Blog de Earthus Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Sabotaje

Subir al catamarán me costó más de lo normal. El mar estaba demasiado movido. Cogí una toalla que podía mantenerse tiesa de la sal que acumulaba y me sequé como pude. De popa llegaba ruido de voces. Caminé hacia el timón. Estaban todos, a mi llegada se hizo un silencio raro. Esperé callado a que alguien se decidiera a contarme lo que ocurría.

—Amenaza tormenta —se decidió por fin Iván.

Thais y Mariano movieron afirmativamente la cabeza. Will puso cara de no entender demasiado bien la expresión usada por Iván. Tras ese instante todos volvieron a su mutismo sin saber muy bien adónde mirar.

—Ya hemos pasado alguna otra tormenta, no creo que sea peor que la de Valencia, Iván lo hará muy bien.

El barco se movía cada vez más y nadie continuaba.

—Este catamarán es más grande que el Fixius, no hay nada que temer, lo sujetaremos todo bien y antes de que nos hayamos dado cuenta habrá pasado.

—Tenemos un problema —se decidió al fin Laura.

—Aparte de la tormenta supongo ¿Y bien?

—Ven —Iván me cogió del brazo y me indicó que le siguiese.

Me llevó hasta el palo mayor del catamarán.

—Ese es el palo mayor del velero.

Los enganches que sujetaban la vela, ahora recogida sonaban con el movimiento de las olas.

—¿Me vas a dar una lección sobre navegación?

El rubor subió a las mejillas del chico.

—No, no, claro que no, mira esto —me hizo una seña para que me acercase. Descubrió unas lonas que protegían los tornillos de sujeción del palo al armazón del barco— el mástil no resistirá la tormenta.

Observé lo que me indicaba el chico sin entender muy bien lo que trataba de decirme.

—Alguien ha saboteado el palo —me señaló ahora un lugar concreto y ya vi a que se refería.

—¿Quién lo ha hecho?

—Probablemente los mismos que abandonaron a Claude, puede que incluso lo hiciese ella misma —intervino Shania— no querían, que si alguien lograba sacar el catamarán de su hangar, lograra llegar muy lejos.

—Bueno, podemos navegar hasta la costa con el motor, nos costará pero…

—Apenas hay combustible, lo habían vaciado—Iván habló casi con miedo.

—¿Quién? ¿Cuándo? —Fui mirando a los ojos a todos y cada uno de los presentes.

—Ya estaba así cuando partimos.

—Y no dijiste nada —increpé.

—Es un catamarán, básicamente un velero, no necesita más combustible que el viento. Pensé que no lo necesitaríamos, queda lo justo para maniobrar en la entrada a puerto pero no para alcanzar la costa.

Permanecí en silencio un momento, tratando de ordenar mis pensamientos. El barco cada vez se balanceaba más y el mástil crujía con cada movimiento; decididamente prefería tierra firme, allí todo era más sencillo.

—Resume entonces cual es nuestra situación —pedí a Iván.

—El palo no resistirá el temporal, se partirá y esperemos que no destroce nada en su caída. Después estaremos a la deriva en mar abierto.

—¿No estábamos ya cerca de la costa española? —Pregunté.

—En un día, con la velocidad que llevábamos deberíamos haber avistado Gibraltar pero ahora…

Sentía un creciente cabreo en mi interior. Esta gente nunca sería una unidad militar por mucho que yo intentase adiestrarlos. No teníamos combustible y el chico no dijo nada. Por otro lado era lógico, solo se trataba de personas, en el caso de varios de ellos casi niños que intentaban sobrevivir como podían. Tenía que ser más cuidadoso, más responsable, al fin y al cabo se suponía que yo estaba al frente, eran mi responsabilidad aunque yo no la hubiera solicitado, aunque ni siquiera me gustara. Al menos hasta que arribásemos a tierra, en ese momento cada uno seguiría su camino.

Al salir de mi abstracción todos continuaban plantados a mi alrededor, esperando.

—¿Podemos desmontar el palo? —Iván negó con la cabeza.

—Vale, sujetaremos bien todas las cosas. Todo el mundo se encerrará en sus camarotes, solo Iván y yo permaneceremos en cubierta —una duda me asaltó— ¿Los botes y los salvavidas reglamentarios están o también los han saboteado?

—No, los salvavidas están todos, nos sobran y hay dos botes auto inflables que deberían funcionar —respondió Iván.

—Vale, pues ya sabéis lo que tenéis que hacer ¡Ah! Y que cada uno se coloque un salvavidas.

Shania se acercó a mí mientras los demás se dispersaban caminando ya con dificultad por la cubierta del barco.

—El mar nunca te gustó demasiado, ni siquiera para pasar un romántico fin de semana.

—Me gusta nadar.

Tomé el salvavidas que me acercó Iván, Shania cogió el otro. Hasta el momento de colocarse el chaleco en medio de una creciente tormenta lo convertía en un instante de provocativa lujuria.

—Ve a tu camarote con el resto.

La tormenta había sido menos dura de lo que nos esperábamos, aún así, el único que no había vaciado todo su estómago era Iván, yo había visitado la borda en varias ocasiones y los demás lo habían echado donde habían podido.

El palo, efectivamente, había caído; por suerte no había dañado ninguna parte del barco. Tan solo algunos desperfectos ocasionados por objetos al precipitarse al suelo a causa del oleaje.

Tanto Iván como yo estábamos agotados, después de varias horas luchando contra las olas me encontraba desfallecido y con el estómago hecho unos zorros. Tras comprobar que todo el mundo estaba ileso me tumbé en la cama aunque no logré que todo el barco dejase de dar vueltas.

—Jose, Jose, despierta, tienes que ver esto.

Al abrir los ojos el techo del camarote todavía giraba lentamente en torno a mi cerebro.

—Pero…cuánto tiempo…

—Solo has dormido dos horas pero tienes que venir —interrumpió Laura.

—Joder.

Me incorporé sujetando mi cabeza con las dos manos por las sienes en un intento de que todo quedase definitivamente quieto a mi alrededor. Al salir a cubierta el sol estaba poniéndose, la vista era preciosa.

—Muy bonito el sol —bajé las manos por fin un poco molesto por haber sido despertado.

—Por ahí no, mira allí —Iván me giró ciento ochenta grados.

—Vamos no me jodas. No puede ser.

###

Si te ha gustado el Capítulo compártelo con tus amigos y dale difusión al Blog. Gracias.

Fuente: este post proviene de Blog de Earthus, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Momento de debilidad

Desde que dejaron atrás la mina, que eufemismo, en realidad habían salido huyendo como ratas, no se había atrevido a detenerse. Había abandonado a parte de su Unidad. En otros tiempos sacudió la cabez ...

Las bicicletas son para el verano

Julio y Giulia continuaban avanzando. Desde su encuentro con la anciana y tras comprobar que ni la verja más sólida impedía que esos seres se colasen antes o después, no habían vuelto a intentar escon ...

Gibraltar

Las garrafas de gasoil ya estaban cargadas, los dos marineros saltaron al catamarán. Uno de ellos sujetaba una pesada radio y el otro portaba una mochila a la espalda. —¿Quién la llevará? —Interrogó e ...

Recomendamos

Relacionado

Castilla y León Con niños Espacio natural ...

EN BARCO POR LAS ARRIBES DEL DUERO

Un viaje en catamarán por aguas internacionales © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO A los Arribes, esa sucesión de cañones fluviales que taja la Península entre España y Portugal a lo largo de más de 200 kilómetros, solo hay dos formas de acercarse: desde arriba o desde abajo. Lo demás, lo que queda en medio, son, en su mayoría, abruptas laderas con desniveles tan tremendos que produc ...

Castilla y León Con niños Espacio natural ...

EN BARCO POR LAS ARRIBES DEL DUERO (Salamanca)

Un viaje en catamarán por aguas internacionales © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO A los Arribes, esa sucesión de cañones fluviales que taja la Península entre España y Portugal a lo largo de más de 200 kilómetros, solo hay dos formas de acercarse: desde arriba o desde abajo. Lo demás, lo que queda en medio, son, en su mayoría, abruptas laderas con desniveles tan tremendos que produc ...

Grandes películas El club de los poetas muertos Ridley Scott ...

Grandes películas: Tormenta blanca

La película de esta semana no la vi en el cine, eso seguro. Y es una pena, porque el espectáculo hubiera sido grandioso. Cuando la menciono suele salir casi siempre la misma comparación: “es como ‘El club de los poetas muertos’ pero en un barco“. Y aunque no esté mal encaminada la frase, reducirla a eso me parece injusto. “Tormenta blanca“ es un peliculón como l ...

Earthus aproximación ESCRITOR AMATEUR ...

Introspección

Volvía a encontrarme en el mar, nadando de nuevo. Era la única actividad que me permitía ejercitar mis músculos, quemar toda la .energía que me invadía y fluía en mi interior incapaz de escapar, tratar de apaciguar la ira que iba y venía sin sentido. Mientras nadaba mi conocimiento se clarificaba, conseguía un nivel de concentración que difícilmente lograba en la cubierta del maldito barco. No lo ...

Musica pastora soler

Pastora Soler presenta la Canción La Tormenta

Pastora Soler vuelve a la música y presenta un tema muy importante: La Tormenta. Una canción melódica que describe una historia de amor. Vuelve la gran Pastora Soler Pastora Soler es una de las voces femeninas por excelencia, una artista que a pesar de su juventud tiene ya una carrera de muchos años sobre sus espaldas. Más de veinte años de carrera. Pero además, si un artista se nutre de experienc ...

Oriol Hernández Reviews Terror Sabadell 2019 ...

Triangle review

Jess y un grupo de amigos salen con el barco de uno de ellos para pasar el fin de semana relajándose. Pero a las pocas horas una tormenta les hará naufragar y se verán atrapados y a la espera de ayuda. Al cabo de un rato aparece un enorme barco completamente desierto... Título original: Triangle Año: 2009 Duración: 99 min. País: Australia Director: Christopher Smith Guión: Christopher Smith Músic ...

Buques de pasaje Otras historias Compañía Transatlántica Española ...

El naufragio del Santa Isabel, la mayor tragedia marítima civil de Galicia en el siglo XX

La madrugada del 2 de enero de 1921 el vapor Santa Isabel se hundía al suroeste de la isla de Sálvora, dejando como consecuencia del naufragio la pérdida de 213 de las 269 personas que viajaban a bordo, en la que es una de las mayores tragedias marítimas civiles en la historia de las costas de Galicia. El Santa Isabel (fuente: Wikimedia Commons) El Santa Isabel era un buque correo pertenecient ...

2017 Emma Watson Musical ...

La Bella y la Bestia

Hace muchos, muchos años, en un mundo de realidad azotado por invasiones, guerras, tormentas del desierto y declaraciones de independencia que marcaban el día a día y los miedos y temores de sus habitantes, el mundo de la cultura rendía homenaje a dos grandes cintas, “Bailando con lobos” y “Ghost”, a la par que despedía a una de sus grandes voces, Freddie Mercury. Mientras todo esto ocurría, un gi ...

varios excursiones por mallorca

#Tramuntana

Este verano en Mallorca apuntito hemos estado de hundirnos, no cabía ni un turista mas, y aunque el motivo por el cual cual nosotros no nos hemos movido demasiado ha sido, nunca mejor dicho la "mala pata" de mi marido, que le ha obligado a mantenerse inmovilizado/desplazándose con muletas, por lo que también he añadido hacer de taxista a mi intento de desacelerar un poco en agosto. Mira ...

Mujer

REMOS DE MI BARCA (parte I)

En los últimos dos años, he estado viviendo una situación familiar que siempre le pedí a Dios no se repitiera. Creo que hice en mi oración, votos en contra de los mismos comportamientos que me llevaron a una de las crisis mas fuertes a las que me he visto abocada en los últimos años de mi vida. Soy sobreviviente al cáncer, estuve inconsciente por 6 días después del nacimiento de mi segundo hijo ; ...