Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Historia de Julio: Cinta de Moebius

Eras como mi sueño, eras perfecto, aunque ya se sabe que lo perfecto no suele ser real.

Digamos que no imaginaba encontrarte, pero aun si sucedió. Demasiada “casualidad” como para no ser el destino.

Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH


Nunca olvidare esa primera cita, esas miradas y el olor de tu perfume que, simplemente, me sacaba de mi eje. Siempre me hizo querer abrazarte de forma frenética, pero no lo hacía, no podía dejar a la vista lo mucho que te quería, no más de lo que tú ya sabías.

Eras tan indescifrable para mí. Un día un príncipe encantador y otro una persona tan distante, que hasta parecía que te daba lastima lo que sentía por ti. Perdí la cuenta de cuántas veces desapareciste y cuantas te esperé en silencio. Mintiéndome, sintiendo que me faltaba algo, pero sin aceptar que lo que me faltaba eras tú.

Siempre prefería pensar en lo peor, porque si me permitía pensar que me querías, aunque sólo fuera un poquito, lo hubiese intentado una y otra vez. Hasta perderme a mí misma.

8fffb2fe9d3629bd8c721eeba7b93213


Me hiciste sentir tantas cosas, erizabas mi piel y luchaba por no besarte en uno de mis impulsos de amor. Tenía pánico de perderte, de que volvieras a cambiar de opinión, pero tenerte me dolía aún más. Cuando cogía tus manos sentía como si me tocara un ángel y ese bendita mirada que me hacía sentir distinta, que me desnudaba. No negaré que la última vez que nos vimos yo ya no era la misma,  pero esa “yo” aun te quería.  Y quería que esos instantes juntos fuesen eternos. Te miraba de reojo, procurando que no te dieras cuenta, intentando memorizar cada uno de tus gestos, de tus facciones, tus preciosos ojos grandes y tus labios de miel. Porque, en secreto, no sabía si esa sería la última vez.

16657962028faa341d7ed9e2f3875e7b


Una vez avisé, te dije que me iría y me detuviste. No puedo negar que en ese momento me sentí importante para ti, sentí que sí me necesitabas, que sí me querías. Sentí esperanza y durante unos instantes, de absoluta felicidad, pensé que nuestra historia podría ser sin todas estas noches en vela. Pero, lo volviste hacer, te fuiste y ya era suficiente para mí, yo también decidí abandonar.

A veces pienso que nuestra historia es como una cinta de moebius, infinita, eterna, interminable, inmortal.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Los millennials tenemos la culpa

Tenía esa sensación dentro de mí y no sabía que era. Si era pena, si era angustia, si era hambre. Le estuve dando vueltas y hoy me he dado cuenta: es culpa. Sí, culpa. Alguna que otra vez he tenido qu ...

Historia de Febrero: "Roma"

Nos encontramos por casualidad, sin querernos, sin buscarnos, fruto del azar, fruto del destino. Quizás, simplemente, fruto del hechizo de una ciudad mágica y de las noches de verano. No se aún qué me ...

A esa amiga que acaba de llegar

Cuando se acerca mi cumpleaños me es inevitable reflexionar sobre qué ha cambiado de mi vida en los últimos 12 meses. Hay personas a las que no les gusta cumplir años, sin embargo, contar un año más c ...

Carta de una mujer trabajadora

Trabajo en una agencia de publicidad y, prácticamente a diario, me siento con empresarios y responsables de marketing de otras empresas. Cuando me acompaña un compañero, ocasionalmente la atención del ...

Recomendamos