comunidades

Pre, post y para siempre.

Juicios. Prejuicios. Y porque no hay post, que sino… bueno, qué narices, claro que los hay. Quien no haya juzgado que tire la primera piedra. Ojo con esta entrada, que no pretendo dar lecciones a nadie, lo digo ya de antemano.

Yo soy de esas que colaboran con varias ONG’s. Por altruismo o por carga de conciencia por tener más suerte que otras personas en otras partes del mundo y no saber bien si será merecida o no, tal vez. Cruz Roja, Unicef… y alguna otra más. Mi granito de arena. Mi contribución para ganarme el cielo, si es que existe algo más allá de las nubes. Cada mes, cuando mi cuenta se ve menguada por esa cantidad miserable por la que en teoría me debería sentir mejor persona, la verdad es que ni siento ni padezco. Ya ni lo recuerdo. Todas las buenas intenciones se quedan en un recibo más. En una obligación más. En cambio, cuando veo gente en la calle, personas que pasan por mi lado, que me miran desde el hambre, el miedo y la vergüenza, pidiendo ayuda, la mayoría de veces trato de no mirar a los ojos para seguir pensando que si no ven lo que esconden mis pupilas, que si no me muestro realmente ante ellos, no pensarán mal de mi; creerán que es verdad que no llevo nada suelto, o que tengo prisa, o que no puedo.

Vergüenza. Vergüenza deberíamos sentir todos como sociedad que se permitan situaciones tan extremas, diferencias tan abismales entre unos y otros, y tanta falta de coherencia, de educación y de integración. No solo es cosa de políticos: todos deberíamos empatizar más y lavarnos menos las manos. La responsabilidad es de todos.

b4418afcc888ceea0ce4d0417a9cffa7


Hoy salía de Mercadona. Un par de cosas necesarias. Un par de caprichos. Una bolsa de Cheetos. Con mi cara de cansada ojerosa que ya viene de serie, esa cara de… “lo tengo todo pero no-puedo-con-mi-vida porque nada es suficiente”. En la puerta una voz: “Perdona… ¿tendrías algo para…?” Casi a menos de dos segundos de cortar la frase, levanto la mirada y la veo. Era una chica como yo. Rubia, delgada, con cara de no tener una vida fácil y con muchos kilos de menos, esos kilos que se pierden no por ir a zumba a mover el pandero, sino precisamente por no tener esa opción: por no tener ni para zumba, ni para pilates, ni shopping, ni mierdas varias, ni siquiera para lo más necesario… para lo único necesario, la comida.

Esa chica podría haber sido yo. Como poder, la opción está. O yo, o tú, o tu vecina del quinto. Nunca sabes si alguien la ha cagado o es que nada le ha sido fácil, nada… hasta llegar a ese punto. Y aunque la hubiera cagado en múltiples y muy variadas veces, nadie es quién para decidir si esa persona merece que la mires, que le contestes, que le digas algo más que una automática frase. Está claro que hay mil situaciones y mil tipos de personas. Hay de todo. Pero igual que hay de todo para mal, también hay de todo hacia el otro lado, y nadie es quién para juzgar si alguien se merece lo que tiene. Es cruel y repugnante. Es muy fácil juzgar desde la comodidad de un sofá o de un plato caliente. Y todos lo hacemos. Aunque colaboremos con diez euros al mes con cualquier organización. Aunque vayamos de buenas personas de brillante y puro corazón. Todos escondemos basura tras toda esa fachada de candidez. Todos tenemos cierta maldad, una clase de maldad innata que nos lleva a prejuzgar. Y no. Eso no lo quita ningún filtro.

Ni lo cura ningún médico caro.

bcd322647a8adb082086ad3a55f304f3


He elegido fotos de críos porque creo que son los únicos que, por falta de tiempo y necedad, aún no saben lo que es juzgar. Ellos no juzgan ni diferencian, no hacen distinciones ni criban cómo y cuándo repartir su cariño y atenciones. Hasta que alguien les comienza a decir: crece, ya no eres un niño, no te comportes como un niño, no seas tan crío, no llores, no hagas cosas de chica si eres un chico (ni viceversa), no estés tan en la parra y sé responsable, sé un adulto con porvenir porque si no lo tienes acabarás como esas personas que piden en las puertas de todos los Mercadonas del mundo, tú produce, gana dinero, no tengas tiempo para nada más, establece tu cartera como prioridad y si te queda algo de tiempo, sal a comprar, gasta ese dinero, que para algo lo ganas con el sudor de tu frente. No des un paso en falso pero tampoco te permitas tiempo para estar parado pensando. Si caes, ya te levantarás, pero no esperes que nadie te espere cuando vuelvas a subir. Sé productivo, no conozcas el paro. Eso es un lastre. Serás bazofia humana. Y así es como el cuento acaba. Y la mirada del niño ensombrece y se hace adulta de golpe. Y ya nada vuelve a ser puro, sano, real. Bienvenido al mundo sin corazón.



Nos hacen desconfiados. Ya no sólo con quien nos pide, con quien necesita nuestra ayuda porque solo no puede. Nos hacen perder lentamente la esperanza en todo cuanto nos rodea hasta desfallecer en una nube de polvo que acaba volando hasta el país de Nunca Jamás. Al final solo nos dejan un falso decorado, nos permiten una gota de felicidad para que pensemos que, de entre tanto feo, hay algo de belleza por la que luchar.

Pero no es así. Yo no lo veo así. Yo creo que la vida no es como nos la han contado.

Yo pienso que entre tanta belleza, hay algo feo. Que entre tanta bondad, hay gente mala. Que entre tantas personas que son sinceras, hay algunas que mienten. Yo creo que la maldad es minoría. Somos muchos. Millones. Y estoy convencida de que la mayoría buenos. Pero ya solo nos late el corazón cuando vemos alguna noticia conmovedora y pensamos lo típico: “aún hay esperanza”. No, no es “aún hay esperanza”, es siempre hay esperanza. No porque te claves una concha rota andando por la arena vas a dejar de andar descalzo por la playa. No porque alguien te la juegue, o te falle, o te decepcione en cada hueso y cada gota de sangre de tu cuerpo, quiere decir que todo el mundo vaya a jugártela, a fallarte, a decepcionarte en cada hueso y cada gota de sangre. Quien pierde la esperanza pierde la vida, porque no confiar y no tener fe en las personas es ir muriendo cada día.

Siempre hay esperanza. Siempre hay que tratar de ayudarse. Menos pensar en Manolos y en Fashion Weeks, y más ponerse para variar los zapatos de otro.

Piensa qué pasaría si esa chica fueras tú.

Piensa qué pasaría si a ti también te juzgaran.

¿Qué harías?

8486f5e5bb1c7d7cb3c9bb48903197fc


M.

Archivado en: Relatos
Fuente: este post proviene de La chica de los jueves, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Día 16. El mundo, de Jimmy Fontana, sonaba esta mañana en San Isidro desde el balcón de alguien, en el edificio que queda a la izquierda de mi casa. Sentada en el sillón de mimbre pintado de blanco, c ...

Día cinco. Durante estos días de confinamiento me he dado cuenta de varias cosas. Algunas son bastante absurdas, otras tantas tienen relativa importancia y, las que dejaré para el final, creo que marc ...

No. No siempre es fácil. El amor no siempre te hace reír. En ocasiones, no fluye la comunicación, el drama llama a la puerta por un mal gesto o por una palabra desafortunada, la verdad se esconde por ...

Antes. A veces, solo a veces, me reía de tu música. Eso que escuchas parecen cánticos de catequesis para niños. Me duermo. Parece que estemos en misa. Venga va. Quítalo. Y tú, durante unos instantes, ...

Etiquetas: Relatos

Recomendamos

Relacionado

uncategorized viajar a india viaje a la india

En el artículo de hoy quiero hablarte sobre idas y venidas, lecciones, aprendizajes y paridas de mi viaje a la India. Si llevas siguiendo este blog desde hace un tiempo sabrás que hace un par de semanas volví a España después de 2 meses viajando por India (si eres nuevo por aquí puedes suscribirte haciendo click aquí y recibir un curso muy chulo de meditación como bienvenida) Y aunque esto no es u ...

Relatos

Giles: Mira, ni siquiera es humano. Elisa: (en lenguaje de signos) Si no hacemos algo, nosotros tampoco. (La forma del agua) Paula Bonet Falta de atención. Se podría decir que sufro de eso, de falta de atención. Miro muchas cosas a la vez pero en realidad, no miro ninguna. Mil estímulos, imágenes, sonidos; mil “hazme caso a mí, que yo sí que molo”; mil mensajes que llegan como un bomba ...

cambios el club de las cosas pequeñas libros ...

Primer post del Club de las Cosas Pequeñas, después de presentároslo el viernes pasado... si te perdiste su "apertura" puedes leer todo aquí. Antes de continuar, quiero hacer una aclaración: no soy experta de nada, no pretendo adoctrinar, ni dar lecciones de nada, solo voy a hablar de lo que a mí me está sirviendo para cambiar de tipo de vida, y vivir más consciente y más lento, por qué ...

Ejemplos

El racismo no tiene color. Ni tampoco tiene ideología. Hay racismo en países de derechas, pero también en sociedades comunistas. El racismo no es contra negros, ni contra blancos. Es contra el diferente. El racismo es más que odio, es un complejo, es un tipo de maldad que asusta, aterra, pues no hay nada más peligroso que una persona llena de complejos, odio y una enorme dosis alucinógena de una s ...

autoestima lectura

La lectura produce beneficios de salud psicológica que puedes descubrir en este post centrado en el placer de la ficción. La literatura es el refugio de felicidad de muchas personas que encuentran en las páginas de un libro el soporte necesario para experimentar la felicidad de un presente creativo. Con la vuelta a la rutina, puedes retomar hábitos gratificantes. Por ejemplo, ir a la biblioteca pa ...

2016 reflexiones/pensamientos todo

¡Buenos días! Os traigo un tag que a mi personalmente me gustó mucho cuando lo vi en Youtube y, que lleva por nombre: 10 Cosas que Odio. Me ha parecido muy interesante como todos los tags ya que, nos acerca más a las personas que vemos, leemos y seguimos. QUEDAROS A LEER Y VER LAS 10 COSAS QUE ODIO. ¡VAMOS ALLÁ! La maldad gratuita: Toda la maldad no tiene justificación alguna, pero cuando es h ...

Curiosidades sobre Famosos Ryan Reinolds

Muchos famosos tienen la posibilidad de cumplir el sueño de los fans que desean tener un encuentro con su ídolo. Existen fundaciones que colaboran para hacer realidad los sueños de personas enfermas de cáncer. Ryan Reynolds ha hecho realidad el sueño de uno de sus seguidores. Un joven que tristemente ha fallecido y a quien el actor ha dedicado una emotiva carta que ha publicado en Instagram. El ac ...

Relatos destacados reflexiones

No olvides las llaves. No olvides la cartera, ni el bonometro, ni algo de suelto para la máquina de café. No olvides el ordenador, ni la agenda, ni un socorrido boli de repuesto por si el de siempre falla. No olvides los auriculares para ponerte algo de música de camino al trabajo ni algún libro o libreta, por si en lugar de leer prefieres escribir un rato. No olvides la chaqueta de entretiempo, n ...

marisa te voy a contar algo Opinion

Escribir en un blog, és en ocasiones escribir tu propia opinión no sólo de productos o lugares que te gustan, si no sobre otros blogs o artículos que lees. Y de eso va este post. Hoy he leído un post, no voy a decir el nombre ni hacer referencia a su contenido, pero me ha hecho reflexionar sobre qué escribir y que no. Me he dado cuenta de lo importante que es la intimidad, conservar el yo, y sobre ...

Baywatch: Los vigilantes de la playa ….. Perooooo!!!!!! ¿Alguna razon para ver Baywatch: Los vigilantes de la playa??? Cualquier película debe ser vista sin prejuicios…. Perooo, (tal vez los discursos de Nuremberg son una excepción) nadie quiere tener una mala experiencia al ir al cine. Sin embargo a veces abusan de nuestra paciencia, como es el caso de Baywatch: Los vigilantes de la p ...