Entretenimiento

La chica de los jueves Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

De la veintena aprendí... que lo mejor está por llegar

De la veintena me llevo muchas cosas.  Me guardo tanto que dudo que quepa aquí. Seguramente acabe todo amontonado, como la ropa en mi armario, como las dudas cuando crecen, como las facturas y los deberes. Como un libro que no sabes cómo acabar. Como el viento que rompe hojas o un cuerpo sobre otro buscando calor o solo un poco de paz. Diez años que vuelan dejando huella, como los huracanes que destrozan y reconstruyen, como las olas que van y vienen llevando lo malo, dejando lo bueno, limpiando con sal las heridas. Como un Frenadol a tiempo.

Como un corazón que aprende a aceptar su propia voz a pesar de desafinar.



En la veintena uno se cree que lo sabe todo hasta que se lleva el primer disgusto de verdad, que siente mucho y para siempre hasta que se vuelve a enamorar, que ni los jefes podrán matar la libertad ni los techos darla y ayudar a respirar. Que los padres serán eternos y que esa bronca que en realidad está de más, parece necesaria en ese puñetero momento. Y quién nos iba a decir que la casa que tanto odiábamos nos acogería como único refugio; que ni fiestas, ni chicos, ni copas, ni tiendas de ropa. Que nada de eso abraza cuando llega el frío, que nada de eso te enseña a amarte a ti misma de verdad. Que ni ropajes, ni cenas caras, ni carruajes, ni besos en la mano. Que ni calor de estufa, ni relación de autoayuda, ni llamada por compromiso, ni mensaje de hacer bulto.

Pero quién dice qué hay que vivir y qué no. Los veinte son para creer, perder la fe y volver a creer. Montarse películas, sentirse muy listo a veces y otras veces odiarse; pisotearse, hacerse la foto y fingir normalidad. Divertirse, cagarla, llorar, gritar, romperse el corazón por voluntad propia solo por experimentar. Amar sin saber. Perder. Y volver a amar de verdad.



La veintena está para escribir poesía con destinatario, para sangrar de vez en cuando y rajar con las amigas. Para disfrazarse, probar cosas nuevas, cortes de pelo raros, colores chillones, viajes de un día para otro, enfados absurdos, ligues tontos, conciertos, no dormir, saltar, beber, el rollo de siempre. Recetas incomibles, pisos malolientes compartidos, pilas llenas de platos por fregar, discos sonando entre vinos que aún no sabemos bien ni catar, pizzas congeladas para desayunar, leche cortada, primeros sueldos, primeros “no llego a fin de mes”. Eso son los veinte.

Estudiar algo sin saber por qué y no encontrar tu camino hasta años después. O nunca. Pero tener a tus amigas para decir “joder, no sé qué hacer con mi vida y tengo casi treinta”. Trabajar sabiendo que será temporal porque tu lugar todavía no sabes dónde se perdió en el reparto de lugares, pero vaya, que en algún sitio debe estar. Soñar. Soñar por sistema. Mirar a través de la ventana del bus deseando lejos, apretando con la mente y el corazón a una persona, o sentimiento, o situación que crees imposible. Y ese latido que crees que nunca más tendrás, porque al crecer la magia se perderá y ya ni ventanas, ni personas, ni sentimientos, ni… mucho menos imposibles. Qué tendrán los veinte que nos hacen pensar que ninguna otra década los igualará. ¿Será la locura de las primeras veces?

No sé mucho de todo esto. Ni de vida, ni de amor, ni de futuro, ni de letras. Solo sé que estoy harta de parrafadas que no salen del corazón y quiero decir de verdad lo que nunca olvidaré de lo aprendido en los veinte.



Ahora sé tras muchas noches comiéndome la cabeza, que puedes estar perdida y no pasar nada. Por mucho que te preocupes, al final encontrarás tu camino y verás que no era para tanto. Como casi todo. La mayoría de cosas no son para tanto, ni para poco, ni para nada. Tanto lo que duele como lo que no, algún día dejará de existir. Fruncir el ceño suele servir de muy poco. Enfadarse, de menos. Pero hay que pasar por todo y seguir haciéndolo para seguir siendo de carne y hueso y seguir llegando a la misma conclusión: nada es tan importante como para que te arruine el día.

Ahora sé también que la inspiración son rachas pero que el trabajo ha de ser diario si no queremos perder lo ganado. Que la flor en el culo de vez en cuando viene bien, pero de estrellas está el suelo plagado y de likes… ni te cuento. Que nunca hay que creerse nadie que no se es solo por unos comentarios bonitos. Que todos somos iguales y que hay un montón de gente como nosotros, haciendo lo mismo, hablando de lo mismo. Al final solo cuenta el trabajo, el corazón y el agradecimiento. El resto de cosas son solo niebla, una preciosa niebla que entorpece el camino real.

De estos años he sacado en claro que no hay que dedicar tiempo ni esfuerzo a quien no te quiere en su vida. Que esas cosas se notan y en verdad las sabemos, por mucho que giremos la cara a otro lado. Que las amigas hay que mimarlas siempre aunque te enamores. Que aunque a veces te sientas inútil, hay cosas que solo puedes hacer tú en este mundo: créetelo. Que hay libros que te entienden mejor que muchas personas. Que los abuelos son inmortales y los sobrinos algo inexplicable. Que las ilusiones se cumplen. Que el universo conspira para ti cuando tú conspiras para él y que la suerte nunca viene sola. Que el amor hay que perseguirlo en sueños y cuidarlo como un tesoro en la vida real, porque es lo que es: un puñetero tesoro.

He aprendido que cuanto más quieres a alguien (de verdad), más te quieres a ti mismo. Suele decirse a la inversa, y también -y claro que- es cierto. Pero uno no siempre se quiere a si mismo antes de enamorarse de alguien.  A veces, se parte de una base endeble y la otra persona te tiene que ayudar a cavar, a volver a construir, mano a mano. Y no es cuestión de cargar con mierdas que no son tuyas: es solo cuestión de amar de verdad y no de boquilla. Y lo que antes veías como una montaña, ahora es un trabajo en equipo. Porque aunque nos obliguen a ser perfectos, a no tener neuras y a ser los novios y novias ideales, no somos así. Nadie es así.

En este mundo lleno de fantasía con filtros y de artículos donde todo el mundo quiere llevar la razón, a veces, lo único sensato es declararse humano, y ya. 



Y yo, como Sofía cantando esta canción, me siento niña buscándose la vida escribiendo. Y hoy, con los treinta ya cumplidos, he vuelto a cantar y a recitar en voz alta como cuando entonces y pese a que la gente me diga que ya soy mayor, me he sentido más pequeña que nunca.

Ahora, mirando atrás y sabiendo que hacia delante estás tú, sé que me llevo lo mejor de los veinte y que me espera lo más bonito en las siguientes -y ojalá sin caducidad- décadas. Futuro es papel en blanco, que ya sabes que a mi me encanta llenarlo de palabras, sobre todo si es contigo.

Fuente: este post proviene de La chica de los jueves, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Amasijo de huesos

Creo que se puede saber mucho de una persona solo entrando en su cuenta de Pinterest. Tal como lo digo. Tan fácil como eso. En un simple vistazo, puedes enterarte de todo lo que pasa por su cabeza, q ...

Metáforas

Creo que no hay nada más complicado que hablar sobre uno mismo. No digo escribir, digo hablar. Escribir es sencillo. Todos, en mayor o menor medida, hemos escrito alguna vez sobre nosotros mismos. Tal ...

Bill Murray

Siempre me ha gustado leer. Puede que no haya leído más libros que nadie en el mundo y también puede que me haya escuchado más de una vez el típico “qué poco lees para querer dedicarte a escribi ...

Etiquetas: Relatos

Recomendamos

Relacionado

general lifestyle elecciones ...

Cosas de la democracia que aprendí ayer

Cara a las elecciones celebradas ayer, decidí participar desde dentro e implicarme con el partido que iba a votar como apoderada. Fue un día muy especial, cargado de emociones y alegría. Amo a Madrid y a mi barrio, es por eso que decidí hacerlo en uno de los colegios electorales de mi zona, donde además, dependiendo de la calle, el tipo de votante cambia radicalmente. No voy a entrar en ideologías ...

"Lo que aprendí de Disney" un poema para escuchar

La poeta valenciana, Marta Fornes, de 23 años, recitó un poema dedicado a las películas clásicas de Disney. Aquellas que le enseñaron a “elegir entre sumisa o bruja”, las películas que la mayoría de las mujeres conocimos y abrazamos en nuestra crianza. Declamó su poema “Se acabó tu historia” en un café en el que se realizaba un concurso de poetry slam. Los organizadores co ...

Life by Giova

23 cosas que aprendí a lo largo de mis 23 años de vida

Hoy es mi cumpleaños. Honestamente, no me importa eso de ser más vieja sino el hecho de que es mi día, mi momento de celebrar que nací, mis triunfos, mi familia y todas las cosas hermosas que he experimentado y visto. El 12 siempre ha sido mi número y estoy feliz de ser celebrada este hermoso día. A lo largo de mi vida he experimentado un sin número de cosa, por supuesto, nada remotamente parecid ...

Otros temas amistad frases amistad ...

A esa amiga que acaba de llegar

Cuando se acerca mi cumpleaños me es inevitable reflexionar sobre qué ha cambiado de mi vida en los últimos 12 meses. Hay personas a las que no les gusta cumplir años, sin embargo, contar un año más con la suerte de estar de pie, a pie de cañón, disfrutando de los buenos momentos del día a día, rodeada de quien más quiero, me parece motivo suficiente para celebrarlo. Muchas de mis amigas viven en ...

amor animales Ed. Plaza & Janes ...

Reseña #198. Lo que aprendí de mi pingüino, de Tom Michell

Lo que aprendí de mi pingüino Traductor: Jofre Homedes Beutnagel Editorial: Plaza & Janés Páginas: 256 Encuadernación: Rústica ISBN: 9788401016967 Precio: 16,90 € SinopsisConmovedora y encantadora. La historia real de un joven profesor inglés y un pingüino, una amistad extraordinaria en la Argentina de los años sesenta. ¿Qué harías si un pingüino al que acabas de rescatar no quisiera separarse de ...

¿Qué aprendí de Taylor Swift?

Ella sabe como levantarse Una artista que me encanta su musica es Taylor Swift. La vida de ella me ha enseñado lecciones importantes como mujer. Y aqui te digo porque pienso que Taylor es un ejemplo. Crea tu grupo que te apoye. Eso lo aprendi en Bad Blood. Crea tu grupo si alguien te hace algo, de panitas que van apoyarte de ataques contra tu persona. Los ataques no te definen como persona. Un at ...

MILÁN

CÓMO LLEGAR, DORMIR Y MOVERTE POR MILÁN

Milán, esa pequeña desconocida... aunque si estás aquí tal vez sea porque te apetece descubrirla ¿cierto? por eso escribí este post con los 10 imperdibles de Milán para que la disfrutes al máximo y por si acaso también os conté cómo fue nuestra escapada por allí, pero eso no es todo. También quiero escribir algo sobre qué comer por allí y unas excursiones para combinar con la visita a la ciudad. B ...

estilo de vida relaciones amor ...

Llegar de sorpresa: lo más lindo para los que vivimos lejos

Cuando fui a vivir a México hace ya casi un año, terminó la relación a larga distancia que tenía con Fer y comenzó la relación normal, de vivimos-en-la-misma-ciudad (incluso mismo depa). El cambio se dió en algún momento del vuelo Bogotá – CDMX, muy similar al de ahora (escribo desde al aire, vamos por Managua, así publique esta entrada unas semanas después). Sin embargo, lo que pocos te dic ...

Musica Noticias

The Beatles podrían llegar este 24 de diciembre a la música por streaming

De acuerdo al portal Billboard, la legendaria banda de Liverpool llegaría a las plataformas de música por streaming como Spotify, Tidal y Apple Music, aunque todavía no hay anuncio oficial al respecto por ninguna de las compañías. El famoso portal indica que la fecha de llegada sería el 24 de diciembre, tal vez como un regalo de Santa para Navidad y que muchos de los fans (incluidos Techne) agrade ...

de paseo consejos útiles para viajar a venecia venecia en dos días ...

Venecia. Cómo llegar, moverse y evitar ser timado

El verano pasado estuvimos en Venecia y guardo un recuerdo agridulce. Por un lado, puedo decir sin dudar que es uno de los sitios más bonitos en los que he estado y que probablemente estaré en mi vida. Por otro, creo que puedo asegurar, en la misma medida, que es el sitio más agobiante en el que he estado (y estaré jamás). Con esta entrada iniciamos una serie dedicada a esta ciudad italiana. Como ...