del suelo y las escalinatas de algunos de sus tramos.

De Cabanzón a Cades

El camino sobre tierra mojada se acabó en ese mismo instante y comenzó el asfalto que no nos abandonó hasta la llegada a Quintanilla como final de nuestra particular etapa.

Avanzamos por carreteras viradas hasta la aldea de Cabanzón donde hicimos un primer descanso obligado.

Torre de Cabanzón
Torre de Cabanzón

Ya llevábamos un buen saco de kilómetros encima y tocaba un pequeño almuerzo con productos de la tierra: queso de Liébana, pan y agua de manantial.

Sin embargo, un paseo por carretera que en cualquier otro lugar podría resultar gravoso y pesado, en este ocasión se convirtió en toda una experiencia sensitiva.

noelia apoyada en un muro admirando el paisaje


De Cades a Quintanilla

Arribamos a Cades y a su pequeño albergue de peregrinos. Guardábamos aún fuerzas, así que decidimos despedirnos de un grupo de peregrinos que pernoctaban allí y proseguir camino arriba.

cades


peregrina caminando por sendero en aldea
Pueblo de Cades

Poco a poco la carretera se fue encajonando, creando un desfiladero de peñascos ciclópeos salpicados por un sinfín de arboledas que nacían sobre los mismos peñascos.

La mirada hacia arriba era impresionante, pero competía en igualdad de vértigo y belleza con la de mucho más abajo. Sin límite vertical para nuestros sentidos.

paisaje entre montañas


En el fondo más profundo, un río impetuoso se abría paso violentamente entre gigantescas moles de piedras blanquecinas.

Nos hacíamos cada vez más y más pequeños ante el descomunal paisaje.

Todo un espectáculo vertical donde el peregrino se encuentra situado en el mismo epicentro, contribuyendo a dar equilibrio a una escena de la naturaleza más salvaje.

Nunca una carretera pasó tan desapercibida a los ojos de un caminante.

Sólo el ocasional paso de algún coche, nos recordaba que debíamos ceñirnos al lado izquierdo de la calzada.

El resto, silencio y ecos de una naturaleza que sólo empieza a asomarse.

Al fondo, los primeros picos del macizo oriental de los Picos de Europa nos esperaban con los brazos muy abiertos.

mochilas de caminantes
Mirador de la Palombera

Conscientes de lo que nos esperaba en los próximos días, decidimos hacer noche en la aldea de Quintanilla.

Tomar aliento, descansar y empezar a soñar muy despiertos.

barca en el mar con las montañas detrás


peregrina por sendero verde
Fotografía de Woman To Santiago

¿Qué te parece la etapa 1 del Camino Lebaniego? Para nosotros fue toda una experiencia.

Esperamos que te animes a hacer este camino y a consultarnos cualquier duda que tengas

.

Fuente: este post proviene de WomanToSantiago, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El Camino de Santiago hacia el Everest

¿Tienen algo en común la mítica cumbre del Everest con el Camino de Santiago? Yo diría que sí. Alto del Perdón Esta semana me llamó la atención una imagen sobre la cumbre de una montaña publicada en e ...

Recomendamos

Relacionado

camino de santiago camino del norte camino lebaniego ...

El Camino Lebaniego: de la Costa al Corazón del Valle de Liébana.

por Ishtar El verano pasado, mientras estaba realizando todo mi periplo por el “Camino del Norte“ es cuando escuché por primera vez hablar sobre el Camino Lebaniego. En Cantabria, pasamos por San Vicente de la Barquera que es el punto de inicio de este bello camino. Caminando de Cades a Cicera. Además, era 2017, año santo lebaniego y muchos peregrinos partían hacia el Monasterio de ...

mira norte Post ...

Etapa 2 del Camino Lebaniego: De Quintanilla a Lebeña

Etapa de las llamadas reinas de siempre por la montaña de Cantabria. El Camino Lebaniego en todo su esplendor nos espera sin guardarse nada desde la misma salida por Quintanilla. Afrontamos la etapa 2 del Camino Lebaniego desde Quintanilla hasta Lebeña. Por si te perdiste la etapa 1 desde San Vicente de la Barquera, te la dejo aquí. Calentando motores para una etapa que promete emociones Despertam ...

mira norte Otros ...

Etapa 3 del Camino Lebaniego: de Lebeña a Santo Toribio

Para terminar con nuestra serie del Camino Lebaniego, os vamos a contar nuestra tercera etapa, y por seguir, con la misma nomenclatura que las anteriores, la hemos llamado etapa 3 del Camino Lebaniego. Etapa 3 del #CaminoLebaniego: de Lebeña a Santo Toribio #Theway #Galicia #WTSBlog Click Para Twittear Antes del desembarco en el legendario Monasterio de Santo Toribio nos queda salvar un importan ...

mira norte Otros ...

Camino del norte: desde San Vicente de la Barquera a Unquera

   Aquel día partimos de San Vicente de la Barquera, una villa de Cantabria mimada por sus costas y habitantes que hacen las delicias de aquellos peregrinos que deciden pernoctar en su más que acogedor albergue.    Los primeros rayos de sol de aquella mañana de verano creaban para nosotros la ilusión de montañas nevadas sobre la espléndida Cordillera Cantábrica. Y es que el Camino de Santiago del ...

Cantabria Castillo de San Vicente de la Barquera Castillo del Rey ...

San Vicente de la Barquera, Cantabria

San Vicente de la Barquera es un pueblo costero de Cantabria, con una gran belleza natural y patrimonial, es lugar de paso obligado por sus privilegiadas playas y todos sus rincones con encanto.  San Vicente de la Barquera, Cantabria Nada más llegar quedas fascinado por el gran paisaje que tiene San Vicente de la Barquera con los Picos de Europa de fondo y bañado por el mar, para luego pasear po ...

Cantabria Montaña Paisajes ...

Año Santo Lebaniego 2017

DIVINA LIÉBANA Peregrinar a las montañas © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO No todos los Caminos de Santiago llevan a Santiago. Algunos se paran antes. Como el Camino Lebaniego, una vía de peregrinación jacobea Busca el enlace de descarga al final del texto. mediante la que es posible ganar las mismas indulgencias que se si llegara a Compostela. Solo que esta puede terminar, si se quier ...

Aquitania Camino de Santiago francés Francia ...

Primera etapa del Camino de Santiago francés (I), comienzo en Saint-Jean-Pied-de-Port

En este post vamos a conocer la primera etapa del Camino de Santiago francés en el que los peregrinos comienzan su andadura desde el precioso pueblo vasco francés de San Juan Pie de Puerto (Saint-Jean-Pied-de-Port) en la región de Aquitania, y ya en territorio español, suben esforzadamente el puerto de Ibañeta y descansan finalmente en Roncesvalles. El motivo de publicar este post es para mostrart ...

Blog camino leganiego camino leganiego santiago ...

Descubre el camino Lebaniego en Santiago

Este año estamos organizando un viaje con toda la familia: tías, primos… y buscábamos una ruta especial por España. Hace unos días que he descubierto el Camino Lebaniego de Santiago y he escrito un post para compartirlo contigo. Descubre el camino Lebaniego en Santiago Resulta que el Camino Lebaniego se trata de una ruta peregrina del siglo VIII y se realizaba con el fin de verenar el Lignum ...

cangas de onis curiosidades megustaviajar ...

Olla de San Vicente, Cangas de Onís

Hola!! ¿Qué tal la semana? Hoy viajamos hasta el pueblo asturiano de Cangas de Onís, para visitar la Olla de San Vicente. Se trata de una poza natural formada por el río Dobra y famosa por el color verde de sus aguas con una profundidad de hasta 5 metros, apta para el baño. Para llegar hasta allí hay que ir en dirección al Puerto del Pontón y llegar al pueblo de Torín, donde comienza la ruta haci ...

música y lectura noticias

Clinic de Vicente Perelló

Hola massbateriamaníacos! Hoy nos hacemos eco de una noticia bastante interesante. Vicente Perelló, baterista de La Frontera, va a dar un clinic en musicopolix, en Madrid, en Alcorcón este mismo sábado 13. La visión de la música desde la perspectiva del batería de una de las formaciones más influyentes del panorama pop rock en España durante los 90. Aquí tenéis toda la información... El próximo sá ...