Coso Que Te Coso Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Relatos de COSOqueTEcoso (XLVII)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí.
¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí.

Si quieres conocer a todos los personajes pulsa sobre este texto.
(XLVII)

Antón estaba desolado. El asunto de los padres de Gertru, por sus circunstancias, le había superado. A veces perdía incluso la noción del tiempo. Otras, ese mismo tiempo adquiría protagonismo y se congelaba, se quedaba quieto en un punto de su cerebro. Sobre todo cuando aquel punto brillaba contra la limpia negrura de sus dudas e iluminaba su infinita soledad. En ese momento, ya consciente, y por mirar ese otro infinito poblado de estrellas, sentía dolor bajo la “nunca”, como decía su abuelo. ¿Y a qué venía acordarse de ese pobre viejo? Y se masajeaba la parte posterior del cuello. De sus ancestros pasaba a dudar de haber cumplido con cada una de las tareas que don Mauro le había encomendado, es decir, al presente. El hecho de que allí todos los días fueran iguales aumentaba esas inseguridades que le fijaban en el tiempo, y potenciaba el devenir que sólo se diferenciaba del venido por la niebla o por la luz. El mañana se había convertido en un enemigo al que había que sojuzgar y convertir en ayer. Pero a su vez se sentía incapaz de esperar y mirar el horizonte, reducido al punto por donde creía haber perdido de vista a quien ya extrañaba más que a su familia. No había tenido la precaución de anotar los días pasados desde que la pareja se fuera, como hacen los presos en las paredes de su celda. Con lo que el desasosiego aumentaba y su acostumbrada meticulosidad decrecía. ¿Cuento a partir de hoy o ya no importa? Ni siquiera era capaz de decidir una minucia, aun en la certeza de que la vida es una cadena de decisiones que si no tomas te sujetan a ese instante, sin permitirte una fuga hacia delante ni un retorno. Así se sentía ese contable que fungía de capataz de un imperio que no servía más que para aislarle. Recuperaba la sonrisa tímidamente cuando, desde la inactividad, se le venía a la mente su quehacer cotidiano, el contacto de su cuerpo contra el de Rogelia, o la reiterada orden que daba a Rafita para conseguir que todas las noches se lavara las manos antes de cenar. Añoraba, cómo no, su trabajo, la actividad a la que mayor tiempo dedicaba a diario. Extrañaba sentirse privilegiado no ya por el trato recibido de su patrón, sino por el estatus que había adquirido en la fábrica. Era respetado, él no era un operario más, él tenía mucho roce con los dineros que entraban y salían de la empresa, incluso con los particulares del patrono. Tenía más información que los demás, incluido don Mauro. Los compañeros sólo manejaban palabras de chismorreos y habladurías, él la verdad de los números. Esa media sonrisa de satisfacción, de deber cumplido, se alargaba un poco más al ver cruzar por delante de la quintana a Balín como un rayo. La figura de aquel chaval, poco mayor que su hijo, que, con tanto afán, trataba de cumplir cualquier mandado antes de que se lo encargaran. ¡Jodío muchacho! Siempre dispuesto a cualquier galopada. ¿Un cafelito, Antón? Y cómo le veía por la ventana sufrir al traer la infusión y no poder hacerlo a la carrera. ¡Cuántos cafés no habré llevado yo al padre de don Mauro! Su otro abuelo terminó sirviendo en casa de aquél que fundara la fábrica de chocolates, donde él se ganaba la vida gracias a esa relación. No es que ganara el sueldo de un ministro, pero al observar en su barrio y fuera de él, se sentía como un ave rara, como una excepción ante los que arrastraban su vida por la miseria. Sabía que Rogelia ayudaba a terminar el mes a más de una vecina, sabía dónde acababa la ropa y el calzado ya inservible de su casa, sobre todo aquello que a Rafita se le quedaba pequeño y su mujer no era capaz de alargar la vida útil. Sonreía ante los invitados que comían en casa cuando se acercaba el deseado día uno. Uno o dos amigos de su hijo, a partir del veinticinco, eran invitados por Rafita a petición de su mujer. ¿Por qué no dices a Pepito y a Ernesto que vengan a comer hoy? Así hacéis la tarea juntos aquí, merendáis y luego jugáis. Durante las comidas él y Rogelia se miraban a los ojos, compartían y se entendían. A ellos les habían ayudado, qué menos podían hacer dentro de sus posibilidades. No ahorraban casi nada, pero no pasaban necesidades. Y donde comen tres, comen cinco. Rafita, ajeno al hambre, llegó a preguntar porqué invitaba él y los demás no le convidaban. Rogelia, para que su hijo no se creyera lo que no era, le mintió y usó de pantalla a su marido. Porque a tu padre no le gusta que comas fuera. La mirada que Antón echó a su mujer, de haberla visto su hijo, hubiera descubierto el pastelleer más
, fue adoptado dentro del argot de los tahúres que lo utilizaron para referirse a una fullería (engaño, trampa) durante el juego de cartas. En el Diccionario de la RAE puede encontrarse que una de las acepciones que se le da a pastel es: ‘En el juego, fullería que consiste en barajar y disponer los naipes de modo que se tome quien los reparte lo principal del juego, o se lo dé a otro su parcial’». Fuente blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe.">(1)
. ¿Qué hora será? Bueno, y qué más da. ¿Habré recogido los huevos? Total, qué importa. Sabía que todo aquello era el pasado, no el presente. Y otra vez a mirar el horizonte. Otra vez a entreabrir el libro leído tantas veces. Podría haberme echao otro más grueso. Pero el caso era llevar poco peso, en fin... Qué bien se han portado Feliciano y Pantaleón. Y su familia. Por eso decía Rogelia que aquello que das para un lado, lo recibes por el otro y que resumía en un dicho popular: Manos que no dais, ¿qué esperáis?(2)
———— o O o ————

Muy de mañana Gertru, ajena a los planes de su prometido, cumplía uno de sus turnos semanales como limpiadora de escalera. Después de hacer una pequeña visita a la señorita Pepita, que ese día había madrugado más que de costumbre y volvía de misa, siguió con los zorros y la bayeta. No había acabado el rellano del tercero cuando Cirilo salió capacho en mano
—Buenos días, guapetona. Menos mal que no has empezado, si no…
—Buenos días, Cirilo. No pasa na —sonrió Gertru.
—¿Me la puedes repetir? —preguntó el vecino.
—Que no pasa na.
—No, hija, digo la sonrisa, que si me la puedes repetir.
—Claro —dijo ya riendo la limpiadora—. Es usté un galán.
—Fiel a la cita, eh.
—Sí, señor. Echando una mano a la señora Casta.
—Muy bien, maja. Me voy a la compra. Hasta luego.
—Adiós, que compre bien.
—Sí, porque antes comías pan y agua y tenías cuartos para el agua y para el pan, pero ahora comprar pan es como comprar carne.
Gertru tenía la costumbre de pensar en los vecinos que ocupaban el piso cuyo rellano limpiaba. Así, al llegar al segundo, pensó en la viuda que ocupaba el izquierda. Doña Aurita, que es como en realidad se llamaba aquella mujer ya entrada en años. Era tremendamente reservada. Ningún vecino había pisado su casa, ni siquiera la señora Casta. Gertru sólo había visto entrar a una señora, también mayor que, a diario, llegaba a primera hora y se iba a mediodía. Decían que era la vecina más antigua de la finca. La relación que todos mantenían con ella no iba más allá del “buenos días” obligado al cruzarse en la escalera, eso si te la cruzabas, porque salía menos a la calle que una persona con agorafobia. Nadie conocía siquiera su nombre de pila, sólo sus apellidos, Martínez Galindo, y eso gracias a los carteros que habían preguntado en alguna ocasión, y como la señora Casta era como era, no les había sonsacado. Gertru había bautizado a la vecina como Segunda y a la asistenta como Segundina, por aquello del piso y de la jerarquía. Las pocas veces que se había cruzado con una de las dos fue cuando ellas entraban o salían del segundo izquierda, y lo único que pudo ver, aunque tampoco se fijaba mucho, tras la puerta semiabierta fue una pesada cortina de terciopelo color rojo oscuro y una lámpara de lágrimas, que por ello debía dar una luz tan triste. Y Gertru pensó que si todo el mundo fuera como esas dos personas vivir sería un aburrimiento. Y una cosa le llevó a la otra, y recordó a cada uno de los componentes de su actual familia madrileña. Y se puso a cantar su canción favorita. Con la cantinela de los pañuelucos, aprendida no sabía donde y recordada por su tía, llegó al primero. Por seguridad personal, es decir, por aprensión, obviaba el izquierda, pero esa mañana no pudo, puesto que aquella puerta también se abrió y un puro delante de un hombre, seguido de una emperifollada señora salió de una oscuridad total.
—Buenos días, porterilla —saludó la señora.
—Buenas —contestó la susodicha.
—Buenos días tengan ustedes don Agustín y doña Agustina.
Gertru —respondió la joven al pensar que aquella mujer se presentaba junto a su marido.
—No, hija, no. A nosotros no nos importa tu nombre, tú siempre serás la porterilla, pero tú debes conocer el nuestro, aunque sólo sea para saludarnos correctamente. No se te olvide, don Agustín y doña Agustina. Y haz bien tu trabajo. Porque el español que trabaja y canta algún sentido le faltaleer más
Quien come y canta, juicio le falta. Significado: Este refrán refleja una norma de comportamiento cuando se está en la mesa en España y en general en todas las mesas de la cultura occidental. Se considera que esta norma tiene un origen religioso: los alimentos son otorgados por Dios y por lo tanto están bendecidos. El acto de comer se convierte así en un acto serio y formal, en una acción de gracias a Dios. Nota: Tienen similar significado: ‘Quien come y canta, algún sentido le falta’, ‘Quien come y canta, de locura se levanta’, ‘Niño que en la mesa canta, se atraganta’, ‘Quien comiendo canta, si no está loco, poco le falta’ ... leer más
». En cambio, en opinión de Arantza González Izquierdo: «... leer más
En tiempos de hambruna no se lograba entender que ante la falta de alimentos, uno perdiera el tiempo (y en ocasiones también la comida) cantando o realizando cualquier cosa que no fuera comer. Oveja que bala bocado que pierde. ... leer más
», leído en refranesysusignificado.com.">(3)
. Hala, con Dios. Vamos, Agustín. Y el citado soltó un par de gruñidos. Gertru se quedó helada, con el cubo en una mano y los zorros en la otra. No contestó. Pero doña Agustina sí esperaba su despedida y se paró en el primer tramo de escalera y con una mano encima de la barandilla y el otro brazo colgado del de su marido, reprendió de nuevo a la muchacha.
—Cuando unos señores se despidan de ti, es tu obligación contestar y acabar con sus nombres, es decir, adiós doña Agustina, adiós don Agustín —. Y Gertru, como una autómata repitió las palabras sugeridas.
—Adiós doña Agustina, adiós don Agustín.
—Muy bien, así me gusta. Y no creas que mi marido está enfado contigo, que lo estará seguro, es que, de momento, no puede hablar. Y se lo vuelves a recordar a tu deslenguada madre.
—No es mi madre —reaccionó Gertru al oír hablar mal de la señora Casta—. Bueno, sí, sí que los es. Pero no la insulte.
—¡Ay, Señor! Este tipo de gente ni siquiera sabe quien es su madre. ¡Ay Virgen Santísima! Verás cuando se lo cuente a mi confesor, no se lo va a creer. Y tú —se refirió al marido—, porque lo estás oyendo, si no, no te lo creerías. ¡Dónde vamos a llegar, Dios mío! —. Las últimas palabras no las oyó Gertru, el discurso se desarrolló a la vez que bajaban las escaleras y desaparecía la pareja por el portal rumbo a la calle.
———— o O o ————

—Yo quiero irme contigo a dormir a Huerta Baja.
—No, José, ya te lo he dicho mogollón de veces. Tendrías que madrugar más que cuando poníamos el puesto. Perderías tos los días más de tres horas lo menos. Además, aquí la señora Casta te mete en vereda y te lavas, allí no puedo contigo, no maces caso.
—Te prometo, te prometo que tobedezco, te lo prometo —suplicó Joselillo cambiando la voz—. Te lo juro Venan —y se besó los dedos cruzados.
—Pero, ¿tan mal te tratan las tres mujeres? Sólo faltaría que pensaras eso. Eres un desagradecío.
—Que no, que no, que no es eso, pesao. Y el colchón es de lana, no de paja. Pero yo quiero estar contigo.
—José, yo no te voy a dejar nunca, ¿lo oyes?, nunca.
—Eso decía madre.
—No estarás echando la culpa a madre por haberse muerto, ¿no?
—Madre no se murió, la mató tío Eliseo. No pué tener culpa ella de na.
—¿Entonces?
—Ella me dijo que nunca me dejaría.
—Eres imbécil. Y no te dejó, te separaron de ella, buena ella fue a la que separaron de nosotros. Y naide va a conseguir que me separen de ti. A mi naide me va tocar un pelo.
—¿Y Reme?
—¿Reme? ¿Cómo me va atacar Reme a mí? Lo que digo, questás gilipollas(4)
—Eh, Venancio, menos palabrotas —advirtió la señora Casta que presenciaba en silencio el encontronazo de los hermanos.
—Ya, pero tos los novios se casan.
—No todos, pero yo pienso casarme con la Reme.
—Y ella contigo.
—Mía tú qué bien —coreó la señora Casta —No lo sabía yo.
—Eso espero —respondió Venancio sin tener en cuenta al coro—. ¿Y eso crees tú que nos va a separar? Tú estás tonto, chaval. La Reme te quié mucho.
—Pero a ti te quiere más. Yo la oigo hablar por las noches con Gertru.
—De otra forma, pero nos quié igual de mejor a los dos. Y no me cuentes na, no quieroírlo, eso es su interiomidad ¿Y acaso las oído decir mal de ti? To lo contrario, hombre.
—Eso es verdá.
—Pos entonces, ¿de qué te procupas?
—No lo sé.
—Mira, José, igual que yo menamoré della, a ti te llegará tu moza. Y serás tú el que quiera dejarme a mí. A to el mundo le pasa, to el mundo quié vivir solo en su casa, con su mujer.
—¿Y por qué a ti no te pasa?
—Me quiés pillar, ¿eh? Primero porque yo te quiero.
—Y yo a ti también, ¿y qué?
—Pero tú no eres mayor que yo, listo. Ni prometistes a madre cuidar de ti.
—Yo también le prometí lo mismo.
—¿Y cómo me vas a cuidar tú a mí, mocoso? Y lo más importante, ¿tu tiés novia?
—Yo no, ¡qué dices! —rechazó contundentemente tan solo la idea Joselillo.
—Pos yo sí. ¿Y sabes que la he dicho?
—¿Qué? A ver, ¿qué?
—Que si nos casamos el que tié que decir que sí eres tú, que sin tu consentimiento nunca haría na.
—Bah, eso ya lo sabía. Se lo contó la Reme a la Gertru una noche. Y a ella no la gustó, pero a Reme sí.
—Serás cotilla y bocazas. Te dicho que no me cuentes na deso.
—Y también sé que si digo que os caséis, viviré con vusotros.
—Y dale a la lengua. ¿Pero, entonces, por qué mas líao? Yo también me procupo cuando te veo dudar o perdío.
—¿No me cuentas tú tus rollos cuando estás raro? Pos yo hago lo mesmo, Venan. Además, quería oírtelo decir a ti. Me paece que los hombres cuentan muchas mentiras a las mujeres pa que les quieran.
—Sí, tiés razón, hijo —. No se pudo reprimir la señora Casta.
—Ya, eso también lo estoy viendo yo desde questamos más tiempo aquí quen Pozuelo.
—¿Quieres que te cuente una mentira que don Mauro la echao a la Gertru?
—No sé las veces que te dicho que no me cuentes na de lo que las oigas a ellas.
—No, listo, no es na dellas. Me la contao Balín. Y no es un cotilleo. Es verdá, quél la oído en la fábrica. Que lo dijo Antón. Y la Gertru está amagá porque no sabe el secreto. Yo sí. Es el primer secreto importante que conosco en mi vida.
—Eso es mentira, José.
—Lo dirás tú —. La señora Casta se estaba temiendo que Venancio no quisiera oír el secreto o la mentira de don Mauro, pero ni así intervino.
—Hombre, que lo digo yo, y tú cuando te recuerde que lo de vender en tu puesto lo quechábamos a los cerdos era un secreto entre tú y yo.
—¿Y qué? Eso era un secreto mío, no de otro. Y además era pequeño y para jorobar a tío.
—Pero era un secreto, ¿o no?
—Bueno pues uno de mayores.
—Yo también voy a la escuela como tú, ¿sabes? Mestán recordando las letras también, así que no soy tan mayor.
—El secreto es mu gordo —. Volvió al tema Joselillo y la señora Casta se alegró. Ya tenía la suficiente edad como para saber que es mejor confiar en las verdades de los niños que en las mentiras de los adultos.
—¿Nos afecta a la Reme y a mí? ¿O a ti?
—No. Ni a ti ni a mí.
—Pos, anda, entonces cuéntamelo, questás deseandito —. La señora Casta suspiró de alivio y aguzó el oído.
—¿Sabes que a Balín lan puesto traje y zapatos y está en la oficina, en ver de sentao en la escalera?
—Sí, me lo has contao tú. Y que corre tan mal como tú con los zapatones que no te vas a quitar.
—¿Y sabes por qué?
—Porque Antón sa ido de viaje. Eso ya me lo has contao también.
—Pero lo que no sabes es dónde ha ido. ¿A que no?
—Pos no, ¿cómo lo voy a saber?
—Verás —Joselillo bajó la voz y se acercó a su hermano, cosa que a la oyente no le hizo ninguna gracia—. Porque sa ido a buscar a los padres della —. La portera consiguió ser partícipe del secreto y sonrío encantada, aunque ya lo supiera.
—¿Y la Gertru no la sabe?
—No, no sabe ni mijita.
—Pero eso es una sospresa mu gorda.
—Será una sospresa pero lastá echando una mentiraintiendo.
—Yo creo, José, cuna mentira secha pacer daño a alguien o pa defenderte o pa tapar algo malo. Eso que mas contao es como hacer un regalo y dártelo el día de tu santo, o como si tacen una fiesta sospresa como tizo madre a ti cuando cumpliste diez años. ¿Tacuerdas?
—No.
—Pos deberías acordarte desas cosas y no de tío. Y ese no cas dicho, sí ques una mentira. Tú quiés hacerte la vírtima conmigo.
—Oye, no cuentes a naide na, le juré a Balín por madre que no se lo diría a naide.
—Pos otra mentira cas echao, y gorda. Y encima enredas a madre.
—Pero tú no cuentas y madre seguro que mentiende.
—O sea, que yo soy naide, ¿no?
—Vete a la mierda.
—Ja, ja. Tu serás más listo que yo, pero te liao y te da rabia.
—Vale, pos echamos una carrera, a ver quien gana.
—Sí, hombre, pa que me saques un trozo y luego te rías de tu hermano mayor.
—A ver, ¿de qué habláis tan bajito, chicos? —preguntó la señora Casta al acabar de pelar las patatas, cosa que había hecho lentamente, y harta ya de hacerse la sorda.
—De mujeres —contestó Venancio a la vez que guiñaba un ojo a Joselillo.
—No deberías hablar deso con tu hermano, es mu joven entoavía —regañó con la boca pequeña la mujer.
—Le tengo quenseñar de to, pa eso soy el mayor.
—Anda que tú saberás mucho. Y, eso ya lo aprenderá solito, no te procupes. Deberías enseñarle otras cosas.
—Como por ejemplo ¿agradecer to lo questá haciendo la gente por nusotros?
—Sí. Pero a mí no mincluyáis. A mi mestáis pagando. Tú tempeñaste, así que… ¿O no tacuerdas?
—¿Sabe lo que me cobra Cirilo por lo de la contabilidá? Un céntimo al día.
—Mia tú, a mi me pagas una burrá, y a él na. Paece más amigo vuestro que yo y la Reme.
—Usté no es nuestramiga —soltó Joselillo.
—Vaya por Dios, desde que cobro, me convertío en la dueña la pensión.
—No —contestó Joselillo—. Usté es nuestra segunda madre.
—Ves, por fin dices verdá, José —confirmó Venancio.
—Claro, por eso habláis delante mía como si yo no estuviese, ¿no? Pues que sepáis que menterao de to.
—Y qué mas da, las madres nunca hacen daño a sus hijos, así que nusotros tranquilos —dijo Joselillo al levantarse y abrazar por la espalda a la señora Casta que se peleaba con las mondas por hacer algo, y en un intento de no dar la cara durante toda la conversación. Aunque después del gesto del crío, el motivo para no volverse fue realmente las lágrimas que le resbalaban por las mejillas.
—Estáis tontos los dos —acertó a decir sin sollozar—. Y dejadme tranquila que van a llegar éstas y no van a estar las patatas.
———— o O o ————

A la mañana siguiente a la conversación con la señora Casta, don Mauro seguía rumia que te rumia con el asunto de Antón. Y ese día con más motivo, pues intuía que Rogelia, la mujer de aquél, vendría por la fábrica. Y así fue. Ni el dinero ni la preocupación se pueden ocultar, para bien o para mal.
—Buenos días —la recibió en la puerta.
—Me asusta usté, don Mauro.
—¿Por qué, mujer? —. El hombre trataba de mantener la calma y la compostura.
—Es la primera vez que me recibe usté en la puerta.
—Rogelia, no confunda usté las ganas de agradar y la educación con la preocupación —trató de disimular don Mauro—. Entre, por favor, y siéntese. ¿Le apetece tomar algo? Un café, un anís…
—Me sigue usté preocupando, pero un vasito de agua no me vendría mal, por si se me queda la boca seca —Rogelia seguía en sus trece, es decir, hacía caso a su intuición.
—Un momento —. El caballero cuando salió al antedespacho no vio a Balín, y se sonrió. Esperó unos segundos y vio aparecer a Balín con un vaso de agua al que trataba con mimo para no derramar nada.
—La puesta estababierta, don Mauro.
—Ya, dame, gracias. Pero la siguiente vez buscas un platito como el de las tazas y le traes también.
—Sí, don Mauro —. Éste volvió al despacho, depositó el vaso en su mesa, frente a Rogelia, y se sentó en una esquina del escritorio.
—Verá, Rogelia. Si bien no la he mentido, tampoco le he dicho toda la verdá.
—Ya sabía una servidora…
—No, no quiero que se preocupe. Hace días que no sé de su marido, pero también es verdad que no tengo noticias de que le haya ocurrido algo malo.
—Entonces, ¿no sabemos nada de él?
—No, pero de ninguna índole.
—¿Índole?
—Ni bueno, ni malo. Sabe que Antón se las arregla, es un hombre muy previsor y muy organizado. Usté le conoce mejor que nadie.
—Claro, dígamelo a mí. Pero, aún así, también le veo a usté preocupado.
—Eso es normal, mujer. Estoy un poco nervioso por todo. He sido yo el que le ha embarcado en esta aventura. Es normal que lo esté.
—No, no le digo que usté tenga mala conciencia por mandarle a buscar a esa gente, no, sino que también está preocupado por él, por su suerte, no por la del asunto. ¿Me entiende?
—Sí, tiene razón, pero sé que si le hubiera pasado algo lo sabríamos.
—Mire, don Mauro, por más que habláramos no nos íbamos a quitar de la cabeza lo que no queremos decir.
—Pero sí nos podríamos tranquilizar mutuamente.
—No mentienda mal, a usté le debemos todo y más, pero no la vida. Y bastante tengo yo con tranquilizar a mi hijo y a mi suegra, a pesar de lo que me reconcome por dentro. Y por ello lentiendo, comprendo cómo y porqué ha actuado así conmigo. Pero será mejor que, a partir de ahora, me trate como una igual. Las mujeres, no somos ni menos ni más que ustedes, pero sabemos sufrir quizá más que los hombres. No hace falta que naide cuide de mí. Y lo sé, porque, curiosamente, soy yo la que protege a mi Antón, a mi manera, claro. Quizás sea porque como es tan poquita cosa y yo tan robusta por lo que hemos cambiado las normas para sobrevivir. Pero sepa usté que al hombre que más admiro en la faz de la tierra es a él. Y que si la vida me lo arrancara por esto jamás le culparía a usté. Y, ahora me voy. Esperaré sus noticias, no vendré a darle más la lata. Ya me contará cuando sepa usté algo. Entiendo que he sío una pesada, ha de perdonarme, aunque sé que mentiende —. Don Mauro ni pudo ni supo reaccionar ante las claras palabras de Rogelia. Se quedó clavado en el escritorio, con un pie apoyado en el suelo y el otro suspendido en el aire. Ni siquiera su educación le obligó a levantar el trasero del tablero de la mesa y despedir como hubiera querido a la mujer de su secretario. Le había dado una lección que él nunca olvidaría. Balín entró en el despacho y se quedó en el umbral de la puerta. Y vio a su patrón llorar por primera vez.
—¿Le pasa…, le pasa algo, don Mauro?
—Nada malo, Balín, nada malo. A veces, aprender duele. Es mejor que uno pague sus errores, y no otros. No se te olvide. Y ahora, por favor, cierra la puerta, quiero estar solo. Gracias.
—Sí, don Mauro —. Según cerraba Balín la puerta del despacho, se abrió la de enfrente y entró el representante de la imprenta.
—Hola, pieza. ¿Está don Mauro? —preguntó con la chulería acostumbrada Mauricio.
—No —contestó Balín de una forma rotunda. No le gustaba nada que le llamaran “pieza”.
—No mengañes, mocoso. Ma parecido verle.
—Pos habrá visto usté un fastasma.
—Tú estás chalao. ¿Y también me vas a negar que le oído hablar? Menuda alhaja estás tú hecho.
—Hombre, eso seguro que lo ha hecho usté.
—Pos entonces, anúnciame, monicaco, le traigo unas pruebas del nuevo envoltorio del chocolate.
—Pero que no está, señor Miauricio —equivocó aposta el nombre Balín—. Sólo le digo que seguro custé la oído alguna vez. Pero hoy no, porque no está. Don Mauro sólo está cuando su secretario en fundiciones lo dice. ¿Sa enterao?
—Pero quien te crees queres, malandrín.
—Pos cuando no está don Mauro, como ahora, el patrón. Así que ya se está usté yendo por donde ha venío.
—Esto no se va a quedar así, Balín de las narices. ¡Qué falta de respeto!
—Yo no le faltao a usté al respeto. En to caso usté a mí, yo sólo le dicho que don Mauro está en otro sitio y no pué atenderle —. Don Mauro desde su despacho, y al oír los primeros gritos de Mauricio había enderezado los hombros y las orejas. Se levantó del sillón, se acercó a la puerta, la entreabrió un poco y vio a Balín de cara y al representante de espaldas. Terminó de abrir la puerta, mientras guiñaba un ojo a su secretario y le sonreía. Salió en silencio con un dedo en la boca, y pidió perdón antes de pasar por delante de Mauricio.
—¡Ajá! ¿Con qué no estaba, eh? Don Mauro tiene usté que hacer algo con este bandarras —. Si Mauricio esperaba una respuesta de su cliente, se equivocó, porque éste, sin hacer caso de nada ni de nadie, salió por la puerta de la oficina y empezó a bajar las escaleras.
—¿A quién habla usté de un bandarras? —preguntó Balín.
—A… A… A don Mauro. ¿No las visto pasar? —. Mauricio se echó sobre la puerta de la oficina, la abrió y se asomó, pero no vio a nadie—. Te juro que le visto cruzar por aquí mismo. Don Mauro, ya en la calle, sonrió cariñosamente. La defensa que ese crío había hecho de su intimidad le había llegado al alma, y fue como un bálsamo. Balín tenía toda la razón del mundo, él no estaba allí. Lo que no sabía era donde estaba, acaso en Asturias, acaso en el hogar de Antón, pero allí en su despacho no estaba, desde luego. Y más ahora, pensó.———— o O o ————

—Sabes, Carmina, a veces, creo que cuando me imitas ves al mismísimo diablo. Creo ser una persona fácil de contentar, pero, claro, si cualquiera pretende que tenga hambre cuando ese cualquiera la siente en su estómago, es muy difícil que yo me contente. O que pretenda que yo tenga frío cuando lo siente ese cualquiera. ¿No sé si me entiendes?
—A ti no hay quien te complazca ni quien te entienda, hijo. Yo también pienso a veces que no has nacido para sentirte feliz. Y como yo sí, pues eso.
—Tú sabes que yo soy feliz con cosas nimias. Y no digo que a ti no te pase lo mismo. La diferencia es que yo no espero, no tengo esperanzas de nada. He aprendido que soy un ciegayernos como para pretender cambiar el mundo, que soy tan mezquino como los demás y que lo que a mí me parece un acierto, otros lo pueden tachar de error. Así que sólo quiero quedarme en mi madriguera sin que nada ni nadie me presione en ella, porque si no, la hemos jodido.
—Ay, Cirilo, qué poco me gusta que hables así.
—Carmina, lo de menos es el vocabulario empleado. A mí, supongo que por desconocimiento o por vaguedad, me sale antes una palabra soez que un epíteto educado. A veces, la forma no es tan importante y un taco hasta viene bien.
—Bueno, bueno. Somos seres civilizados y como tales hemos de actuar, no te creas.
—Claro, tú piensas así porque te han educado para ser mujer, para ser fina y comedida o para parecerlo. Para ti la palabra, y perdone la señora, “cojones” te ofende, y no sólo el oído. Para nosotros, los hombres, tiene un significado y unas connotaciones que, por tenerlos, les damos mucha importancia. Bien para demostrar nuestra virilidad, bien para frenar la del otro. Vosotras tildáis de mala pécora o mala mujer a vuestras rivales en el amor, por ejemplo, y no por ello vuestras formas son menos ofensivas que cualquiera de los vulgarismos que solemos usar los hombres, sobre todo entre nosotros. Y de todas formas, habrá que oíros cuando estáis solas.
—Te ha quedado muy bien el discursito, pero a mí no me hables como a tus amigotes, por favor.
—Otra vez vuelves a quedarte con las formas para decirme cómo hablar y cómo no, pero de las ideas que quiero expresar, de esas, nada, ni opinas ni cuentan para ti. Y eso que en el discursito no había nada que pudiera afrentar a la señora.
—Anda, anda. Que eres igual que tu hijo.
—Luego dices de las formas. Será que mi hijo es como yo. En este caso no hay controversia sobre quien fue antes, el huevo o la gallina.
—Qué más da cómo lo diga. Además, no te imagino como una gallina. Tú me has entendido, ¿no?
—No, yo te he interpretado. ¿Y tú a mí?
—Claro. A ver si te crees que soy tonta.
—No, eso no lo creo, te lo aseguro. Lo que dudo es que te lleguen mis palabras. Porque lo que veo o intuyo, que ya no lo sé, es que o te hiere tu sensibilidad o mis palabras se evaporan por el camino y no llegan hasta donde a mí me gustaría.
—¿Y dónde te gustaría que llegarán, a ver?
—Al menos donde se crean las dudas, allí donde te preguntas porqué dicen lo que oyes, y no cómo lo dicen.
—Ya estás con tus filosofías baratas. Si no somos sordos, todos escuchamos. A ver si te enteras.
—Pero no siempre entendemos, Carmina.
—Bueno, que tengo muchas cosas mejores que hacer que discutir contigo. Voy a mi labor, que nadie me la va a hacer y, además, estoy en momento bordar letras.
—Pues, hala, a bordar erres y que nadie rechiste.
Cuando en la vida diaria nos demos cuenta que la persona con la que vivimos, con todos sus defectos y virtudes, es más importante que la novela que oímos o tenemos entre las manos, habremos dado un paso muy importante hacia la tranquilidad o felicidad, propia y ajena. El respeto no es un tesoro que hayamos de guardar, sino que debemos derrochar, a ser posible, a manos llenas. Cuanto más respeto gastemos, más tendremos y, sobre todo, si lo derrochamos con quien más nos importa. ———— o O o ————
Impacientes por salir, la pareja vio llegar a una robusta paisana que traía un ojo a la virulé y llevaba una gran cesta de mimbre como si fuera vacía. Pero no, no era así, porque nada más sentarse junto a Queitano, y no sin dificultad, sacó una gallina, que había metido de matute, disimulada en la gran cesta y se la echó en el brazo derecho con el fin de que el conductor no la viera si miraba para atrás. La gallina que le había tocado por compañera a Queitano, no parecía haber caído muy bien a su compañero de asiento. Desde que la mujerona la liberara de su celda, aunque la tratara sin miramiento alguno, no había parado de picotearle en la manga como si esta fuera una mazorca de maíz. Como él mismo diría a Xana: Esta pita paez que me ta esfoyando la manga(5). Por el motivo que fuera, Queitano y Xana se habían sentado uno frente a otro, acaso para verse, y en asientos de ventanilla para mirar el paisaje. Pudieron elegir asiento, pero fueron los que más esperaron para iniciar viaje, si excluimos al conductor, un hombre fuerte y grande que abrazaba el gran volante sin dificultad y con mimo. El motivo de elegir ventanilla sí lo sabían. La curiosidad matará al gato, pero a la fémina/homo sapiens le ha hecho progresar de una manera sorprendente, hasta el extremo de que Queitano pensaba que estaba subido en una máquina infernal. No entendía cómo, sin caballos o bueyes que tiraran de aquel armatoste, éste podía avanzar o retroceder. Le había costado subir, pero al final Xana y la diferencia de tiempo entre el viaje en diligencia y el viaje en ómnibus le habían convencido, como a todos. Al final, con cara adusta, no pudo por menos que quejarse de los picotazos de la pollita.
Señora, suxeta usté a la so pita o nun se mueve más. Usté va ver, oh.
Antipáticu. ¿Qué-y fixo el mio pita?
—¿Yo antipáticu? Antipática la so pita que nun para de picar la manga, non te digo. Y usté tamién que nin saludó al llegar, oh.
La cara que puso la dueña de la gallina, fiel a la tradición de vestir el atuendo femenino asturiano, fue un poema. Y al gesto siguió toda una disertación sobre lo estúpido que puede llegar a ser un obligado compañero de viaje dentro de un ómnibus. Claro, que el pobre animal, que no entendía el asturiano, ni tenía porqué, siguió a lo suyo, aunque los humanos no volvieron a cruzar palabra, a pesar de que Queitano, en más de una ocasión, le soltará al animal un golpe en la cabeza con dos dedos. Quien sí se dirigió a la aldeana fue Xana que sugirió que se cambiara de brazo la gallina. Tras hacer caso a su igual después de mirar al que ya conducía, la gallinita de las narices dejó tranquila la manga de Queitano y la tomó con el brazo del asiento. Luego se dirigió a su compañero con una sonrisa irónica en los labios.
Paez mentira, Queitano, solo te rellaciones con animales, y mira, oh.
El problema preséntase cuando quies quun animal pórtese como un home. Quuna muyer pórtese como un animal ye bien fácil, Roxa —contestó Queitano que miró a su izquierda un tanto despectivo.
Otra vez la cara de aquélla que se sintió aludida se crispó en un gesto de “usté no sabe lo que dice, maleducado”, e, incluso, dio un respingo que casi permite huir a su maleducada presa de la guerra silenciosa. Aquella gallina sabía que aquéllos que más sufren una guerra son los más inocentes y los más débiles. Pero, la relación entre los viajeros, ajenos unos a otros, salvo en el caso comentado, cambió cuando, en una cuesta arriba, al tratar de llegar a la cima de un pequeño puerto de montaña, el motor del ómnibus emitió un chirrido. Aunque más que estridor habría que hablar de un bufido draconiano, ya que al sonido se sumó una humareda que a más de uno asustó, incluido Queitano, que iba sentado a favor de marcha, y cuyo comentario no se hizo esperar.


De sudarg.com.ar, retocada
Si yá sabía yo.
Tu saber tou, oh —le replicó la risueña Xana.
Si el so home saber tou, que lo iguar y que nun proteste tantu, oh.
Señora, usté cúriese de que la pita nun fadie nin se comal brazu del asientu y nun cacarexe más(6) —. La paisana al ser más mordaz que irónica, consiguió sacar la guerrera que llevaba dentro Xana, por lo cual también la declaró a ella la guerra fría.
A ver qué ye lo que pasa —. Queitano se levantó, pero aunque la de enfrente encogió las piernas, no pudo salir. La cesta que la aldeana había colocado en el asiento derecho de Xana y sus propias piernas, como columnas, se lo impedían.
Señora pita, si quier enterase de lo que pasa y poder cuntá-ylo a la so dueña, meyor sería que me devasaral pasu.
Y claro, la dueña de la gallina se encogió y se ladeó todo lo que pudo para que aquel hombre tan detestable saliera a informarse. Lo que nos devuelve al bien que produce en el ser humana la curiosidad. De otra forma hubiera sido impensable que aquella voluminosa mujer moviera un dedo para bien de su enemigo declarado.
———— o O o ————
—Hasta mañana Gertru. Ahora subimos nosotras, después de cerrar el portal.
—Venga yo me subo y no sé si acostarme, estoy muy cansada.
—Claro, si no anduvieras tanto con don Mauro por las tardes. Mira quirse al Retiro…
—Envidiosa —contestó Gertru que sacó la lengua a su amiga poniendo una cara fea—. Hasta ahora.
—Ve, madre. Eso es lo que debería hacer usté.
—¿El qué?¿Irme al Retiro con don Mauro?
—Qué más quisiera, jaja. No, divertirse un poco, o al menos distraerse. Se pasa la vida trabaja que trabaja. No descansa ni un momento.
—Anda, hija. Como que la cosa está pa sentarse al fresco ahí, en la puerta. Además, distraerse suele costar cuartos.
—Pero, no sé. Otro hombre no porque ya tuvo usté el suyo, pero unas amigas…
—No sé que son peores, si las ideas que tiés, o las que no quiés tener. Las amigas se hacen con tiempo, hija.
—¿Y la Gertru y una servidora?
—Pos eso, con tiempo y en vuestro caso por una desgracia, no te se olvide.
—Y también por las cosas buenas, no se crea.
—Si a tener novio las dos lo llamas cosa buena, estoy dacuerdo contigo, Reme.
La Susana dice la mismito custé.
—Luego no seré tan vieja, ¿no? Si una jovencita lo ve como yo.
—Ya, pero no se me vaya por las ranas. Tié que distraerse más.
—Y dale con las ranas. Que se dice por las ramas pesá, las de los árboles, no las de las charcas. No sé ni como tentiendo.
—¡Qué más da! Que se tié que divertir más, ea. ¿Por qué no se compra una radio y lascucha?
—Vaya cosas que preguntas, porque no tenemos dinero.
—Pos no se… Hacemos un esfuerzo y nos quitamos de…, de…
—¿De comer? Tú estás tonta, Reme.
—No, madre, lo que una quié es que… No sé, que disfrute. Desde que murió padre no ha vuelto a salir ni a la puerta de la calle. La tié que dar el aire por lo menos.
—Si quieres me hago la ronda con Marcos y le llevo el chuzo. Cuando no se pué o no se debe, pos eso.
—¿Y por qué otras puén y usté no, a ver? Mi madre tié el mismo derecho que las demás otras.
—No, hija, no metas a todas las demás y a mí en el mismo saco. Hay algunas otras que no tién ni el pan siquiera para cambiarlo por una radio. Nosotras al fin y al cabo, lo hemos podido pensar.
—O sea, que mal de muchos, consuelo de tantos.
—Mira, es la primera vez que cambias algo y suena bien. Pero el consuelo es de los tontos, no de los tantos. Y tu madre no es mu lista que digamos, así qué…
—Pos yo sigo pensando que…
—No, hija, tú lo que sientes dentro de ti es que la vida no nos trata a tos por igual. Pero eso es algo que aceptas o tenvenena la sangre, como a otros muchos. Y, al final, de una o otra forma, el veneno puede contigo. Y si senvenenan muchos a la vez, no te quiero ni contar la que se pué líar. Y si no, fíjate en ese zar, me lo ha contao la Señá Pe. Pasó no hace tanto en un país mu grande. Senvenenaron con no sé que ideas comunionistas y hala, a pegar tiros, a matar reyes y ricos. Y san cargao hasta la Iglesia según dice ella. Fíjate.
(Si es difícil que un padre dé una lección a un hijo de dieciocho años, por la postura del hijo, no te quiero decir nada cuando el hijo trata de dar una lección al padre, por la experiencia de éste otro. Y no digo que no ocurra).

[Continuará]
(1) [Volver] Descubrirse el pastel«El origen de esta locución viene de un antiguo pastel de carne, muy parecido a una; empanada. Por aquel entonces los pasteleros que lo cocinaban tenían fama de ser algo tramposos, en lo que se refería a los pesos y rellenos de sus pasteles, por lo que en más de una ocasión había algún cliente que no se fiaba del producto que tenía que comprar y solicitaba inspeccionarlo. El modo de realizarse era dando un pequeño corte lateral a la empanada y levantando la masa que la cubría, de esa manera se comprobaba (y por tanto, se descubría) si el pastel estaba correctamente relleno. Como es de suponer, a más de un pastelero se le descubrió el pastel al haber hecho trampas con el relleno de la empanada. Esto propició que la expresión fuese popularmente utilizada para referirse a aquellos actos en los que se hacía trampa, ocultándose la verdad y terminaba por descubrirse el engaño. Por esta razón, la mayoría de expertos señalan que el término ‘pastel’ ... leer más
, fue adoptado dentro del argot de los tahúres; que lo utilizaron para referirse a una fullería (engaño, trampa) durante el juego de cartas. En el Diccionario de la RAE puede encontrarse que una de las acepciones que se le da a pastel es: ‘En el juego, fullería que consiste en barajar y disponer los naipes de modo que se tome quien los reparte lo principal del juego, o se lo dé a otro su parcial’
». Fuente blogs.20minutos.es.
(2) [Volver] Manos que no dais, ¿qué esperáis? Quizás este refrán venga ya de antiguo y de este otro: Manos que non dades, ¿qué buscades?, que aparece en el Tesoro de la lengua (1627), de Gonzalo Correas, edición de Louis Combet, Castalia, 2000, pag. 489, refrán 227.
(3) [Volver] El refrán que modifica doña Agustina a su conveniencia es Quien come y canta, algún sentido le falta y según opinión de anecdotec.com: «... leer más
Quien come y canta, juicio le falta. Significado: Este refrán refleja una norma de comportamiento cuando se está en la mesa en España y en general en todas las mesas de la cultura occidental. Se considera que esta norma tiene un origen religioso: los alimentos son otorgados por Dios y por lo tanto están bendecidos. El acto de comer se convierte así en un acto serio y formal, en una acción de gracias a Dios. Nota: Tienen similar significado: ‘Quien come y canta, algún sentido le falta’, ‘Quien come y canta, de locura se levanta’, ‘Niño que en la mesa canta, se atraganta’, ‘Quien comiendo canta, si no está loco, poco le falta’ ... leer más
». En cambio, en opinión de Arantza González Izquierdo: «... leer más
; En tiempos de hambruna no se lograba entender que ante la falta de alimentos, uno perdiera el tiempo (y en ocasiones también la comida) cantando o realizando cualquier cosa que no fuera comer. Oveja que bala bocado que pierde
», leído en refranesysusignificado.com.
(4VG) [Volver] Gilipollas. El origen de esta palabra es muy curioso. Resulta que a principios del siglo XVII vivió en Madrid un tal Baltasar Gil Imón (con calle en Madrid) fiscal del Consejo de Hacienda y que tenía dos hijas casaderas. Era una familia pudiente que iba a todas las fiestas que en la época se celebraban con la intención de casar a sus hijas. Las jóvenes, poco agraciadas en lo físico y en lo intelectual, no hacían amistad con nadie, por lo que ‘se arrastraban’ por las fiestas y eventos que se producían en Madrid sin conseguir novio. Hasta tal punto, que la gente comenzó a criticar al fiscal: ‘Mira, ahí va otra vez don Gil y sus pollas’ (término que coloquialmente se usaba para denominar a la mujer joven según todavía recoge el actual DRAE). Es fácil que tras decir este comentario repetidamente se llegara primero al ‘Gil y pollas’ y luego al ‘gilipollas’ que nos ocupa. A todo esto hay que agregar que la etimología que el DRAE asigna a este insulto es: «gilí. (Del caló jili, inocente, cándido, der. de jil, fresco). 1. adj. coloq. Tonto, lelo. U. t. c. s.».

(5) [Volver] Esta gallina parece que me está esfoyando la manga.
(6) [Volver]Si su marido lo sabe todo, que lo arregle y que no proteste tanto, hombre.
Señora, usted cuídese de que la gallina no moleste ni se coma el brazo del asiento y no cacaree más.

Fuente: este post proviene de Coso Que Te Coso, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Funda para el secador. Videotutorial

¿Tenéis funda para el secador de pelo? En caso afirmativo, ¿es mona? ¿os gusta? Igual es hora de hacer otra.... Puede ser como la que os enseño.... Si no la necesitáis, de momento, os ofrezco un rati ...

La costura francesa. Videotutorial.

A estas alturas seguro que todas sabemos hacer la costura francesa. Unas las practican más que otras. Yo, sinceramente, poco, me gusta más forrar los proyectos. Pero nunca está de más barajar otra opc ...

Etiqueta de tela. Videotutorial

Ciertamente es una de las cosas más sencillas de hacer. Puede ser bastante útil, sobre todo si la usas para el Azúcar o la Sal que siendo, aparentemente iguales, su sabor no puede ser más dispar. Quie ...

Recomendamos

Relacionado

relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (L)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. Si quieres conocer a todos los personajes pulsa sobre este texto. Entre puntada y puntada (L) De mirincondelabahia.wordpress.com. Original en color. El tren avanzaba lento. Le costaba remontar la pendiente del puerto. Los viajeros ganarían la batalla a la carbonilla y al humo al cerrar todas ...

relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOQUETECOSO (XXXV)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. Si quieres conocer a todos los personajes pulsa sobre este texto. Entre puntada y puntada (XXXV) Gertru nunca había estado tan contenta e ilusionada. La mañana siguiente a su primera salida nocturna, se levantó un poco más tarde de lo habitual, al igual que Reme. La señora Casta, sabedora de ...

relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (XLV)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. Si quieres conocer a todos los personajes pulsa sobre este texto. Entre puntada y puntada (XLV) La señorita Pepita, después de la muerte de su hermana, tardaría mucho tiempo en parecerse a quien era antes. Lo consiguió agarrada a su fe y a la “seguridad” de que Paulita se merecía disfrutar cua ...

relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (y LII)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. Si quieres conocer a todos los personajes pulsa sobre este texto. Entre puntada y puntada (y LII) —Voy a luchar toda mi vida porque esa exagerada frescura tuya no se aje. Para que la vida no te arranque esa inocencia que te permite iluminar todo lo que tocas. —Cuando hablas así no soy capaz d ...

general

Mercado de San Antón

El Mercado de San Antón está muy de moda. Todos hemos oído hablar de él. Muchos hemos estado. Y nosotros, lo que hemos estado sabemos que no es una simple moda, la fama de este mercado se extiende como la pólvora gracias al boca a boca porque? ¡está genial! El Mercado tiene tres plantas y se encuentra en uno de los barrios madrileños más cool: Chueca. En la planta baja podemos encontrar varios pu ...

cine y televisión críticas relatos salvajes ...

RELATOS SALVAJES

Hubo un tiempo en el que el simple acto de presenciar un beso o una escena de cama no distaba mucho de la sensación que la misma acción real proporcionaba. En épocas anteriores, menos dadas a un acceso sin restricciones a placeres y liberaciones, la pantalla servía como válvula de escape para jóvenes y no tan jóvenes, que acudían al cine a formarse y a experimentar, siempre y cuando la censura no ...

música y lectura libros de relatos historietas ...

Los mejores libros de relatos

En la literatura hay un género único y especial que, en ocasiones, sigue en las sombras a pesar de su buena calidad. Me refiero a los libros de relatos en los que pequeñas historias nos introducen en un estado emocional diferente a cada uno de nosotros, unas historias que recordaremos casi como las anécdotas que nuestros abuelos y abuelas nos contaban de pequeños. Por eso, os traigo los mejores tí ...

Inicio 2014 Argentina ...

Relatos Salvajes

Descerebradamente increíble. Damián Szifrón crea una película brutalmente fascinante. Seis historias en las que cada una se desarrolla por separado y tiene un argumento diferente. A medida que pasan los minutos ves como las historias son mas largas, sofisticadas y retorcidas. Los temas más importantes y comunes son la crítica y denuncia a nivel social y político y la venganza. Quiere y consigue s ...

general concursos premios

Concurso de Relatos MADTerrorFest 2014

Se ha convocado el Concurso de Relatos MadTerror Fest 2014. Tenéis de plazo hasta el 30 de septiembre para enviar vuestra obra de terror clásico. ¿El premio? Un lote de libros, 150â?¬ y una estatuilla. BASES 1. Podrán participar autores de cualquier nacionalidad, mayores de 18 años, con obras en castellano de entre 1.500 y 4.000 palabras, que se ajusten al género de terror o fantasía oscura. 2. L ...