comunidades

Bulgaria crece entre los destinos de turismo oscuro

Monumento al ejército soviético
Monumento al ejército soviético

Con Chernóbil, Auschwitz y cárceles de la antigua Unión Soviética como los sitios más destacados y reconocidos, el turismo oscuro está cada vez más consolidado en todo el mundo. También llamado turismo negro o "de dolor", se trata de una modalidad en la que viajar se asocia con lo trágico y referente a la muerte. Sin embargo, la trascendencia de estos lugares tiene que ver en una mayor medida con el prestigio en función de lo histórico y no tanto con lo estrictamente alusivo al sufrimiento.

Lo cierto es que uno de los países que viene desarrollándose con intensidad en materia de turismo oscuro es Bulgaria, que apuesta por estos sitios fantasmales tales como ciudades abandonadas, prisiones con un valor especial en la historia, autopistas quedadas en el tiempo e incluso campos de concentración devenidos en museos. Es probable que esta forma de viajar no cautive a quienes forman parte del turismo masivo. Pese a ello, no se puede omitir su crecimiento ni su singularidad.

Dentro del territorio búlgaro, el noroeste es tal vez la región indicada para los adeptos a este tipo de turismo. Allí, al visitante le esperan viejas aldeas y localidades que han quedado sumergidas en el olvido, el aislamiento, la incomunicación. Es así que están directamente asociadas con la melancolía, la nostalgia y hasta el propio entristecimiento.

Todos estos términos sirven perfectamente para describir la esencia del turismo oscuro, que en esta interesantísima nación de Europa del Este cuenta con construcciones prefabricadas que se vienen abajo, fábricas abandonadas, establecimientos agrícolas solitarios y deshabitados, y rastros desteñidos de un comunismo que muchos locales no quieren recordar. En ese sentido, existen las "Giras comunistas para nostálgicos", un viaje al pasado que proponen determinados operadores turísticos para los amantes de esta poco ortodoxa manera de viajar y vacacionar.

Estadounidenses, belgas, suecos y franceses dominan la escena del turismo negro en Bulgaria, aunque está claro que llegan viajeros desde las más diversas latitudes. Por ejemplo, para conocer la ciudad de Pernik (oeste del país), hoy desolada en su zona industrial pero en otros tiempos afianzada como el eje nacional de la industria dedicada a la fundición de acero. O bien el corazón de la misma Sofía, la capital búlgara, que alberga el monumento al Ejército Soviético, uno de los emblemas del totalitarismo.

Fuente: este post proviene de Gretur Viajes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Maravillas imprescindibles: Argentina.

Hacía tiempo que no hablábamos en nuestro blog sobre uno de los países con mayor número de maravillas por metro cuadrado: Argentina. Esta patria chica que tenemos tan lejos de casa, pero tan cerca del ...

Museos literarios por el mundo.

Uno de los placeres de viajar por el mundo en invierno es que, cuando aprieta el frío y la luz va decayendo, tenemos la oportunidad de pasar unas cuantas horas en un sitio calentito, rodeados de obras ...

Madrid Fusión 2016.

Un año más los afortunados madrileños o los miles de turistas que llegan cada día a la capital de España pueden disfrutar de uno de los eventos gastronómicos y culturales más interesantes del invierno ...

Recomendamos