comunidades

El puente Colgante de Valladolid


Puente Colgante. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Puente Colgante. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Desde la fundación de la ciudad de Valladolid y hasta mediados del siglo XIX, unos 800 años, el puente Mayor fue el único hacía posible el paso a la otra orilla. El puente Colgante fue el segundo en unir ambas orillas cuando el primero, dado el crecimiento de la ciudad en ese siglo, estaba prácticamente a punto del colapso. La historia del puente arranca con un primer proyecto de puente colgante que nunca llegó a ser realizado, pero que marcó la realización de un segundo proyecto, el actual, hasta tal punto de que, a pesar de no tratarse de un puente verdaderamente colgante es como pasó a la posterioridad.
La coincidencia de la redacción de un segundo proyecto de puente y la presentación en 1855 en la Exposición Universal de París de un nuevo sistema de puentes llamado bowstring, hizo que las autoridades vallisoletanas encargaran la construcción del puente, con ese nuevo sistema, a la compañía inglesa John Henderson Porter en sus talleres de Birminghan. Tras finalizar la realización de las piezas que lo componen, incluidos los dos grandes arcos que forman el esqueleto de la estructura, la principal dificultad del proyecto estuvo en trasladar todo el conjunto, primero hasta Bilbao y después hasta la ciudad del Pisuerga. Finalmente pudo inaugurarse el 18 de abril de 1865. Se trató, en su momento, de una obra de absoluta vanguardia, el primero en España que se realizaba con el novedoso sistema. Por eso, además de brindar una de las estampas más personales de la ciudad, con un innegable romanticismo, constituye una de las obras destacadas de la historia de la arquitectura del hierro en España
Puente Colgante. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Puente Colgante. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego Tiene una longitud de 75 metros y, aunque su robustez nunca se ha puesto en duda, sí es cierto que los suelos de madera del puente sufrieron numerosas reformas y provocaron cierto temor a los vallisoletanos. Casi hasta finales del siglo XX hubo un cartel en uno de los extremos que prohibía pasar por él ?marcando el paso?, puede que para evitar que las vibraciones aflojasen las tuercas?
¿Te ha gustado este reportaje?

http://eepurl.com/RKm0z


Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cómo hacer el sendero señalizado que recorre las minas de carbón abandonadas de la comarca burgalesa de Juarros Texto y fotografía: JAVIER PRIETO GALLEGO Negro como el carbón que guardaba para sí la ...

Texto y fotos: Javier Prieto Gallego Sumergirse en el silencio que inunda el incomunicado valle por el que discurre en sus últimos kilómetros el río Águeda antes de entregar sus aguas al Duero; escuch ...

Recomendamos