comunidades

El amor y otras cosas que no se pagan

A veces me pregunto a qué santo viene esa costumbre de tapar el precio cuando hacemos un regalo. Sé que puede parecer una reflexión absurda, pero siempre me ha parecido ridículo eso de no querer que vean lo que nos hemos gastado. Sobre todo ahora, que todo (absolutamente todo) está en Internet y ya no hay secretos ni pegatinas de “felicidades” por encima que valgan. Pero lo seguimos haciendo. Se ve que somos muy mirados todavía, con lo modernos que parecemos para la mayoría de cosas, vaya. Que nadie sepa lo que puedo o no puedo (o quiero o no quiero) pagar. Siempre con esos estúpidos complejos. Siempre tapando lo que no queremos que se sepa, como si por saberse fuera a derrumbarse el mundo o a frenar en seco nuestra vida tal y como la conocemos.

Y ahora, con esta cara de sueño que me acompaña y Supervivientes de fondo, he llegado a una conclusión que va más allá de una simple etiqueta. ¿Y si ya no solo hacemos esa chorrada con los regalos? ¿Y si también estamos cogiendo la costumbre de tapar nuestro propio valor? Tal vez, por tantos años de valorar lo material por encima de todo, hemos acabado considerándonos objetos a nosotros mismos para tratar de subirnos la moral pensando que alguien pagaría cierto precio por nosotros. Pero en realidad, no queremos que nos pasen por caja, no queremos que nos lleven en una bolsa: y es que solo somos felices con las expectativas que generamos, con las ganas y el deseo que provocamos, con esa falsa sensación de victoria que nos hace venirnos arriba momentáneamente. Somos de tirar piedra y esconder mano. Queremos sacar la patita para luego meterla, dejar el caramelo a la puerta del colegio, dar el beso en la comisura y frenar en seco antes de que empiece la carrera. Dejar con las ganas, vamos.

Llevamos una etiqueta colgando, pero la mantenemos tapada para crear misterio, para dejar claro que somos especiales e innacesibles, pero no es más que miedo. Miedo a que nos hagan daño. Porque si quitamos la pegatina que tapa la etiqueta, si nos desnudamos con la ropa puesta a sabiendas de estar haciéndolo… ya no hay marcha atrás.

Y es que mal que nos pese, nosotros no venimos con ticket regalo.

¿Y qué pasaría si nos quisieran devolver?

7fdfbfaabb8cb125587797fcfa9e47a7


Si nadie sabe nuestro verdadero precio, si solo ve lo que fingimos ser, no puede saber realmente la cantidad de piedras preciosas que nos componen, la seda, la materia prima, la piel curtida. Se pueden hacer una idea aproximada en base a lo que observan desde el escaparate. Pero si no ven el precio, ni sabrán lo que valemos ni nos querrán comprar casi con total seguridad… ¿eso queremos, no?

Tal vez vivamos cómodos estando expuestos en una vitrina sin ser adquiridos, luciendo nuestros atributos y nuestro brillo bajo unas luces a pilas que de un momento a otro se apagarán. Pero no queremos ir más allá de esa realidad, no queremos exponer nuestro verdadero precio por si alguien se nos quiere llevar de la mano, por si nos quieren meter en su casa y hacernos desde la colada hasta la cama, el café o el amor. El amor sigue siendo una bonita palabra que rara vez entendemos y nos da tanto miedo como todo aquello que se escapa de nuestro conocimiento.

Lo vivimos tan en la sombra que aún no hemos podido aprender nada de su luz. Como si toda la vida hubiéramos tomado apuntes al fondo de la clase, o peor aún, como si siempre hubiéramos pasado esas horas en el recreo. Y lo vivimos como vive la brillantez del inteligente el ignorante que se niega a saber, con recelo, con miedo, con resquemor, con los ojos entreabiertos apuntando a otra dirección para que nadie descubra nuestra vergüenza por no entender.

Y de tanto recortar a ras de precio nos olvidamos de gritarle al viento lo que de verdad valemos. 

3444947dd88a1a360e94d19d4d1eb8e8


¿Pero por qué tanto miedo? ¿Por qué tendemos a pensar antes que querrán devolvernos como si fuéramos un pantalón que no cierra o una cortina rota, a que querrán tenernos para siempre en la encimera o el en armario?

En este mundo, en esta especie de realidad chunga que nos hemos montado en la que nadie apuesta por nadie, es lógico que pensemos así. Pero no, en serio. Es mucho más lo que parece que lo que es. Y si le quitáramos a todo la capa superficial, el filtro, el disfraz, el trauma o el maquillaje, no quedarían más que personas con una gran capacidad de amar totalmente paralizada por no sentirse dignos de ser amados, por no creerse a la altura de lo esperado, por saberse inexpertos, ignorantes, perdidos en un campo desconocido con más minas antipersona escondidas que tesoros enterrados. Y yo creo que eso ha de terminar, porque todos, absolutamente todos, somos dignos de ser amados. Y cuanto más queramos atrapar nuestras verdaderas cualidades y nuestro verdadero valor, más tiempo perderemos estando amargados; ese es mi simple resumen. Al final, cuando pasan los años, clasificas los días vividos en felices o “en lo felices que podrían haber sido si no hubieras estado amargado” por algo que tenía solución o que ni siquiera tenía base de problema. Y yo creo que esta es una de esas cosas de las que nos arrepentiremos de viejos si no les ponemos remedio.

Porque hay que hacer algo con todo el miedo, con todo ese pánico al amor; tanto a perderlo como a encontrarlo. Hay que abrirse el alma, enseñar las jugadas, contestar los whatsapps sin tanta tontería de “voy a hacerme la dura/o duro”. Hay que hablar sin tapujos, reir sin pensar si el motivo es demasiado absurdo, llorar sin creer qué pensarán o si echarán a correr, abrazar como si se acabara el mundo; porque llegará el día en que se acabará y sentiremos que cuando pudimos no abrazamos lo suficiente a quien quisimos. Hay que contar trapos limpios y sucios, decir que tienes un mal día o que te has levantado cantando, rascarte si te pica, quejarte si te duele, besar si es que te sale. Al final solo contarán las veces en las que nos abrimos en canal y no en las que nos pusimos el cerrojo.

Así que sonríe y déjate de chorradas, porque nadie que de verdad consiga conocer tus mañanas sin café y tus días tontos, querría devolverte.



Ah, y quítate la pegatina de encima del precio, que todo el mundo sepa lo que vales.

M,



DURANTE EL DÍA DE HOY, VIERNES 10 DE JUNIO, MI LIBRO “OBRAS DE ARTE Y OTROS RELATOS” ESTARÁ DISPONIBLE GRATIS EN AMAZON. Pincha aquí

Archivado en: Relatos Tagged: Amor, autoestima, Relaciones, seguridad
Fuente: este post proviene de La chica de los jueves, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Día 16. El mundo, de Jimmy Fontana, sonaba esta mañana en San Isidro desde el balcón de alguien, en el edificio que queda a la izquierda de mi casa. Sentada en el sillón de mimbre pintado de blanco, c ...

Día cinco. Durante estos días de confinamiento me he dado cuenta de varias cosas. Algunas son bastante absurdas, otras tantas tienen relativa importancia y, las que dejaré para el final, creo que marc ...

No. No siempre es fácil. El amor no siempre te hace reír. En ocasiones, no fluye la comunicación, el drama llama a la puerta por un mal gesto o por una palabra desafortunada, la verdad se esconde por ...

Antes. A veces, solo a veces, me reía de tu música. Eso que escuchas parecen cánticos de catequesis para niños. Me duermo. Parece que estemos en misa. Venga va. Quítalo. Y tú, durante unos instantes, ...

Recomendamos

Relacionado

Reflexiones

No. No siempre es fácil. El amor no siempre te hace reír. En ocasiones, no fluye la comunicación, el drama llama a la puerta por un mal gesto o por una palabra desafortunada, la verdad se esconde por miedo a decepcionar, o la estresante rutina te lleva a cancelar ese plan tan romántico con un ‘lo siento, work is work’. Y a la otra persona, sin ser para nada tu intención, en un día tont ...

general celular cosas que hacíamos antes del celular ...

Yo he vivido esa época, y realmente hasta hoy me pregunto como hacia!! Cuando no existía el celular, como hacíamos por ejemplo, cuando esperábamos a alguien en determinado lugar y esa persona demoraba? Sin la existencia del Whatsapp? No podíamos vigilar ni saber si la persona podría estar hablando con otra! Creo que mas o menos así reaccionábamos ante la espera de una persona! Fuente 1. Nos poníam ...

¿te acuerdas de esta película? amor y otras drogas anne hathaway ...

Existen películas que merece la pena disfrutar más allá del paso del tiempo. Una de esas historias es Amor y otras drogas, una peli protagonizada por Anne Hathaway, una de las actrices jóvenes con más proyección en Hollywood y una de las que también ha tenido una evolución más notable a partir de sus inicios en Princesa por sorpresa, la típica historia de cuento de hadas. Una historia de superació ...

Relatos 2016 Año nuevo ...

Texto escrito el catorce de noviembre con la intención de que fuera el cierre del libro. Ya no lo será y quiero que lo leáis. Es mi forma de desearos feliz año nuevo. Es mi forma de daros las gracias una vez más. Espero que os guste. Hoy es catorce de noviembre. Mentiría si dijera que empieza a hacer frío, porque lo cierto es que parece que este año no sacaremos los abrigos. Hace unas horas, antes ...

noviazgo pareja consejos ...

Existen diversos comportamientos o actitudes que tenemos las mujeres que normalmente hacemos de forma inconsciente y que a los hombres no les atrae o no les gusta. Y esto lo he recopilado de diversos comentarios que he escuchado de amigos, familia y conocidos, incluso de algunas revistas y que decir de algunos comentarios de blogs del sexo masculino, los cuales llegue a resumir en 5 conclusiones. ...

mujeres

11 señales de que eres feminista ¡Quizá lo eres y no lo sabes! A diferencia de lo que algunos memes en Facebook te quieren hacer pensar, el feminismo no es lo contrario del machismo. No se trata de odiar a los hombres, ni de instaurar un sistema socioeconómico y político en el que ellos se vean en desventaja. Las mujeres no queremos que se les pague menos por hacer el mismo trabajo, ni que tengan ...

general amor curiosidades sobre el amor ...

Todos alguna vez en la vida, o varias... sentimos esa avasalladora sensación que es estar enamorado. Nos palpita el corazón, se nos seca la boca, se nos quita el apetito, nos sentimos como en algodón, en fin una sensación única y encantadora! Pero existen algunos hechos y curiosidades científicas, que seguramente no saben... Acá les dejo algunas! 1. Según encuestas cientificas, un rostro bonito a ...

general

1. Las bolsas de plástico de los supermercados. Con el pretexto de hacerle un favor al medioambiente, ya no son gratis. Podían haber buscado otra solución, como un cambio de material o en su defecto eliminarlas totalmente y buscar una alternativa. 2. El agua del grifo. En algún que otro hospital deben cobrar por beber agua del grifo, y algún que otro bar al que nunca vol ...

Actualmente el amor está en todas partes o bien en ninguna parte. Es como si mientras muchos lo buscan otros se rinden y pierden la esperanza. Unos están partidos en dos y jamas volverán a creer y están los que tienen su propia opinión del amor porque en el fondo del corazón saben que siempre van a perseverar en su búsqueda aunque en algún momento las cosas no hayan salido bien. Una de esas person ...