comunidades

El Coronavirus no termina la globalización, sino que la transforma

Durante los últimos meses, la crisis del coronavirus se convirtió en una pandemia mundial. No sólo se cobra vidas. Con los vuelos varados, las cadenas de suministro interrumpidas, las actividades comerciales paralizadas, el mercado financiero agitado y las previsiones de crecimiento económico decididamente reducidas, el brote del Covid-19 es lo que podría ser la prueba de fuego más fundamental para la tendencia de la globalización en décadas. Los expertos de los medios de comunicación, los expertos en negocios y los académicos están debatiendo o pronosticando la posible desaparición de la globalización: “El mundo post-coronavirus puede ser el fin de la globalización”, “¿Acabará el Coronavirus con la globalización tal como la conocemos?”, y “El Coronavirus está acabando con la globalización tal como la conocemos”, o su futuro post-Coronavirus: “El Coronavirus y el futuro de la globalización”, “La pandemia de Coronavirus pone a la globalización en la mira”.

Sin embargo, también se puede argumentar que el sistema internacional globalizado sobrevivirá de hecho a la actual crisis de Covid-19. En primer lugar, el historial muestra el resurgimiento y la resistencia de las fuerzas de la globalización a pesar de graves trastornos como la gripe española de 1918, las dos guerras mundiales y la Gran Depresión. Ninguno de estos episodios desconectó el mundo de una vez por todas, sino que, por el contrario, aceleró su interconexión. En segundo lugar, en medio de los tiempos difíciles del brote, aunque algunos gobiernos están imponiendo prohibiciones de exportación y algunos otros están cambiando las culpas sobre el origen del virus, no han renunciado a pedir la cooperación mundial y no han dudado en ayudarse mutuamente. El Japón, por ejemplo, ofreció máscaras médicas a China y viceversa; Corea del Sur está exportando equipos de prueba a los Estados Unidos; Taiwán, a pesar de haber prohibido la exportación de máscaras en el período inicial del brote, está donando máscaras a los Estados Unidos y a la Unión Europea; el Presidente Trump ha ordenado a funcionarios que ayuden a Italia; China está enviando equipos médicos a todos los rincones del mundo, etc.

Por lo tanto, la “muerte” de la globalización depende de su definición. Cuando se entiende que se refiere a la discontinuidad de las cadenas de suministro internacionales debido a las restricciones sociales y a la perturbación económica, podría ser pertinente, al menos por ahora. Sin embargo, dado que la mayoría de los países no han cerrado completamente sus puertas y siguen cooperando en medio de la crisis, es prematuro juzgar que las fuerzas de la globalización están disminuyendo.

A pesar de ello, la supervivencia de la globalización no garantiza necesariamente que siga siendo como la entendimos en los últimos decenios. Aunque el actual estallido no pone fin a esta ola de globalización en sí misma, es más probable que la remodele a lo largo de la división de valores basada en los vínculos entre el Estado y el mercado (grado de intervención del gobierno) y el nivel de aceptación de los valores universales (estado de derecho, derechos humanos, voluntad de seguir las normas internacionales).

Desde el colapso de la Unión Soviética, los capitalistas mundiales han estado explorando casi todos los rincones del mundo en busca de beneficios, independientemente de las diferencias de valores. Las multinacionales de las economías desarrolladas subcontrataron líneas de producción a países en desarrollo autoritarios que tienen la fuerza para imponer eficazmente el control social y mantener la estabilidad política, pero que se caracterizan por no respetar las normas internacionales en lo que respecta al estado de derecho, los derechos laborales y la protección del medio ambiente. Por ello, algunos sostienen que el sistema capitalista mundial tras el final de la Guerra Fría condujo a una “disyunción capitalismo-democracia” en la que “la democracia depende del capital mientras que el capital depende del autoritarismo efectivo”, afirmando que “la globalización va en contra de la democracia”. En aras del beneficio, el interés y los recursos del mercado, los capitalistas tienen el incentivo de tolerar la ausencia de valores, lo que envalentonó a los regímenes autoritarios.

Ahora la pandemia de Covid-19 puede enseñarles una dura lección. Si la actual globalización se remodela en base a valores, la transformación puede resultar ser el proceso de “Desfinanciación”. La propensión de la China autoritaria a encubrir y manejar mal el brote inicial hizo que la crisis se deteriorara. Posteriormente, el Gobierno chino adoptó rápidamente medidas restrictivas para impedir la propagación del virus. El cierre obligatorio de la ciudad epicentro Wuhan y de toda la provincia y el cierre forzoso de empresas en la “fábrica mundial” paralizaron las cadenas mundiales de suministro, lo que expuso la deficiencia de centralizar la mayoría de las líneas de producción en un único territorio autoritario. Además, podría ser más peligroso y contraproducente poner las líneas de fabricación de suministros médicos que salvan vidas en manos de un gobierno autoritario propenso a convertir en armas los productos médicos en medio de una crisis mundial de salud pública, amenazando con controlar la exportación de productos farmacéuticos para “hundir a los Estados Unidos en el poderoso mar del coronavirus”.

Estos inconvenientes de la dependencia excesiva de la China autoritaria para la fabricación y los recursos del mercado están impulsando a los capitalistas mundiales a replantearse su estrategia de inversión sin valor y a reconsiderar si China, a pesar de su competitividad en cuanto a estabilidad política, gobernanza eficaz, fuerzas de trabajo hábiles y sofisticadas y enormes recursos de mercado, sigue siendo un destino ideal para albergar instalaciones de fabricación. Algunos países están considerando la posibilidad de ofrecer a las empresas paquetes financieros para salir. El director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, Larry Kudlow, está sugiriendo que se pague “el costo de la mudanza” para ayudar a las empresas estadounidenses a salir de China, mientras que Japón anunció que ofrecerá 2.200 millones de dólares de su paquete de estímulo económico a los fabricantes japoneses para diversificar las cadenas de suministro, ya sea trasladándose de China a otros países o regresando a su país.

Aunque es tentador para las economías desarrolladas desvincularse de China para minimizar los riesgos sistemáticos asociados al autoritarismo, es problemático interpretar estos intentos como señales de advertencia del declive inmediato de la condición de China como centro mundial de fabricación. Como China ha estado profundamente comprometida y estrechamente entrelazada con la economía mundial, se convierte en una economía “demasiado grande para ser eliminada”. En vista de ello, una rápida desvinculación es demasiado costosa para ser factible, especialmente en medio de la conmoción de la pandemia, por lo que se trata más de una ilusión que de una realidad. Por lo tanto, “una disociación larga y dura” podría ser un escenario más realista. Incluso entonces, teniendo en cuenta las ventajas de China en un mercado enorme y una mano de obra altamente cualificada y sofisticada en algunos segmentos, la retirada completa de las líneas de producción podría no materializarse. Las economías desarrolladas pueden optar por un enfoque de “desvinculación selectiva”, en el que la producción de algunos productos esenciales de alta tecnología y estratégicos (incluidos los suministros médicos) se aleja de China, pero es más probable que permanezcan las líneas de fabricación de productos no esenciales (incluidos los bienes de consumo).

En conclusión, aunque el “fin de la globalización” ha sido un cliché popular en medio del brote de Covid-19 y algunas pruebas apuntaban en esa dirección, es igualmente importante que algunas otras realidades apunten en sentido contrario. En lugar de poner fin a la globalización, el brote de Covid-19 podría posiblemente transformar la globalización actual. Debido a las enseñanzas extraídas del brote, los capitalistas mundiales de las economías occidentales reexaminan su enfoque basado exclusivamente en el beneficio, consistente en centralizar las cadenas de suministro en la China autoritaria y diversificarlas hacia otras economías de ideas afines, de modo que la globalización sin valor de los últimos decenios pueda reconfigurarse y convertirse en una globalización impulsada por el valor. Aun así, dado que China sigue estando bien posicionada en cuanto a su poderío manufacturero acumulado en los últimos decenios, una reubicación gradual y parcial parece más posible, factible y visible que un corte inmediato y un éxodo completo de la inversión.

Los puntos de vista y opiniones expresados en este artículo son los del autor.



Fuente: este post proviene de geopolitico, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Un saludo, de algún modo, a la emblemática gorra militar. UP NEXT…AD Calidad Auto360p720p1080p Esta semana en la historia – Emperador Romano asesinado por una fiesta decadente por Connati ...

Etiquetas: Otras

Recomendamos