Blog de Atenea324 Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Ser nuestros propios maestros



La conquista de la nueva consciencia nos lleva a una vida de armonía plena, sin estrés ni ansiedad por lo pasado o lo futuro. 

Cuando alcanzamos un estado de consciencia elevado podremos experimentar paz interior y la libertad espiritual, y por fin podremos tener el dominio sobre nuestras emociones. 

Al ser maestro de sí mismo, dominamos aquello que antes nos dominaba a nosotros. 

El camino hacia esta auto maestría lo recorremos todos los días, pues es en medio de la cotidianidad de nuestra existencia, que ponemos a prueba nuestro poder para dejarnos llevar por el fluir de la vida, para no pretender controlarlo todo y comprender que cada experiencia se convierte en una valiosa oportunidad para saber realmente quiénes somos y hacia dónde queremos ir. 

Y no se trata de pretender ser tan sabios como los maestros espirituales que admiramos; más bien de perfeccionarnos en el arte de conocernos a nosotros mismos y retarnos cada día para entregarnos cada vez más amor y comprensión. 

Solo si tenemos plena consciencia de que somos seres inmensamente poderosos y que estamos en un sendero permanente de auto transformación, podremos disfrutar cada instante, y hacer de las experiencias diarias verdaderas lecciones de vida. 

Que esta sea una excelente semana para ti y que el reto principal sea el autoconocimiento y que éste te lleve a propiciar momentos únicos que te acerquen a ser tu propio maestro. 

!Feliz Semana!

PAOLA ANDREA LONDOÑO MORENO

Terapeuta de Reiki 

@Ateneareiki 

Fuente: este post proviene de Blog de Atenea324, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general alegría elección ...

Aprendiendo gracias a nuestros maestros

Existimos en un Universo repleto de posibilidades. Vinimos a este mundo a cumplir una misión específica y elegimos hacerlo de una forma particular. Escogemos a las personas que deseamos nos acompañen en esta travesía para que actúen como nuestros maestros y nos enseñen a través de diversas situaciones, relaciones y caminos. No hemos de experimentar entonces, rencor, resentimiento, rabia, ira, ...