comunidades

Adolescentes a los 40

Son adultos de 30, 40 y 50 años que visten zapatillas converse, vaqueros desgastados y camisetas de su grupo musical favorito, piensan que educar a sus hijos no está reñido con comportarse, hablar y actuar como cuando tenían 17 años, y les gusta jugar en todos los sentidos. Hablamos del fenómeno adultescente (adulto+adolescente), jóvenes de treinta y tantos o más que se han tomado demasiado en serio eso de seguir siendo ellos mismos y vivir la vida a su manera.


Niños grandes
Los conocidos como adultescentes son ya el grupo demográfico más grande en España. Se trata de los 8 millones de personas que en su día pertenecieron a la famosa Generación X, fruto del baby boom, y que hoy están llegando a los cuarenta años. Es el grupo de mercado más atractivo para la publicidad, y es que gastan su dinero como si fueran adolescentes, sobre todo en ocio.

Los adultescentes disfrutan más viendo los dibujos animados que sus propios hijos y están al tanto de todos los capítulos que ya han repetido quinientas mil veces. Además tienen su propia colección de muñequitos, cómics, películas y series de televisión y juegan a la consola como si no hubiera mañana.

Los "niños eternos" son responsables y trabajadores, aunque muchos comparten las mismas actitudes que los Peter Pan, aspectos como postergar el momento de tomar decisiones importantes: casarse, tener hijos o vivir en casa propia. Son hombres de treinta y tantos o cuarenta que siguen jugando a la PlayStation; mujeres de cuarenta y tantos que siguen vistiendo como auténticas quinceañeras; adultos que niegan el paso del tiempo.


Adultos juegan a la PlayStation
Hoy, el fenómeno de los adultos que parecen niños es global y se extiende por todo el mundo. Los adultescentes, la mayoría hombres, no solo llevan el niño que todos llevamos dentro, sino que también lo llevan por fuera.

Resulta curioso ver a mayores que se resisten a dejar de ser niños, mientras los más pequeños desean ser adultos lo antes posible. Muchos ven la adultescencia como algo positivo, pero esta tendencia también tiene sus riesgos al no valorar la experiencia de los adultos mayores.

Creo que nadie es tan bueno ni tan malo como para juzgar la vida de los demás. Dejemos que se diviertan, puede que no tuvieran infancia o solo quieran volver a sorprenderse.


Adultescente jugando
Fuente: este post proviene de Relatos de tinta-e, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La cantante albaceteña María Rozalén ha sido la encargada de componer e interpretar la canción original de La boda de Rosa, la nueva película de Iciar Bollaín. Se trata de una cumbia llena de vida y c ...

Cada año Santo Compostelano o Santo Jacobeo (Xacobeo en gallego) es el detonador de miles de peregrinaciones hacia Santiago desde los lugares más remotos del mundo. Catedral de Santiago de Compostel ...

Nuestra sociedad privilegia el amor romántico, desde las hermosas historias de amor hasta el empalagoso y comercial día de San Valentín. Estar feliz-enamorado se considera una gran victoria pero, ¿y s ...

Etiquetas:

Recomendamos