comunidades

Jueves reflexivo;un frío paseo al atardecer.

Hola a todos y bienvenidos un jueves más. Ya sabéis que el post de hoy va sobre la marcha, lo escribo en silencio, con mi gato y mi café y está sin corregir así que de antemano pido disculpas por las faltas y fallitos.

La verdad es que no se me ocurre de qué hablar, supongo que estoy poco inspirada, pero otras veces vi que os gusta cuando cuento algún paseo, las cosas que veo y pienso, así que os contaré el paseo que di ayer por la tarde.

Y sin más rollo empezamos.

  A mí me gusta pasear siempre, por la mañana, por la tarde, por la noche, con lluvia, con sol...pero no sé que tienen las puestas de sol que me inspiran, y pasear a esas horas dispara la imaginación.

La verdad es que ayer fue un día estresante, terremotos otra vez cerca de dónde está mi hijo, asuntos que resolver, carreras y mucho lío, pero a partir de las cinco y media de la tarde, más o menos, ya pude relajarme. Y quise dejar atrás el bullicio para perderme entre el aire frío y mis pensamientos.

Mi ciudad es pequeña, y si tomas el camino adecuado, poco a poco vas dejando atrás los edificios, los coches...y puedes perderte por veredas que parecen sacadas de Avonlea y puentes de lo más evocadores.

gijón-senda-fluvial

A mí me recuerda a Avonlea aunque ayer estaba menos sol y más frío, jejeje, y algo embarrado.

La verdad es que la temperatura no invitaba precisamente a pasear, pero abrigándonos bien siempre se puede dar un "vigorizante paseo" como dice Hercule Poirot.

gijón-parque-fluvial

Me encanta, aunque esté frío y bastante más oscuro.

Y así, tapados con prendas esponjosas empezamos a caminar, y de pronto, nos topamos con la zona de juegos de un parque y me hace gracia ver a las mamis muertas de frío, muchas de pie seguramente deseando que pasasen los minutos, y los niños corriendo acalorados y jugando felices, sin ser conscientes del frío y sin ganas de volver a casa. Durante unos segundos me invade la nostalgia, hace muy poco yo también estaba así con mis hijos, congelada y feliz al verlos jugar. Entonces sacudo la cabeza y alejo esos pensamientos porque ahora estoy en otra etapa y me siento feliz, claro que añoro tener niños achuchables que juegan en el parque...pero tengo unos chicos estupendos y a los pobres los sigo achuchando siempre que puedo.

parque-fluvial-gijón

Ayer no hacía ese sol pero los niños jugaban muy felices.

En unos bancos que me encuentro más adelante, veo pandillas de adolescentes o parejitas jóvenes, ajenos al frío que nos rodea, y al verlos charlando pienso en esa etapa tan extraña; de esas épocas también guardo muy buenos recuerdos.

A mi cabeza acuden las tardes de adolescencia, cuando, después de clase particular, o al salir de la biblioteca nos reuníamos en el parque y nos sentábamos en el banco, pero en la parte de arriba, en el respaldo, a charlar de nuestras cosas. A veces éramos unas pocas amigas y otras todo el grupo, chicas y chicos, y las horas se nos iban volando, y tocaba volver a casa corriendo, jejejeje...

Y ya con los novios...qué inocencia cuando eres tan jovencito, al menos en mi caso, que ahora nos dan cien vueltas, jejejeje.

Al seguir andando veo a muchas señoras que también han ido a caminar, todas modernas ellas con sus chándal, zapatillas deportivas, anoraks gruesos y pelo de peluquería. Van charlando alegremente, a paso rápido para combatir el frío, y como la zona está desierta y a veces capto retazos de conversación y compruebo que hablan de sus hijos, de sus maridos y de todo un poco.

Mi paseo sigue durante un buen trecho, a veces hablando y riendo y a veces en silencio, a veces sin fijarme en lo que ocurre a mi alrededor y a veces empapándome de cada instante que me rodea mientras subo un poco la bufanda.

Cuando dejamos atrás el parque, los puentes y la gravilla tomamos una carretera que me gusta mucho y desde la que se ven las montañas a lo lejos. Al verlas bajo esa luz del atardecer que todo lo vuelve mágico, especialmente porque es una luz que tiene el color del frío, pienso en lo afortunada que soy a pesar de las cosas difíciles que a veces me pasan, y me siento feliz porque sé valorar lo que tengo, poco o mucho, sé valorarlo.

gijón

La foto no es de ayer pero el momento se parece bastante, montañas al fondo, frío y un atardecer.

Cuando tenía 12 años vi por primera vez Ana de las tejas verdes, y recuerdo que una escena se me quedó grabada. Con los años he visto la serie mil veces, y he leído los libros otras tantas, y sigo reafirmándome en la misma frase.

No sé si habéis visto la serie, pero la escena a la que me refiero os la resumo aquí; Anne da un recital para recaudar fondos, y por supuesto la mayoría de las asistentes son las señoras ricas del lugar.

Cuando termina ella sale del local y desde un lugar muy bonito mira la puesta de sol con su amiga Diana y le dice que ellas son mucho más ricas que todas las señoras del evento y añade que Mathew(el señor que la había adoptado) había puesto más amor en el sencillo collar de perlas que le había regalado para que lo llevara al recital que el que tenía cualquiera de las valiosas joyas que lucían las señoras. Y además sabían valorar toda la belleza que les rodeaba, la puesta de sol con un mar de hierba ondeante...yo también valoro todo eso, aunque estoy muy lejos de ser Anne Shirley.

Después de dejar atrás esa zona que os comento damos un rodeo pero el frío es demasiado intenso y nos vamos metiendo en la ciudad, y entonces me pasa lo mismo que otras veces, que percibo esa sensación de vida. Si, ya os hablé de ella, ese murmullo que parece salir de las casas en las que empiezan a prepararse las cenas o a llenar bañeras para los niños, ese aroma a comida rica que hace que desee llegar pronto a casa para cenar, esa sensación de hogar que solo puedo percibir al atardecer, cuando ya están todos en casa y sabemos que todo va bien.

En esos momentos me apetece sujetar bien fuerte la mano de mi marido y caminar despacio, sintiendo todo eso que nos rodea, esas cosas tan banales que son tan importantes y sabiendo que yo soy parte de ellas, que tengo un hogar y gente que me quiere. Y le cuento mis pensamientos, lo mucho que me acuerdo de las tardes de invierno de mi infancia, o de esas noches de verano, que a la vuelta de la playa o de las excursiones iba a casa de mi abuela y en la radio sonaba el sorteo del cupón. Entonces, tras comprobar si nos había tocado algo, hacíamos planes para el día siguiente, planes de familia, sencillos pero perfectos. Y al volver a mi casa caminando sentía esa sensación de hogar en las casas, el aroma a comida, el murmullo que suena a vida y la sensación de que todo va bien y que en ese momento he vuelto a sentir.

Aún no sé porqué cambiamos un poco el itinerario y por algunas zonas de esas a las que nunca vamos veo unos locales con negocios de los que ya no quedan, una tapicería increíble, parece sacada de un álbum de fotos antiguo con unas sillas y butacas preciosas, y más adelante una carpintería, y lo mejor fue ver a un abuelito con una bata de color azul mahón y una cinta métrica al cuello, inclinado sobre su banco de madera. No sé que hacía exactamente pero me quedé mirando un rato, invadida por el olor a serrín y aquella preciosa estampa. Esas cosas van desapareciendo, ainnns.

El paseo se va acabando y llegamos a casa. Al abrir el portal huele a cena rica, seguramente la vecina del primero ha empezado a hacerle la cena a su hijo, y subo corriendo porque quiero preparar la cena a mi hija, que está a punto de llegar de un ensayo. Y pronto tendré a mi hijo de vuelta del Erasmus y podré hacer también las cosas que a él le gustan. Mientras tanto, y ya que estamos solos, bueno solos no, que los gatos son una gran compañía, pero no tenemos a más personas cerca, preparo unas cervezas con gaseosa y limón, que no son lo mejor contra el frío pero me han apetecido, pongo música y seguimos charlando hasta que llegue mi hija y empiece a hablar de todo lo que le ha pasado, y la casa se llene de risas y alegría.

Y luego ella llega, inundando de alegría este día frío y ajetreado que no ha acabado nada mal, así que cenamos y hablo con mi hijo sin parar por skype. Y la noche va cayendo sobre mi casa, y con ella nos vamos durmiendo. Entonces llega el jueves y bien temprano toca escribir un post reflexivo, y ya que me he quedado sin ideas os cuento como fue mi tarde ayer.

Y realmente hasta aquí hemos llegado, hemos paseado por caminos de gravilla, por carreteras con montañas al fondo y por la ciudad, hemos visto niños, madres, señoras y adolescentes y he recordado mi pasado y saboreado mi presente, así que poco más puedo añadir.

Mil gracias por leerme y nos vemos el sábado en el resumen semanal. Muy feliz fin de semana a todos.

Ciaoooooooooooooooo.

 
Fuente: este post proviene de Pequeños trucos para sobrevivir a la crisis , donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

cosas que me hacen sentir bien Jueves reflexivo. paseos ...

Reflexión del jueves; un paseo al atardecer. Hola a todos, parece mentira que ya estemos a jueves. Yo estoy aquí como siempre, con mi gato, mi café y mis pensamientos, escribiendo sobre la marcha y pidiendo perdón por adelantado por las posibles faltas o fallitos. La verdad es que como la mayoría de las veces no sé cual va a ser el tema de la reflexión hasta que empiezo a escribir, y como no se me ...

Jueves reflexivo. paseo playa gijón ...

Reflexión del jueves; paseo al amanecer Hola a todos y bienvenidos un días más. Ainnnns qué ganas tenía de este post, hace mucho que no me siento delante del ordenador bien tempranito, con la casa en silencio, con mi gatito y me pongo a escribir. Así que sin más rollo empezamos. La verdad es que no sabía muy bien de que hablar hoy, pero he mirado el post reflexivo que hice el año pasado por estas ...

Amor. infancia. Jueves reflexivo. ...

Reflexión; Magia. Hola a todos y bienvenidos una mañana más a este rinconcito. Hoy me he levantado muy pronto, la casa está en silencio y después del día de ayer, lluvioso y melancólico, me toca reflexionar. Ya sabéis que hago estos post sobre la marcha así que de antemano pido perdón por los fallitos que pudiera cometer, y dicho esto empiezo mientras me tomo un café muy caliente, y como siempre e ...

isasaweis Jueves reflexivo. Reflexión. ...

Reflexión del jueves; ¿Somos demasiado fanáticos? Hola a todos y bienvenidos un jueves más, otra semana que se nos esfuma. Ya sabéis que el post de hoy lo escribo sobre la marcha, así que de antemano os pido perdón por las posibles faltas y fallitos. Es temprano y aprovecho el silencio para inspirarme, con la compañía de mi gato mayor y de un café calentito y humeante. La verdad es que hoy no sab ...

amor eterno amor verdadero Jueves reflexivo. ...

Reflexión del jueves; ¿Creéis en el amor eterno y verdadero? ¿Existe e amor para siempre?¿ Cambia el amor y se va la pasión? ¡¡¡¡¡Hola a todos!!!!!! ¡¡¡¡Muy buenos días!!!!! Bienvenidos un jueves más. Ya sabéis que el post es improvisado, siempre lo escribo sobre la marcha, está sin corregir, lo escribo, me lo leo una vez o a veces ninguna y lo publico, empecé a hacerlo así de casualidad y me gust ...

Jueves reflexivo. Reflexión.

Hola a todos y bienvenidos un día más. ¿Cómo estáis? Yo estoy aquí con mi café, mi gato y el silencio, este bien tan preciado que no sé cuanto va a durar. Ya sabéis que hoy el post es sobre la marcha, así que de antemano pido perdón por los errores que pueda tener. Y son más rollo empezamos. Hoy se me ha ocurrido hablar de números porque me da la sensación de que todo en esta vida se etiqueta y c ...

cambios Jueves reflexivo. Legolas ...

Reflexión del jueves; cambios. Hola a todos. Me he dormido(ainnnns el verano) y se me ha ocurrido rescatar este post improvisado de hace unos meses, de un día en que también se me complicaron un poco las cosas, espero que os guste. Mil gracias a todos y nos vemos el sábado. Hola a todos y bienvenidos. Normalmente escribo estos post a las seis de la mañana, pero hoy me ha pasado de todo así que me ...

Jueves reflexivo. noche PLutonio ...

Hola a todos y bienvenidos un jueves más. ¿Qué tal la semana? Espero que genial. Yo estoy aquí con mi gato y mi desayuno, si, lo confieso, además del café tengo un pastel muy rico esperando, mmmmm. Ya sabéis que el post de hoy es improvisado, de hecho voy tarde, son las 8:04 y quiero hacerlo rápido así que espero que me perdonéis las faltas y los errores. Y sin más rollo empezamos. Como de costu ...

amor amor posesivo celos ...

Reflexión; Los adolescentes deben saber que el amor es libertad y respeto. Hola, muy buenos días a todos y bienvenidos!!!!!! ¿Qué tal va pasando la semana? Espero que genial. Hoy toca post reflexivo, ya sabéis que lo escribo sobre la marcha mientras me tomo un cafetín y mi gato me inspira. Y de antemano pido perdón por los fallos que pueda tener. Hoy quería hablar de la idea que les damos a los ad ...

adolescencia colecho crianza ...

Reflexión del jueves; La verdad universal. Hola a todos y bienvenidos un día más. Ya sabéis que el post de hoy lo escribo sobre la marcha, bien tempranito, con mi gato y un café. Hoy mi gato me ha traicionado y está encima del radiador, he puesto un poco la calefacción porque tenía frío y me ha cambiado vilmente, ainnnns. La verdad es que se me agotan los temas, jejeje, y tengo claro que no voy a ...