Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Historia de agosto: Se terminó para siempre

Esta vez nos despedimos en serio. Es una de  esas veces que sabes que será la última, que no habrá una llamada la mañana siguiente, que se terminaron los mensajes durante el día, que ya no existirán más visitas inesperadas, ni cartas entregadas, ni cenas planeadas, ni viajes soñados. Que simplemente ese fue el último abrazo que, aunque duró pocos segundos, pereció durar toda una eternidad.

352bdd14337dd9fbd4278f9b1110cf81


Que esta vez fue de verdad, porque las veces pasadas siempre dejábamos un asunto pendiente para volver a retomar lo nuestro. Pero hoy nos encargamos de cerrar todas esas puertas que muchas veces dejábamos entreabiertas con la excusa de tener que regresar a cerrarlas.

Hoy pusimos un punto final a todo ese libro que escribimos durante días, meses y años. Después de releer cada capítulo buscando en qué nos habíamos equivocado para que en el siguiente no cometiéramos el mismo error, por fin decidimos dejar de escribir historias. Cada vez las contábamos peor, porque nos aferrábamos a un cuento de hadas que todo el mundo juzgaba pero que solo tú y yo sabíamos.  Que no dejábamos que nadie tomara una pluma para que nos ayudara a cambiar el rumbo de nuestro libro, simplemente éramos egoístas, y no queríamos que lo que era nuestro fuera de alguien más.

1c86a3030be731d8352d6828e90f7de2


Tal vez ya estábamos cansados de volver a reconstruir todo aquello que estaba roto desde hace tiempo.

O simplemente necesitábamos un respiro, de esos que tomas cuando terminas de hacer ejercicio, con toda profundidad, sin pensar en nada más para recobrar el aliento. Tal vez solo necesitábamos tiempo, tal vez solo un instante o tal vez una vida entera. Tal vez esto era justo lo que pedíamos para dejar de autodestruirnos luchando por algo que estuvo muerto desde hace meses pero que ninguno de los dos quería dejarlo ir.

84d456053eaa38efbb8419345f43ef74


No sé si fue la mejor manera de decir adiós pero debo reconocer que pudo haber sido peor. Todo se terminó tan rápido y sin esperarlo pero si hubiera sido más largo, el dolor nos habría devastado. Simplemente, en una noche fría de invierno, nos despedimos prometiendo que en algún momento la vida nos volvería a poner en el mismo camino.

Pero la mejor parte de todo es, como decía mi abuela, donde una puerta se cierra, otra se abre y tal vez aún no he llegado a abrir la correcta. Por lo pronto, sé que ambos logramos cerrar esa puerta que tenía nuestros nombres escritos. Por eso, después de una larga historia y un corto final, es momento de seguir adelante.

Fdo. F

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Los millennials tenemos la culpa

Tenía esa sensación dentro de mí y no sabía que era. Si era pena, si era angustia, si era hambre. Le estuve dando vueltas y hoy me he dado cuenta: es culpa. Sí, culpa. Alguna que otra vez he tenido qu ...

Historia de Febrero: "Roma"

Nos encontramos por casualidad, sin querernos, sin buscarnos, fruto del azar, fruto del destino. Quizás, simplemente, fruto del hechizo de una ciudad mágica y de las noches de verano. No se aún qué me ...

A esa amiga que acaba de llegar

Cuando se acerca mi cumpleaños me es inevitable reflexionar sobre qué ha cambiado de mi vida en los últimos 12 meses. Hay personas a las que no les gusta cumplir años, sin embargo, contar un año más c ...

Carta de una mujer trabajadora

Trabajo en una agencia de publicidad y, prácticamente a diario, me siento con empresarios y responsables de marketing de otras empresas. Cuando me acompaña un compañero, ocasionalmente la atención del ...

Recomendamos