comunidades

¿Qué es una mamá bloguera?

bloguera


Antes de que Camilo iniciara el año lectivo en su nueva escuela, tuvimos una entrevista personal con su maestra. Este encuentro informativo es una formalidad. Tenía como objetivo que conociéramos el espacio físico en el cual va a permanecer por horas nuestro hijo e intercambiáramos con la docente algunos datos específicos sobre nuestra familia e impresiones generales sobre las expectativas que alentamos respecto a la educación de Camilo. Durante la conversación, la maestra fue llenando un formulario con nuestros datos. Nombre de mamá y papá. teléfonos, edades, estudios cursados y profesiones.... Veníamos preciosamente, hasta que me pregunta a qué me dedico. No tengo problema en confesar mi edad públicamente. Si querés, te cuento cuanto peso. Ahora, cuando me preguntás a qué me dedico, tartamudeo como si estuviera por decir la mentira más deshonrosa del mundo mundial.
Existe una respuesta fácil y rápida: 

- Y usted, ¿qué hace, madre?

- ¿Yo? Soy docente. Profesora de Literatura.

Un título prolijamente archivado en alguna de mis carpetas certifica que puedo ir por la vida pretendiendo educar estéticamente a los adolescentes de este país. Nada menos. Aunque, honestamente, ser profesora no es "lo que hago". Es lo que me financia la existencia. Hago mucho más que eso. Soy mucho más que eso. Sin embargo, decirle a la maestra de mi hijo que soy emprendedora y bloguera, no es una posibilidad razonable en Uruguay. No quiero imaginarme el desconcierto de la incauta ante la respuesta. Cuando se esperaba una contestación convencional y tranquilizadora para alimentar estadísticas, le aparece el dato disonante. Y escribo este post porque estoy pensando seriamente que, el próximo año cuando me pregunten a qué me dedico, voy a decir "soy una mamá bloguera". 

Soy una mamá bloguera.

Es indudable el auge de los blogs sobre maternidad. Espacios personales, de tono informal y cercano en el cual la bloguera genera una narrativa sobre su experiencia como madre, compartiendo dudas y sugerencias. Generalmente es terreno de primerizas que necesitan exorcizar sus propios demonios: "el lado oscuro de la maternidad". Lo que no te cuentan los libros y es mucho más intenso que los provechos, las deposiciones líquidas y la lactancia exlcusiva. Los blogs de maternidad conforman una comunidad fuerte y sólida que rápidamente captó la atención de las empresas y los medios porque todos sabemos lo que una madre significa respecto al consumo en su hogar. En ese sentido, la comunidad de madres blogueras tiene mucho de espíritu colaborativo pero no está exenta de los conflictos y las dificultades de cualquier otro núcleo de convivencia comunicativa. Ser madre no es ser una santa. Son mujeres que cargan con sus valores y miserias personales. Tienen expectativas y sueños. 

De hecho, yo tuve mi propio blog para procesar la vivencia del nacimiento de mi hijo y sus primeros meses. El primer año de vida de Camilo para mí -como madre trabajadora- fue un desafío constante. Si no hubiera escrito al respecto, creo que hubiera terminado divorciada y enloquecida. Realmente mi blog materno era una forma de catarsis personal. Dudo que en la actualidad existan madres que crean su blog sin proyectar, siquiera imaginativamente, la posibilidad de transformarlo en una forma de vida y quizás una fuente de ingresos. Tiene mucho de lógico y natural para quien disfruta de escribir: es una actividad flexible que permite compartir más tiempo con la familia.  Pero no es lo mismo tener un blog sobre maternidad, que ser una mamá bloguera.No es lo mismo tener un blog sobre maternidad que ser una mamá bloguera.

Los blog sobre maternidad tienen para mí una expectativa de vida limitada a cinco o seis años, lo cual corresponde a la primera infancia de tu hijo. Es más, si me apurás, te podría afirmar que la mayoría no debe sobrepasar los dos años de permanencia. Luego de esta etapa, el blog se transforma o perece. Se adapta a tu nueva realidad o se convierte en una tierra estéril en la cual escribir tu vigésimo post sobre lactancia materna en cuclillas. Lo cual no solo suena loco sino que tiene poco sentido porque hace tres años que tu hijo no es un lactante. Entonces te transformás necesariamente en una mamá bloguera. Una mujer que es madre y bloguea poque es una hedonista o una pro. No me importa demasiado esa distinción, salvo cuando lo "pro" le quita la naturalidad al blog y lo transforma en una recopilación de promociones de Madresfera. 

Si sos una mamá bloguera, entendés de lo que hablo y sabés, además, lo que significa escribir un blog cuando tenés un pequeño terremoto que te sacude el alma y la casa entera. Es difícil sentarse a escribir un post cuando tu hijo corre el riesgo potencial de desbarrancarse de un andador que el doctor te exigió que no uses pero en definitiva es tu única posibilidad de tener cinco minutos de autonomía. O concentrarte en investigar sobre un tema cuando los enchufes parecen ser imanes para tu bebé que está aprendiendo a gatear. Ser una madre bloguera significa aprender a optimizar las siestas y las noches, lo que te transforma en un zombie virtual con pocas horas de sueño, cara de destrozo masivo y escasa voluntad para encarar la jornada laboral. Ese consejo de abuela: "cuando él duerme, dormí vos también", funcionará precioso con otras madres pero para la que escribe un blog, mientras él duerme vos escribís, editás fotos y promocionás post en las redes sociales. Una madre bloguera es una ninja del cronómetro porque no existe otra forma de arañar los minutos que se necesitan para redactar un texto decente. 

¿Y cómo se hace todo eso?

Gran pregunta mi pequeño saltamontes. Me gustaría decirte que el secreto del éxito está en la organización eficiente de tu tiempo pero ¿sabés qué? Ya no creo en los adjetivos de la revolución industrial, Ser "eficiente" tal como lo entiende la visión productiva-masculina del mundo laboral no va a ser nunca más uno de mis propósitos. No voy a mentirte. Por años alenté una oscura sensación de amargura por no poder crecer profesionalmente igual que los hombres, tan libres ellos en lo que respecta a la crianza de los hijos. Total, mamá se ocupa. Me costó años "perdonarle" a no-marido que pudiera terminar la tesis de posgrado mientras yo luchaba con un embarazo riesgoso y que siguiera asistiendo a la universidad mientras yo trabajaba diez horas diarias y cuidaba de un bebé de meses. Y cuando digo años, tomá en cuenta que mi hijo tiene cinco...

Así que no usemos palabras como "eficiencia" y "productividad". Tal como les propuse a mis intensionantes,  las mujeres necesitamos otras palabras, otros términos que nos contemplen. Nosotras no producimos, gestamos. Una madre bloguera puede responder mails en el tiempo en el cual se esteriliza una mamadera o leer los comentarios de su blog desde el smartphone mientras espera que salga su hijo de la escuela. Podemos hacer los deberes con nuestros hijos y contar la experiencia para compartirla, creando un nexo armónico entre la tarea de bloguear y la cercanía con las experiencias y necesidades de los niños. Una madre bloguera puede sintetizar todos sus roles y si es necesario te postea la torta que mandó de merienda compartida al jardín de infantes. Y te lo cuenta honestamente. No sea cosa que creas que a ella le sobra el tiempo mientras vos corrés como una posesa de un lado para otro. No le interesa que pienses que cocina con el arte de Narda mientras vos hacés de taxi-escolar. Una madre bloguera es una mujer que merece mi admiración y por eso, la próxima vez que me pregunten qué hago, voy a meditar la respuesta.

Faltaba más...

No sé si sos nueva por acá o si sos de las persistentes en la lectura desmesurada, pero lo cierto es que si no llegaste de casualidad, sabrás que escribo dos blog, tengo un trabajo de medio tiempo y un emprendimiento personal. Ergo, soy una samurai. Puedo contemplar con actitud zen la pila de ropa por lavar mientras escribo. O percatarme que la lluvia me arruinó el lavado mientras yo estaba compenetrada con las estrategias de escritura para blogueros. Te escribe la mujer que quemó un choclo porque se sentó a responder un correo electrónico. No soy perfecta. Ni cerca. Pero como ustedes, hago los malabares necesarios para tener y mantener lo que quiero y a quienes quiero. Me gusta pensar que soy un "espíritu renacentista" y que puedo conjugar variedad de intereses. Por eso quiero hacerte una invitación. Te invito a que me cuentes de qué forma puedo ayudarte. De una mamá bloguera a otra. 

El curso Blogger desde cero está en pleno funcionamiento hasta el 18 de setiembre pero mis aspiraciones están un paso más allá y estoy planificando lo que vendrá luego de esa fecha. Quiero ayudar a todas esas mujeres que se inicien en el universo blogger con el curso. A las mamás blogueras que sostienen su blog a pura fuerza de voluntad y pasión por compartir. Si es tu caso, si sos una mamá bloguera, contame cuál te gustaría que fuera el tema de mi próximo curso dedicado a vos. Qué temas no tendrían que faltar. Qué voces te gustaría escuchar. Cuáles son tus temores si te estás iniciando y tus mayores problemas si ya llevás un tiempito en esto de ser bloguera y mamá. Yo, espero tus respuestas en los comentarios. Animate y escribime aunque no estés acostumbrada a comentar porque crecer juntas, vale la pena.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Blog: creado. Sistema de suscripciones: instaladísimo. Comunidad: en marcha... ¿Y ahora qué? Decime que nunca te preguntaste esto. Darle forma a un proyecto personal supone una descarga de adrenalina ...

Ponele que te convencí. Leíste los dos post anteriores de la serie "Crear una comunidad para tu blog" y llegaste a la conclusión de que te habías saltado justamente este pasito. ¿No leíste l ...

Espera tantito. Antes de leer este post, bien podrías leer el primero de la serie, en el cual te cuento mi experiencia en la construcción de una comunidad de lectores. ¿Ya lo leíste? Genial. Así tenés ...

Recomendamos

Relacionado

Bloguera Pro

Definirse una misma no es fácil. ¿Alguna vez te sentiste incómoda intentando responder "de qué vivís"? No porque tu trabajo tenga nada de que avergonzarse sino porque mientras vas pronunciando las palabras sentís que no te pertenecen. Como si definieran a alguien más pero no a vos misma. Yo viví así por años. Diciendo en voz alta mi profesión pero pensando que en realidad quería ser blog ...

general de madres y sus cosas

Mientras redactaba la última ficha del curso "Blogger desde cero", escribí el siguiente enunciado: "Mi hijo es mi prioridad no mi pasión." Una reflexión a propósito del motivo por el cual fusioné el espacio que creé en los primeros meses de primeriza con La Desmesurada. Es probable que no conozcas esta faceta de mi historia bloguera. Te cuento brevemente. Durante tres años sos ...

general curiosidad Íker casillas ...

El pasado jueves 25, Sara Carbonero e Iker Casillas estuvieron cenando en el restaurante Barbillon Oyster de Aravaca (MadrId) cuando la bloguera Francesca García-Miro se acercó a la mesa en la que estaba la pareja para pedir hacerse una foto con el deportista. Una foto acompañada por la polémica La propia bloguera compartió la foto a través de Instagram, una foto no exenta de polémica en su presen ...

maternidad bloggers bebes ...

Hola familias!!Desde hace unas semanas que nos hemos unido a Nestle Bebe, yo como Mamá Bloguera y Gael (para algunos productos) probador. Y para empezar con este reto hemos recibido esta ¡¡pasada de caja!! Que incluye productos desde los 6 meses del bebé hasta los 24 aproximadamente. Como veréis tiene un montón de cosas y he grabado este pequeño vídeo para en ...

Entrevistas Culturales #ATBmarzo #Bloggers

Entrevistando a Laura S. Vázquez - Blogger Hoy con el tag #ATBmarzo toca colaboración del grupo Activa tu blog, entrevisto a la Bloguera Laura S. Vázquez del blog En mi humilde opinión, un placer que este en este blog y que la conozcáis Hola a todos, me llamo Laura, del blog En mi humilde opinión soy de Galicia, y mamá de un niño de casi año y medio, que ha puesto mi vida patas arriba desde ...

Crimen Lionsgate Misterio ...

Stephanie es una madre la cual ama a su hijo, le dedica tiempo y lo ama más que a nada. Su profesión es ser bloguera de comida y recetas. Su vida cambia cuando conoce a Emily, una madre adinerada la cual tiene un hijo que resulta ser el mejor amigo del hijo de Steph. Emily es lo contrario que la joven bloguera y debido a sus hijos se empiezan ha hacer mejores amigas. Un día ella desaparece y tanto ...

consejos

La mamá con más onda del parque Patinetas y carriolas, ¡sí! Maria Oberloher es una mamá alemana que, como prueba el video que publicó en su cuenta de Instagram, domina la patineta y la carriola al mismo tiempo.     Divirtiéndome con mi bebé, escribió Oberloher en el video, donde aparece haciendo un kickflip en la patineta mientras pasea a Luan, su hijo de ocho meses.     Un vídeo publicado por m ...

música y lectura escritor literatura ...

Hola amigos, Como ya os avancé la semana pasada, hoy volvemos a tener "Mamá, quiero ser escritor". Esta vez no haré una de mis "cutri-entrevistas", en esta ocasión será la propia Clara, la bloguera tras Piruleta Infinita, la que os lo cuente todo ;) Os dejo con ella. ¡Hola! Pues María me ha concedido el honor de participar en su blog para contar mi experiencia como escrit ...

general de madres y sus cosas

Camilo tiene cinco años. Es un niño lúcido, observador y sensible. Tiene un espíritu naturalmente curioso, un deseo constante de aprender y el sano entusiasmo de vincularse con otros niños de su edad. Me sorprende su inagotable capacidad para hacer preguntas, extrapolar aprendizajes y ensayar argumentos que justifican sus actos, sean socialmente aceptables o no. Camilo no permanece quieto y silenc ...

general de la escritura y sus cosas

Hay momentos en los que me siento más que afortunada. Recibir propuestas de colaboración me entusiasma porque es el espíritu cooperativo con el cual me identifico. Creo que los caminos se recorren más a gusto en buena compañía y si podés caminar con cuatro mujeres talentosas que escriben con tanta naturalidad sobre la vida y la literatura, mucho mejor. Eso, más que un camino es una total desmesura ...