Blog de javierprietogallego Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Un paseo de Fuentidueña al cerro de San Blas (Segovia)

Vistas del embalse de Las Vencías desde el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego


Inolvidables panorámicas del embalse de Las Vencías y Fuentidueña desde el cerro de San Blas

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Por alguna extraña causa el Duratón sólo suena a hoces y buitres. Como si el resto de su curso -106 km en total- no existieran: error de bulto. No sólo existen, si no que están repletos de rincones que, de no existir sus portentosas hoces, serían mucho más conocidos de los que son. Un ejemplo de ello es Fuentidueña, villa histórica donde las haya, de rancio abolengo y ejemplar estampa que ve pasar a su vera el curso de un Duratón domesticado, manso y como exhausto tras lucirse a más no poder en los veintitantos kilómetros de hoces y precipicios que anteceden su llegada a Fuentidueña.

Vistas del embalse de Las Vencías desde el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Vistas del embalse de Las Vencías desde el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Justo antes de llegar hasta aquí, el embalse de Las Vencías remansa el curso del Duratón en un último requiebro de cortados bien forrados de encinas y carrascales.

Un sendero señalizado conduce desde el puente medieval que salva las aguas del Duratón, a la entrada de Fuentidueña, hasta el cerro de San Blas, magnífico balcón natural desde el que se contempla una espectacular panorámica del embalse, a un costado, y el pueblo amurallado de Fuentidueña, al otro.

El paseo

El paseo arranca por la orilla derecha del río, donde se localiza también un panel explicativo del paseo. Muy pocos metros más adelante, nada más dejar atrás el frontón y a la altura de una nave agrícola, queda a la izquierda, un poco en alto sobre el camino, la espectacular entrada de un cueva cuya boca preside, como si fuera el ojo de un cíclope, la explanada de unas antiguas canteras.

Cueva de una antigua cantera en el camino hacia el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cueva de una antigua cantera en el camino hacia el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
El paseo prosigue aguas arriba por el camino tomando el ramal de la izquierda en una siguiente bifurcación, mientras, se va dejando atrás el perfil altivo de la localidad, que se ve encastillada en la ladera del páramo, en la otra orilla, y se adivina la mata forestal que arropa el remanso del Duratón en torno al embalse. Aunque sin agua, el camino corre entonces paralelo al curso del arroyo de los Colmenares mientras inicia el serpenteante ascenso hacia el páramo. Mucho de antes de alcanzar éste, a 1.200 metros del último desvío, otra señal invita a abandonar la pista agrícola para cambiarla por un sendero que corre ahora hacia el sur ladera arriba, con un campo de labor por el costado derecho y monte inculto por el izquierdo. Cuatrocientos metros más arriba se abre una nueva bifurcación señalizada, en la que basta seguir de frente para no tardar en alcanzar una pronunciada curva hacia la izquierda. Tras pasar un ligero repecho, el camino, como tal, va a morir bajo los viejos almendros que señorean unos campos en barbecho. Siguiendo en dirección sur, en la linde de los campos, el camino aparece convertido en una débil senda a la que presta buen apoyo el reguero de flechas que señalizan, sin pérdida posible mientras no desaparezcan, la llegada al vértice geodésico que corona los 1.014 metros de altitud del cerro de San Blas.

Almendros en flor en el camino hacia el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Almendros en flor en el camino hacia el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Fuentidueña

Fuentidueña fue una importante villa medieval que, a partir de los siglos XII y XIII, ascendió los peldaños de la historia hasta convertirse en cabeza de una de las Comunidades de Tierra y Villa en las que se organizaba la vida en la actual provincia de Segovia. También fue paradero habitual de reyes como Alfonso VII y Alfonso VIII, y señorío de Álvaro de Luna, valido de Juan II, desde el siglo XV. Posteriormente pasó a uno de sus hijos, Pedro de Luna, quien, junto a su esposa, se encuentra enterrado en la iglesia de San Miguel. Es ésta iglesia su joya más valiosa, una de las más notables del románico segoviano. Especial antención merece su puerta occidental y, especialmente, la bella galería porticada de su costado septentrional. La cabecera del templo es magnífica y la rica iconografía de sus muchos canecillos y capiteles da para un largo rato de observación boquiabierta.

Muralla de Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Muralla de Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
La misma pista de tierra que pasa ante el templo conduce hasta los derruidos muros de San Martín, a cuyos pies se desparrama la necrópolis medieval, y se abre una de las puertas de la muralla. Algo más arriba quedan los restos del castillo, de propiedad privada.

Son legión las guías de viaje en las que se alude a esta arruinada iglesia para ejemplificar la ignominia con la que en el pasado se manejó un patrimonio que era de todos. Así, el 12 de julio de 1957, en un Consejo de Ministros presidido por el general Franco autorizó la cesión “temporal indefinida” de este templo a Estados Unidos a cambio de la devolución de una parte de las pinturas de San Baudelio de Berlanga y la restauración del templo románico de San Miguel, de Fuentidueña. Es así como, con la aquiescencia de no pocas autoridades políticas, eclesiásticas y académicas, se desmembraron las 3.000 piedras de su ábside para reconstruirlo en la sección The Cloister, del Museo Metropolitano de Nueva York, donde actualmente sirve como escenario para la organización de música medieval.

El paseo por el pueblo, breve pero intenso, tiene algunos puntos de atención a los que merece la pena dedicar algo de tiempo.

Aún conserva tres de las puertas de sus poderosas murallas, la de la Calzada, que daba acceso al recinto desde el arrabal, la puerta de Alfonso VIII o de Trascastillo, que se abre en la cara sur de la muralla y la del Palacio, que pudo ser la entrada principal de la Villa. Junto a esta quedan el palacio, que fuera residencia de D. Pedro de Luna y su familia, y la capilla del Pilar o de los Condes de Montijo. Esta última se levantó por empeño del Conde de Montijo para satisfacer la devoción de su esposa a esta advocación. Se terminó en 1720, de estilo neoclásico. El conjunto está rehabilitado hoy como posada real.

Junto al puente del Duratón encontramos la iglesia de Santa María la Mayor o del Arrabal, la iglesia más antigua de la localidad, posiblemente levantada sobre los restos de una primitiva ermita. En las afueras, las recuperadas ruinas del convento franciscano San Juan de la Penitencia. Su primera construcción data del s. VI.

También forman parte del patrimonio histórico de la localidad las ruinas del Hospital de la Magdalena, construido en el siglo XVI para acoger enfermos de Fuentidueña y su alfoz; el Hospital de San Lázaro, del siglo XII, que pasó a manos privadas tras la Desamortización y la Casa de la Comunidad de Villa y Tierra, antigua cárcel del alfoz, que se encuentra adosada a la muralla.


EN MARCHA. A Fuentidueña puede llegarse desde San Miguel de Bernuy o Sacramenia.

EL PASEO. Señalizado y de fácil realización tiene un trazado, entre el puente y el cerro de San Blas, de 3,5 km que vienen a hacerse en algo más de una hora.

Señalización en el camino hacia el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Señalización en el camino hacia el cerro de San Blas. Fuentidueña. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Descarga aquí el track GPS


DÓNDE DORMIR

reserva-online.jpg


¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias! (esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).

Booking.com


Source:

Fuente: este post proviene de Blog de javierprietogallego, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

QUÉ VER EN TORO (Zamora)

Una densa historia y mucho que ver para un paseo por esta ciudad de afamados vinos © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO No sé muy bien si es Toro la que se asoma al Duero o es el Duero el qu ...

Recomendamos

Relacionado

Castilla y León Con niños Fáciles ...

Un paseo de Fuentidueña al cerro de San Blas (Segovia)

Inolvidables panorámicas del embalse de Las Vencías y Fuentidueña desde el cerro de San Blas © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Por alguna extraña causa el Duratón sólo suena a hoces y buitres. Como si el resto de su curso -106 km en total- no existieran: error de bulto. No sólo existen, si no que están repletos de rincones que, de no existir sus portentosas hoces, serían mucho más con ...

salir y viajes castilla y león fáciles ...

Un paseo por la hoces del río San Juan (Segovia)

Buitres y cárcavas El río San Juan dibuja sus propias hoces muy cerca del Duratón © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Hace menos décadas de las que parece buitres y pastores compartían al alimón los huecos que la erosión arrebañaba a las rocas blandas del páramo segoviano. La naturaleza caliza del subsuelo, fácil de disolver cuando el agua y el dióxido de carbono de la atmósfera se mezcl ...

Castilla y León Espacio natural Fáciles ...

Un paseo en torno a Maderuelo (Segovia)

Entre la popa y la proa Un pueblo amurallado, templarios, tesoros escondidos y un largo paseo por las orillas del embalse de Linares Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Maderuelo no es un transatlántico pero podría serlo. Tanto por sus dimensiones como por la estampa que refleja sobre las aguas del embalse –ahora lleno- de Linares, en el corazón semiárido de la Serrezuela segoviana. ...

Castilla y León Leyendas Segovia

Acueducto, catedral y alcázar enhebran un paseo por la Segovia más monumental y deslumbrante

Trío de ases Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Acueducto, catedral y Alcázar: con estas cartas es imposible perder ninguna partida. Juegues como juegues estará ganada de antemano. Y sin tener que marcar faroles. Ni poner cara de póker. Es lo que tiene Segovia, que va sobrada de talento, belleza y monumentalidad. Porque esas tres son sólo las de arrasar; para una noche larga de timba Sego ...

Castilla y León Fáciles Niños ...

El Sendero de los Reales Sitios (Segovia)

Un paseo en torno a La Granja y los pinares de Valsaín © Texto y fotografías: Javier Prieto Gallego El capricho de un rey pescador. Todo se debe a la pasión de Carlos III por pescar truchas. Así se escribe la historia y así se acometen impagables obras públicas como la pavimentación de la orilla izquierda del río Eresma a su paso por Valsaín. Impagable no por la cuantía pecuniaria, que también; i ...

Castilla y León Espacio natural Montaña Palentina ...

Un paseo en torno al embalse de Ruesga (Palencia)

Bosques y setas en torno al embalse de Ruesga Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO No es lo mismo contemplar el embalse de Ruesga desde la terraza del parador de Cervera de Pisuerga con un cafecito en la mano que bajar a darse un garbeo por los caminos que lo circundan. Es mucho mejor lo segundo, si bien después de haber cumplido con lo primero. Es también la mejor manera de hacerse una com ...

castilla y león con niños montaña ...

Un paseo en torno a San Salvador de Cantamuda (Palencia)

Robledal románico Paseo junto al Pisuerga, en el corazón de Pernía © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Luce la espadaña de la iglesia de San Salvador de Cantamuda como un velamen al viento, tan cargada de campanas que parecen cascabeles puestos para que no escape del valle sin que se enteren los vecinos. Y, dados los tiempos que corren, hacen bien en vigilar un tesoro entre tesoro ...

Castilla y León Historia Paisajes ...

Muralla tardorromana de Bernardos (Segovia)

UNA ATALAYA ENTRE PIZARRAS El cerro del Castillo, junto a la localidad segoviana de Bernardos, estuvo habitado durante seis siglos © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO Acercarse andando desde la plaza Mayor de Bernardos hasta el cerro del Castillo -media hora, como mucho- es la mejor manera de apreciar cómo una ligera elevación del terreno puede convertirse en un impagable enclave estraté ...

Castilla y León Espacio natural Paisajes ...

Ruinas del convento de la Hoz (Hoces del Duratón, Segovia)

BENDITAS HOCES El convento de la Hoz, ruinas y abandono en lo más profundo del cañón del Duratón © Texto y fotografías: Javier Prieto Gallego Para visitar las ruinas esqueléticas del convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz, que aún perduran en el meandro más pronunciado de todos los cañones del Duratón, en los alrededores de Sebúlcor, han de darse varias circunstancias. La más importa ...

salir y viajes arte castilla y león ...

IGLESIA DE SOTOSALBOS (Segovia)

© Texto y fotografías: Javier Prieto Gallego En un viaje por el piedemonte segoviano de la sierra de Guadarrama, el templo de San Miguel, en Sotosalbos, es una parada imprescindible. Pasa por ser el más antiguo en estilo románico de la provincia de Segovia. Canecillos labrados; séptuple arquería con nueve columnas dobles formando el atrio que caracteriza al románico segoviano, y que servía de lug ...