Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Fabrica tus propios sahumerios



En la antigüedad, ya se encuentran citas bíblicas sobre el uso del incienso como una de las ofrendas que se acostumbraba hacer.

Desde los tiempos mas remotos, el ser humano necesitaba conectarse con los dioses (un símbolo de bienestar interior) y, para lograr ese fin, quemó en todo tipo de recipientes y altares, sustancias de sutil fragancias, con el fin de poder conectarse con planos superiores y acceder a un contacto con sus divinidades.

¿Qué son los sahumerios?

Básicamente, un sahumerio es cualquier combinación de plantas, aceites volátiles y una base, que se mezclan y se queman o se hacen arder lentamente sobre carbón. Se utilizan en todo tipo de rituales, ya que la combinación de perfume y humo tiene la particularidad de elevar la conciencia y concentrar todo tipo de energías positivas. Por ello, se queman sahumerios para purificar un espacio, adquirir concentración mental, armonizar los sentimientos, mejorar un aspecto particular de la vida, etc. No son productos difíciles de conseguir  ni muy caros, pero de todas maneras, como siempre decimos, cualquier elemento que fabriques tiene mucho más poder que uno comprado. Algunas recetas son fáciles de hacer y otras requieren más trabajo. Elije aquellas de acuerdo a tus posibilidades y necesidades.

Tipos de sahumerio

En magia se utilizan dos tipos de sahumerio. El combustible y el incombustible. El primero contiene nitrato de potasio (salitre), que facilita la combustión, en tanto que el otro no lo contiene. Por lo tanto se pueden quemar pastillas, conos, palitos y otras figuras de incienso combustible, mientras que el incombustible debe ser vertido sobre carboncillos encendidos para que desprenda su aroma. No es tarea sencilla fabricar el incienso combustible. No  sólo es complicada la f´romula, sino que además requiere ingredientes costosos y difíciles de encontrar.

Fórmula básica

Todos los ingredientes deben estar bien triturados. Es preferible pulverizarlos. Puedes utilizar un mortero o una procesadora. No es fácil reducir algunas resinas a polvo, pero con la práctica, sabrás como hacerlo.

Cuando todo esté dispuesto, concentra tu mente en el objetivo del incienso: protección, amor, salud, etc. Mezcla son tus manos las resinas en un recipiente grande de madera o cerámica. A continuación, agrega a la mezcla las hojas, cortezas, flores y raíces pulverizadas que indique la receta. Añade unas gotas de los aceites o líquidos (vino, miel, etc.). Si la receta se compone de una gran cantidad de ingredientes secos, puedes sustituir alguna hierba que te falte por un aceite esencial de ella.

Ingredientes básicos para la elaboración de sahumerios

Para la elaboración de sahumerios se utiliza una gran variedad de hojas, flores, raíces, cortezas y aceites. 

Existen 12 ingredientes que se utilizan con más frecuencia que otro: resinas de Pino, Mirra, Benjuí, corteza de Cedro, pétalos de Rosa, Laurel, Canela, Enebro, Sándalo, Tomillo, Albahaca o Romero.

¿Que mezclas usar para cada necesidad?

Trabaja con mezclas cuando tu propósito esté bien definido. Con el tiempo, comienza a experimentar aromas nuevos, mezclando las hierbas que te hayan dado más resultado. Por supuesto ten en cuenta los poderes de esas variedades cuando lo hagas:

Armonía en el hogar: romero, lavanda y azúcar negra en partes iguales
Éxito laboral: canela y benjuí en partes iguales
Poder personal: romero, peperina y azúcar negra en partes iguales
Purificación: anís estrellado, peperina y azúcar negra en partes iguales
Espiritualidad: eucalipto, incienso y azúcar negra en partes iguales
Limpieza de casas: romero, lavanda, incienso y azúcar negra en partes iguales
Amor y pasión: romero, sándalo, almizcle y benjuí en partes iguales

Elaboración de las varillas

La elaboración de los inciensos combustibles (conos, pastillas y varillas) es bastante complicada, pero no imposible. El ingrediente básico de todos los inciensos moldeados es la goma de tragacanto, un arbusto del cual se extraen sustancias muy utilizadas en productos farmacéuticos. Esta goma es costosa y difícil de conseguir, por lo que se puede sustituir por goma guar o goma arábiga. Una pequeña cantidad bastará para la receta. 

Las varillas son una de las variedades más populares del sahumerio. Sigue los pasos de la siguiente fórmula:

Materiales:

Aserrín de madera: 9 cucharadas soperas
Nitrato de potasio: 1 cucharadita tipo te
Benjuí triturado: cantidad necesaria
Raíz de lirio para fijar el perfume: cantidad necesaria
Goma de tragacanto (o sus reemplazantes): 2 cucharadaditas tipo té
Agua: 500 cc
Varillas de madera muy finas (pajas de escoba, varillas finas de bambú, etc.)Paso a paso

Toma la goma y disuelvela, primero en agua dejándola reposar durante 15 minutos
En otro recipiente, mezcla aserrín, con el benjuí, el sándalo triturado, la raíz de lirio y el nitrato de potasio. Revuelve todo muy bien hasta obtener una mezcla homogénea
A la mezcla así obtenida, en el paso anterior ve agregando poco a poco la goma. Fíjate que tenga la consistencia de una crema bien pesada o densa
Ahora toma las varillas e introdúcelas en la mezcla que acabas de preparar, dejando un tramo fuera del recipiente que quedará sin preparación.
Una vez que has preparado las varillas deberás clavarlas (de la parte que dejaste sin resina) en un recipiente con arena y dejarla secar en forma vertical por espacio mínimo de dos días. Pasado ese tiempo, están listas para ser utilizadas.Aromatización ambiental

Hornillos: Existen algunos recipientes de aromatización ambiental, fabricados en cerámica, llamados "hornillos", compuestos por un cuenco donde se colocará agua y unas gotas de aceite esencial y un horno donde se colocará la vela que calentará el agua y producirá el perfume por evaporación. Si no dispones de estos artefactos, puedes colocar el aceite en una cuchara o cucharón y apoyarlo sobre una vela encendida, también utilizar el calor de radiadores de calefacción

Esencias de incienso: Elije una varilla de incienso poco aromática y agrégale unas gotas de aceite esencial sobre ella y quémala para que libere su perfume.

Bolsitas aromáticas: junta un popurrí de hierbas aromáticas y rocíalas con unas gotas de tu esencia aromática preferida. Rellena una bolsita de hilo o algodón con la mezcla y colocalo junto al sofá o en una mesa de luz. También puedes dormir con la bolsita debajo de tu almohada.

Sahumerios simples en polvo

Se trata de sahumerios de una sola hierba, que pueden quemarse con carbón cuando sea preciso. Lo único que debes hacer es triturar la hierba hasta convertirla en polvo:

Benjuí: para purificación, prosperidad, mejora las facultades mentales

Cedro: para purificación, protección, curación, adquirir dinero

Canela: para las facultades psíquicas, abundancia, curación y protección

Clavo de olor: para exorcismos, dinero, amor y protección

Enebro: para exorcismos, protección, curación y amor

Helecho: para exorcismos

Laurel: para curación, protección, abundancia, facultades psíquicas

Mirra: para pacificar, meditación

Pimienta de Jamaica: para abundancia, suerte, energía física

Pino: para dinero, purificación de negocios, curación y exorcismos

Romero: para protección, exorcismos, purificación, curación, fertilidad, facultades intelectuales

Salvia: para curación y espiritualidad

Sándalo: para espiritualidad, protección y curación

Tomillo: para la salud, curación y purificación

Consejos

Al componer tus propias fórmulas, recuerda que cualquier receta que precise más de nueve sustancias, probablemente será demasiado complicada. Elije sólo unas cuantas plantas apropiadas para tu necesidad. Para un incienso de prosperidad, por ejemplo, son convenientes estas variedades: laurel, enebro, pimienta de Jamaica y canela.

Para usar el incienso, enciende un trozo de carbón y colócalo en un recipiente resistente al calor. El quemador de incienso servirá, ya que es un plato lleno hasta la mitad de arena o sal. Esparce una pequeña cantidad de incienso sobre la brasa cada unos pocos minutos, mientras dure el ritual.

Recuerda que muchas plantas de aroma fragante desprenden un olor diferente cuando se queman, así que no te sorprendas si tu incienso no es agradable. Los factores que importan aquí son las vibraciones y no los aromas.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Consejos para bajar el colesterol

Un elevado porcentaje de la población española, concretamente el 20% mayor de 18 años, presenta un nivel de colesterol superior a 250 mg/dl (un valor excesivo), según un estudio de la Sociedad Español ...

Los genios de la humanidad

En tiempos de Jacob, en tierra de Canaan, alrededor del 1600 a.C, los hebreos fueron exclavizados por los egipcios y por eso, el conocimiento de los ángeles cabalísticos, fueron asociados a dioses egi ...

Copan la ventana al tiempo

Copan es un sitio arqueológico de la antigua civilización maya ubicado en el departamento de Copan al occidente de Honduras, a poca distancia de la frontera con Guatemala. Del siglo v al siglo IX fue ...

Iridología

El iris es la zona del centro del ojo que rodea la pupila, formando un círculo a su alrededor. Se lo distingue por el contraste de su color con el de la membrana denominada esclerótica (parte blanca d ...

Recomendamos