La chica de los jueves Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Siempre es mañana

Supongo que siempre he escrito sobre lo que me crispa, duele o agobia. O sobre lo que quiero hacer. O sobre lo que sueño, como o bebo. O sobre corazones rotos, partidos, despedazados. O sobre otros, de corazones sigo hablando, que reviven, que se ponen contentos de repente con un motivo o sin él, quién lo sabe. A quién le importa, como la canción. Qué más dará la razón si uno sonríe. A fin de cuentas, lo importante es sonreír.

Supongo que siempre he escrito sobre viajes, sobre cartas, sobre pelis. Sobre cosas que nunca pensé que viviría, sobre libros que jamás pensé que escribiría. Sobre mucho de lo que me molestaba, sobre la piedra en el zapato o la puerta que se cierra. Pero hoy, ahora de hecho, a ocho y pico de la noche con una canción que hacía mucho tiempo que no escuchaba de fondo, sólo tengo ganas de escribir sobre lo que me hace feliz. Por si algún día me toca entrar a recordarlo. Por si le sirve a alguien que haya olvidado qué es lo que le remueve por dentro.



No ha sido siempre así. Ni mucho menos. Algunas cosas son las mismas, pero otras no. Sea como sea, ahí va mi forma de cerrar este día, vestida de chándal, roja cual tomate tirada en el sofá tras hacer deporte después de una larga temporada sin hacer ni el huevo. Creo que por eso me ha entrado este arranque de sinceridad: debe ser que la sangre todavía no me fluye bien por el cuerpo y no llega al cerebro. Que no es que no sea sincera de normal, pero vaya, ya me entendéis. En los momentos de debilidad física o mental es donde el verdadero yo resurge para comerse a todo lo demás, desde monstruos hasta hadas. Todo, oye. Y no quedan ni filtros, ni orejitas, ni coronas de flores (¿a quién le queda bien eso? ¿por qué lo hacen, por qué… ?). No queda nada porque nada ha de quedar. Dicen que (al menos) dos de cada cuatro noches tienes que salir solo tú. Sin abalorios. Sin compañía. Tú.

Supongo que todo lo que me hace feliz no cabe aquí. Pero no conozco otra manera de contarlo que escribiéndolo. Desde lo pequeño hasta lo gordo (siempre me suena mal decir o escribir “lo gordo”. En fin). Bueno, fuera rollos. Hola, mundo. Empieza en esta línea todo eso que… bueno, ya sabéis.



Me hace feliz ponerme las sandalias tras el invierno. Parece una chorrada, pero es mi chorrada. Me hace feliz comprar flores aunque luego se me mustien. No comprar flores por temor a que se mueran es igual a no querer una relación por si te acaban dejando. Pues chica, ya se morirán (o ya te dejarán) pero mientras tanto… que lo alumbren todo. Me hace feliz vivir sola pero escuchar a Rosana y pensar en mi hermana. O a la Dúrcal, que le mola a mi madre de toda la vida. Y acordarme de las noches viendo realities. Sí, me los he tragado todos y no me avergüenzo. Me hace feliz saber que siempre están aunque no estén. Como quienes se van y sientes que te cuidan. Pues eso. Me hace feliz esa seguridad. Y comer maíz dulce directamente del bote y sentirme pequeña. Y ver Pretty Woman y querer una bañera como el Lago Michigan.

Me hace feliz tener mi primera lista de Spotify compartida. Saber que alguien está bajo el cielo de Madrid pensando en mis torpes saltitos con el gym virtual delante y visualizando los memes que hará con mis fotos posteriormente. Espero alguna con un “ALLUDA” y ríos de lágrimas azules con paint saliéndome de los ojos en breves momentos. Me hace feliz sentir que alguien se ríe de lo mismo que me río yo. A fin de cuentas, era lo que siempre había soñado.

A ti, te digo: Me hace feliz que no me quieras dar la vuelta. Que tal cual soy, me quieras. Eso ya es. Eso lo es todo.



Me hace feliz ese momentito de Bates Motel al día, ese café por la mañana (el primero y el segundo), la tostada con mantequilla y mermelada de frambuesa. Me hace feliz que se me ocurran un montón de ideas y tener el móvil plagado de notas chungas y cortas. Pero me hace feliz porque me anima a callar bocas: “Cuando no estás mal no salen igual las letras… ” BAH. Las letras salen tanto en momentos de felicidad como cuando estás en la mierda. Su peor momento creo que son las temporadas planas, que ni fu ni fa. Ahí si que cuesta más. Pero que no me digan que feliz una no escribe. Porque no.

Me hace feliz que cada vez seamos más las que luchamos por lo nuestro. Las que nos mosqueamos y gritamos alto que ASÍ NO. Que el feminismo no es igual al machismo. Que nunca en la vida se puede equiparar. Y que una mujer jamás debería echar tierra sobre sí misma y, sobre todo, sobre las que llevan tanto tiempo sufriendo, peleando y muriendo para que ellas puedan votar, divorciarse, trabajar o algo tan simple como conducir o llevar vaqueros. Ser feminista no es ser extremista, va por ti, amiga.

Y ni con rotulador negro vais a rebajarnos (sí, ahora va por ustedes, señores de El Corte Inglés con su FUNminist). Y me hace feliz. Porque veo que no nos callamos. Porque veo que nada nos va a parar.



Me hace feliz leer a La vecina Rubia y hace poco que descubrí a Srta Bebi y me encanta: dice verdades como puños. Me hace feliz Baluarte de Elvira Sastre y di saltos de alegría al comprar el otro día ‘¿Donde vamos a bailar esta noche?’ de Javier Aznar. Me hace feliz estar viendo en Netflix Friends repetido. Porque nada me hace más feliz que Friends aunque sea mil veces repetido. Me hace feliz saber que la semana que viene veré por primera vez a La Casa Azul en concierto. Y pronto a Aerosmith. Y no respondo ante mi posible reacción si escucho I dont wanna miss a thing en directo.

Me hace feliz ver que la gente que más quiero es feliz. Trabajar con ella a diario. Cambiar el agua juntas. Los vasos con mensajes asquerosamente positivos de buena mañana. Me hace feliz salir y que me dé el aire en la cara y saber que por fin soy libre para escribir o para empanarme o para mandarle chorradas de Yisuscrist o Cabronazi. A él. Me hace feliz mucho más de lo que cabe aquí pero… qué puedo hacer.

Me hace feliz saber que, a pesar de que no todo es de color de rosa, sin saber cómo, siempre salimos adelante. Aunque todo se ponga muy negro o se nos mueran las ganas. Siempre hay un mañana. Siempre es mañana. Y a veces hasta sale el sol. Porque siempre hay una nueva oportunidad para empezar de nuevo, para tratar de estar mejor, para quedarnos solo con lo bueno.

Y a lo malo, pues nada. Cuando surja, le dedicaré este post. Tan frescamente. Por ahora no me lo planteo. Me voy a hacer la cena.

Gracias por estar ahí siempre. La de los jueves os quiere.



Archivado en: Relatos
Fuente: este post proviene de La chica de los jueves, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te quiero, tía

No sé cómo empezar a decirte que te quiero. Que cuando te veo hecha un asco y con esas pintas de recién levantada, no me das pena, me das rabia, porque conozco tu potencial y ese no se qué que te hace ...

El silencio de las flores

Casi todo el mundo ha visto ya “La Casa de Papel” y yo, que terminé de verla justo ayer, sólo podía pensar en la cantidad de veces que los personajes mencionan la palabra “ratonera&# ...

Pizza para principiantes

Siempre que se acerca Nochevieja me da por hacer esto: el típico post de “qué ha pasado en los últimos doce meses y qué deseo que pase en los doce siguientes”. Es ya una tradición, algo si ...

Amasijo de huesos

Creo que se puede saber mucho de una persona solo entrando en su cuenta de Pinterest. Tal como lo digo. Tan fácil como eso. En un simple vistazo, puedes enterarte de todo lo que pasa por su cabeza, q ...

Etiquetas: Relatos

Recomendamos

Relacionado

Darcy Jay Gatsby Jueves reflexivo. ...

Reflexión; ¿un libro es para siempre?

¿Son los libros eternos o quizás algo efímero? Hola a todos y bienvenidos un día más, la semana vuela, es increíble. Hoy toca post improvisado, ya sabéis que escribo sobre la marcha, bien tempranito y con la compañía de mi gato mayor y de un café bien calentito. Me encanta aprovechar estas horas de silencio, estos momentos en que la ciudad apenas ha despertado y puedo dedicarme a pensar. Y así, re ...

Relatos autoestima chicas ...

Mañana será otro día

Anteayer intenté (sin ningún éxito) encontrar parte de arriba para combinar con la falda de tul que me compré hace semanas. La falda la quería para mi –eternizada y nunca llevada a cabo– presentación de libro. Me hacía ilusión ir en plan Carrie Bradshaw, con tul, tacones, y pelo suelto y desgreñado, con libro en mano (ah, no, que no tengo libro físico, se me olvidaba), hablando de amor ...

Hasta siempre

Hola a todos, como ya habéis podido imaginar por el título este es un post de despedida. Sí, después de dos años, abandono este blog. No ha sido una decisión fácil, creé este blog de la nada, yo solita, lo poco o mucho que he conseguido ha sido a base de echarle muchas, muchas horas quitándoselas al sueño, que tanta falta me hace a día de hoy. Hace ya unos meses lo dejé temporalmente por el volu ...

Noticias PIDO LA PALABRA reproductor ...

Vídeo VHS hasta siempre

Vídeo VHS hasta siempre es lo que ha dicho el último fabricante de este aparato, después de casi cuarenta años estando entre nosotros. En los años 80 el vídeo fue toda una revolución tecnológica, permitía a millones de telespectadores poder grabar sus programas favoritos como, series,películas,partidos de fútbol, y verlos cuando uno quería y tantas veces como lo deseara. Gracias al vídeo nacía un ...

chick-flick featured

Yo no sé mañana

Una vez una amiga me dijo: después de cierta edad te vuelves más selectiva, sin embargo cuando encuentras a una persona y la estas conociendo es casi inevitable no pensar un futuro con él. No se si sea así para todas las mujeres después de cierta edad, pero considero que no debería ser de esa manera, por ejemplo conocí al tipo, llevo un mes saliendo con él y ya me imagino como seria mi vejez, mis ...

general wilbert sabastizagal pinchar ...

PINCHANDO CORAZONES

Hacía ocho minutos el auxiliar Alache había tocado el timbre de inicio de labores en las aulas, todos los profesores estaban ante su expectante grupo de estudiantes: Unos colocando el papelote en la pizarra, otros generando la clásica lluvia de ideas; quizás los más experimentados iniciaban con un diálogo sobre algún tema motivador de nuestra actualidad. Todos, sí, todos menos yo. Esa misma mañana ...

Mañana empieza todo, la película

Título: Mañana empieza todo Director: Hugo Gélin Aquí mi resumen: Esta es la historia del típico tío guapo y triunfador que vive la vida al máximo sin preocuparse demasiado hasta que el destino le lleva a ser padre de repente, al principio hasta lo niega pues no se lo puede creer pero su hija le da un giro impresionante a su vida y se acaba convirtiendo en el padre que toda niña debería te ...

Reseña: Pagán, Camille "Para siempre es demasiado tiempo"

Para siempre es demasiado tiempo Camille Pagán Querido diario: Haz memoria, ¿de qué te suena este estilo de portada? ¿dónde has visto antes este apellido? ¡exacto! en "Vivir y otras experiencias cercanas a la muerte". Ambos libros me los ha facilitado Principal de los libros que no podría haberse portado mejor conmigo y mi precioso blog ¡gracias! Y sí, esta vez he elegido mi lectura por ...

general otros montajes

Hoy por tí mañana por mí

Video montaje sobre la historia "Hoy por tí mañana por mí" de MALT, dedicada a los voluntarios y a los donantes de órganos. Narrada por Tiny Gragera en su programa El Asfalto de Radio Unión Catalunya. MALT Malt Luengo Tarrero Con esta historia me gustaría concienciar a la gente, sobre la importancia y el valor social que tiene el trabajo de los voluntarios y la misión de los donantes d ...

al filo del mañana críticas cine y televisión

Al Filo del Mañana

No sé si alguna vez habéis viajado en ALSA de Madrid a Asturias o viceversa. Por si no lo habéis hecho, debéis saber (si bien sospecho que casi todas las líneas de autobús han implementado esto) que desde hace unos meses los ALSA han incorporado la revolución tecnológica y tienen pantallitas táctiles en cada asiento con una especie de Android primitivo en el que, apretando bien con el dedo, se pue ...