comunidades

Me han dicho, Madrid

Me han dicho, Madrid, que desde tus terrazas se puede tocar el cielo. Que se puede recorrer tu Manzanares, al que algunos como Quevedo se atreven a llamarlo arroyo, por la arteria verde de Madrid Río. Que en el barrio de las letras, autores de todos los tiempos cobran vida en las piedras que lo conforman. Que en el Rastro, que decora las calles de La Latina, se pueden encontrar pequeños objetos perdidos en el tiempo, que hay antigüedades de historias pasadas, donde tus calles aún era de tierra y canto, y no de cemento. Me han dicho que en El Mercado de la Cebada, los domingos de cañas interminables y de vinos con sabor a sol, puedes comer cualquier obra maestra en forma de tapa.

frases madrid


Me han dicho que estás hecha de rincones secretos, de historias malditas y de personajes indescifrables. Aún no me he atrevido a recorrer los pasillos del museo Reina Sofía a las tantas de la noche, y mi mirada se pierde en el el abismo cuando camino por tu Viaducto de Segovia, o lo que otros llaman El puente de los suicidas. Aún no he probado esa leche de Pantera que quita el hipo y la consciencia en los soportales de Moncloa, ni me he aventurado por esa calle de Noviciado sobre la que algunos susurran historias de terror. Pero sí me he pasado más de una vez por alguno de los bares que rodean La Plaza Mayor para disfrutar de tus bocadillos de calamares, o he perdido la noción del tiempo en algunas de las terrazas recónditas de Malasaña, que hasta los años 80 se llamaba Maravillas, no por las que allí te puedes encontrar, sino por un convento.

frases malasaña


Cómo no volver. Madrid, me han dicho que no hay atardeceres más bonitos que los que puedes vislumbrar desde el templo de Debod, desde tu parque El Capricho, o desde el parque del Retiro. Me han dicho que da gusto recorrer tus calles, pero más tus entrañas. Y es que el metro de Madrid es un espacio donde de mezcla el arte, la publicidad, la diversidad y sus gentes de vidas ajetreadas.

frases de madrid


Madrid, muchos me han dicho que no podrían vivir contigo, que eres demasiado ruidosa, nerviosa, que siempre vas con prisas. Pero yo les digo que no te conocen, no te conocen bien. Porque hay días en los que el calor de tu cemento nos derrite las ideas, y esa boina de humo gris que a muchos parece nos importar, a otros nos rompe el corazón. Pero todo lo que puedes ofrecer equilibra cualquier balanza, sólo basta un vistazo a tu Plaza de Callao desde la terraza del Corte Inglés, o un segundo contemplando a tu imponente Cibeles desde su Palacio, para darte una nueva oportunidad.

Madrid, me han dicho que tratas por igual a los que están de paso, a los tuyos, y a los turistas sin billete de vuelta. Y precisamente eso, es lo que te hace tan especial.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Los millennials tenemos la culpa

Tenía esa sensación dentro de mí y no sabía que era. Si era pena, si era angustia, si era hambre. Le estuve dando vueltas y hoy me he dado cuenta: es culpa. Sí, culpa. Alguna que otra vez he tenido qu ...

Historia de Febrero: "Roma"

Nos encontramos por casualidad, sin querernos, sin buscarnos, fruto del azar, fruto del destino. Quizás, simplemente, fruto del hechizo de una ciudad mágica y de las noches de verano. No se aún qué me ...

A esa amiga que acaba de llegar

Cuando se acerca mi cumpleaños me es inevitable reflexionar sobre qué ha cambiado de mi vida en los últimos 12 meses. Hay personas a las que no les gusta cumplir años, sin embargo, contar un año más c ...

Carta de una mujer trabajadora

Trabajo en una agencia de publicidad y, prácticamente a diario, me siento con empresarios y responsables de marketing de otras empresas. Cuando me acompaña un compañero, ocasionalmente la atención del ...

Recomendamos