comunidades

Capítulo 36: Vergüenza

Notó su cuerpo temblar y fue entonces cuando se dio cuenta de que la tenía agarrada por los brazos.

Su cara se volvió pálida y sus ojos empezaron a llenarse de lágrimas reflejando miedo. Entonces sus manos se aflojaron y la dejaron libre.

Parecía tan pequeña, tan asustada...

Después de lo que le había contado Eric y los documentos que le había enviado, sólo quería decirle que él estaba ahí para lo que necesitara, sin embargo, lo que hizo fue asustarla.

Lo sé todo.

No entiendo — dijo ella con un hilo de voz.

Lo que te ha pasado.

¿Cómo? ¿Qúe es lo que sabes?

Lo que te pasó y que él está aquí. No dejaré que te haga más daño.



Ella agachó la cabeza para que no notara sus lágrimas. Y añadió.

Siento vergüenza. Me había alejado de mi ciudad, de mi país para no sentir esta vergüenza que no me deja vivir. ¿Sabes? El miedo hace mucho que se convirtió en mi sombra y me acostumbré a él, pero no... con la vergüenza no... no he podido.

No deberías de ser tú la que sientas vergüenza, en todo caso, la debería de sentir él por lo que te hizo.
Él no la siente ni la sentirá jamás.

Le acarició suavemente el brazo para darle su apoyo y le dijo.

Vamos a un sitio tranquilo, nos tomamos un café y hablamos sobre ello.






Fuente: este post proviene de Pequeños Accidentes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Macarrones a la putanesca

Mirando la despensa para ver qué cocinaba hoy, he visto que podía hacer pasta a la putanesca. A Monsieur Accidents le encantan los macarrones con tomate, cuando nos mudamos a Madrid, me comentó que ...

Plum cake marmolado

Hoy vamos a hacer un delicioso blum cake marmolado en un molde tipo bundt. ¿Sabéis cual es la diferencia entre plum cake y plund cake? Pues investigando, he llegado a la conclusión de que es lo mis ...

Recomendamos

Relacionado

instantes de una historia

Capítulo 42: En el Metropolitain de Abbesses

Lo que veían sus ojos no lo asimilaba su mente. Quizás no había sido tan buena idea haberse ido del café a toda prisa antes de que él la detuviera. Eric... Eric... Eric... y... esa mujer del sombrero a la que había seguido hasta aquella tienda. Entonces se dio cuenta, Eric no quería que entrara a esa tienda, que la viera. Una mujer alta y delgada de cabello rubio y unos ojos enormes grisáceos que ...

instantes de una historia

Capítulo 38: Sentada frente a él

La miraba fijamente mientras que ella le contaba su historia, una historia de violencia. Allí sentada frente a él, en el restaurante de su amigo, no pudo evitar comparar lo que ella estaba contando con lo que había pasado con Chloé. Pero él amaba a su mujer, jamás le habría hecho daño. No, él no era como ese impresentable del que ella estaba hablando, él nunca habría tratado así a Chloé. Pero am ...

general amor blog novela ...

Nunca fuimos dos. Capítulo 13.

Valencia, Noviembre 2008. Decir lo contrario sería negar la evidencia. Sí, era agradable sentirse querida. Era agradable sentir el contacto de otro cuerpo, de otras manos recorriendo su piel, de otros labios buscando los suyos...pero,era eso, sólo eso, agradable. Agradable es la sensación de una humeante taza de café bajo el frío del invierno. Agradable es el olor de las sáb ...

instantes de una historia

Capítulo 37: Una historia de violencia

Ya en el café, con una taza entre sus manos, mirando el humo que salía de ella, su mente se fue hasta ese día en el que salió de la que hasta el momento había sido su casa, con los recuerdos de toda una vida guardados en dos bolsas de basura, una en cada mano. — Salí por la puerta y me giré para dar un último vistazo antes de que el policía cerrara la puerta. La tristeza invadió su cuerpo recordan ...

Earthus aproximación descargar libros gratis ...

Momento de debilidad

Desde que dejaron atrás la mina, que eufemismo, en realidad habían salido huyendo como ratas, no se había atrevido a detenerse. Había abandonado a parte de su Unidad. En otros tiempos sacudió la cabeza, polvo y tierra cayeron sobre sus hombros llegando hasta sus piernas. Observó entonces los pantalones. Llevaba costras de sangre y otros restos humanos adheridos. Inhaló con discreción; el interior ...

general amor blog novela ...

Nunca Fuimos Dos: Capítulo 18.

Valencia, Mayo de 2009 Las voces cada vez las escuchaba más lejanas. Sabía que su madre y la matrona le estaban hablando pero Amanda sólo tenía oídos para aquel llanto de bebé. De su bebé. Diego lloraba. Sí, estaba escuchando a su hijo llorar mientras la matrona se lo entregaba. El universo parecía haberse parado. No había nada más. Sólo estaban su hijo y ella. Allí uno junto al otro. ...

amor cetus fantasía ...

La Guardiana de Cetus - Cuarto Capítulo

La Guardiana de Cetus - Cuarto capítulo Zalixa quedó maravillada por lo que estaba frente a ella. Jesrael la miró y sonrió. Todas las nuevas guardianas tenían la misma expresión de sorpresa cuando cruzaban la "puerta". La fortaleza era totalmente diferente a lo que Zalixa había imaginado. Frente a ella se elevaba una majestuosa edificación, similar a los castillos de los perga ...

Novelas y cuentos

Espejismos - Quinto Capítulo

Se despertaron temprano, antes que los rayos solares hicieran su aparición. El anciano les había dicho que se tardarían aproximadamente una hora en subir a la cima de la montaña pero que Javier tardaría media hora más debido a que él debía subir por las cuevas internas de ella, y por lo tanto, el camino era menos directo y más largo. Emprendieron la marcha. Javier dió a su esposa la ...

general amor blognovela ...

Tenías que ser tú. Capítulo 20.

No había pegado ojo. La cama se le había hecho pequeña. Toda la noche dando vueltas. Mal. No podía negárselo ni a nadie y, mucho menos, a él mismo. Se sentía mal. Mal no. Fatal. Culpable. Sí, también se sentía culpable. ¿Cómo no se iba a sentir así? Sabía que le había roto el corazón a Raquel. Raquel, Raquel, Raquel?lo siento, espero que algún día me puedas perdonar. Entiendas que lo he hecho por ...

Alherya Literatura Relatos cortos ...

El regreso (II)

El viaje había sido corto. No estaba muy lejos de Lordanel cuando había hablado con Thelandria, por lo que tomó el primer barco que partía rumbo a Teldrassil. La brisa marina le levantó el ánimo, aunque los recuerdos que traían consigo fueran amargos. Su corazón se encogía conforme se aproximaban a las raíces del gigantesco árbol. Hacía meses que no veía a Erglath y tenía ganas de abrazarle y ver ...