La chica de los jueves Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Mi suerte

Como muchos de vosotros sabéis, estudié turismo. Aún no sé por qué, la verdad. Ojalá hubiera sabido cuál era mi vocación a los dieciocho. Igual ya estaría por ahí firmando libros. O no. Eso dicen que nunca se sabe. Que no hay que arrepentirse, eso dicen. Yo pienso que algunas cosas sí que merecen cierto arrepentimiento, aunque bueno, a lo hecho…ya sabéis.

El caso es que mis prácticas obligatorias las realicé en el Jardín Botánico. No tenía ni idea de plantas, pero el hecho de poder trabajar al aire libre, me daba buen rollo y me despejaba de tantas horas encerrada en una tienda de ropa o de cara a un libro. Mis tareas no pasaban de hacer talleres de papel reciclado con niños y paseos contando historietas sobre árboles. Algunas inventadas. Otras no. Tampoco me lo curraba mucho. Me gustaba pero no me apasionaba. Era divertido, siempre y cuando los críos no se volvieran locos corriendo tras los gatos, o gritando al ver las plantas carnívoras. “¿Pero entonces si acerco un dedo se lo comen?” Yo decía que sólo comían bichos, pero en realidad pensaba…”Mira, niño pesado, ojalá comieran niños cansinos, pero la realidad es que me da la impresión de que estas plantas minúsculas y chungas ya no comerían ni moho”.

La verdad es que le cogí cariño, mucho cariño a ese jardín. Sobre todo a algunos árboles. Y a algunos niños. Y a algunas tutoras. Pero sobre todo al pozo de los deseos y al árbol de los cuarenta escudos, el Ginkgo.

0541840658cdc9c85e6a5b5a4d6a87c4


Cuenta Wikipedia que un año después del estallido de la bomba de Hiroshima, en la primavera de 1946, a cerca de un kilómetro de distancia del epicentro de la explosión, un viejo Ginkgo destruido y seco empezó a brotar, mientras que un templo construido frente al mismo fue destruido por completo. Para Hiroshima se transformó en símbolo del renacimiento y objeto de veneración, por lo que se le llama “portador de esperanza”.

Las monitorias del botánico me contaron que “dicen por ahí” que sus hojas con forma de abanico dan buena suerte. Así que en cada ruta con críos, cogía una bajo manga y les contaba el cuento. Ellos flipaban con la historia. Muchos decían que era un árbol “superguay“. Otros pasaban de mí. Otros también cogían hojas pensándose que no me daba cuenta. Y seguíamos nuestro camino, pensando que éramos un poco más afortunados que media hora atrás.



El domingo pasado fui de nuevo al botánico, esta vez con mis sobrinos. L. correteaba contenta con su sonrisota de oreja a oreja. A. me escuchaba contar lo poco que aprendí de aquellos meses. Me encanta ver su cara de curiosidad, de querer saber más.

Cuando llegamos al Ginkgo, arranqué una hoja y se la di, diciéndole que le iba a dar muy buena suerte. Él se quedó pensativo, y acercándose al arbusto medio muerto que había justo al lado, me preguntó: “Tía, si le tiro mi hoja a esta planta, crees que le dará suerte? Igual crece más”. Y sin dejarme contestar tiró su hoja de la buena suerte sobre el arbusto sin vida ni color, pensando que se convertiría en la planta más bonita del lugar. Me quedé muda, sólo pude esbozar una sonrisa y abrazarlo, alucinando una vez más con el corazón de gigante que encierran sus cuatro años de vida. Me enamoró más si cabe. Aunque no creía posible que eso pasara, porque siempre me tiene rozando el tope, traspasándolo de golpe, llegando hasta el techo.

Y pensé. Nunca, en ninguna de mis visitas al jardín, pensé en ceder mi suerte a nadie, como mucho, en coger una hoja extra para regalar. Pero…¿darle a alguien mi única posibilidad de buena suerte extra? De eso nada. ¿En qué momento había empezado a ser tan egoísta? Se supone que cuando crecemos tenemos que ir a mejor, pero creo que en la mayoría de casos no es así. Ganamos vivencias, dinero, altura o kilos. Pero perdemos mucho. Perdemos mucho más de lo que deberíamos perder.

Una vez más, ese enano me enseñó una lección que todos deberíamos saber. Me dio una clase magistral de generosidad.

Me hizo entender de nuevo que la buena suerte siempre está comprimida en esas personas que tocan tu vida y la llenan de magia, y no en amuletos ni hojas, ni chorradas.

Me hizo pensar en mi suerte.

8486983cb998b6e122dcaaae1f7a6e6c


Siempre he pensado, aunque a veces arranque hojas de forma inconsciente y avariciosa, que la suerte no existe, que la suerte se busca o se pinta, pero que no hay que esperarla, porque ella no espera a nadie.

Siempre he creído que nadie tiene mala suerte, que es una excusa fatal para las malas decisiones, que cada cual elige sus cartas y lo que apuesta, y lo que puede perder si pierde. No sé, soy un poco dictadora con algunas opiniones, y nadie me suele sacar de ellas. Un carácter algo difícil. Una mente algo cerrada.

Pero ahora sé que hay cosas que no se pueden controlar. Que hay algo, que no sé lo que es, que se nos escapa de las manos. Que hay cosas que no dependen de uno. Que te vienen y se te van. Y te vuelven a venir. No sé quien controla la suerte, pero si algo sé es que es imprescindible reconocerla para retenerla.

Si algo sé es que la suerte, como la felicidad, es ese cúmulo de sensaciones, personas y vivencias, que te hacen sonreír cuando estás a solas acordándote de ellas.

12f69497b044b0aff27a0186c69ea617


Reconocer. Reconocer que tienes suerte. Eso es lo que hay que hacer. Reconocerlo y apuntar en un papel todo lo que recuerdas cuando estás a solas. Todo lo que te hace sonreír. Y leerlo, si es que algún día olvidas lo afortunada que eres. Que no te hace falta arramblar con un árbol entero para que todo salga bien. Porque al final, todo sale bien, con hojas o sin ellas.

Así que para empezar con esto, empezaré con la parte que me toca a mí.



Mi suerte son los viernes en La Vitti. Las letras de tantos. Y de él. Las notas de Izal. Las risas de A. y L. Los nervios del antes de. El morro que tengo, que no es poco. La emoción pre-festival. Hacer una locura y ver que sigo viva. Tener un proyecto. Recordar una puerta. Revivir un beso. Retomar un libro. Retroceder y fijarme más. Suerte es haberos conocido. Y los martinis sin aceituna.

Mi suerte es pintarme las uñas sin salirme. Encontrar la banda de “Miss cumple PAT”. Conocer a mi cara de gato favorita. Pasar en Madrid siete horas porque sólo se hacen esas cosas cuando se puede, que es ahora. Saber que estoy aprendiendo a valorar lo que tengo. Empezar a escribir. Empezar a creer.

Suerte es encontrarte por el suelo con los trozos de tu escudo anti-personas. Ver cómo desaparecen los temores y las capas. Ver marcharse al pasado sin necesidad de correr tras él para despedirte. Suerte es descubrir que tú también puedes sobrevivir a un Hiroshima, porque si el Ginkgo pudo renacer, tú también.

Suerte es, básicamente, haber nacido.

Haber querido. Haber crecido.

Suerte es, secundariamente, haberte conocido.

60ebd64503a7c388bf853f0711cadf73


M,

Archivado en: Cosas que contar(os) Tagged: crecer, El árbol de los cuarenta escudos, generosidad, Ginkgo, suerte
Fuente: este post proviene de La chica de los jueves, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te quiero, tía

No sé cómo empezar a decirte que te quiero. Que cuando te veo hecha un asco y con esas pintas de recién levantada, no me das pena, me das rabia, porque conozco tu potencial y ese no se qué que te hace ...

El silencio de las flores

Casi todo el mundo ha visto ya “La Casa de Papel” y yo, que terminé de verla justo ayer, sólo podía pensar en la cantidad de veces que los personajes mencionan la palabra “ratonera&# ...

Pizza para principiantes

Siempre que se acerca Nochevieja me da por hacer esto: el típico post de “qué ha pasado en los últimos doce meses y qué deseo que pase en los doce siguientes”. Es ya una tradición, algo si ...

Recomendamos

Relacionado

Noticias de Musica Beatriz Luengo

Beatriz Luengo Presenta Más que Suerte

Beatriz Luengo es una de las participantes del concurso Tu cara me suena en Antena 3 que está a las puertas de la gran final. La joven a quien ya pudimos conocer gracias al éxito de una de las series más recordadas de Antena 3: Un paso adelante. Su voz y personalidad están presentes en el tema que hoy te proponemos: Más que suerte, que canta a dúo con Jesús Navarro. Beatriz Luengo presenta nuevo t ...

general brasil2014

Keunho: 'Tuve suerte'

México, DF, miércoles 18 de junio de 2014.? Aunque el delantero de la República de Corea Lee Keunho no se había planteado cómo podría resultar su debut en la Copa Mundial de la FIFA, es poco probable que se hubiese imaginado el devenir de los acontecimientos. En un reñido primer encuentro en el Grupo H contra Rusia, que a la postre acabó con 1-1, su papel como suplente autor del gol resultó crucia ...

Arquitectura belleza Decoración ...

La suerte de acercarme a Santander

Acercarme a Santander, aunque sea por trabajo, es una suerte y más en primavera. Un paseo por la bahía es recargar un poco de mi Norte y a mí ya sólo eso me da la vida. Es terminar mis cosas de trabajo e irme a andar por la ciudad en plan urbanita, o hacia el Sardinero con las zapatillas y mi música. Es hacer muchas cosas en un lugar muy agradable, con encanto y en el que me siento realmente bien. ...

Comedia Inicio 2017 ...

La suerte de los Logan

Soderbergh y los hermanos suertudos. El director de la hilarante saga de los Oceans y muchos otros títulos vuelve a dirigir un proyecto prometedor y jocoso junto con Channing Tatum y Adam Driver. Los hermanos Logan tienen una posible maldición familiar que les persigue y planean cambiar su mala suerte atracando el dinero de una carrera de la NASCAR. Ambos hermanos interpretados magníficamente por ...

sin categoría buscador de recetas cocina familiar ...

Las Uvas de la Suerte

Las Uvas de la Suerte: Tod@s deseamos un año 2016 lleno de venturas personales, buena salud, mucho dinero, amor… pero, para todo ello, hay que cumplir con los ritos de la “buena suerte”. Sin duda, alguna, el ritual más popular entre los españoles es tomar las Uvas de la Suerte justo cuando el reloj marca las 12 en punto. Tradición puramente española, pero que, poco a poco va calando en otros paíse ...

Conciertos Música

Miles Kane: las Islas Británicas estuvieron en Madrid

El jueves tuve la suerte de volver a mi segunda casa durante este año, la sala Joy Eslava. Esta vez,  el responsable de la visita era Miles Kane. El rockero británico de directos bestiales, se dejaba caer por Madrid para presentar su segundo disco Don’t forget who you are. No sé ni por dónde empezar porque prácticamente llevo sin palabras desde entonces. Los leridanos Pull My Strings caldeab ...

uncategorized

6 amuletos de la buena suerte que activan la buena vibra

Atraer la buena suerte siempre es algo primordial para todos. Y sin importar toda la buena vibra, energía y positividad que tengamos, nunca está de más ése pequeño empujoncito en la espalda. Por lo que, si has estado pensando en conseguir un pequeño amuleto que contribuya con tu buen ritmo, aquí lo tienes. No es necesario que gastes un dineral en objetos que muchas tiendas y publicaciones quieren ...

general ruleta apuestas ...

Como atraer suerte en los juegos de azar

Todas las personas, en mayor o menor medida, tienen afición por el juego. Se trata de un resabio de la primera infancia, donde todo era juego y diversión. Así, algunas personas adultas, aman retrotraerse a épocas de la niñez, cuando todavía no tenían demasiadas preocupaciones y podían jugar todo el día, sintiéndose plenos y felices Reconquistar ese paraíso perdido parece ser uno de los motivos que ...

Reseña Ángela De Sensi

Reseña #49: Esa Mueca Siniestra de la Suerte de Ángela De Sensi

Esa mueca siniestra de la suerte Ángela De Sensi Sinopsis Dos historias se entrecruzan en Esa mueca siniestra de la suerte: una verídica, basada en hechos reales, y una ficcional. Las personas de carne y hueso se ven trasmutadas en personajes que impulsan el engranaje policial de la novela.Esa mueca siniestra de la suerte pone al desnudo los sentimientos más bajos que se van repitiendo como un ma ...

campañas mundiales curiosidades nuestro planeta ...

sufres de Trezidavomartiofobia o para ti es un día de buena suerte?

Yo no soy supersticiosa pero ayer no tuve suerte con blogger, como que el martes 13 me trajo mala suerte, no pude publicar esta entrada hasta hoy, bueno no me puedo quejar fue lo único que me pasó, aquí se las dejo. Trezidavomartiofobia es el nombre que se le da a la fobia por el martes 13. Se dice que en martes 13 ni te cases ni te embarques, porque es un día considerado como de muy mala suerte. ...