comunidades

'Pájaros de verano': una mirada humana a la violencia provocada por el narcotráfico

¿Puede cautivar al gran público una película sobre una comunidad indígena en Colombia? Pájaros de verano es una película que logra interesarnos porque vemos en ella el reflejo de nuestras propias pasiones y de la violencia que se vive en nuestro país actualmente.

 

 

Esta película fue estrenada durante el pasado Festival de Cannes (Quincena de los Realizadores) y resultó ganadora del Premio Fénix a Mejor Película, en donde estuvo nominada al lado de películas como Museo, y también en las categorías Mejor Música y Mejor Actriz. 

 

Dirigida por Ciro Guerra y Cristina Gallego, Pájaros de verano narra la historia de una familia en la provincia colombiana, que pertenece a la etnia Wayú. La cinta inicia con un ritual de cortejo en el que los hombres de la comunidad tienen que ganar su derecho a casarse con Zaida (Natalia Reyes).

 

Sin embargo, además de la tradicional y peculiar danza que deben bailar, semidesnudos y en una especie de persecución en círculo; los pretendientes de Zaida también deben entregar una "dote" para ganar el derecho a casarse con ella. Es así como Rapayet (José Acosta) decide empezar a traficar marihuana para conseguir el dinero que requiere para quedarse con Zaida.

 

Ubicada en la década de los setenta, esta película nos introduce en un mundo mayormente dominado por los hombres y en el que sólo destaca también la fortaleza de Úrsula (Carmiña Martínez), quien de hecho es fuerte por un amuleto que ha pasado de generación en generación en su familia y que nos recuerda una época en la que las mujeres sólo son vistas como fuertes a través de lo que poseen y no de lo que son.

 

Al mismo tiempo, conforme avanza la trama entendemos la serie de rencores y venganzas que dan paso a contextos violentos producto del narcotráfico, pero que también responden a una necesidad de demostrar el poder y de hacer realidad la venganza aunque al final no conduzca a los personajes a ningún lugar e incluso los despoje de todo lo que poseen.

 

Basada en hechos reales, Pájaros de verano se encuentra también llena de simbolismos y de costumbres propias de los Wayú, que logra envolvernos con su acento y con sus cánticos de una manera envolvente y con una trama marcada por el ritmo.

 

Aunque para algunos espectadores podría parecer una película densa, la cinta destaca por las actuaciones, por la belleza de su fotografía y sus escenarios, y porque logra retratar de cerca a una comunidad originaria de América con sus propias creencias y costumbres.

 

Estrenada en México durante el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia, esta película llegará a los cines mexicanos este jueves 13 de diciembre.

 



Fuente: este post proviene de Blog de Actitudfem, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos