El Gato Bajo la Lluvia (cuento)



Existen rasgos característicos en la escritura de Ernest Hemingway que lo siguen colocando como uno de los grandes narradores no sólo estadounidenses, sino de la literatura universal. El Gato Bajo la Lluvia es el título de un cuento breve escrito en 1925 por Hemingway.

El Gato Bajo la Lluvia
(Cat in the Rain)
In Our Time (New York: Boni & Liveright, 1925)



Solo dos norteamericanos paraban en el hotel. No conocían a ninguna de las personas que subían y bajaban por las escaleras hacia y desde sus habitaciones. La suya estaba en el segundo piso, frente al mar y al monumento de la guerra, en el jardín público de grandes palmeras y verdes bancos.

Cuando hacía buen tiempo, no faltaba algún pintor con su caballete. A los artistas les gustaban aquellos árboles y los brillantes colores de los hoteles situados frente al mar.

Los italianos venían de lejos para contemplar el monumento a la guerra, hecho de bronce que resplandecía bajo la lluvia. El agua se deslizaba por las palmeras y formaba charcos en los senderos de piedra. Las olas se rompían en una larga línea y el mar se retiraba de la playa para regresar y volver a romperse bajo la lluvia. Los automóviles se alejaron de la plaza donde estaba el monumento. Del otro lado, a la entrada de un café, un mozo estaba contemplando el lugar ahora solitario.

La dama norteamericana lo observó todo desde la ventana. En el suelo, justo debajo de la ventana, un gato se había acurrucado bajo uno de los bancos verdes. Trataba de achicarse todo lo posible para evitar las gotas de agua que caían a los lados de su refugio.

–Voy a buscar a ese gatito –dijo ella.

–Iré yo, si quieres –se ofreció su marido desde la cama.

–No, voy yo. El pobre minino se ha acurrucado bajo el banco para no mojarse ¡Pobrecito!

El hombre continuó leyendo, apoyado en dos almohadas, al pie de la cama.

–No te mojes –le advirtió.

La mujer bajó y el dueño del hotel se levantó y le hizo una reverencia cuando ella pasó delante de su oficina, que tenía el escritorio al fondo. El propietario era un hombre viejo y muy alto.

–Il piove –expresó la norteamericana. El dueño del hotel le resultaba simpático.

–Sí, sí signora, brutto tempo. Es un tiempo muy malo.

Cuando la norteamericana pasó frente a la oficina, el padrone se inclinó desde su escritorio. Ella experimentó una rara sensación. Se quedó detrás del escritorio, al fondo de la oscura habitación.

A la mujer le gustaba. Le gustaba la seriedad con que recibía cualquier queja. Le gustaba su dignidad y su manera de servirla y de desempeñar su papel de hotelero. Le gustaba su rostro viejo y triste y sus manos grandes. Estaba pensando en aquello cuando abrió la puerta y asomó la cabeza. La lluvia había arreciado. Un hombre con un impermeable cruzó la plaza vacía y entró en el café. El gato tenía que estar a la derecha. Tal vez pudiese acercarse protegida por los aleros. Mientras tanto, un paraguas se abrió detrás. Era la sirvienta encargada de su habitación, mandada, sin duda, por el hotelero.

–No debe mojarse –dijo la muchacha en italiano, sonriendo.

Mientras la criada sostenía el paraguas a su lado, la norteamericana marchó por el sendero de piedra hasta llegar al sitio indicado, bajo la ventana. El banco estaba allí, brillando bajo la lluvia, pero el gato se había ido. La mujer se sintió desilusionada. La criada la miró con curiosidad.

–¿Ha perduto qualque cosa, signora?

–Había un gato aquí –contestó la norteamericana.

–¿Un gato?

–Sí il gatto.

–¿Un gato? –la sirvienta se echó a reír– ¿Un gato bajo la lluvia?

–Sí; se había refugiado en el banco –y después– ¡Oh! ¡Me gustaba tanto! Quería tener un gatito.

Cuando habló en inglés, la doncella se puso seria.

–Venga, signora. Tenemos que regresar. Si no, se mojará.

–Me lo imagino –dijo la extranjera.

Volvieron al hotel por el sendero de piedra. La muchacha se detuvo en la puerta para cerrar el paraguas. Cuando la norteamericana pasó frente a la oficina, el padrone se inclinó desde su escritorio. Ella experimentó una rara sensación. El padrone la hacía sentirse muy pequeña y, a la vez, importante. Tuvo la impresión de tener una gran importancia. Después de subir por la escalera, abrió la puerta de su cuarto. George seguía leyendo en la cama.

–¿Y el gato? –preguntó, abandonando la lectura.

–Se ha ido.

–¿Y donde puede haberse ido? –dijo él, descansando un poco la vista.

La mujer se sentó en la cama.

–¡Me gustaba tanto! No sé por qué lo quería tanto. Me gustaba ese pobre gatito. No debe resultar agradable ser un pobre minino bajo la lluvia.

George se puso a leer de nuevo.

Su mujer se sentó frente al espejo del tocador y empezó a mirarse con el espejo de mano. Se estudió el perfil, primero de un lado y después del otro, y por último se fijó en la nuca y en el cuello.

–¿No te parece que me convendría dejarme crecer el pelo? –le preguntó, volviendo a mirarse de perfil.

George levantó la vista y vio la nuca de su mujer, rapada como la de un muchacho.

–A mí me gusta como está.

–¡Estoy cansada de llevarlo tan corto! Ya estoy harta de parecer siempre un muchacho.

George cambió de posición en la cama. No le había quitado la mirada de encima desde que ella empezó a hablar.

–¡Caramba! Si estás muy bonita –dijo.

La mujer dejó el espejo sobre el tocador y se fue a mirar por la ventana. Anochecía ya.

–Quisiera tener el pelo más largo, para poder hacerme moño. Estoy cansada de sentir la nuca desnuda cada vez que me la toco. Y también quisiera tener un gatito que se acostara en mi falda y ronroneara cuando yo lo acariciara.

–¿Sí? –dijo George.

–Y además, quiero comer en una mesa con velas y con mi propia vajilla. Y quiero que sea primavera y cepillarme el cabello frente al espejo, tener un gatito y algunos vestidos nuevos. Quisiera tener todo eso.

–¡Oh! ¿Por qué no te callas y lees algo? –dijo George, reanudando su lectura.

Su mujer miraba desde la ventana. Ya era de noche y todavía llovía a través de las palmeras.

–De todos modos, quiero un gato –dijo–. Quiero un gato. Quiero un gato. Ahora mismo. Si no puedo tener el pelo largo ni divertirme, por lo menos necesito un gato.

George no la escuchaba. Estaba leyendo su libro. Desde la ventana, ella vio que la luz se había encendido en la plaza. Alguien llamó a la puerta.

–Avanti –dijo George, mirando por encima del libro. En la puerta estaba la sirvienta. Traía un gran gato de color de carey que pugnaba por zafarse de los brazos que lo sujetaban.

–Con permiso –dijo la muchacha– el padrone me encargó que trajera esto para la signora.




Ernest Hemingway

(1899 - 1961)

Fuente: este post proviene de Ayuda Felina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Tipos de saltos que dan los gatos

La agilidad y elasticidad de los gatos les permiten dar diferentes tipos de saltos de acuerdo a la situación que se presente: Brinco.- Cuando un gato va a hacer un brinco, utiliza los músculos de las ...

La sexualidad en los gatos

¿Cómo saber si es gatita o gatito? La pubertad en los gatos. El apareamiento. ¿Cómo saber si es gatita o gatito? Cuando tienen poco tiempo de nacidos es muy difícil distinguir el sexo de los gatitos, ...

Leyendas felinas

La Casona de los Gatos (leyenda mexicana). El Rei dels Gats (leyenda catalana). El Rey de los Gatos (leyenda inglesa). Ngariman (leyenda australiana). El gato y el Arca de Noé (leyenda bíblica). L ...

Etiquetas: curiosidades

Recomendamos

Relacionado

general fotografias artículos de fotografia ...

Fotos bajo la lluvia

Algo que muchos fotógrafos evitan, es tomar fotografías cuando las condiciones meteorológicas no son las que ellos se esperan, sin saber que los fotógrafos que realmente se atreven a aventurarse en este tipo de fotos, son los que terminan consiguiendo fotografías como las que hoy te presentamos. Una de las ventajas de sacar fotos cuando está lloviendo o las condiciones atmosféricas no son muy ...

salir y viajes galicia rías baixas

Rías Baixas, Galicia (Día 3: Ría de Muros bajo la lluvia)

Otra mañana más que amanece sin parar de llover y ésta vez el tiempo si que pinta mal; con los paraguas no tendremos suficiente así que chubasqueros al canto. La ría que tocaba hoy es la ría de Muros y el pueblo con el mismo nombre. Muros está a una hora más o menos de Santiago de Compostela, pero como ya dije, los trayectos se hacen muy cortos entre tanto paisaje a pesar de la lluvia y la niebla. ...

Resumen F1 NOTICIAS F1

Clasificación del GP de Hungría 2018 | Hamilton lidera bajo la lluvia y Vettel es 4º

Y la lluvia bajó para convertir la clasificación para el Gran Premio de Hungría en una especie de lotería, haciendo que los pilotos dependieran tanto de la suerte como de la destreza y para cuando el rocío se apagó en Hungaroring, Lewis Hamilton fue el maestro del día. . La lluvia es siempre el gran nivelador. En la Q1 las nubes oscuras ya se cernían sobre el circuito, con truenos y relámpagos son ...

cine y televisión cine cambio de vida

BAJO EL SOL DE LA TOSCANA

Una tarde de domingo, después de una comida copiosa y poco recomendable, me deslizo en mi sofá en posición fetal y me dispongo a hacer una siesta. Para coger el sueño (aunque no necesitaba mucha ayuda) me decanto por visualizar uno de los apasionantes telefilms que emiten todos los canales después de las noticias. Bajo el sol de la Toscana, título sugerente que promete paisajes inspiradores y rom ...

aprende descansa mira ...

Camino de Santiago con lluvia: ¿Cómo sobrevivir?

Muchos peregrinos antes de iniciar la aventura del Camino de Santiago miran al cielo pues temen quizá que la lluvia pueda arruinar buena parte de sus planes. Y sin embargo andar como bailar bajo la lluvia, tiene un buen montón de ventajas más que interesantes de cara al peregrino. Así que voy a comenzar este post pasado por agua, por la parte positiva de la historia para después contarte cómo comb ...

música y lectura boolino libros ...

Rincón de lectura: reseña 'El Gato Garabato'

Hace poco recibimos en casa un libro estupendo de Boolino. Se llama "El Gato Garabato". ¿Conoces a Boolino? Es una tienda online con una selección de los mejores libros para niños de todas las edades. Mi hijo, Diego, va a cumplir los 7 años el próximo mes de junio. Sabe leer desde el año pasado... No es un "devora libros" pero intentamos que lea cada noche un poquito. Lo solemo ...

Thriller

ESQUELETOS BAJO LA LLUVIA (Christian Nava)

DATOS DEL LIBRO Título: Esqueleto bajo la lluvia Autor: Christian Nava Editorial: Autopublicado Nº de páginas: 89 Año de publicación: 2017 SINOPSIS Ismael Niebuhr es un sacerdote desesperado por huir de su pasado. Cuando finalmente parece que lo conseguirá, una violenta banda, los Calavera, lo acosa hasta matarlo de un infarto. Sin embargo, morir fue el menor de sus problemas. Pronto, el sacerdote ...

general poemas de terly

VISITA DE LA LLUVIA

Autor: Terly VISITA DE LA LLUVIA . El sol se esconde sigiloso y lentamente se cubre el cielo de nubes color ceniza que misteriosas evocan una extraña metamorfosis. Un suspiro da paso a la nostalgia, se mezcla con el viento; ¡aflora la melancolía! Venciendo las distancias, la atmósfera nos regala sus olores a tierra recién mojada, la tarde se precipita en el vacío y nacen fervorosos los abrazo. ...

MASCOTAS

MANNY, EL GATO QUE SE TOMA SELFIES

Manny es un gato al que le encanta tomarse selfies, o al menos acariciar la cámara GoPro de su dueño. Según el usuario de Instagram yoremahm, Manny aprendió a utilizar la cámara por casualidad cuando se estiró para tocar el aparato durante una sesión de grabación. Manny posa bastante bien en todo tipo de selfies, saca la lengua, hace cara de asombro. El secreto de estas geniales fotografías es q ...

Ebook gratis - Contigo llegó la lluvia

Ebook gratis - Contigo llegó la lluvia Katherine Bell trabaja como redactora en la revista que sus padres fundaron algunos años atrás. Su vida está a punto de dar un giro inesperado cuando de repente debe situarse al frente de la empresa, algo que a ella no le apetecía y para lo que no estaba preparada en absoluto. Pero lo más inesperado era que debía hacerlo bajo el ...