comunidades

Rumanía, la bella del Este (II)

Y tras este precioso amanecer desde la sala de desayunos de nuestro hotel, continuamos ruta.



Sighisoara

Y llegamos a Sighisoara, lugar de nacimiento del Príncipe Vlad Tepes, alter ego del sangriento Drácula.

La ciudad está exenta de tráfico rodado, por lo que hay que dejar el coche en un párking a los pies del promontorio sobre el que se eleva y subir una empinada cuesta de piedra, que nos lleva directamente hasta la entrada.




Ésta está marcada por la Torre Croitorilor, o Torre de los Sastres. Aquí debemos puntualizar que estas grandes construcciones que salpican las murallas de la ciudad, eran financiadas por los gremios de la ciudad, y por ello mantenidas y restauradas por ellos. La de los sastres fue levantada en pleno siglo XIV, lo que la convierte en una de las más antiguas de Sighisoara.



Aprovecho este momento para presentarles la ciudad. Tal y como vimos en la anterior ciudad de Sibiu, también Sighisoara fue fundada y ocupada por comerciantes sajones, que del mismo modo la enriquecieron, de tal manera que hoy, aparte de poder ser disfrutada y admirada por todos sus visitantes, se encuentra incluida en el catálogo de la UNESCO.






El lugar lo ocupaba un antiguo castro romano, que aprovechaba la situación privilegiada sobre el promontorio.

Paseemos hasta su corazón, la Piața Cetății, amplia y luminosa, rodeada de bares, restaurantes y tiendas.


En el pasado estos locales y edificios pertenecían a los gremios más importantes y poderosos, como el de los orfebres o carpinteros. De sus maravillosas artes poco queda ya, aparte de algún que otro artesano que se resiste a dejar de trabajar la madera como antaño.









Tomando la más ancha de las callejuelas que salen de la plaza, nos dirigimos a la fastuosa Torre del Reloj, que ejerce al mismo tiempo de torre del antiguo ayuntamiento. De ella me gustaría destacar el curioso reloj con figuras móviles, que tanto nos recuerda al de Praga o Berna.



Lo alta e imponente de la torre, hace que pueda ser vista desde casi cualquier lugar de la ciudad. Pensemos que son 64 metros de altura y de ellos 34 corresponden al puntiagudo tejado, donde reina el consabido gallo de los vientos. Fijémonos también en las pequeñas tejas policromadas al gusto austriaco y las torrecillas de las esquinas que representaban la autoridad local.



Pero volvamos al reloj.

Tanto en la fachada norte, como en la sur, encontramos unos nichos decorados con estatuas que representan la Paz, la Justicia, la Ley, el día, la noche (representadas por ángeles) y a un tamborilero. Y aquí empiezan los movimientos.



Todos los días a las seis de la mañana, el ángel que representa el día aparece ante los adormilados ojos de los habitantes de Sighisoara, y lo mismo hace el que representa la noche aproximadamente a las seis de la tarde ( además con dos velas encendidas) para recordar a los anteriores que es hora de retirarse a descansar.





Si cruzamos bajo a torre y aparecemos al otro lado de ésta, veremos que la cosa es diferente, ya que lo que encontramos es una especie de tambor giratorio que sólo deja ver una figura.





Ésta representa el día de la semana en el que nos encontramos, y cambia cada medianoche.
Y seguimos nuestro recorrido visitando la Iglesia y monasterio dominico que se alza junto a la Torre del Reloj.

Esta iglesia gótica que desde tiempos medievales se alza en un pequeño altozano de la ciudad de Sighisoara, era una de tantas que formaban una extensa red que se extendía por todo el reino de Hungría (si, ya que Rumanía formó parte de éste) para combatir la herejía.
Por fuera muestra las líneas austeras y simples del gótico tardío, pero dentro encontramos una pequeña explosión barroca. Y digo pequeña, porque se decoró cuando este estilo artístico estaba prácticamente en el útero, y por ello los pilares, los arcos, el altar los bancos y balcones apenas dejan ver esa exuberancia del barroco en plenitud al que estamos acostumbrados.









Paseando la iglesia y en suelo y paredes, vemos la exquisita colección de alfombras típicas de lana transilvana que permitían aislar del frío y hoy se consideran objetos de gran valor por su difícil confección y excelente estado de conservación.



La estrella de la iglesia es la pila bautismal, de bronce puro y que data del año 1440.



Hay que destacar también los balcones que rodean toda la nave, con pinturas sobre madera que representas escenas de la historia espiritual de la iglesia y la ciudad.






A un lado hay un pequeño pasillo que actúa como museo con obras de arte pendientes de restauración.







Por fuera encontramos dos puntos de interés. Por un lado una vista espectacular desde uno de los miradores de la ciudad.






Y por otra un monumento con el que vamos a empezar a contar una historia que hoy acaba aprendiendo todo aquel que visita Rumanía para saber más de un personaje de ficción llamado Drácula, que se inspiró en uno real llamado Vlad Tepes.
Según cuentan los libros de historia Vlad Dracul ( padre de Vlad Tepes) era un príncipe rumano perteneciente a la Orden del Dragón ( Dracul en rumano) y como tal gobernó de manera férrea pero benevolente sus territorios y súbditos de tal manera que era un príncipe amado y respetado.

Pero he aquí que los turcos invadieron sus tierras y su vida dio una vuelta de tuerca que transformaría su vida para siempre.



El noble, por el bien de su pueblo quería la paz a toda costa, pero los turcos querían una garantía y le exigieron la entrega de dos de sus hijos como rehén, para garantizar que no les atacaría so pena de recibir las cabezas de sus vástagos dentro de un saco.

Así que se vio obligado a entregar en 1444 a dos de sus tres hijos: Vlad Tepes, de 13 años, y su hermano Radu. Y a Constantinopla se fueron por tanto los dos príncipes rumanos a recibir una educación “a la turca” de manos del mismísimo sultán Murat II.



Cuando llegó el momento de la mayoría de edad, Vlad regresó a casa y la escena que le esperaba fue la del mismísimo infierno. Su padre había sido apaleado y a su tío le habían qemado los ojos con un hierro al rojo vivo. ¿Y quién era el responsable? Un antiguo noble aliado de su padre respaldado por la aristocracia local, que habían entendido que el príncipe se había vendido a los otomanos.

Coronado rey de Valaquia por los turcos, Vlad dedicó los primeros años de su reinado a vengarse de todos aquellos que habían matado a su padre y cegado a su tío. El punto más cruel de esta venganza tuvo lugar durante una cena de Navidad a la que invitó a toda la nobleza de Valaquia. Al final de la misma y cuando más ebrios y cansados estaban los asistentes, Vlad ordenó empalar (ser atravesados por una estaca que entraba por perineo y salía por la boca) a los más viejos y condenó a los más jóvenes a trabajar a perpetuidad en las obras de las nuevas fortalezas con las que pretendía defender su reino. Dejemos momentáneamente aquí la historia de nuestro querido Vlad.

Vamos a acercarnos antes de comer a otra iglesia y a un cementerio muy especial.

Éstos se encuentran en lo alto de una colina, y la única manera de acceder hasta ella es mediante una escalera un tanto pintoresca.

La llamada escalera de los estudiantes la encontramos justo frente a la plaza principal, y servía para proteger a los educandos que debían acudir a las clases que se impartían en la escuela de la colina. No sólo evitaban el frío de las heladas mañanas de Sighisoara, sino también los peligros resbalones que la nieve producía al subir los empinados caminos de la montaña.





Tras subir 175 de los 300 que la formaban en sus orígenes, allá por 1640, nos plantamos en lo alto de la colina.



Aquí arriba encontramos la Iglesia de San Nicolás de la Colina, evangélica para más señas, y que se considera el monumento arquitectónico más valioso de la ciudad, por ser la cuarta iglesia gótica más grande de Transilvania y un campanario de 42 metros de altura.















Pero más que la iglesia me interesaba más el cementerio que se desparramaba a su alrededor. Y digo desparramaba porque pareciera que las tumbas las hubieras diseminado como un granjero siembra semillas de trigo o cebada, tal era la imagen que se presentaba ante mis ojos al entrar al camposanto.







Incluido en el Patrimonio de la Unesco, este pequeño cementerio presenta una colección de lápidas funerarias en piedra del siglo XVIII única en el mundo, sumergidas en un silencio y una paz que las hacen aún más especiales. Por el curioso parque funerario deambulan pavos reales, ardillas, pájaros carpinteros y un sinfín de animales que parecen dar vida a lo que en otro lugar se tendría como un lugar de recogimiento y respeto.







Es conocido por los lugareños como el Cementerio Sajón, por ser el lugar de último descanso de los alemanes que vivieron durante siglos en tierras rumanas, por lo que la mayoría de las tumbas llevan nombres germanos.











Bajamos de nuevo las escaleras para callejear un poco antes de la comida y nos tropezamos con la iglesia católica de San José. De líneas muy puras y originariamente erigida en 1894 de mano de los húngaros en un estilo que recuerda claramente a las iglesias del norte de Italia, fue destruida casi totalmente por un incendio en 1984 y reconstruida siguiendo los planos originales conservados en el ayuntamiento, lo que nos permite verla tal y como la dejaron sus arquitectos hace más de 100 años.















A apenas unos pasos encontramos la torre más hermosa y característica de Sighisoara, la torre de Cizmarilor

Perteneciente al gremio de los zapateros, data del siglo XIV y fue durante siglos el principal baluarte de defensa de cara al río. Hoy está cerrada al público y en su interior se edita un periódico local y emite una radio regional.
















Y nos despedimos de Sighisoara con el plato fuerte del día...

La Casa de Vlad Tepes.

La casa de Vlad Dracul es la construcción no militar más antigua de la ciudad, ya que data del siglo XIV y en ella vivió durante cuatro años Vlad Dracul, el tiempo suficiente para que viniera al mundo en ella Vlad Tepes El Empalador.




Hoy en día es una atracción turística más de la ciudad y saber que vas a comer en ella le da un punto de emoción al día. Varios salones son los que conforman el restaurante y tiene una terraza, donde almorzamos que tiene unas deliciosas vistas de las casas y torres que forman el casco antiguo de Sighisoara.
















La comida no es que sea espectacular, pero no está mal y al acabar, siempre tienes tiempo de subir ( previo pago de 3 euros ) a la habitación donde nació el príncipe Vlad antecedida por un personaje vestido de Drácula que te espera para darte un susto poco creíble.








Pero aprovechemos para seguir contando la historia de Vlad.

Si retomamos la historia, Vlad estaba sediento de venganza, y la emprendió con la nobleza. Pues se ve que fue tanto el gusto que le tomó a la actividad de empalar, que en todo el territorio bajo su gobierno y como castigo por no pagarle tributos o negarse a comerciar con él, mandó a ejecutar en menos de seis años a más de 60.000 personas, y se dice que encontraba un placer fascinante en crear bosques de picas humanas.


En otra ocasión, unos embajadores turcos se negaron a descubrirse ante Vlad, y éste ordenó clavarle los turbantes a sus cabezas con clavos ardiendo.


Finalmente fue asesinado y su cabeza enviada a Constantinopla, donde fue clavada en una pica tal y como él había hecho con sus enemigos.

Fuente: este post proviene de Blog de ElVuelodeHermes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Nos vamos ahora a la Plaza Syntagma o de la Constitución, núcleo de la ciudad moderna que se construyó en 1835 para dar cobijo al magnífico edificio del Parlamento, que fue palacio del rey Oton I. Pe ...

Y pasamos por el Golfo de Corinto. Hasta llegar a Patras, donde visitamos la Iglesia de Agias Andréas, uns iglesia de imitación bizantina, que se levantó donde supuestamente sufrió martirio San Andr ...

Grecia no es sólo Atenas y las maravillosas playas y calas de las islas que como un rosario la rodean. Grecia es la historia del mundo, la que alberga lugares fascinantes y asombrosos, la que hoy en e ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

0 Capítulo 7 1 Acompáñame en una Ruta por Rumanía 6 Sighisoara ...

En nuestra Ruta por Rumanía seguimos hacia el norte atravesando la región de Transilvania, hasta que llegamos muy cerca del centro del arco que forman los Cárpatos al abrazar las regiones de Moldavia y Valaquia, hasta llegar a la ciudadela de Sighisoara, ya que hoy en día una de las villas medievales más importantes del mundo. Sighisoara es otra de las siete poblaciones fundadas en el siglo XII p ...

El Conde Drácula existió pero su verdadera historia no es sobre vampiros ni nada sobrenatural como creemos, su origen es mucho más complejo. Vlad Tepes III nació en 1413 en la región histórica de Transilvania, Rumanía, fue príncipe de Valaquia y un gran luchador contra el expansionismo otomano. Vlad Tepes, el Conde Drácula El conocido como "el Empalador" fue un hombre sanguinario y de ...

mis experiencias

Rumanía es un país de tradiciones fuertes, poseedor de un folclore cuya riqueza, permanencia y vivacidad son realmente llamativos. Dejando a un lado la capital Bucarest, las ciudades rumanas son de un tamaño medio, apenas por encima de los 300000 habitantes, y cerca de la mitad de la población es de ámbito rural. Así las cosas, en el corazón mismo de Transilvania, Sighisoara es probablemente la vi ...

general europa drácula ...

Te invitamos a seguir Vivir en el Mundo también en Facebook de Vivir en el Mundo. Conocer ciudades medievales forma parte del proyecto de muchos viajeros que llegan a Europa. La idea de visitar y recorrer castillos y antiguos campos de batalla ha sido explotada por numerosas empresas de viajes que ofrecer recorridos por las capitales y ciudades más importantes, pero además de la esencia medieval d ...

Y seguimos nuestro camino después de haber sido invitados de honor del terrible Vlad. Esa noche haríamos noche en la región de Târgu Mureș, durante tanto tiempo y siglos sumida en la dominación húngara, que sin embargo dejó también aportes espectaculares en la arquitectura y en ese espíritu dominante en la región que hace que las tradiciones se conserven de manera fiel y pura. Sin ir más lejos, e ...

0 Capitulo 14 0A) Acompáñame en una Ruta por Rumanía 0M) La verdadera historia de Dracula ...

CAPÍTULO 14 Uno de los objetivos que tenía cuando comencé el viaje por Rumanía era conocer mejor el mito del Conde Dracula in situ. ¿había existido realmente un vampiro que chupaba la sangre a las personas?, ¿era el castillo de Bran su castillo?, ¿qué relación tenía con Vlad Tepes el empalador?, ¿vivía en Transilvania?. Después de haber recorrido casi toda Rumanía, a éstas alturas del viaje he vis ...

Bella no, bellísima. Y sorprendente, porque desgraciadamente la imagen que tenemos en el resto de Europa de Rumanía, no pasa de ser la de la patria de Drácula y la inmigración con todos sus claroscuros. Pero el verdadero rostro del país es el de una nación que parece haber despertado de una pesadilla de luchas medievales internas entre príncipes guerreros, una ocupación física e ideológica de un c ...

Continuamos conociendo la belleza de los monasterios ortodoxos rumanos visitando la iglesia de San Jorge en Voronet, enclavada en un inmenso bosque de abetos. Según cuenta la leyenda, Esteban el Grande la levantó en tan sólo tres meses, tres semanas y tres días, como agradecimiento a Dios por su victoria contra los turcos en 1486, y la dedicó a San Jorge, a quien se había encomendado para consegu ...

Dicen que Brasov es una de las ciudades más hermosas de Rumanía, y desde luego que no voy a ser yo el que diga lo contrario. Puedo confirmar esa opinión e incluso reafirmarla, ya que basta recorrer los puntos más importantes de la pequeña ciudad rumana para darse cuenta de que nos encontramos ante un cuadro vivo, como si ojeásemos un libro donde los estilos arquitectónicos más hermosos de la histo ...