comunidades

Independence Day: Contraataque, ¿cuánto mide tu nave?

Veinte años han pasado -exactamente la misma la línea temporal que utiliza la película- desde que Roland Emmerich causó cierta sensación entre el público con su film Independence Day. Pues, si mal no recuerdo, el estudio realizó publicidad viral en las Noticias advirtiendo de la llegada de naves extraterrestres a nuestro planeta Tierra.

Aun con todas las carencias y fallos que se le pueden atribuir a dicha primera parte, me declaro bastante fan de la misma. Me parece una película muy entretenida y, sobre todo, divertida, aunque esa no fuera la intención inicial. Por lo tanto, no podía dejar pasar la ocasión de acercarme a ver esta secuela como es debido, en una gran pantalla de cine.

Las naciones de la Tierra, que temen el regreso de los invasores, han colaborado en la elaboración de un gigantesco programa de defensa para proteger el planeta. Pero no es seguro que ese programa sirva para hacer frente a los avanzados e inauditos recursos de los atacantes. Sólo la inventiva de unos pocos valientes pueda evitar la destrucción del mundo, que se encuentra de nuevo al borde de la extinción.

Cuando parecía que ya no llegaría nunca una secuela, Emmerich se atreve a llevar a cabo esta segunda parte, con una sinopsis/premisa tremendamente similar a la obra original. El guión escrito por Nicolas Wright (Asalto al poder), James A. Woods, Dean Devlin (Stargate: puerta a las estrellas), James Vanderbilt (Zodiac) y el propio Emmerich no es mejor ni peor que el de su antecesora.

Posiblemente tiene la misma cantidad de agujeros e incongruencias que su antecesora, no los he contado pero los he visto. Sin embargo, esto no impide disfrutar de un destructivo espectáculo visual de calidad con la tendencia bélica y patriótica de la obra original.


Dicho manuscrito tiene algún punto, mayormente en su desenlace, con el que se intenta innovar y desmarcar de su antecesora, pero básicamente la historia principal es exactamente igual. Así que en ese punto, ya no nos va a resultar tan fresca como fuera la obra de 1996.

A nivel estético, se asemeja todavía más a La guerra de los mundos, novela escrita por H. G. Wells, de la que se han realizado dos adaptaciones a la gran pantalla; una en 1953 dirigida por Byron Haskin y otra más moderna en 2005 dirigida por Steven Spielberg. Pero además, otra referencia que Emmerich toma prestada para esta segunda invasión cortada con el mismo patrón que la primera parte, es de Alien dirigida por Ridley Scott.


El diseño de producción de la presente obra goza de un estilismo futurista pero sin prescindir de los diseños originales. Nos deja ver un futuro muy cercano, en el que han cohesionado muy bien la tecnología terrestre con la extraterrestre. Punto que me ha gustado mucho.
De manera que consigue que éste resulte más creíble de lo esperado inicialmente, al margen de todas las fantasmadas que se marca el propio film sin las que éste no tendría sentido de existir.


En esta segunda parte todo es más grande y ostentoso, aunque eso no significa que sea mejor ni más divertida que la original, tampoco significa que sea aburrida. Lo que más afecta a mi entender en la parte de la historia, es el tono trágico que intentan mantener algunos personajes y la presencia de alguno más carismático. Además, creo que los personajes deberían haberse tomado menos en serio a sí mismos, tal y como se hizo en la primera parte.

La pasión de Emmerich en los últimos años por abarcar destrucciones colosales, se ha convertido en una auténtica obsesión. Tendencia que le ha ido absorbiendo y engullendo como un agujero negro que traga todo lo que encuentra a su paso.

Pero no lo comento como algo negativo, me encanta ver como arrasa con todo lo que encuentra a su paso, aunque se le va de las manos, por no decir que se le ha ido hace tiempo ya.
Puede que no nos sorprenda tanto, como la aniquilación que nos mostró en su film 2012, pero la inmensidad del primer contraataque de los aliens es descomunal y maravillosamente demencial.

Esto no quita de reconocer que los ataques destructivos están tremendamente bien realizados con unos notables efectos. Lo que no pudo llegar a realizar por falta de medios tecnológicos en la precedente obra de 1996 protagonizada por Will Smith, ha hecho que el director germano se explaye en esta secuela con un nivel de destrucción más propio del cine de catástrofes, influenciado por sus anteriores películas.
Quizás algo excesiva, pero impactantemente risible. Hasta este punto es todo como esperaba que fuese, ni más ni menos. Muchos efectos especiales bien realizados y con grandes dosis de destrucción. ¿Qué más se puede pedir?


Los personajes principales no destacan tanto como lo hiciese Will Smith en la obra original. En los roles principales tenemos Liam Hemsworth (Los juegos del hambre), el hermano pequeño de Chris Hemsworth, conocido por su papel de Thor en Marvel.
Liam se reparte el protagonismo con Jessie T. Usher que encarna a Dylan Hiller, el hijo del Capitán Steven Hiller, el personaje al que daba vida Will Smith (Men In Black) al que la historia ha eliminado de un plumazo, no sé si por falta de popularidad actual como actor de cine, caché de muchas cifras, o ambas cosas.

La película no tiene un protagonista absoluto y definido.
En cuanto a los personajes rescatados como el de Bill Pullman en el papel del, ahora, ex-presidente. El del Dr. Brakish Okun el científico loco interpretado por interpretado Brent Spiner. O el de David Levinson interpretado por Jeff Goldblum (La mosca) aparecen con menor importancia, sobre todo este último, que en la anterior jugaba un papel mucho más decisivo.

Caras nuevas como la de Maika Monroe (The Guest) dando vida a la hija del ex-presidente, además de piloto de cazas, como su padre. O la actriz Angela Yeung Wing, conocida como Angelababy (Hitman: Agente 47) que ejerce como piloto de cazas, tampoco tienen mucha más relevancia que las caras veteranas rescatadas de la anterior entrega.

En fin, no resulta tan fresca ni desternillante como fue y es la obra original, aunque se disfruta gracias a todos los excesos visuales que comete Emmerich, fruto de su obsesión por la destrucción sin parangón.

Fuente: este post proviene de Cinefilias Ocultas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

En esta 51ª edición del Festival de Sitges otra de las obras a destacar y de la que, para bien o para mal, no se está oyendo comentar nada al respecto, ha sido Clara. Dirigida por Akash Sherman, su re ...

White Chamber es la tercera película del cineasta Paul Raschid, a priori, el film contiene los ingredientes esenciales para haberse convertido en la película predilecta de ciencia ficción minimalista ...

Gareth Evans llega a la sección oficial a competición de la 51ª edición del Festival de Sitges con Apostle, una película que será distribuida por Netflix en nuestro país a partir del próximo día 12 de ...

Colin Minihan presenta en esta 51ª edición del Festival de Sitges, su cuarto largometraje, What Keep You Alive. Un título que podría llegar a ser más revelador de lo esperado, por suerte, es improbabl ...

Recomendamos

Relacionado

cine y televisión cine y tv cine ...

Crítica Independence Day 2 Crítica Independence Day 2 Digan lo que digan los (benditos) tangos, veinte años pesan. Y mucho. Sería imposible, además de un terrible problema, que fuéramos la misma persona que en 1996 se lo pasó bomba con ‘Independence Day’, un espectáculo de acción y destrucción masiva con el que Roland Emmerich destruyó y conquistó el mundo a base de palomitas e imágene ...

Estrenos Catástrofes Independence Day ...

En la entrada de la semana pasada ya os hablaba de la secuela que se avecinaba de “Independence Day“, que llevaría la coletilla de “Contraataque“. En la original de 1996, junto con muchos defectos, teníamos patriotismo, destrucciones cataclísmicas y una buena banda sonora. ¿Cuánto de todo eso queda en la segunda parte? Absolutamente nada. Voy a ir al grano: creo que “ ...

2016 bill pullman Ciencia ficción ...

Veinte años no es nada decía el tango de Carlos Gardel, y bien que lo demuestra Roland Emmerich. Si la fórmula funcionó tan bien en la primera entrega no hay por qué cambiarla. Unos pequeños retoques de casting, un guión que se salta la paja para ir directamente al meollo y, por supuesto como la ciencia avanza que es una barbaridad, unos mejorados efectos especiales, apabullantes como manda la oca ...

Grandes bandas sonoras Grandes escenas Catástrofes ...

Seguramente la entrada de hoy tendrá su polémica. ¿Un blog de cine que ha dedicado posts a cintas como “Lo que el viento se llevó” o “Casablanca“, a directores como David Lean o Woody Allen, va a hablar de “Independence Day“? Con la venia de este ilustre jurado, procedo con mi alegato… Los que vais siguiendo el blog os habréis fijado que las emociones diri ...

Cine Estreno Independence Day

Fui a ver "Independence Day" a la tierna edad de 13 años el fin de semana de su estreno y hoy en día, 20 años después, con 33 primaveras a mis espaldas, aún cuando vuelvo a revisionarla en BlueRay, me flipan sus escenas de destrucción masiva. Esos minutos del primer ataque de las naves empleando unos extraordinarios efectos especiales haciendo un uso increíblemente efectivo de maquetas, ...

BSOs para recordar Independence Day

Título original: Independence Day Compositor: David Arnold Orquestrada y dirigida por : Nicholas Dodd Año: 1996 Primera edición 1996 CD de 51 minutos Segunda edición, año 2010, 2 CDs con una duración de 128 minutos, edición con la música completa. INTRODUCCIÓN : El alemán Roland Emmerich (soldado universal, Joey) nos sorprendió en el año 1996 con un bombazo sin precedentes, un filme de acci ...

Noticias Posters Trailers

Pocas veces un trailer es tan sincero. Lustros han pasado desde que Roland Emmerich nos deleitase con una de las invasiones alienigenas más espectaculares y patrioticas que se hayan visto en la historia del cine, al margen de el remake de La guerra de los mundos dirigido por Steven Spielberg. La secuela que se ha hecho de rogar, ya está aquí, y parece que la obsesión de Emmerich por las grandes de ...

Si hay un tema que parece inagotable en la historia del cine (al menos desde mediados del siglo XX hasta ahora) es la Segunda Guerra Mundial.   Y es que un conflicto tan largo y complejo da para construir un sinfín de narrativas: desde las tiernas como La vida es bella hasta las trágicas como El Pianista; y por supuesto muchas pero muchas historias de acción.   En esta última categoría cae sin esf ...

Creados por Stan Lee y Jack Kirby, los Kree son una raza alienígena del universo de Marvel Comics y tuvieron su primera aparición en el cómic #1 de Los 4 Fantásticos en 1967.   Su origen proviene del planeta Hala, y aunque su apariencia se asemeja a la de los humanos, son muy diferentes. Existen Kree de piel humana y un puñado tienen el color de piel azul.   A diferencia de los humanos, poseen una ...

cine y televisión cine cine y series ...

Gonzalo Sanchez del Pozo Entretenida película ? que nadie pretenda encontrar grandes honduras filosóficas ni de ningún otro tipo ? en la cual se pueden ver trabajando juntos a unos actores veteranos que todavía tienen mucho que interpretar e la gran pantalla. El exótico Hotel Marigold hará cuando menos que la sonrisa se dibuje en nuestros labios El exótico hotel Marigold: genial cementerio de elef ...