comunidades

Capítulo 42: En el Metropolitain de Abbesses

Lo que veían sus ojos no lo asimilaba su mente. Quizás no había sido tan buena idea haberse ido del café a toda prisa antes de que él la detuviera.

Eric... Eric... Eric... y... esa mujer del sombrero a la que había seguido hasta aquella tienda. Entonces se dio cuenta, Eric no quería que entrara a esa tienda, que la viera.

Una mujer alta y delgada de cabello rubio y unos ojos enormes grisáceos que vestía elegante pero informal. Una mujer que le recordaba a alguien. No podía dejarlo así, tenía que averiguar quién era y decidió seguirlos.

En la plaza de Abbesses había un mercado rodeando la boca de metro. Eric y su acompañante se pararon en uno de los puestos.

Se disponía a acercarse hacia donde estaban cuando su móvil vibró en su bolso. Era su jefe.

De acuerdo... Estoy en la boca del Metropolitain de Abbesses.

Al terminar la llamada volvió a mirar hacia ellos, esa mujer le recordaba a alguien, miró una fotografía en su móvil que le confirmó sus sospechas. El parecido era increíble...

Hay personas que tienen un doble que nunca se encuentran con él y allí estaba ella... mirándola...paralizada... desconcertada... agarrando el brazo de Eric con fuerza.

Se acercó a ellos y dijo:

Hola de nuevo Eric.

Luego miró a la mujer y le dijo:

Tú tienes que ser Chloé. Encantada.

Ninguno de los dos se movió ni dijo nada.

Bueno... pues... él viene para acá, ¿quién se lo va a decir?

Y sonrío amargamente.



Fuente: este post proviene de Pequeños Accidentes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

He visto que tenía unos puerros en la nevera y he pensado que podía hacer con ellos una quiche. La quiche es una de esas recetas que te permite utilizar los productos que llevan tiempo en la nevera, ...

Hoy vamos a preparar unas deliciosas costillas al kétchup para chuparse los dedos. ¿Me acompañas? Los ingredientes que vamos a necesitar son: 800 g de costillas de cerdo 4 cucharadas de kétchup 4 cuc ...

Recomendamos

Relacionado

instantes de una historia

Por un momento sintió que alguien le estaba observando, pero por más que miró a su alrededor no se encontró con ninguna mirada, así que pensó que eran imaginaciones suyas debido a que estaba nerviosa por lo ocurrido en el restaurante. Al mirar su reloj se sorprendió de la hora que era, había comido demasiado pronto y aún tenía tiempo para dar un paseo antes de que su jefe la llamara. Recorrer las ...

instantes de una historia

Notó su cuerpo temblar y fue entonces cuando se dio cuenta de que la tenía agarrada por los brazos. Su cara se volvió pálida y sus ojos empezaron a llenarse de lágrimas reflejando miedo. Entonces sus manos se aflojaron y la dejaron libre. Parecía tan pequeña, tan asustada... Después de lo que le había contado Eric y los documentos que le había enviado, sólo quería decirle que él estaba ahí para l ...

Novelas y cuentos

Ya cerca del amanecer se encontraban muy lejos de aquella cabaña donde habían sido tan felices. Se detuvieron en un pequeño oasis y se refrescaron. Los caballos saciaron su sed mientras ellos comían silenciosos. Al segundo día de viaje se percataron de que el semblante de Marcos había cambiado. Se veía más ágil y también más tremendo. Estaba sumamente intranquilo, se notaba rebelde y le lle ...

instantes de una historia

La miraba fijamente mientras que ella le contaba su historia, una historia de violencia. Allí sentada frente a él, en el restaurante de su amigo, no pudo evitar comparar lo que ella estaba contando con lo que había pasado con Chloé. Pero él amaba a su mujer, jamás le habría hecho daño. No, él no era como ese impresentable del que ella estaba hablando, él nunca habría tratado así a Chloé. Pero am ...

Novelas y cuentos

Entonces después de mucho conversarlo y pensarlo bien, Lorena y Javier decidieron ir en dirección a las montañas, hacia el Dios del Este. ‑ Será un camino sumamente difícil, lleno de peligros ‑ dijo la mujer ‑ pero no deben olvidar que todo es por el bien de la humanidad, que el Dios del Este siempre estará con ustedes y que deben tener mucha fe. No deben flaquear o todo será en vano. Yo ...

general cocaina mallorca ...

Su móvil registró más de 1500 llamadas durante los siete meses que duró su infierno Cuando sus padres salieron a buscarla la hallaron cadáver en el portal Los padres creen que la mataron de sobredosis. El juez dictará sentencia a partir del 23 El jueves 22 de septiembre de 2011 Nora Ayala, 16 años, de familia de clase media sin apuros, como muchas de sus amigas que acabaron enganchadas a la co ...

Novelas y cuentos

A medida que avanzaban el semblante de Marcos cambiaba, estaba más callado y un poco pálido, se quejaba en algunas ocasiones de sentirse débil. Lorena sabía que se estaban acercando a la montaña y que pronto dejaría de sentir el calor de su hijo, así que durante todo el trayecto no dejó de cargarlo. Le repetía constantemente que lo amaba, que pronto llegarían, le besaba el rostro y trataba de ...

general

La noche se había quedado buena. El aire estaba fresco pero Maribel no sentía frío, entre el vino de la cena y los brazos de Gabriel rodeándola mientras paseaban por el frente marítimo casi sentía hasta un ligero calor recorriéndola desde los pies hasta la cabeza. Un sinfín de preguntas bullían en su cabeza desde que Eduardo les había preguntado ¿qué hay entre vosotros? Sencilla pregunta para la ...

general amor blognovela ...

Le encantaba las tardes de los viernes. Olía diferente. Olía a fin de semana y más aún cuando no necesitabas el abrigo. En primavera el ambiente es diferente, el humor de la gente parece cambiar y eso que los londinenses no tenían nada que ver con los españoles. Sin embargo, a pesar de las diferencias culturales, la primavera es la primavera. Al salir de su última clase y ver el espléndido cielo a ...

general

La cola del control del aeropuerto era una auténtica pesadilla. Se le hacía pesado la simple idea de pensar en hacerla y tener que desprenderse de la mitad de las cosas. Cogió un par de bandejas para dejar sus pertenencias. Cinturón de piel marrón, reloj, las pulseras de plata, ya no sabía si tenía que quitárselas o no pero allí las dejó. Los tacones, nunca recordaba ponerse zapato plano para viaj ...