Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Calidad de contenido: estrategias de corrección y edición.

Calidad de contenido: estrategias de corrección y edición.




Esta entrada es una de las que más me costó escribir desde que tuve la iniciativa de añadir una sección de estrategias de escritura en el blog. Por este motivo, llega con horas de retraso y sin falsas promesas de sustancialidad. Te pido disculpas, si sos de las que llegaste hasta aquí buscando "el post de los miércoles" y te encontraste con una parrafada sobre  hijos felices y esos temas pedagógicos que me preocupan desde hace cinco años. Por la carencia de sustancialidad... ya juzgarás vos misma si me tengo que disculpar.Editar, corregir, publicar.

Como verán, el párrafo anterior hace gala de uno de los principios elementales de la edición de contenidos. Una estrategia de escritura válida para la redacción de casi todos los ejemplos de desarrollo textual que se te ocurran en este momento: 






La introducción de un texto es lo último en escribirse.










De qué otra forma podría saber cuánto trabajo supuso la escritura de esta entrada si aún no la comencé... El uso del pasado como tiempo verbal indica que escribo el primer párrafo luego del proceso de creación de la totalidad del post. Al menos, así lo supone de buena fe un lector. Y, aunque parezca un acto de mala fe de mi parte: la afirmación no es certera. Al menos no en su totalidad. Antes de que te enojes con el desmesurado juego de palabras y cierres la página, dejame explicarte por qué y qué intenciones tengo para dar tantas vueltas. 

Verdades a medias.

Escribo mis entradas directamente sobre el editor de textos de Blogger. No estás frente a una excepción. De hecho, el primer párrafo que leíste, fue el primero que escribí. Y aunque el uso verbal es engañoso, es un engaño a medias. Por dos motivos:

1- Porque desde antes de iniciar el post sabía la dificultad que supone para mí escribir este tipo de entradas en las cuales pretendo aportar una visión personal de temas muy trillados para quienes tienen un blog. Es una mezcla de pudor personal debido a que conozco la existencia de publicaciones realizadas por expertos y la sensación de girar en torno a postulados demasiado obvios para ser significativos. 

2- Porque corrijo y edito mis entradas muchas veces: durante la escritura, después de escribirlas e incluso después de publicarlas. En ese sentido, es probable que el párrafo introductorio al igual que los siguientes cambien de forma (no de contenido) más de una vez. E incluso que sea re-escrito casi en su totalidad para garantizar la coherencia del post.

Técnicamente, no fue un engaño. Fue una anticipación basada en estos dos juicios previos. La anticipación es una estrategia de escritura que se utiliza para crear expectativa y generar un vínculo con el lector que, antes de introducirse de lleno en la lectura, conoce parcialmente su conclusión. Es un principio de retórica. Una forma de la complicidad entre autor y lector que se conoce como "pacto narrativo".

El pacto narrativo es el vínculo que se crea entre el lector y "el relato" -sea ficcional o no- en los primeros momentos de la lectura. Si no se produce, el lector cierra el libro o, en este caso, realiza un clik de huida.

Como verás, mi verdad a medias tenía una intención, mostrarte una estrategia de edición de contenidos y una estrategia básica de escritura.

Estrategia de edición: el tiempo es tu amigo.

Sabés por qué las introducciones se escriben como culminación del proceso de escritura? Porque el mejor amigo de la edición de contenidos es el tiempo. 

Cuando tengas la necesidad de escribir un texto de importancia es fundamental que lo dejes reposar. Apagá la computadora. Hacete un café. Las mujeres somos ese tipo de ser humano que, mientras se calienta el agua para el café, pone en orden la cocina, lava la loza y hace un budincito de esos facilongos. La verdad es que la idea del "budín bandidito" -derechos de autor de la progenitora de esta desmesurada- nunca se me ocurrió en tal trance. Pero jamás me quedé a esperar que se calentara el agua sin hacer "algo" mientras espero. Aunque solo sea pensar en lo que estaba escribiendo antes de irme a preparar el café. También podés ir a hacer las compras o poner a funcionar el lavarropa (a ver si nos entendemos Paula: si escribís de noche, esta recomendación no se aplica. Y menos si tu lavarropa suena como una ametralladora de película de guerra vintage. Lo digo por experiencia...)

Obvio que el texto no va a cambiar mientras se leuda la masa de la pizza. La que cambia sos vos. Cuando abrás el editor de texto nuevamente, tu mirada es otra. Las introducciones se escriben por último porque los textos mutan de forma e intenciones en el devenir de la escritura. Si le das tiempo, seguro tu post se despoja de excesos y se redondea en ideas.



Estrategia de escritura: anticipación y tiempos verbales.  

Crear un vínculo con tu lector es elemental cuando tu interés es comunicarte. Así escribas para cuatro o para cuatrocientos, la función comunicativa es el motor de toda escritura. En este sentido, le llames como le llames, el pacto es atraer y mantener la atención de quien lee. Ya tendremos tiempo de discutir cómo se mantiene la atención. Por el momento, me limito a una estrategia de las que despiertan la curiosidad y generan expectativa: la anticipación. Ya sé que lo escribí algunos párrafos atrás, pero me interesa ser específica en dos detalles:

1- Crear expectativa es una forma sencilla y efectiva de escribir un título o una introducción. Aunque roce la obviedad, me quema los dedos escribirte que si generás expectativa anticipando, tomate el trabajo de cumplir la premisa con la cual empezaste. O al menos, intentá no falsearla. Si te proponés tensionar los límites de la cohesión -yo lo hago casi todo el tiempo- tenés que tener cuidado de mantener un hilo conductor. En mi reciente experiencia intentando reducir la extensión de los post descubrí que si planteo más de tres ideas base, me paso de palabras y confundo a los lectores. Supongo que esta observación se aplica a mi caso particular, pero siempre es un consejo prudente moderar la cantidad de tópicos a desarrollar. 

2- Sé cuidadosa con los tiempos verbales. No voy a decir mucho más. Es un tema que no me resulta para nada gratificante y seguro no es el momento para una clase de gramática. Ser consistente con el manejo de los tiempos evita problemas de coherencia textual. Evitar los verbos compuestos -todo lo que puedas- y ceñirse al uso del presente histórico es  mi consejo. De esta forma se escriben los textos escolares. Por ejemplo:

" A lo largo del Pleistoceno, extensos mantos de hielo glacial cubren las latitudes más elevadas del planeta"

Está claro que, aunque el verbo esté en presente, no vivimos en la Era del hielo. Este es el famoso "presente histórico".  Era menos complejo de lo que sonaba. Y ahora que lo pensás... tuviste una epifanía: encontraste el motivo por el cual la imagen inicial de este post incluye a Scrat, la ardilla más constante e infeliz que pudo crear Disney Pixar. Sin contar con el hecho de que perseguir la calidad de contenido para posicionar un blog en Google es como perseguir esa nuez...

Calidad de contenido y esas cosas del bloguear.

Soy enfática en la creencia de que un buen post es un texto corregido y editado. No significa con ello que tengas que escribir semanalmente una pieza maestra o que cada entrada compita con los clásicos de la literatura. Significa que tomes en cuenta que el lector percibe ágil e intuitivamente los errores gramaticales gruesos. Aquellos que afectan a la comprensión inmediata del mensaje. En consecuencia, corregir y editar es un paso esencial para garantizar la calidad del contenido desde mi perspectiva. Que el aporte sea o no sustancial, puede ser discutible. Ahora, que un texto escrito con cuidado y corregido con esmero es un texto de "calidad" no puede discutirse. La forma es tan importante como el contenido. Probablemente mi entrada no sea el aporte cualificado que adoran los Panda, pero es una visión personal que, desde mi modesto punto de vista, brinda dos herramientas básicas de escritura que no he visto en los cientos de artículos publicados sobre el tema. Porque decir :
"Para garantizar la calidad del contenido hay que editar y corregir" 

Se dice con soltura. Explicar cómo,,,es otro tema. Como la medida es la cualidad de los justos, voy terminando mi segunda entrada sobre edición de contenidos. Este final casi abrupto da constancia de mi desmesurado método de escritura y me deja con una sensación culposa. No por la duda sobre la calidad de mi propio contenido sino porque la semana pasada mi post se enriqueció con los comentarios de dos lectoras maravillosas (sí: la hipérbole es absolutamente justificada) que tienen la cualidad de inspirarme con sus generosos aportes: Silvia y Juliana. Mi intención era integrar sus planteos a la entrada que estás terminando de leer pero la muy díscola se me escapó de las manos. Ella fue para donde quiso y seguramente me está insinuando que lo que estas mujeres tienen para aportar, merece un post aparte. Nos encontramos el viernes! Sin retrasos.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Storytelling: estrategias de contenido para tu blog

Blog: creado. Sistema de suscripciones: instaladísimo. Comunidad: en marcha... ¿Y ahora qué? Decime que nunca te preguntaste esto. Darle forma a un proyecto personal supone una descarga de adrenalina ...

10 estrategias para hacer crecer tu comunidad

Ponele que te convencí. Leíste los dos post anteriores de la serie "Crear una comunidad para tu blog" y llegaste a la conclusión de que te habías saltado justamente este pasito. ¿No leíste l ...

Escribir un blog: usar Facebook a tu favor

Espera tantito. Antes de leer este post, bien podrías leer el primero de la serie, en el cual te cuento mi experiencia en la construcción de una comunidad de lectores. ¿Ya lo leíste? Genial. Así tenés ...

Recomendamos