comunidades

¿Por qué no deberías visitar Kanchanaburi en tren?

El número 4050 se quedará grabado en mi memoria…  Maldito tren de color amarillo. No me olvidaré de su parsimoniosa marcha, de su bocina en los pasos a nivel, de sus asientos de madera… Y de que nos dejó tirados. Allí. En mitad de la puta nada. Después de chuparnos cinco horas de viaje para ver unas cascadas secas.

¿Por qué la gente se empeña en recorrer la distancia que separa Bangkok de Kanchanaburi en tren? No sé. Eso me sigo preguntando a día de hoy. A posteriori, afirmaría que no es la mejor forma de hacerlo.

Locomotora de tren estropeada en Kanchanaburi. Viajando desde Bangkok.
Locomotora de tren estropeada en Kanchanaburi.

Únicamente hay dos trenes hasta Kanchanaburi

Ambos trenes —liderados por locomotoras amarillas— salen a primerísima hora de la mañana. Luego, madrugar se convierte en un imperativo y en una mierda.

El primero parte de la estación de Hua Lamphong a las 6:30 y el segundo parte de la estación de Thonburi a las 7:45.

Si estás convencido de ir en tren, te recomendaría reservar billete antes de ir a cualquiera de las dos estaciones. Nosotros fuimos confiados, sin reserva de tíquet y cuando llegamos a las 6:20 de la mañana, ya estaba todo el pescado vendido en la estación de Hua Lamphong.

Imagínate el precioso careto que se te queda después de haberte levantado a las 4:30 y ver que no quedan billetes…

La solución fue, ir con el petardo en el culo hasta la estación de Thonburi. Donde gracias a Dios, sí que pudimos comprar billete de tren.

Los trenes tienen más años que Matusalén

El precio del billete es de 100 baht —2’5 euros al cambio— para los extranjeros. Los locales tienen la ventaja de viajar gratis, debido al fallecimiento del rey de Tailandia hace escasos meses.

No importa que vayas hasta Kanchanaburi o a las cascadas de Nam Tok, el precio del billete no depende de la distancia recorrida: pagarás 100 baht en todos los casos.

Popularmente, se recomienda a los viajeros recorrer la travesía en tren. Básicamente, porque el antiguo convoy es el símbolo de esta ruta: un tren más antiguo que la tana, que no sobrepasa los 60 km/h, sin aire acondicionado y con más pasajeros que asientos…

Probablemente, vayas más apretado que las tuercas de un submarino durante las 3’5 horas que dura el viaje hasta Kanchanaburi, o las 5 horas largas de duración hasta las cascadas de Nam Tok.

Porque en asientos de 4 personas, se repantigan 6 tipos de ojos rasgados. ¡Los tailandeses aprovechan el espacio al milímetro!

Es mejor ir en minibús hasta Kanchanaburi

Te recomendaría encarecidamente saltarte la primera parte del viaje en tren hasta Kanchanaburi. Durante este primer tramo del trayecto, los paisajes son de lo más normales. No vas a ver nada especial…

A partir de Kanchanaburi empieza el circo. El tren circula por el puente sobre el río Kwai y por vías que vale la pena ver. Los paisajes son chulos y entonces, el tren sí que tiene sentido.

Si tuviera que volver a visitar el simbólico puente y las cascadas de Nam Tok, cogería el minibús desde Victory Monument hasta Kanchanaburi por 120 baht —3 euros—.

Y ahí, compraría el billete de tren hasta Nam Tok.

Si uno viaja en minibús, la travesía es de únicamente 2’5 horas hasta Kanchanaburi. El viaje se aprovecha mejor de esta manera: vas más cómodo, más rápido, con aire acondicionado y sin ir apretujado como en el tren.

Viajando con la mala suerte

A veces, los viajes son un absoluto fracaso. ¿Has planeado alguna vez una visita con ilusión, y al final, te has encontrado con una realidad diferente a la que habías previsto?

El chasco no te lo quita nadie del cuerpo. Pues en esta ocasión, la decepción se manifestó en forma de cascadas secas.

Aunque febrero se aleja de la temporada de lluvia tailandesa, se supone que debería quedar agua suficiente para poder ver una cascada en condiciones…

Pues bien, al llegar a Nam Tok, nos topamos con un fino y tímido hilo de agua deslizándose por las rocas de la cascada. ¡Me cago en la leche!

Si no quieres cometer este fallo, te aconsejaría consultar el estado de las cascadas antes de explorarlas. O visitarlas después de un día de lluvia intensa…

Y al final casca el tren

La cosa va de cascadas.

Además de las cascadas secas, de vuelta a Kanchanaburi se cascó la locomotora del tren. Y estuvimos cerca de dos horas parados en la nada.

Que se estropease la máquina era previsible. Demasiado aguantó la locomotora. Con lo viejo que era el trasto, la probabilidad del indeseable suceso era alta. La gracia, es que pudimos hacernos fotos con el trasto amarillo.

No hay mal que por bien no venga, que dice aquel.

Después de un largo viaje de vuelta, llegamos al fin a Kanchanaburi. Allí, visitamos el puente sobre el río Kwai, donde tuvimos la suerte de ver como un barco arrastraba una casa flotante. Encantador.

Tren pasando cerca del río Kwai. Viajando desde Bangkok hasta Kanchanaburi.


Tren 4050 de Bangkok hasta Kanchanaburi.


Paisajes del viaje de Bangkok a Kanchanaburi.


Cascada seca en Nam Tok. Viajando desde Bangkok hasta Kanchanaburi.


Vías del tren en Nam Tok. Viajando desde Bangkok hasta Kanchanaburi.


Desde el puente sobre el río Kwai. Viajando desde Bangkok hasta Kanchanaburi.


The post appeared first on NOMORESHEET.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Koh Larn: una isla paradisiaca cerca de Bangkok

Koh Larn es un pequeño paraíso a poca distancia de Bangkok. Después de visitar este territorio en un par de ocasiones, es momento de analizar esta isla tailandesa. Koh Larn está a unos 100 kilómetros ...

Qué ver en Bangkok ¡5 visitas gratis!

Muchos viajeros se preguntan qué ver en Bangkok… En su día, me hubiese gustado conocer lugares para explorar en la capital tailandesa. Y cuanto más baratos mejor. Después de casi un año viviendo ...

Dejar todo y viajar, 1 año y 9 lecciones

Ya hace un año que comenzó la aventura de dejar todo y viajar. Han sido 365 días en el Sudeste Asiático, superando el miedo a viajar solo por primera vez y cogiéndole el gustillo a eso de perderse. El ...

Recomendamos