Blog de ElVuelodeHermes Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Islandia, corazón de hielo y fuego (X)

La catarata perfecta
Si seguimos por la carretera que nos lleva de Skógafoss a Reykjavic, nos encontramos con una de las cataratas más bonitas de la isla, por no decir la más hermosa.





Con una caída de 60 metros, es de las pocas que permiten pasar por detrás, es decir, disfrutarla en todo su esplendor y desde todas sus perspectivas. Con mucho cuidado, ya que el terreno es muy resbaladizo, tomemos el camino que nos permitirá meternos bajo el estruendo de sus aguas y vivamos un momento realmente mágico ( o romántico para algunos) ya que si tenemos suerte, la luz del sol atravesará la cortina de agua para formar un espectacular arcoiris de vapor de agua y si no, como en mi caso, dará la impresión de que cada gota de agua es como miles de granos de arena que caen desde el cielo.








De cualquier manera es un espectáculo realmente prodigioso que vale la pena disfrutar.

El origen de todo
Muchos hablan de los géiseres sin saber bien de donde viene la palabra, ya que se ha hecho universal. Pero cuando uno viaja a Islandia y encuentra el origen es cuando realmente la palabra toma significado.






La más famosa fuente de agua caliente de Islandia, el gran Geysir fue durante milenios el surtidor más grande del mundo con un chorro que llegaba a los 80 metros de altura. Los inconscientes visitantes, se dedicaron durante mucho tiempo a arrojar piedras y objetos al sumidero desde donde surgía, y lo que consiguieron fue ahogarlo, por lo que hoy es sólo una sombra de lo que en su día fue.






Así que hay que fijar la vista en otros surtidores como el Strokkur, quizá el más puntual, ya que cada 10 minutos expulsa una nube de agua que llega hasta los 20 metros de altura. Aunque no le llega a los talones al enfermo Geysir, el espectáculo amenizado por sonidos guturales, burbujas enormes que estallan al llegar a la superficie y la columna de agua que de repente surge de las entrañas de la tierra, nos da una idea del poderío de la naturaleza que en Islandia parece más salvaje que en ningún otro sitio.





Acompañando a estos dos géiseres encontramos varios manantiales de agua caliente o depósitos de fango que dan al entorno una brumosa y sulfúrica atmósfera.

Vale la pena sentarse en los bancos localizados alrededor para disfrutar de este espectáculo de la Madre Naturaleza.

Bella entre las bellas
Innegable es su belleza, su imponencia y sobre todo el estruendo que desde lejos anuncia su presencia. Para muchos considerada la más hermosa y espectacular de las cataratas islandesas, Gullfoss es la caída de agua que sufre un río glaciar que después de despeñarse por la falla recupera su mansedumbre y tranquilidad para seguir su camino hacia el mar.





Su nombre significa " Cascada Dorada" y proviene de los destellos que emite el agua cuando el sol atraviesa el vapor que se levanta tras chocar contra el fondo. Desgraciadamente nosotros no pudimos comprobar ese hecho porque el día no lo permitió, pero si que disfrutamos del espectáculo de la gigantesca cascada y del paisaje que la rodea, abundante en grandes columnas de basalto que pueden observarse desde balcones naturales a ambos lados de la garganta.Son 32 metros de columna que casi desaparecen en los años veinte del siglo pasado cuando unos ingenieros se empeñaron en construir una presa para dominar el río Hvitá. Pero eso lo veremos en el próximo rincón....



La heroína de la cascada dorada
Como comenté en el anterior rincón, la catarata de Gullfoss estuvo a punto de desaparecer. Un equipo de inversores extranjeros buscaron la manera de convencer al entonces propietario de las tierras donde se encuentra la cascada para que les vendiera sus terrenos y construir un gigantesco dique, una presa que contuviera el salvaje y caudaloso río Hvitá.




Pero el dueño, Tomas Tómasson se negó en redondo, por lo que los avispados inversores recurrieron al gobierno, al que no pareció importarle demasiado la desaparición de la imponente y hermosa cascada. Pero de la sangre de Tómasson había nacido una heroína, Sigridur, que como una auténtica vikinga, caminó descalza hasta Reykjavik para protestar, llegando a amenazar con tirarse de cabeza a la catarata si no frenaban el destructor proyecto. Afortunadamente los inversores no pudieron pagar el arrendamiento y las cataratas se salvaron.

Sigridur se dedicó hasta que le faltaron fuerzas por la vejez a enseñar las cataratas a todo aquel que se acercaba hasta ellas y contarles cómo su coraje y su empuje hizo que hoy, todos podamos seguir admirando la "Catarata Dorada".

Hallgrímskirkja. Fría piedra para un cielo azul
Buena idea tuvieron quienes allá por los años 40 decidieron levantar en lo alto de una colina la iglesia más famosa de Islandia. Primero porque de esta manera sería visible desde toda la ciudad y segundo porque llegaría a convertirse en uno de los símbolos de la misma.





De culto luterano, y con un nombre que quiere recordar al poeta islandés Hallgrimur Pétursson, de gran renombre por los himnos y odas que compuso, su silueta es inconfundible y constituye un edificio de culto a nivel internacional arquitectónicamente hablando. Tardó casi 34 años en construirse pero nunca se varió su diseño original, con reminiscencias art decó y al mismo tiempo un racionalismo rectilíneo que luchaba contra las florituras del primer estilo.






Para su creación, los arquitectos se inspiraron en las omnipresente columnas de basalto que se pueden encontrar por toda la isla, aunque eso no fue óbice para que la polémica saltara desde que dieron a conocer sus planos.









Tan fría por dentro como por fuera, su interior es la luminosidad hecha piedra y al mismo tiempo el minimalismo llevado al límite. Así que con los años se le añadieron elementos que le aportaran calidez y al tiempo fueran útiles, como el gigantesco órgano de 5.275 tubos que quienes tengan esa suerte podrán escuchar tres veces a la semana en verano, o la pila bautismal en cristal de roca.








Pero lo que quizá llame más la atención es subir hasta lo alto de la torre de 75 metros y admirar las vistas sobre la capital de Islandia.









Frente a la iglesia se levanta un monumento a Leif Eriksson, hijo de Erik el Rojo, explorador vikingo a quien consideran el primer europeo que llegó a América, 500 años antes de Colón. La escultura es un regalo de América por los 1000 años de la fundación del parlamento islandés.

Pequeña, pero catedral
Levantada a un lado de una preciosa plaza cubierta de hierba y escoltada por el imponente edificio del Parlamento Islandés, la pequeña pero encantadora Catedral de Reikiavik es uno de los centros neurálgicos de la vida diaria de la capital islandesa.






Dado que sus dimensiones son muchísimo más modestas que las de la imponente Hallgrímskirkja, esa que se vislumbra desde 20 kilómetros antes de llegar a la ciudad, los visitantes tienden a pensar que la verdadera catedral es esta última, cuando realmente, el título lo ostenta la pequeña Dómkirkja al haber desempeñado un papel vital en la historia religiosa y política de Islandia.

Aparte de que es mucho más antigua, ya que se empezó a construir a partir de 1787 y su puerta de entrada mira al lugar exacto en que el primer colonizador, Ingólfur Arnarson levantó su vivienda, atraido por los vapores emergentes de las fuentes termales.
Su importancia se debe sobre todo a que en ella se celebró la fundación del Reino de Islandia en el siglo XIX y fue escenario de la primera vez que se tocó el himno nacional, aparte de albergar durante muchos años los archivos nacionales. Por ello desde 1845 tienen lugar en su interior los servicios religiosos del gabinete de gobierno y de los miembros del Alþingi (Parlamento).




Por dentro es muy sencilla, austera pero luminosa como buen templo luterano que es; pero tiene un encanto especial, algo que no vimos en otras iglesias de la fría Islandia.

Es una pena que casi nadie se acerque a ella para respirar y vivir la que quizá sea la parte más importante de la historia de la isla.

Hexágonos, cubos y arte
Desde hace años, y sobre todo últimamente, se ha tomado a Islandia como ejemplo del paso de una sociedad en crisis y bancarrota casi absoluta a modelo de progreso, modernidad y bienestar.





Ejemplo y muestra de ello es el Harpa, que fue uno de los primeros edificios y quizá el más relevante que se levantaron tras la recuperación económica del país, por lo que para los nativos es un símbolo de cambio positivo, heraldo de maravillosos y costosos esfuerzos artísticos y económicos.






Por eso un islandés siempre defenderá este poco atractivo ( a primera vista) montón de cristal, hormigón y metal, y no descansará hasta que descubramos las bellezas y bondades del que se dice que es el mayor rival en cuanto a diseño y dimensiones de la Opera de Sidney.





Cuando entramos nos da la impresión de haber penetrado en una gigantesca y translúcida colmena, e incluso a contraluz, los visitantes que se mueven por las diferentes salas del Harpa parecen ser por unos momentos zánganos o abejas en laborioso movimiento.



Su parte inferior tiene varias tiendas que nos muestran el más novedoso diseño islandés, varias cafeterías y restaurantes y salas de exposiciones. Pero sobre todo el cubo destaca por ser escenario de magníficos espectáculos musicales y teatrales.
Al final te acaba gustando, porque encuentras que su alma es tan trasparente como sus paredes.

La nave del sol
Pasear por la zona de Reikiavik que mira directamente al Atlántico Norte, por el paseo que llaman Saebraut y no acercarse a admirar la elegancia y originalidad de la escultura Sun Voyager, sería un auténtico pecado. La capital de Islandia está llena de estatuas fascinantes y monumentos abstractos que nos hablan de las inquietudes artísticas de los descendientes de los vikingos que poblaron la llamada " Bahía humeante".




De entre todas destaca esta escultura "viva" de Árnason cuya forma de esqueleto de barco, atrae como un imán a propios y extraños, cautivándolos y haciendo que reflexionen y recuerden que los descendientes de aquellos fueron unos aventureros sin parangón en la historia de la Humanidad.




El frío acero del que está construido parece fundirse ante nuestro ojos como la exquisita mantequilla islandesa y se nos antoja moldeable y cercano. El escenario frente al que se levanta, junto al mar y las montañas nevadas que le sirven como telón de fondo, hacen que no deseemos seguir adelante, sino embarcarnos con aquellos aventureros que confiaron en que había algo más después del horizonte.


Y quizá eso es lo que quiso mostrar su autor; más que un barco vikingo, la escultura simboliza la luz y la esperanza, un viaje hacia el sol, hacia la eternidad....

Agua e historia
En pocos lugares del mundo se puede disfrutar de un lago urbano rebosante, no solo de vida sino también de lugares interesantes y cargados de historia como el lago Tjörnin, en pleno corazón de la coqueta capital de Islandia.



Algunos lo consideran simplemente una charca, pero lo cierto, es que este lago natural, formado por la acumulación de agua dulce que se produce durante los deshielos, es hogar de decenas de especies de aves como los patos, gansos u ocas que viven permanentemente en este espacio protegido. Durante el invierno, cuando las aguas se hielan y los expertos patinadores de Reikiavik asaltan su endurecida superficie, una parte del mismo se reserva para sus emplumados habitantes, y se mantiene el agua líquida gracias a las fuentes geotermales que se encuentran en varias de las orillas del lago.







A su alrededor, se sitúan algunos de los principales puntos de interés de la ciudad, como el moderno ayuntamiento, la Galería Nacional de Arte, la Casa de la Cultura o la sede del gobierno islandés.




Ya sea para tomar unas espléndidas fotos de su orilla, o para disfrutar de las aves que lo pueblan y que no temen acercarse a nosotros para que las alimentemos, este tranquilo y hermoso rincón del centro de la capital islandesa merece una visita calmada y tranquila.

La pequeña gran Islandia
En el ayuntamiento de Reikiavik, y abierta a todos los visitantes, encontramos una gran sala que mira hacia el lago Tjörnin. Bajamos las escaleras que nos sitúan casi al nivel de las aguas para encontrarnos una curiosidad que poca gente conoce. Se trata de un gran mapa-maqueta de Islandia que cubre una superficie de unos 70m2 y que sobre todo después de rodear la isla como hicimos nosotros nos da una idea del relieve abrupto y salvaje de la isla.







Realmente es apasionante ver la ruta que habíamos hecho, los lugares visitados, los infinitos remontes y descenso que nuestro coche había recorrido, la estrechez de los fiordos o la altitud de sus múltiples volcanes.





5 años tardaron 8 pares de manos en completar la delicada y minuciosa tarea de dar forma topográfica, en un realista 3D a una isla que hasta entonces parecía plana en los mapas. La dotaron también de ruedas, para que pudiera ser movida en caso de necesitar el espacio que ocupa para algún acto oficial.



Vale la pena acercarse hasta el ayuntamiento para ver aunque sólo sea por unos minutos, el camino recorrido o a recorrer en nuestro fabuloso viaje a la Isla de Hielo.

La bahía humeante
Había escuchado hablar mucho de Reykjavik, de su vida nocturna, su energía, y de lo fácil que resultaba enamorarse de ella. Bueno, cuando la conocí me pareció que se había exagerado un poco.








No es que no me gustara, pero después de visitar Hellsinki o Copenhague, la capital de Islandia no me pareció más que un pueblo grande, eso sí muy cosmopolita e inquieto culturalmente.
A sus habitantes parece no importarle este hecho, creo que incluso se sienten orgullosos.






Aquellos vapores humeantes que provenían de las fuentes geotérmicas, han sido reconducidos y utilizados para fines modernos y ecológicamente supersostenibles, lo que es digno de la mayor alabanza.






Ahora, aquella aldea que empezó a tener su lugar en el mundo a partir de 1750 con la creación de fábricas de textiles y curtido de lana y que en la II Guerra Mundial fue un lugar estratégico en el Hemisferio Norte, muestra hoy un centro histórico compacto, con varias calles comerciales como Laugavegur, otra de artistas de vanguardia.

Hay que tener en cuenta que dos terceras partes de los habitantes de Islandia viven aquí, y por tanto es un sitio de bastante ajetreo; a pesar de eso es tranquila, agradable y llena de rincones curiosos, como las casitas hechas con láminas de uralita y acero que se rodean de preciosos jardines, futuristas edificios que contrastan con el viejo parlamento o los restos de antiguos asentamientos vikingos, el puerto viejo con sus restaurantes y bares, la preciosa zona de Laugardalur con su Jardín Botánico o el lago Tjörnin.



Simplemente es delicioso el pasear por sus calles, curiosear en sus tiendas y parar de vez en cuando a sentir el latido de la capital más septentrional del mundo.


Entre dos mundos
Seguimos recorriendo la agreste y semidesolada península de Reykjanes para descubrir nuevos rincones con los que completar nuestro viaje a Islandia.
En esta ocasión, y tras dejar atrás varias fábricas abandonadas, otras que aún funcionan y sobre todo varios santuarios de aves marinas, que gracias a que esta lengua de tierra permanece casi virgen, siguen dando cobijo a multitud de especies que pueblan la costa de la isla, llegamos a uno de los lugares más curiosos de esta zona. Tras aparcar el coche nos acercamos a un puente que cruza un río de arena volcánica negra que sirve de unión entre la placa tectónica americana y la europea. El punto que separa o une el este del oeste. Las placas se separan a razón de 2 centímetros cada año y es lugar de frecuentes terremotos y corrimientos de tierra y se dice que este punto de Islandia y dos que se encuentran en el este de África son los únicos lugares donde podemos observar este fenómeno a nivel de superficie.
Por un lado tenemos la placa americana, donde se asientan ciudades como Nueva York, y por otro la anciana placa europea donde vive el 75% de la población mundial, ya que engloba a India y China.




Como vemos es un lugar importante desde el punto de vista geológico y como curiosidad, para los que no somos científicos no esta nada mal.




Poca gente puede decir que ha estado en el lugar donde se separan los continentes, ¿no?.


En el confín del mundo
El extremo occidental de la desconocida península de Reykjanes nos presenta otro de los paisajes más accidentados y salvajes de Islandia, con playas que si bien no son vírgenes, parecen serlo, ya que no hay una cultura del baño y del sol, como en los países más meridionales por lo que no hay construcciones, chiringuitos de playa o la más simple tumbona.




Lo que sí que hay es enormes extensiones de arena y mar, peñascos azotados por la lluvia y el viento y una sensación de soledad bastante inquietante. Y eso que sólo está a unos 25 kilómetros de Reykiavik.






Para llegar a este singular enclave, debemos pasar primero el pueblo de Gardur, para tropezarnos casi de repente con el precioso y muy ventoso cabo de Gardkagi, objetivo de ornitólogos de todo el mundo por ser lugar de residencia y nidificación de gran variedad de aves marinas, así como lugar de paso para focas y ballenas.




Pero quizá lo que más llame la atención sean sus dos solitarios faros, uno viejo y otro nuevo que parecen hacerse compañía para evitar la desolación que lo envuelve todo. Si nos acercamos al viejo, pintado en la clásica combinación roja y blanca, tendremos unas impresionantes vistas de 360º del cabo, mientras que el faro nuevo está más metido en tierra, por lo que tuvieron que hacerlo muchísimo más alto.

Vale la pena pasear por el recinto que engloba los dos faros y disfrutar de una unión casi perfecta entre la naturaleza y la tecnología, entre el hombre y la tierra.

Original y relajante
¿Quién ha estado en Islandia y no ha sucumbido a la tentación de una relajante tarde en La Laguna Azul?
Todos hemos visto alguna vez una imagen de este sorprendente y mágico lugar, contraste de azules mediterráneos en medio de un gigantesco campo de negra lava, acompañada siempre de esa silueta inseparable de la estación térmica de Svartsengui, que le da un toque adicional que roza lo hiperrealista.





Puede chocarnos en principio ver a los despreocupados bañistas solazarse en aguas tan coloridas y turbias, con esa mole detrás que parece a punto de contaminar todo su alrededor, pero ocurre todo lo contrario, ya que la centrales son una fuente de energía limpia y renovable que debería ser ejemplo para muchos países con una reserva térmica tan importante como Islandia.


Entramos al recinto ( que aprovecho para decir que es realmente caro, ya que sólo entrar y disfrutar de las aguas cuesta unos 35€, eso sí, durante todo el día), y tras cambiarnos y dejar nuestra ropa y cansancio en las taquillas corremos a meternos en las piscinas.
Las aguas saladas de estas piscinas, calientes y muy ricas en minerales, son un imán para todos aquellos que acuden al lugar para disfrutar de tratamientos médicos y de belleza o solamente en busca de un poco de relax y diversión. Ya los propietarios se dieron cuenta, y rápidamente levantaron un balneario, un restaurante e incluso un hotel.

Especialmente espectacular es el pequeño balneario privado que se encuentra apartado del bullicio del recinto general, con su propio lago y exclusivos tratamientos.

Es una sensación realmente única, estar sumergidos hasta el cuello, entre nubes de vapor y con la cara cubierta de barro blanco de sílice, medicinal y exfoliante ( que se puede usar libremente gracias a unos contenedores localizados en varios puntos de las piscinas) y dejar pasar la tarde hasta que llega el atardecer, con su luz especial que hace que veamos los colores del agua de la laguna de manera diferente.

Cuando la claridad desaparezca del todo, habremos disfrutado de una experiencia totalmente diferente y nuestra piel estará fina y suave como la seda.

Y con esta preciosa foto terminamos nuestro recorrido por Islandia. Confío en que les sirva de inspiración para viajar a la fabulosa Isla de Fuego y Hielo. ¡Vale la pena!



Fuente: este post proviene de Blog de ElVuelodeHermes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Islandia, corazón de hielo y fuego (X)

De frailecillos y trols Vik es una de las más carismáticas poblaciones del sur de Islandia, ya que forma un núcleo de casas bastante homogéneo, a diferencia del resto de los asentamientos humanos en la isla, es la población más meridional de Islandia y el lugar más lluvioso de este pedazo de tierra volcánica que parece flotar en el mar del Norte. Aparte de su iglesia, no tiene mucho que ver arqu ...

Islandia, corazón de hielo y fuego ( IV)

Paisajes únicos La maravillosa península de Tröllaskagi se asienta entre los fiordos de Skaga y Eyja. En ningún lugar de Islandia como aquí, las rocosas montañas, los profundos valles y los caudalosos ríos forman un paisaje tan variado como rico en colorido y contrastes. Esta zona estuvo durante muchos siglos aislada completamente del resto de la isla por carretera, así que la única manera de co ...

Islandia, corazón de hielo y fuego (IX)

En medio de la nada Cerca, tan cerca que casi lo podemos tocar desde la habitación, se encuentra el Fosshotel Vatnajökull del glaciar del que toma el nombre. Sólo lo separa una infinita carretera y una enorme extensión de verdes pastos y algún que otro montoncillo de árboles. De lo que no hay duda es de que es el perfecto lugar para el descanso, de que fue diseñado para integrarse en el paisa ...

Islandia, corazón de hielo y fuego ( III)

Historia y fe No fue demasiado agradable, y quienes hayan leído mi rincón sobre Reyholt Fosshotel lo pueden ver; correr las cortinas de la habitación del hotel y observar que el paisaje que se nos presentaba era un cementerio.... Y eso que yo siento una atracción especial por estos espacios tan peculiares. Pero aunque cambiamos de cuarto, esta vez hacia la carretera, el cementerio y la preciosa i ...

Islandia, corazón de hielo y fuego ( II)

Triángulos y aristas El pequeño pueblo de Olafsvík, de casas bien cuidadas, tranquilo y agradable, podría habernos pasado por alto si no nos hubiéramos detenido a descansar, reorganizarnos tras algún que otro bache de la carretera y comer algo en un pequeño restaurante ubicado en su única calle. Y eso que es el pueblo comercial más antiguo de toda Islandia. Pero claro, cada lugar tiene un punto ...

Islandia, corazón de hielo y fuego (VIII)

La Islandia más verde No quería dejar de hablar de la zona este de la isla como un todo, no sólo por las panorámicas que ofrece, su naturaleza, su espíritu y su sensación de soledad, sino también para compartir las bellas imágenes que parecen sacadas de una guía de viaje y que irremediablemente nos atraerán y quedarán por siempre grabadas en nuestras retinas. Y es que la región oriental de Isla ...

Islandia, corazón de hielo y fuego ( V)

De raíces noruegas Husavik es, con sus coloridas casas, museos únicos e impresionantes picos nevados al otro lado de la bahía, la localidad pesquera más bonita de la costa norte. Según se dice es el auténtico y verdadero escenario del primer asentamiento nórdico de Islandia, fundado por el sueco Gardar Svavarson y poblado por los esclavos que dejó atrás al partir en busca de nuevas tierras que c ...

Islandia, corazón de hielo y fuego (VII)

Entre montañas y ríos El lugar es idílico, de eso no hay duda. Conducir por la árida zona de Husavik, volcánica, carente de árboles y vegetación en el frío norte islandés, y de repente entrar en un valle verde, formado por pequeñas colinas, con minúsculos bosques que salpican una tierra diferente, regada por un riachuelo llamado Reykjadalsá que es famoso en Islandia por su agua templada y repleta ...

Islandia, corazón de hielo y fuego (XI)

Y llegamos a la capital, Reyjkiavik. Fría piedra para un cielo azul Buena idea tuvieron quienes allá por los años 40 decidieron levantar en lo alto de una colina la iglesia más famosa de Islandia. Primero porque de esta manera sería visible desde toda la ciudad y segundo porque llegaría a convertirse en uno de los símbolos de la misma. De culto luterano, y con un nombre que quiere recordar al p ...

Islandia, corazón de hielo y fuego (VI)

La vida dura Ya comenté en el rincón correspondiente, que de todos los hoteles en los que nos hospedamos en Islandia, el más espectacular, elegante y satisfactorio, fue sin duda el Fosshotel Eastfjords. Y esto viene a colación, porque después de desayunar, la recepcionista nos ofreció amablemente, visitar el Museo que el mismo hotel tiene junto a la recepción y en su piso inmediatamente inferior. ...