Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Carta de una mujer trabajadora

Trabajo en una agencia de publicidad y, prácticamente a diario, me siento con empresarios y responsables de marketing de otras empresas. Cuando me acompaña un compañero, ocasionalmente la atención del cliente se dirige sólo a él. Al principio me sorprendía, ¿cómo era posible que alguien con un puesto tan importante no se dé cuenta del gesto que está teniendo? Normalmente son hombres, pero también me he encontrado con mujeres. Recuerdo una ocasión en la que hice una pregunta a uno de los empresarios con los que estaba sentada, él se giró y se dirigió a mi compañero para contestarle: mi becario. ¿Molesta? Por supuesto. Puedo hablar de otros detalles que pasan más desapercibidos. Por ejemplo, que en una conversación se me interrumpa más a mí que a mi compañero, o que se le preste más atención. Yo lo comento con mis colegas, y por suerte no lo niegan, aunque a veces les hace gracia. Yo creo que no la tiene.

frases feministas


Hace días, en una charla de Google sobre el liderazgo de las mujeres en las empresas, una importante científica hablaba del tema con claridad. La desigualdad en el trabajo es una realidad, no sólo porque los sueldos de las mujeres sean más bajos que los de los hombres en el mismo puesto, sino que los puestos más importantes recaen sobre ellos. Según el Global Gender Parity Report, la brecha económica de género no se reducirá hasta el año 2.133, y si lo miráis cada cierto tiempo, podéis ver cómo sorprendentemente esta fecha va en aumento en vez de disminuir.

desigualdad laboral


¿Y esto nos afecta? No sería la primera vez que responden a una de mis propuestas porque “las mujeres tienen carácter y no se las puede llevar la contraria” o porque “me ha quedado muy mona la presentación”. Yo no he oído ninguna respuesta parecida a ninguno de mis compañeros. Y quiero que si se acepta una de mis propuestas, sea porque el trabajo sea bueno, y porque he trabajado duro. Lo comentaba con una compañera, llegando a la conclusión de que son pequeños clichés que se dicen de manera inconsciente, resultado de una cultura patriarcal, pero que te llevan a dudar de tu trabajo, y que generan un terrible miedo al fracaso, dos de las carencias del emprendimiento femenino según el GEN Global Report 2016-17.

Pero estos comentarios no son los únicos a los que estamos acostumbradas. No sabría decir cuántas veces han relacionado un éxito de alguna colega asociándolo a la imagen: “es que quiere ligar contigo”, o a la forma de vestir “traes escote para convencer al cliente”. Tal vez para alguien pueda ser una broma, o nuestro punta de vista una exageración, pero con un ejercicio de empatía es fácil darse cuenta que es una situación desagradable (especialmente si se repite a lo largo de tu vida). Por eso hay muchas mujeres que sufren el llamado “Síndrome del impostor” y, ante un éxito, son incapaces de asumir sus logros y tienen baja estima.

06778515072ae01bee42ea2c68044345


Continuando con la espectacular presentación de la científica, nos decía que en esta lucha, en este cambio, no deberíamos estar sólo las mujeres. Al fin y al cabo, seas hombre o mujer, la situación tiene que ser incómoda para ambos. Que si tienes una hija o una hermana, aunque no tendría que ser necesario argumentarlo con lazos familiares, te gustaría que tuvieran las misma oportunidades que cualquier hombre. Y es que, al final, todo recae en la educación. La directora en España de una conocida red social nos decía que el ambiente en el que te eduques es primordial. En mi casa siempre me han dicho que soy capaz de conseguir lo que me proponga, y que no soy mejor o peor que nadie por mi sexo, edad, o cualquier otra condición.

Al terminar, una mujer del público hizo comentó que, con estos datos, parecía inevitable desanimarse con la situación. La respuesta fue clara: todo lo contrario. Estos datos no se aportan para que nos derrumbemos, sino para darnos toda la fuerza que necesitamos para cambiarlos.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Los millennials tenemos la culpa

Tenía esa sensación dentro de mí y no sabía que era. Si era pena, si era angustia, si era hambre. Le estuve dando vueltas y hoy me he dado cuenta: es culpa. Sí, culpa. Alguna que otra vez he tenido qu ...

Historia de Febrero: "Roma"

Nos encontramos por casualidad, sin querernos, sin buscarnos, fruto del azar, fruto del destino. Quizás, simplemente, fruto del hechizo de una ciudad mágica y de las noches de verano. No se aún qué me ...

A esa amiga que acaba de llegar

Cuando se acerca mi cumpleaños me es inevitable reflexionar sobre qué ha cambiado de mi vida en los últimos 12 meses. Hay personas a las que no les gusta cumplir años, sin embargo, contar un año más c ...

Carta de una mujer trabajadora

Trabajo en una agencia de publicidad y, prácticamente a diario, me siento con empresarios y responsables de marketing de otras empresas. Cuando me acompaña un compañero, ocasionalmente la atención del ...

Recomendamos