comunidades

Cantabria: surf en San Vicente de la Barquera



Buenos días! El día de hoy prometía ser muy guay porque por fin haríamos ¡surf en el Cantábrico! En realidad da igual dónde porque yo no tengo ni idea de hacer surf; este plan fue cosa de mi chico. Esta vez madrugamos porque teníamos que estar en el surfcamp a las 9 de la mañana y llegamos los primeros así que no hubo problema de aparcar.

Hizo un sol buenísimo para meterse al mar. La escuela de surf estaba en un camping donde se respiraba buen rollo y donde nos hubiera gustado alojarnos (aunque no era mejor que nuestra posada). Allí nos juntamos con el resto del grupo, nos pusimos el neopreno y cogimos las tablas adecuadas a nuestro tamaño. Después nos llevaron en una furgoneta reventada y maloliente al parking de la playa donde había otras tantas furgocampers.

La playa a la que fuimos es preciosa y enooooorme, de las más bonitas que he visto nunca. Cuando empezamos con las indicaciones básicas en la arena para hacer surf yo aun seguía con la boca abierta mirando a mi alrededor, aquella playa tan hermosa. Después tocó entrar al agua que no estaba tan fría como yo esperaba para ser el Cantábrico (es lo que tenemos lxs del Mediterráneo, que nos quejamos de to!). Además estaba muy, muy limpia y no se si sería casualidad que el mar estaba tranquilo o que allí el agua es así.

Y llegó la hora de la verdad, de nadar y luchar contra la corriente durante un laaargo rato ¿qué es eso de coger una ola? si yo me dediqué a nadar cotracorriente como una trucha... y esa fue mi conclusión: pagué mi clase de surf para luchar contra las corrientes... :( pero menos mal que no fue así toda la mañana. Al final conseguí coger mi primera ola, y la segunda! y entonces aquello empezó a molar mucho y poco después se acabó la clase. Me quejo mucho pero no me lo tengáis en cuenta; la experiencia fue muy chula y mi chico disfrutó muchísimo :).

Al terminar la clase la sensación fue de querer repetir al día siguiente, pero teníamos otros planes en la ruta. Volvimos al surfcamp donde teníamos las mochilas con la ropa, nos duchamos en las duchas del camping y nos quedamos en el barecillo a descansar un rato y tomarnos un café antes de comer (cerveza no que teníamos que conducir!). No pude hacer más fotos porque durante las clases tuvimos que dejar los aparatos en las taquillas :(.





Aparecieron unas nubes negras que cubrieron el solazo. Nosotrxs llegamos a San Vicente de la Barquera a medio día y la carretera de acceso estaba colapsada. El atasco empezaba antes de cruzar el Puente de la Maza y con mucha paciencia fuimos avanzando poco a poco y "disfrutando" el paisaje de la ría que la verdad es precioso.

Al entrar en el pueblo empezó a llover y seguían los atascos por todas las calles. Los aparcamientos gratuitos por supuesto estaban completos y antes de perder la paciencia optamos por dejar el coche en un parking de pago. Además era la hora de comer y teníamos que poner el huevo en algún sitio ¡y no sería por restaurantes! la Avenida de los Soportales estaba abarrotada de terrazas, bares y restaurantes pero todos hasta arriba de gente comiéndose una mariscada y listas de espera. Lo teníamos complicado...

Al final nos pusimos a patear bajo la lluvia buscando una mesa y terminamos en un bar de una placita tomando unas rabas de calamar y unas patatas bravas. Tuvimos la suerte que al salir la lluvia había cesado y nos dio una tregua para patear por por el pueblo. Subimos a la iglesia y su mirador con unas vistas espectaculares que nos dejaron con la boca abierta. El cielo gris y la lluvia sobre la ría y esas colinas verdes eran una postal mágica, de esas que me encantan.

Caminamos hasta el Castillo de San Vicente y luego empezó a llover de nuevo, bajamos a tomar un café al lado del puerto y poco más pudimos hacer. Debo confesar que los camareros del bar donde nos sentamos eran bastante indeseables y desagradables. Los vimos hacer cosas bastante asquerosas para estar en medio de la terraza, pero bueno, lo dejo como anécdota y espero no volver a ese bar nunca. Nos hubiera gustado aprovechar más en este pueblo pero también queríamos ir a visitar unas playas de la Costa Quebrada que llevaba apuntadas en la ruta así que no nos dio tiempo a más. Cogimos el coche y pusimos rumbo a una de las playas más bonitas de Cantabria: la playa de Somocuevas, cerca de Santander (sí, es un poco rodeo pero no encontramos otro momento en la ruta para ir).

Al llegar al parking de la playa nos entretuvimos con un caballo que había en un prado y vino a saludarnos. Estuvimos un rato con él pero perdimos demasiado tiempo así que continuamos la ruta. El parking estaba lleno de furgocampers y gente instalada allí porque la Costa Quebrada y el entorno es precioooosa. Bajamos por un sendero entre rocas y unas escaleras hasta la hermosa playa de Somocuevas, una playa casi virgen y rodeada de acantilados.




Playa de Somocuevas

La verdad que la gente que vive en Cantabria me parece súper afortunada de tener esa maravilla de lugares naturales y paisajes tan salvajes y hermosos. Me quedaría aquí a vivir (aunque prefiero no imaginar como será un invierno allí).

En la ruta llevábamos otra playa anotada para visitar muy cerca de Somocueva (que se puede visitar andando si te queda energía o tiempo) pero nosotros habíamos madrugado para surfear y estábamos muertos; nos dimos por satisfechos con visitar esta playa. Finalmente subimos al coche y volvimos a nuestra queridísima y maravillosa posada a tomarnos nuestra rutinaria cerveza en el jardín, darnos una ducha y a descansar... ¡aún quedan muchos días por delante!

Fuente: este post proviene de Ganas de viajar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hubiera sido ideal haber disfrutado la tarde entera en Castro Urdiales, sobre todo porque nos encantó, pero perdimos mucho tiempo en Santoña (una pena). Por suerte el día cambió a mejor y ¡salió hasta ...

Ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. El pueblo de las 3 mentiras podría ser el pueblo más bonito de España, un imprescindible para visitar en Cantabria y una opción perfecta de turismo rural o si v ...

Etiquetas: Mi cuadernoSurf

Recomendamos

Relacionado

aprendiendo surf

¡Hola febrero! Hoy os quería hablar de el surf y como estamos en febrero, pues hablar del surf que se hace a principios de año. Ahí va mi historia con este deporte. Todo empezó un mes de enero hace 5 años, cuando, junto con Eritzon, se nos ocurrió la genial idea de aprender a hacer surf. Fue extraño porque teníamos un poco de miedo, no sabíamos si sería difícil, si sería fácil, si tendríamos frí ...

Mi cuaderno

Hubiera sido ideal haber disfrutado la tarde entera en Castro Urdiales, sobre todo porque nos encantó, pero perdimos mucho tiempo en Santoña (una pena). Por suerte el día cambió a mejor y ¡salió hasta el sol!. Fue hasta extraño... realmente porque fue el primer día que vimos el sol y el cielo azul desde que llegamos a Cantabria y la verdad que el paisaje cambia por completo. El verde brilla y se v ...

Sin categoría

Las primeras tablas de surf hawaianas tenían las dimensiones acotadas según la clase social. La sociedad hawaiana se dividía en dos clases sociales, por un lado estaba la realeza y por otro la clase social más baja. Así pues, todo estaba dividido, y por supuesto lo mejor estaba destinado a la clase social más alta, ya fuese los mejores sitios para surfear, el tamaño de las tablas de surf o la mej ...

CRÓNICAS / CRITICAS cronica nada surf

Todoindie Crónica Nada Surf en Madrid Crónica Nada Surf en Madrid 28.04.2016 Sala La Riviera “La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.” Jorge Luis Borges Me gustaría vivir en las últimas cuatro canciones que nos ofreció Nada Surf en su concierto en Madrid. Desearía sentir ese estado de euforia, alegría, energía, vitalidad que alcanzaron los n ...

Aprender Surf

Cuál es mi nivel de surf y grados de evolución deportiva en el surf Tradicionalmente en los círculos de surf ha existido la polémica de determinar cuál es nuestro nivel de surf y cuándo podemos considerar que nuestro surf se está desarrollando a otro nivel. También a la hora de buscar un curso o entrenador, necesitamos determinar objetivamente en qué punto estamos. Piensa que es muy subjetivo lo q ...

música y lectura 2014 matthew caws ...

Han pasado dos años desde la publicación de "The Stars are Indiferent to Astronomy", y, aunque la gira en solitario de Matthew Caws y el lanzamiento de "Get There", su disco junto a Juliana Hatfield, provocaron los inevitables rumores de separación, lo cierto es que Nada Surf siguen, indudablemente, en activo. Sobre los escenarios, con algunos conciertos en los últimos meses (v ...

Artículos de Surf Materiales de surf

A la hora de realizar un viaje de surf debemos tener presente muchas cosas. Lo primero es elegir donde vamos a ir, seleccionar las playas que queremos surfear en la zona, buscar un alojamiento en las inmediaciones y escoger el transporte que vamos a utilizar durante el viaje. Asimismo, como bien sabes , son varios los materiales de surf que necesitamos para surfear, pero, entre todos ellos destaca ...

descubre

Surf en Canarias… ¿En serio? Cabalgar las olas desde el amanecer hasta el anochecer. Ese es el gran sueño de todo rider. Un sueño que en el archipiélago canario puede hacerse realidad. ¿O no? Si mezclamos largos días de sol con un clima estable y aguas con “lamentables” temperaturas de aproximadamente 20º durante todo el año tendremos motivos más que suficientes para no surfear en las islas… Se d ...

ruta por Cantabria y Asturias

Este fue nuestro primera ruta fuera de Andalucía en el 2006. Alquilamos a través de idealista, un dúplex en San Vicente de la Barquera, 15 días, lo escogimos allí porque queríamos conocer la parte occidental de Asturias y la oriental de Cantabria. De camino hacia el norte paramos en Salamanca, llegamos muy temprano y aparcamos justo en el centro para visitar su casco antiguo, la catedral, su pla ...

Casa del Duque Llegamos a Comillas, sin querer atravesamos el pueblo con el coche y vaya cuestas! a mi juicio aquello era casi conducción extrema (vale, donde yo vivo no hay ni una sola cuesta)... pero ¿y dónde íbamos a aparcar? pues acabamos dejando el coche en un camino justo delante de una mansión preciosa, aunque digna de película de miedo: la Casa del Duque. Pasamos también por el parque don ...