comunidades

'Affluenza', la enfermedad de los ricos

El primer registro que se tiene de la palabra affluenza es de 1954. El término es un neologismo que nace de la combinación en inglés de las palabras influenza (gripe) y afluente (abundancia, riqueza). Se trata de un fenómeno social moderno que es muy típico en el seno de familias de clase alta. Es una condición provocada por los padres "irresponsables" que malcrían a sus hijos con mucho dinero y que no exigen responsabilidad ni castigan los actos incorrectos.

A pesar de los estudios y de los expertos, este supuesto padecimiento psicológico no está reconocido ni por la Asociación Psiquiátrica de Estados Unidos ni por otro organismo social. Aquí en España la affluenza es un término ajeno y no reconocido.



Ethan Couch, el joven con affluenza

El caso más sonado fue el de Ethan Couch, un joven estadounidense que se libró de la cárcel después de matar a cuatro personas porque sus adinerados padres no le enseñaron a distinguir el bien del mal.

También se podría citar a Cameron Douglas, el hijo mayor de Michael Douglas y Diandra Luker, condenado a siete años de cárcel por tráfico de drogas. Le pillaron con 230 gramos de metanfetaminas en un hotel de Nueva York. Ya en prisión siguió consumiendo para calmar los supuestos trastornos de ansiedad y depresión que decía sufrir. Hoy está en libertad.



Cameron Douglas

En nuestro país podríamos mencionar el caso de José Fernando, el hijo de José Ortega Cano y Rocío Jurado. Para encontrar la razón de sus miserias actuales no hay más que ver las tragedias de su infancia. Fue dado en adopción y su segunda madre murió cuando solo tenía 13 años.



José Fernando, hijo se José Ortega Cano

En su libro Affluenza (2007) el psicólogo británico Oliver James deja claro cómo tener éxito y mantener la cordura. Lo constatan las entrevistas que realizó a ricos infelices de todo el mundo. James afirma que cuanto más desigual es una sociedad, mayor es la infelicidad de sus ciudadanos. El psicólogo cree que esta epidemia es el resultado del "capitalismo egoísta", ese que nos anima a llenar nuestro vacío emocional con bienes materiales.



Libro de Oliver James

El antídoto de Oliver James para la affluenza es simple: mirar hacia adentro, no hacia fuera. Tratar de ser bello en lugar de atractivo. Abrazar a la familia. No ver la vida como una competición y tampoco demasiada televisión. Simple, tal vez. ¿Pero será suficiente?

 
Fuente: este post proviene de Relatos de tinta-e, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

De la terraza al mundo

Los Stay Homas han sido la revelación de este confinamiento. Se trata de un grupo formado por tres músicos profesionales (Rai Benet, Klaus Stroink y Guillem Bolty) que comparten apartamento en el barr ...

El talismán de la buena suerte

El indalo es una figura rupestre que representa una figura humana con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos. Hoy es un símbolo cultural de la provincia de Almería y es típico que los turista ...

Etiquetas:

Recomendamos