Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Sir Walter Raleigh y como conservaron su cabeza despues de ejecutarlo

Sir Walter Raleigh fue una de las personas favoritas de la Reina Elizabeth durante su mandato. Sin embargo, poco después de su muerte se encontró frente a la ejecución por orden de James I. Esquivó por poco la fecha de su primera ejecución y lo enviaron a buscar la mítica ciudad de El Dorado. Al no poder encontrarla se le acusó de traición y finalmente hizo que lo condenaran a muerte. Pero ese no es el final de la historia. Algo insólito sucedió. Luego de su muerte a su viuda se le dio su cabeza embalsamada en una bolsa de terciopelo, y la guardó con ella hasta que murió.

Sir Walter Raleigh, Elizabeth y el Dorado

Hay tanta vida en la historia de Sir Walter Raleigh que no parece posible que sean todas las hazañas de un solo hombre. Al principio, Raleigh llamó la atención de Elizabeth I después de ayudar a sofocar una rebelión en Irlanda, pero finalmente terminó casándose con una de las damas de honor de la reina, Elizabeth Throckmorton. Cuando el secreto de su matrimonio salió a la luz, fueron finalmente encarcelados por la furiosa reina.

Sir Walter Raleigh


Después de la muerte de Elizabeth, su sucesor, James I, no quería tener absolutamente nada que ver con Raleigh. Uno de sus objetivos como monarca era lograr relaciones pacíficas con otros países, y alguien como Raleigh no le hacía ningún favor. Poco después de la ascensión al trono, hizo arrestar a Raleigh por conspirar contra el rey. La sentencia fue, por supuesto, la muerte, pero ésta fue la primera de las ejecuciones programadas de Raleigh. Finalmente se cambió su sentecia a una vida de prisión en la Torre de Londres.

Permaneció allí durante 12 años, durante los cuales fue tutor de los niños de la realeza y escribió obras históricas.

Finalmente, en 1616, salió en libertad, pero lo eviaron a una misión que ya era familiar. Eso fue, por supuesto, encontrar la escurridiza ciudad de El Dorado. Como era de esperar Raleigh y su equipo no encontraran nada, salvo a algunos españoles. Al entrar en una pelea con ellas fue directamente en contra de las órdenes del rey, y por ese acto de traición recibió su segunda condena de ejecución.

Muerte y cabeza embalsamada

No pudo evitarla. Fue ejecutado en octubre de 1618, sufriendo de fiebre, malaria y disentería por las condiciones insalubres en las que se mantenía a los prisioneros antes de ser sacados de sus celdas para su ejecución. El verdugo necesitó dos golpes para quitarle la cabeza, y después de que se la hubiera mostrado a la multitud que se había reunido para el evento, la colocó en una bolsa roja, cubierta de terciopelo, y se la presentó a su esposa.

Lady Raleigh, una vez Elizabeth Throckmorton, dama de honor de la reina Isabel, amaba de verdad a su condenado esposo. Nunca se volvió a casar, pero, sin embargo, mantuvo a su marido con ella hasta el día en que murió. Embalsamó la cabeza y la mantuvo a su lado durante los 29 años siguientes. Según algunas historias, guardaba la cabeza en una vitrina en su casa, y los buscadores de curiosidad y amigos de la familia viajaban para visitarla y presentar sus respetos a la cabeza.

Una vez que ella falleció, la cabeza pasó a su hijo, Carew. ÉL continuó la tradición de mantener la cabeza embalsamada, y cuando falleció, la cabeza fue enterrada con él en Surrey.

El resto del cuerpo de Raleigh fue enterrado después de su ejecución, en la iglesia de Santa Margarita en Westminster. En una ceremonia privada, fue sepultado en un lugar de honor a pesar de las acusaciones de traición que llevaron a su sentencia de muerte. Por razones que aún no están claras, lo enterraron en una tumba sin nombre.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El Código de Justiniano (Codex Iustinianeus)

El Código de Justiniano es una colección de leyes recopiladas bajo el patrocinio de Justiniano I, gobernante del Imperio Bizantino. Aunque se incluirían las leyes aprobadas durante el reinado de Justi ...

El origen del mundo en la mitología nórdica

El origen del mundo en la mitología nórdica es quizás uno de los más interesantes de toda la literatura mundial. Está llena de un amplio panteón de cosas fantásticas y situaciones muy peculiares. Ven, ...

Recomendamos