El Espejo de Isis Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

365 Días de Filosofía: El milagro de la vida



Ayer fui a visitar a una amiga que acaba de tener a su primer bebé, una niña preciosa que responde al nombre de, digamos, Helena. La tradición establece que en estos casos hay que llevar un regalito y mis amigas y yo, que somos muy cumplidoras, pensamos que debía ser algo práctico, original y bonito. Al final nos decidimos por una tarta de pañales (la de veces que tuvimos que explicar que no se comía, uff) que queda la mar de mona y a los padres les viene que ni pintao para el bolsillo. Causamos sensación con el regalito y a mí me ayudó a elegir el tema de mi reflexión de hoy.

Mientras enrollaba los pañales me puse a pensar en la maternidad, en cómo la llegada de una nueva vida cambia la tuya y la de las personas que están a tu alrededor. La emoción de los primeros momentos, el peso de la responsabilidad, la incertidumbre de un futuro que se adivina agitado... y siguiendo el curso de mis razonamientos llegué a donde llegamos todas las mujeres que no hemos tenido hijos. ¿Será que no puedo saber qué es lo que llaman "el milagro de la vida" porque no soy madre?

Sin querer minimizar la importancia de traer una vida al mundo creo que ese momento es más o menos intenso, más o menos mágico y más o menos trascendental según la conciencia de quien lo vive. Ser madre es un regalo de la Naturaleza; un maravilloso, intenso y grandioso regalo, donde todo nuestro ser se baña de amor incondicional, alegría y entrega. Pero no creo que sea la única forma de sentir la vida en nuestro interior, ni creo que sea la única forma de "dar a luz"...

La Vida está íntimamente ligada a la mujer y transmitirla no es sólo una cuestión física. Cuando educamos, estamos transmitiendo vida; cuando creamos con nuestro arte, estamos transmitiendo vida; cuando amamos, estamos transmitiendo vida. Creo que la mujer puede sentir la vida cuando bucea dentro de ella misma para encontrar su propia esencia, cuando se conecta con su alma inmortal y se reconoce. Cuando se acepta y se muestra a los demás desnuda de máscaras.

Durante muchos siglos el papel de la mujer ha sido relegado a la maternidad, privándola del contacto con lo sagrado, que es la fuente de su energía y de su vida. Privándola de su personalidad multifacética, de su capacidad de ser una y muchas al mismo tiempo. En la antigua Roma existía una figura femenina, muy respetada y querida que se encargaba de la educación de los hijos. Eran las matronas y su misión consistía en transmitir los ideales del ciudadano romano. Pero también se encargaban de cuidar el fuego del hogar, o sea, mantener la llama de lo sagrado encendida para dotar de finalidad espiritual todas las acciones de la familia. Y existía otra figura femenina más importante aún, las Vestales, sacerdotisas vírgenes que dedicaban su vida, con absoluta entrega y dedicación, a cuidar el fuego sagrado de Roma, que es lo mismo que decir el corazón de Roma. Ambas figuras eran de suma importancia y cada una ocupaba su lugar con naturalidad. No se excluían, sino que sumaban.

Lejos quedan ya aquellos tiempos, pero creo que aún hoy podemos sentir el milagro de la vida si volvemos nuestros ojos a la Naturaleza. Cada primavera es un nuevo ciclo que comienza, donde la vida se abre paso tras las dificultades del largo invierno y renace, tierna y fuerte al mismo tiempo. En cada hoja que brota, en cada flor que se abre a los tímidos rayos de sol, en cada árbol que se viste de hojas nuevas, vemos el milagro de la vida. En cada arroyo que se ve inundado por cantarinas y límpidas aguas, vemos el milagro de la vida. Y en los pájaros que retornan, cada primavera, vemos de nuevo el milagro de la vida.

Para todas las mujeres que estas líneas leen: nosotras encarnamos el milagro de la vida.
Fuente: este post proviene de El Espejo de Isis, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

música y lectura

365 Días de Filosofía: el largo camino de la vida

Desde que consigo recordar, siempre me ha gustado observar lo que sucede a mi alrededor, ya sea el paisaje, los fenómenos atmosféricos, la naturaleza... y cuando fui más mayor, las personas y su comportamiento. A ello contribuye tal vez mi carácter reservado y reflexivo, el que me guste más oír que hablar y que disfrute con los silencios y la soledad... tal vez. Pero a mis "ta y tantos" ...

música y lectura apatía bob marley ...

365 Días de Filosofía: la vida que pasa

«Nos pasamos la vida esperando que pase algo y lo único que pasa, es la vida» Me encontré esta frase por internet, como muchas de las que pululan por ahí. Me gustó, me hizo reflexionar... y busqué el autor. Dicen que es de Bob Marley y pertenece a un texto más largo que se puede encontrar en la foto que encabeza esta entrada. Me hizo reflexionar, sí...porque una de las enfermedades del alma es la ...

música y lectura filosofía oportunidad ...

365 Días de Filosofía: los vaivenes de la vida

Hoy en Lisboa el tiempo está en rebelión: ahora llueve, ahora hace sol, ahora cae granizo... intemperancias de la ya gastada primavera, que parece empeñada en demostrar que todavía sigue aquí y que es, por naturaleza, inestable e imprevisible. Tan imprevisible como nuestra propia existencia que no sigue la línea recta como patrón evolutivo, sino que va dando vueltas y más vueltas (quizás sería más ...

música y lectura desafío filosofía ...

365 Días de Filosofía: un río

Un río. Uno de tantos de los miles que recorren la Tierra. Un río. Pero este es especial, es mi río; es mío porque de él aprendí. Porque en su lenguaje de saltos y remolinos me abrió su corazón una noche de otoño, cuando con los ojos de mi alma, le sonreí. Un río nace pequeño. Brota de entre las rocas suavemente, deslizándose apenas como un hilo de agua que comienza a abrirse camino, llevando en c ...

música y lectura filosofía primavera

365 Días de Filosofía: la primavera

Como todos los años ya está aquí la primavera. Dicen que con ella vuelve la vida, que la alegría y la esperanza despiertan de su letargo invernal para saludar al padre Sol y junto con él, extender sus brazos amorosos a los hombres, que, como siempre, esperamos ansiosos los rayos que nos devuelvan la energía perdida. Porque los hombres, también como siempre, nos desgastamos inútilmente no sé muy b ...

música y lectura

365 Días de Filosofía: la vida está hecha de momentos

Desde ayer vengo dándole vueltas a una frase: "la vida es una estupidez y es inútil"... Tan chocante afirmación salió por la boca de una señora de casi ochenta años, muy bien llevados por cierto, de holgada posición económica, profesional jubilada (obviamente) y, por lo que me contó, con una trayectoria de vida que podría catalogarse de interesante. ¿Qué puede motivar una afirmación de t ...

música y lectura filosofía purificación ...

365 Días de Filosofía: la piel de la serpiente

Desde pequeña que me llama poderosamente la atención ese empeño que tienen nuestras madres y abuelas de limpiar la casa "a fondo" una o dos veces por año, tres o cuatro las más exageradas... Mi madre las hacía dos veces por año, una al llegar el verano "para abrir las ventanas" (que total, decía yo, si va a entrar más polvo) y otra al llegar el invierno "para cerrar ventan ...

música y lectura desafío el desafío ...

365 Días de Filosofía: patriotismo

Hoy es uno de esos días en los que uno se reprocha a sí misma el ser tan ligerita a la hora de aceptar según qué cosas; desafíos por ejemplo... ejem... ejem... Ya decía una grandísima filósofa del siglo XX, Delia Steinberg Guzmán, que el arte es 90% de trabajo y 10% de inspiración. Para mí hoy, la cuota de inspiración no llega ni al 5%... Pero como no quiero rendirme antes si quiera de haber traza ...

música y lectura agua amado nervo ...

365 días de Filosofía: La hermana agua

En repetidas ocasiones he oído decir que ante los embates de la vida, hay que ser como el agua. Ella puede ser cantarina o silenciosa, delicada o fuerte y poderosa, puede bañar o puede arrasar... pero siempre, siempre sigue su camino. Puede dar mil rodeos o fluir en línea recta, pero siempre desemboca en el mar, su destino, su objetivo. Mil obstáculos salen a su paso, pero ella los contorna de mil ...