comunidades

Por fin en Cantabria ¡nuestro paraíso!



Llevábamos conduciendo desde las 6 de la mañana y ya eran las 18:00 hrs. Ya habíamos entrado en territorio cántabro y el paisaje se transformó por completo. Los campos de Castilla se transformaron en un paisaje rural espectacular de montes verdes y prados que se mezclaban con las nubes bajo una fina llovizna.

Como si nunca hubiéramos visto nada igual, la sonrisa no se borraba de nuestra cara. Definitivamente éste era nuestro paraíso. Nuestro alojamiento iba a ser una posada muy apartada de la civilización (al menos para nuestro juicio) y esto tenía sus pros y sus contras. Me preocupaba un poco (solo un poco) el no tener una farmacia cerca, alguna tienda o una cafetería.

Dejamos a un lado la autovía para buscar la localización de nuestra posada y cogimos una carretera nacional que cada vez era más estrecha y estaba en peor estado. Nunca en mi sano juicio hubiese conducido por aquella carretera si no fuese porque el GPS lo indicaba. Muchas veces me pregunto ¿qué sería de nuestra generación si no existieran el GPS del móvil? ¿y si nos quedamos sin datos? supongo que tendríamos que aprender a manejarnos con los mapas de carretera de toda la vida como hacían nuestros padres...



Los paisajes desde la carretera eran más vírgenes a medida que nos adentrábamos en la montaña. Íbamos completamente solos por aquel camino y aunque el GPS nos indicaba que ya faltaba poco para llegar solo veíamos montes, bosques, ríos y prados llenos de vacas bajo la lluvia.

En medio de todo aquel paisaje idílico por fin llegamos a un "municipio" de a penas 100 habitantes. El "pueblo" era encantador con sus casitas de piedra, flores en las ventanas y balcones de madera. La plaza principal era el cruce entre 2 calles, y aunque nos gustó mucho el lugar todavía no habíamos llegado a nuestro destino. Igualmente tomamos nota porque había un bar!

La carretera seguía hacia la montaña por un camino de tierra no muy cómodo y lleno de curvas que habría odiado hasta la muerte si no fuese por el entorno que nos rodeaba nos dejaba con la boca abierta.

Llegamos a otro lugar donde había algunas casas: Cotillo. El trazado urbanístico de este lugar consistía en rodear de asfalto las casas desordenadas con sus jardines y dejar hueco entre casas para que pudieran pasar los coches. Sufrí mucho por no rozar el coche con las paredes de piedra de las casas porque aquí no existían las aceras y las calles eran puras cuestas que terminaban en muros de piedra. Puede que hiciera mucho tiempo que un coche circulase por allí antes que nosotros...

Y por fin, al final de una cuesta arriba de tierra había un precioso jardín al que teníamos que subir con el coche porque allí también estaba nuestra posada y el aparcamiento. Yo no era capaz de subir y maniobrar el coche por esa cuesta, eso era imposible. Pero al final lo logré! :D


Iglesia de San Andrés desde nuestro jardín





Objetivo conseguido. Llegamos a aquel remoto lugar después de tantas horas... ¡y aquello era PRECIOSO! un auténtico remanso de paz. La posada era como la casa de montaña perfecta, con su jardín perfecto y vistas perfectas. No había nadie y solo se oía la fina lluvia caer, el sonido de los cencerros de las vacas en el monte y el silencio, paz y mucho silencio. Repito, el lugar era precioso y el momento PERFECTO.

Bajamos la maleta y entramos a la posada. No había nadie en aquel salón, pero aquello cada vez nos gustaba más. La posada por dentro era muy bonita y acogedora, estaba muy cuidada y decorada con gusto, con el suelo y techo de madera, las paredes de piedra y una enorme chimenea, pero olía a cebolla por todas partes. Al momento salió Alfredo que venía de la cocina porque él mismo era quien preparaba la cena. Era un señor súper majo y atento. Nos enseñó nuestra habitación y después quedó a disposición nuestra si necesitábamos algo.

Yo seguía alucinando mientras subíamos las escaleras. La posada, el entorno, todo era perfecto pero la guinda del pastel fue nuestra habitación. Estaba en la última planta y tenía una ventana tragaluz en el techo justo encima de la cama. Estaba tan feliz en nuestra habitación como una niña en Disneyland. Sabía que nuestro alojamiento iba a merecer la pena.

Una vez instalados nos fuimos a dar un paseo por la zona y ver la iglesia prerrománica que había en nuestro jardín, las vacas pastando (no tenemos costumbre de eso) y a perdernos un poco por allí en busca de una ermita. Aquel era mi sitio, debería haberme quedado a vivir allí.

Empezó a llover de nuevo así que nos fuimos de nuevo a la posada y nos refugiamos debajo de un enorme hórreo de decoración que había en el jardín. Alfredo a parte de ser recepcionista y cocinero también es camarero, así que nos trajo 2 cervezas tostadas al jardín y allí terminamos el día: debajo del hórreo contemplando aquel paisaje bajo la lluvia y bebiendo cerveza ¿qué más podíamos pedir?







Debo hacer mención a un grupo de vascxs que se alojaron también aquella noche y se vinieron al hórreo del jardín a beberse sus copas de vino con nosotros. Éramos los únicos que habíamos por allí :)



Fuente: este post proviene de Ganas de viajar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. El pueblo de las 3 mentiras podría ser el pueblo más bonito de España, un imprescindible para visitar en Cantabria y una opción perfecta de turismo rural o si v ...

Casa del Duque Llegamos a Comillas, sin querer atravesamos el pueblo con el coche y vaya cuestas! a mi juicio aquello era casi conducción extrema (vale, donde yo vivo no hay ni una sola cuesta)... per ...

Etiquetas: Mi cuaderno

Recomendamos

Relacionado

viajes alfoz de lloredo caborredondo ...

Cantabria es un lugar espectacular, con paisajes preciosos y con rincones tan especiales como la Posada de Caborredondo. Un hotel rural del que te será difícil marcharte, pues sus dueños te harán sentir como en casa. Vamos, acompañadme, que os cuento más sobre este lugar. Si recordáis, hace poco estuve de vacaciones y tuve que buscarme una escapada rápida. Así fue como conocí Jesuskoa en tan solo ...

Casa del Duque Llegamos a Comillas, sin querer atravesamos el pueblo con el coche y vaya cuestas! a mi juicio aquello era casi conducción extrema (vale, donde yo vivo no hay ni una sola cuesta)... pero ¿y dónde íbamos a aparcar? pues acabamos dejando el coche en un camino justo delante de una mansión preciosa, aunque digna de película de miedo: la Casa del Duque. Pasamos también por el parque don ...

Mi cuaderno Surf

Buenos días! El día de hoy prometía ser muy guay porque por fin haríamos ¡surf en el Cantábrico! En realidad da igual dónde porque yo no tengo ni idea de hacer surf; este plan fue cosa de mi chico. Esta vez madrugamos porque teníamos que estar en el surfcamp a las 9 de la mañana y llegamos los primeros así que no hubo problema de aparcar. Hizo un sol buenísimo para meterse al mar. La escuela de s ...

Mi cuaderno

Hay días en los que todo sale perfecto y el éxito está garantizado, y otros días en los que solo al levantarte ya sabes que no va a ir bien. Nosotros aún no lo sabíamos pero cierto es que nos tocaba cambiar de alojamiento y dejar nuestra querida posada y su jardín, que yo siempre comparaba con mi paraíso particular. Como yo sabía que el listón quedó muy alto y era muy difícil encontrar algo pareci ...

ruta por Cantabria y Asturias

Este fue nuestro primera ruta fuera de Andalucía en el 2006. Alquilamos a través de idealista, un dúplex en San Vicente de la Barquera, 15 días, lo escogimos allí porque queríamos conocer la parte occidental de Asturias y la oriental de Cantabria. De camino hacia el norte paramos en Salamanca, llegamos muy temprano y aparcamos justo en el centro para visitar su casco antiguo, la catedral, su pla ...

Mi cuaderno

Buenos días! nuestro primer día lo íbamos a dedicar al que para mi es el pueblo más bonito de España: Santillana del Mar. Era uno de los sitios que más ganas tenía de visitar en este viaje porque ya estuve hace muchos años y me enamoré tanto de este lugar que estaba deseando volver. También pasamos por Comillas, otro pueblo igual de cuco con muchas cosas interesantes para ver. Madrugamos para apro ...

ruta por Cantabria país vasco y pirineos

Este nuevo viaje es una ruta por España de 15 días, queríamos conocer la parte de Cantabria, la occidental, ver un poquito el país vasco y ya para finalizar el pirineo aragonés. Para ello alquilamos una semana en Castro Urdiales, está justo al lado del país vasco y es más barato y una semana en Ainsa, Huesca. Pero como el camino es muy largo hacia Cantabria hicimos escala en Madrid y de Ainsa a Se ...

general a pedales cantabria ...

Cantabria es una región pequeña pero llena de grandes rincones que disfrutar. Si además te gusta el turismo activo, los lugares en los que la naturaleza sea lo único que vean tus ojos y el cicloturismo, este recorrido puede ser tu ruta ideal. Esta ruta tiene muchas variantes y se puede hacer más corta o más larga en función del tiempo disponible y de las condiciones físicas de cada uno. En esta oc ...

CANTABRIA Cantabria con niños

¿Qué te apetece hacer un plan de fin de semana y no sabes a dónde? pues te voy a dar una idea que te va a encantar. Había oído hablar muchísimas veces del encanto que tiene Potes, de lo bonito, pequeñito y curioso que es, y no se equivocaban. Pero además si a eso le sumamos el lugar tan coqueto en el que nos alojamos y la excursión que hicimos a Fuente De, pues el fin de semana no podía salir mej ...

general gastronomía viajes

¡Hola!Dentro de mi apartado de viajes voy a hablar también de excursiones y sitios que visito, así como lugares para comer, salir , etc. El Domingo pasado, desafiando el frío, pusimos rumbo a Asturias desde León. Tenía ganas de visitar el parque natural de Somiedo. A grandes rasgos diré lo que se puede ver allí. Es un parque natural reserva de la biosfera donde aún viven osos en libertad. Hay tamb ...